jueves, 2 de octubre de 2008

World War Hulk: vaya somanta de palos….y algo más.

Enésimo crossover marvelita, en este caso con Hulk llegando a la Tierra y repartiendo mandobles a diestro y siniestro, por cierto curioso el titulo ¿no?, por que ni New York es el mundo ni lo que pasa en el comic es una guerra en sentido estricto, pero bueno como suena bien y tal lo dejaremos pasar.

Hay crossover estúpidos, que independientemente de su calidad, se hacen por que si, sin apenas razón aparente más allá de lo meramente comercial, y hay crossover que buenos o malos tienen un sentido y van en consonancia con lo que se venía narrando anteriormente siendo una evolución lógica de ello, WWH, pertenece sin duda a esta segunda categoría.

A la hora de planificar Civil War (que entraría de lleno en la primera categoría de crossover antes descritos), los jerifaltes marvelitas se dieron cuenta de que la presencia de Hulk en uno u otro bando alteraría drásticamente el equilibrio de poder que querían tener, ante esta situación podían haber optado por mantener a Hulk lejos del conflicto (un poco como el Doctor Extraño, que por cierto, todavía no se que pinta en los Nuevos Vengadores, pero ese es otro tema), pero en estas Quesada (como Martin Luther King, oigan), tuvo un sueño, un sueño en el que vio a Hulk vestido de Gladiador (que cosas más raras sueña Quesada), y claro, así se sentaron las bases de Planet Hulk, antecedente directo de WWH.

En Planet Hulk, los Illuminati (el grupo secreto, compuesto por Iron Man, Xavier, Namor, Rayo Negro, el Doctor Extraño y Red Richard, creado por Bendis en un ejercicio de retrocontinuidad escasamente creíble, y que lleva actuando en secreto desde el fin de la Guerra Kree-Skrull), tras el enésimo ataque de ira de Hulk decidieron que ya valía de tonterías y que había que exiliar a Hulk de la Tierra (¿por que ahora y no antes?) olvidándose que eso ya lo había hecho Extraño sin demasiado éxito durante la Encrucijada, tras estafarlo de mala manera, la idea era mandarle a un planeta pacifico sin vida inteligente para que por fin pudiese ser feliz y estar en paz, pero claro incluso los mejores planes se tuercen (como advirtió Namor, el único que se opuso al tema), y Hulk acabo en un Plantea guerrero, regido port un cruel emperador que pasaba el rato viendo como gladiadores de fuerza pareja a la de un Hulk poco enfadado se daban de piños hasta la muerte.

La llegada de Hulk, en plan Gladiartor revoluciona al personal, y como un Espartaco cualquiera pronto lidero una rebelión que acaba con el emperador y pone al Hulk al mando del planeta, por el camino además se lleva a la chica con la que incluso espera un hijo, ¿final feliz?, no, es obvio que no, Hulk tenía que volver, Hulk iba a volver, todos (menos Stark y compañía) lo sabían y claro, ¿que es lo que hizo que Hulk volviera?, pues que la nave que le llevo al planeta en cuestión tenía una bomba dentro, y que como suele pasar con estas cosas exploto, llevándose por delante a casi todo el plantea (chica incluida) y dejando a un Hulk más rabioso que nunca y con un puñado de escasos seguidores supervivientes dispuestos vengarse de los Illuminati a quienes culpaban de todo.

A grandes rasgos estos serían los antecedentes de WWH, saga en cinco números mucho más modesta y menos pretenciosa que Civil War y tal vez por eso con mejores resultados, vista desde lejos la historia de WWH es casi un videojuego tipo Final Fight, Hulk se va enfrentado en cada episodio a un “malote” de turno (Rayo Negro, Iron Man, el ejercito USA, el Doctor Extraño) hasta llegar al “malo final” (el Vigía) y finiquitar la historia, pero detrás de todo esto (espectacularmente dibujado por Romita Jr que sin realizar su mejor trabajo, si se muestra una elección más que acertada para este tipo de comic), hay algo más.

Para empezar Greg Park guionista del evento, consigue realizar con aquello que le dan (no hay que olvidar que Park no es si no un mero gregario, que cumple ordenes y escribe sobre lo que mandan, lo que no impide que lo haga bien) una historia de superhéroes entretenida, con acción, drama y conflictos morales, recordando WWH en cierta forma (y aunque de lejos) a La Guerra de los Sinestro Corps, en el sentido de que ambas sagas sin tratar de inventar la rueda, dan aquello que como mínimo se puede pedir a un comic de superhéroes, esto es, entretenimiento, conflicto, y buenos dibujos, luego cada uno tendrá sus gustos, preferirá una cosa u otra, pero tanto uno como otro crossover son una muestra de lo que este tipo de eventos deberían ser, por otro lado más allá de los mamporros en WWH se plantea un interesante debate, ¿quién es el malo?.

