lunes, 30 de mayo de 2011

De World War Hulk a World War Hulks: Tres años de coloso esmeralda.

Finaliza en España el actual volumen de Hulk en su número 32, volumen que se inició con el relanzamiento que para el coloso esmeralda supuso el fin de World War Hulk y que concluye ahora con el fin de World War Hulks y la sensación de un ciclo cerrado.

No pintaban muy bien las cosas para Hulk tras el fin de World War Hulk, el evento había sido todo un éxito, tanto a nivel de critica, como de ventas, sin embargo su principal responsable, el guionista Greg Pak era sorprendentemente apartado de la colección.

Pak autor que había conseguido situar de nuevo al personaje en primer plano, algo que no se veía casi desde la larga y celebrada etapa de Peter David (con la posible excepción de la hoy ya denostada, época de Bruce Jones) llevaba un tiempo escribiendo con bastante fortuna al personaje, la nada original, pero épica Planet Hulk había sido un exitazo, y su consecuencia más inmediata, la mentada World War Hulk también, todo hacía suponer que tras el fin de esta, Pak seguiría al frente de la colección, por desgracia no fue así.

Con el personaje en un momento álgido y de cara a darle aún más protagonismo mediático, Marvel relanzo la colección con un nuevo número 1, al frente del cual se situaron dos estrellas, Jeph Loeb (por algún extraño motivo sinónimo de ventas) y Ed McGuinness; el dibujante con su espectacular estilo, claro y limpio caracterizado por su personajes “masivos” parecía destinado a dibujar Hulk, el guionista....el guionista es otra historia.

Con su habitual habilidad para rodearse de los talentos más demandados al dibujo, Loeb demostraba una vez que solo tiene una historia que contar, en esta caso aparece un nuevo personaje (el Hulk Rojo, Rulk para los amigos) que nadie sabe quien es y que nada más llegar prepara una escabechina venciendo a todos los héroes (lamentable su combate con Thor) y derrotando al mismísimo Hulk, (al absorber su poder e impedir que Banner pueda volver a transformarse) por quien profesa un odio atroz.

De nuevo Loeb juega al misterio, las pistas falsas y demás galería de recursos ya usados en Silencio o en El Largo Halloween están una vez más presentes aquí, todo con el objetivo de que el lector entre en el juego de “¿quién es Rulk?” sin darle eso si, las herramientas necesarias para que lo pueda resolver; a esto se añade el que otra vez estamos ante un Loeb que usa personajes fuera de contexto (Elektra, Punisher) o que los maltrata (Thor) solo para justificar su historia.

La colección iba camino del desastre más absoluto (y eso que cuando McGuinness no estaba, a Loeb le ponían gente del talento de Arthur Adams o Frank Cho, pero ni por esas) cuando aparece Pak al rescate, aprovechado que la suma de los distintos volúmenes de Hulk daban la mágica cifra de 600, Marvel renumera la colección dando a Pak (primero acompañado de Ariel Olivetti luego del magnifico Paul Pelletier) los guiones de la misma y dejando que Loeb siguiera contando lo de Rulk en su propia colección.

Pak hasta entonces había seguido vinculado al “Hulkverso” al narrar las desventuras de Skaar, el hijo que Hulk tuvo con Caeira, y que culpaba a su padre de la muerte de su madre, (suceso responsable del desencadenamiento en su momento de World War Hulk) ahora en la Tierra se entrena para la batalla final con Hulk contando con la ayuda de un Bruce Banner consciente de que aunque en ese momento había perdido la capacidad de transformarse en Hulk, este terminará volviendo antes o después como siempre hacía.

La llegada de Pak aporta nuevo aire a la franquicia, y aunque Loeb sigue liando la madeja, hay piezas que poco a poco empiezan a encajar lo que cristalizará en dos grandes eventos: La Caída de los Hulks y World War Hulks.

Con la presencia de Skaar, Rulk, el Doctor Samson, Hulka, la transformación de Rick Jones en suerte de Abominación bienintencionada, y la llegada de una Hulka roja (cosas de Loeb) teníamos una impresionante y poderosa “Hulkfamily” con la que jugar, pero ¿de donde habían salido?, La Caída de los Hulks empieza a responder preguntas.

Sorprendentemente, La Caída de los Hulks resulta ser una muy entretenida historia, Loeb y Pak consiguen complementarse para contar una historia de conspiraciones con décadas de antigüedad que empieza a mostrar un terreno de juego mucho más grande de lo que pueda parecer, Rulk que de marioneta quiere pasar a titiritero busca la colaboración del odiado Banner que tiene que lidiar con el entrenamiento de su poderoso y violento hijo mientras trata de zafarse de la influencia de sus enemigos en la sombra a la vez que busca adelantarse a los pasos de un Rulk que pretende exactamente lo mismo, la sorprendente conclusión del evento, con la aplastante derrota de Rulk y Banner nos lleva a World War Hulks que de nuevo esta a la altura de las, ahora si, elevadas expectativas.

