miércoles, 29 de octubre de 2008

Daredevil: Historia de un Hombre sin Miedo. Parte LXXXVII: Bullseye.

Después de Kingpin, Bullseye es sin lugar a dudas el peor enemigo al que jamás se ha enfrentado Daredevil, responsable de la muerte de las dos mujeres que más ha amado en su vida, con Bullseye (al contario que con Kingpin, cuyo enfrentamiento con DD parece en ocasiones una partida de ajedrez), encontramos la némesis física definitiva de Daredevil.

Creado por Marv Wolfman y John Romita Sr, y plasmado por primera vez en Daredevil 131 con lápices de Bob Brown, Bullseye apareció desde un principio como un villano dotado de una excepcional puntería capaz de convertir cualquier cosa que tocara en un arma, en un principio, y aunque como casi todos los villanos de Daredevil el personaje resultaba atractivo desde un punto de vista meramente visual, lo cierto es que no pasaba de ser un villano de opereta que incluso llega a lanzar a Daredevil desde un tirachinas gigante, aún así sus enfrentamientos con DD eran interesantes, ya que al ser dos personajes muy físicos y de parecidas capacidades, estas luchas eran intensos e igualados.

Con todo, y al igual que sucediera con Kingpin, el personaje no despegó hasta que se convirtió en uno de los puntos clave en los que se apoyo Miller en su etapa, haciendo suyo al personaje y transformándolo en un asesino psicópata y sin escrúpulos, Miller uso a Bullseye como catalizador del lado oscuro de Daredevil, siendo el personaje que le haría cruzar la línea a la que Matt nunca deseo ni acercarse.

Los primeros números de Miller en DD, nos muestran a un Bullseye totalmente obsesionado con sus continuas derrotas ante el héroe, un Bullseye que ve a DD en todas partes, y que cuando es capturado, queda libre de todo cargo, ya que se le encuentra un tumor cerebral, que justifica su psicopatía y le exonera de sus delitos, aquí Miller juega sus cartas con maestría, poniendo a Matt en un aprieto del que no puede salir indemne y que le hace cuestionarse la fuerza de su tan amada justicia, cuando Bullseye es derrotado, antes de ser operado, Matt le salva, sabe que es un asesino, un maniaco, pero es incapaz de no hacer nada cuando alguien va a morir, tras la operación observa como su preciada justicia deja libre a un asesino en masa, a partir de entonces cada muerte de Bullseye, será en cierta medida una muerte causada por Matt, el camino hacia la locura esta prendado de buenas intenciones, y cada acción tiene su consecuencia, algo que Matt aprenderá muy rápido y por la vía dura.

Bullseye, por supuesto vuelve a matar, y vuelve a ser detenido, y se vuelve a fugar, y es entonces cuando asesina, fría y salvajemente a Elektra, que muere en los brazos de un impotente Matt, consciente tal vez de que si en el pasado hubiera tomado otra decisión, todo sería distinto; Daredevil sale a la caza de Bullseye, y de nuevo su vida vuelve a estar en sus manos, pero en esta ocasión Matt le deja caer a una muerte segura, el que finalmente sobreviva no es relevante, Matt ha asesinado conscientemente a una persona, da igual que fuera un asesino, se ha convertido en lo que no quería ser, juez, jurado y verdugo, el descenso a la locura se ha consumado y solo la ordalía a la que será sometido en Born Again le permitirá recuperarse, pero antes de eso todavía queda un nuevo enfrentamiento que bien pudo ser el definitivo.

En el número 191 de Daredevil, Frank Miller, con la ayuda de Terry Austin y Lynn Varley, concibe una obra maestra en tan solo un número, en “Ruleta”, Daredevil juega a la ruleta rusa con un hospitalizado e inmovilizado Bullseye, se pregunta si combate la violencia o la enseña, se pregunta si realmente marca una diferencia, se cuestiona sobre si él y Bullseye no son en realidad dos caras de una misma moneda, y es que a la hora de la verdad cuando realmente puede hacer algo que signifique un cambio real, su pistola no tiene balas, ni real ni metafóricamente.

Un comic maravilloso que como es obvio no puso fin a la eterna lucha entre el hombre sin miedo y el hombre de la puntería perfecta (¡¡el espectáculo debe continuar!!), O´Neil sería el primero en recuperarlo, curando sus heridas y obteniendo incluso una columna vertebral de adamantiun, mucho más tarde Nocenti, lo pondría en el papel de Daredevil, le haría creerse realmente el hombre sin miedo, solo para ser vencido por el verdadero, años más tarde Kevin Smith utilizaría al personaje para volver a matar a un amor de Matt entre sus brazos, y Bendis haría que fuese humillantemente derrotado por DD.

Por el camino Bullseye se ha convertido en un personaje importante en el Universo Marvel, ha buscado el Disco de las Identidades, ha sido obligado a unirse a los Thunderbolts de Osborn y se ha enfrentado a Gambito, Elektra (de nuevo) o Punisher, incluso se han elaborado proyectos donde se trataba de bucear en sus orígenes (sin tener en cuenta que Bullseye es uno de esos personajes, que de cuanto menos se sepa mejor, un poco, salvando las distancias, como el Joker), pero lo cierto es que su historia fue contado con maestría por Miller, que incluso le dio un glorioso epilogo en Elektra Lives Again (que tal vez debió llamarse, Elektra Dies Again), lo que ha venido después tiene su interés, mayor o menor en función de los autores, pero todo lo que necesitas saber sobre Bullseye ya lo ha contado Miller…lo demás es accesorio.

3 comentarios :

lord_pengallan dijo...

Bullseye es un pj que me gusta mucho, pero ahora se ha convertido en un cliché tonto que se sólo esta para recibir palos. Es muy triste, con lo que él ha sido.

BELMAR dijo...

que nun blog!!

fer1980 dijo...

Pienso igual, por eso digo lo que digo, Miller "creo" un personaje magnifico, que desde entonces no ha dejado de ser vulgarizado.