La pregunta que podría parecer superflua tiene sentido en un mundo generalmente tan maniqueo como el de los superhéroes, y el conflicto se plantea desde el momento en que Hulk llega a la Tierra y da un plazo de 24 horas para que los Illumati se entreguen, erigiéndose así en juez jurado y verdugo, actitud que a priori parece corroborar todo aquello de que Hulk es una amenaza, que si patatín que si patatan, pero claro ¿como se comportaron los Illuminati?, ¿no se erigieron ellos mismos en jueces, jurados y verdugos?, ¿no exiliaron a Hulk, engañándole, en lugar de entre todos tratar de buscar una cura a sus estado?, ¿quién ha muerto y les ha nombrado dioses?, dejando aparte de si ellos son los responsables de que la bomba estallara o no (aunque todos sospechamos desde el principio, que obviamente no lo son), su actitud es cuando menos cuestionable, incluso en el cómic, tanto Extraño (que convoca a un demonio que luego es incapaz de controlar, solo para vencer a Hulk), como Stark (que no duda en desencadenar a un desequilibrado Vígia contra Hulk, en una batalla que puede llegar a partir el mundo en dos), parecen aceptar que el fin justifica los medios; podemos pensar tal vez que el ojo por ojo no soluciona nada, cierto , pero no es menos cierto que un universo de ficción como es el UM, los conflictos tienden a resolverse (por su misma naturaleza) de forma violenta, además en nuestro entorno cada vez es más obvio que la ley del Talión sigue estando presente como mecanismo de resolución de conflictos (sin que nadie parezca darse cuenta que lo único que se consigue es generar más conflictos, entrando en una espiral sin fin, pero ese es otro tema), y es que la venganza (o la retribución), nos guste o no es uno de los motores que mueven al ser humano y aunque atemperada por la convivencia y la civilización sigue siendo algo que esta presente en nuestro mundo, así y aunque estas segundas lecturas en WWH no dejan de estar presentes de manera un tanto simplista, lo cierto es que cuando menos se plantean estos temas y se trata de profundizar en ellos (gran fallo de Civil War, que planteó cuestiones interesantes sin entrar luego en ellas en absoluto).

En fin que si bien en WWH la acción tiene una preeminencia clara, también aporta toda una serie de segundas lecturas que enriquecen el comic y hacen que este se torne en un buen ejemplo de como hacer un crossover, entretenido, relevante (al menos para Hulk), fácil de seguir e interesante, desde luego no estamos ante el mejor comic del año, pero si ante el mejor crossover que ha salido de las Casa de las Ideas probablemente desde el Guantelete del Infinito.

6 comentarios :

EinnDc dijo...

A mí lo que hizo gracia es que siempre, siempre, siempre, ocurra lo que ocurra, haya la cantidad de personajes que haya, aunque se hayan ido dispersando a lo largo de lasaga, el que tiene la culpa de todo estará justo a tu lado cuando se descubra el pastel.

Saludos!

soy leyenda dijo...

A mi parecer son este tipo de crossovers los que mejor salen porque están más contenidos: WWH o Aniquilación, por ejemplo. Mientras, los GRANDES crossovers como Civil War o la actual Secret Invasion no pasan de una buena idea inicial.

fer1980 dijo...

Si bueno, EinnDc, lo del culpable de la explosión y demás...no se, no es demasiado original, pero vamoos, no fue lo que más me intereso del comic.

Soy Leyenda, Secret Invasion ni siquiera me parece una buena idea, pero vamos a ver que tal esta, aunque a priori no me convence nada.

IvánN Díaz dijo...

He disfrutado como un enano con este crossover. Apoyo tu teoría de que estos crossovers "menores" están siendo excepcionales. De los 3 últimos, me quedo con esa maravilla que es Complejo de Mesías, con Aniquilación y luego con WWH, que, sin estar mal, sorprende lo justo en comparación con los otros.

Goku_Junior dijo...

Pues parece que hemos descubierto el quit de la cuestion... crossovers menores y dejadnos de macroeventos anuales!!
Aún no he terminado de leer "Complejo de Mesias", pero los 9 primeros capitulos me han ENCANTADO, me muerdo las uñas de los nervios por saber como acaba (aúnque ya sé que acabar acabar, no acaba del to). La Aniquilacion y su secuela tambien me parecen buenas, además de que han revitalizado una parte del UM que yo no conocia, el espacio.

Y por ultimo WWH. Creo que ya has dicho todo lo que se puede decir de este evento. El dibujo es genial y la historia es buena, sin tener que ser la leche, es buena y las peleas expectaculares. Ojala todos los eventos fueran asi de entretenido e interesantes.

fer1980 dijo...

IvánN, yo de momento de Complejo Mesias solo he leído los cinco primeros capitulos, y me han parecido cojonudos, si sigue así sera un crossover buenísimo, de los demás bueno la primera parte de Aniquilación me gusto mucho, la segunda me esta gustando menos, a ver la mini central que tal esta.

Goku_Junior, hombre el tamaño del crossover importa a la hora de la cordinación y demás, pero yo creo que la clave esta en que la historia sea lógica tenga un por qué, que enlace con lo narrado antes, que no sea algo artificial, concebido solo para vender sin más.