World War Hulks, da respuestas a prácticamente todas las preguntas planteadas en la etapa, ¿quién es Rulk?, ¿qué pretende?, ¿quién es la Hulka Roja?, ¿por qué Rick Jones ha sido transformado?, Loeb con desconocida habilidad y acierto consigue que todo encaje bastante bien, hay que forzar un poco las cosas, pero encaja, esto no oculta la evidente mediocridad del global de su trabajo, pero al menos el hombre sabe concluir su etapa con acierto.

Claro que en esto tiene mucho que ver Pak, solo hay que observar la tremenda diferencia con la que ambos autores enfocan los dos grandes combates finales de la saga, pese a todo el bagaje emocional que implica el combate entre Hulk y Rulk (siendo este quien termina siendo al final), Loeb se limita a dejar que McGuinness coreografié un tan espectacular como vacuo combate meramente físico entre ambos, no es el caso de Pak, allí Pelletier hace un magnifico trabajo también a nivel visual para narrarnos la lucha entre Skaar y Hulk, pero, el guionista aprovecha la jugada para enlazar con el tortuoso pasado de Banner y su relación con su padre maltratador, recordando así dos de las mejores etapas del personaje, las de Bill Mantlo y Peter David y haciendo que de paso el combate transcienda lo físico llegando al terreno más personal de dos personajes marcados por infancias destrozadas.

World War Hulks, supone una magnifica saga que pone broche de oro a una etapa que nació tocada pero que se cierra permitiendo al personaje central dar un paso adelante en su trayectoria y despejando un camino lleno de posibilidades al frente de las cuales, al menos de momento, seguirá Pak, yo al menos estaré allí para leerlo.

5 comentarios :

punicher dijo...

el puto Loeb ha conseguido que deje de comprar al primer personaje de la Marvel que coleccioné y que me gustó desde crio! tiene cojones la cosa, estoy bastante de acuerdo con todo lo que has puesto, un articulo cojonudo!!

Ricky dijo...

Al César lo que es del César: Loeb hace una presentación de Rulk impresionante, convirtiéndolo en un personaje carismático al momento (como también hiciera con Silencio). La aparición de Thor está un poco fuera de lugar, pero en general el primer arco es bastante bueno.

Otra cosa es que después de esos seis números iniciales se dedique a marear la perdiz combinando personajes para hacer equipos o enfrentamientos sin mucho sentido pero que quedan "guay", casi como un niño pequeño (repasemos: versión marvelita de la Trinidad de DC, un Hulk Wendigo, el equipo de superheroinas, los Ofensores, el equipo de personajes rojos contra X-Force... el número de veces en que no cuela que un personaje aparezca sin demasiado motivo sólo para hacer un encuentro molon es limitado).

Por otra parte, sí, en este caso el argumento tiene menos agujeros de lo habitual, pero es que también hace trampas: usar los SDVs para que todo cuadre es muy fácil.

Como colofón, una pregunta: ¿Cuánto habrá alterado Pak sus planes para introducir los de Loeb?
Ya no hablo del año y pico que se mantuvo al margen (el aftermath de los Guerreros y la colección de Skaar), lo de "las personas más inteligentes de la Tierra" parece suyo, aunque la Iteligencia parece más conepto de Loeb.

Fer1980 dijo...

Punicher, bueno al final Pak lo arreglo bastante y las dos sagas finales son la mar de entretenidas.

Ricky, no estoy muy de acuerdo, la primera saga ya me parece grotesca de todo punto y desde ahí solo va a peor, los SDVs esta claro que es un recurso fácil, pero al menos casa, que siendo Loeb como es no es poca cosa.

Sobre lo de Pak, yo lo veo como tu, al final parece que ambos pudieron converger y la cosa quedo bastante bien, pero yo tengo claro que es merito de Pak porque cuando Loeb estaba solo estaba dando verguenza ajena.

Anónimo dijo...

Gracias por aclararme como le van las cosas a Hulk.Una pregunta SPOILER se aclara o algo el por que Rulk no tiene bigote o dicen algo al respecto???tambien lei algo de que llegan a coincidir Rulk y trueno al mismo tiempo en algun numero?? eso pasa??es eso una chapuza??? FIN DE SPOILER

Por que al enterarme de eso y tal me parecio muy malo todo.

Fer1980 dijo...

SPOILER




No se me había ocurrido lo del bigote!, es verdad, no, no se da ninguna explicación al tema no.

Sobre lo de Trueno y Rulk juntos, bueno esas son las trampas a las que aludíamos antes Ricky y yo, esde Trueno es un SDV (Señuelo Dotado de Vida), de los que Loeb abusa bien agusto.


FIN SPOILER