viernes, 5 de febrero de 2010

¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado?

Neal Gaiman y Andy Kubert tras su colaboración en el 1602 marvelita, vuelven a unir sus fuerzas para narrarnos “el ultimo caso de Batman” en una historia que sirve en cierta medida de colofón al trabajo de Morrison en Batman R.I.P

Publicado originalmente en Batman 686 y Detective Comics 853 USA y recopilada aquí de manera un tanto innecesaria en un tomo y con un precio de lujo, ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado? (titulo producto del marketing, ya que pretende enlazar esta historia con la que Alan Moore escribió sobre Superman en los 80, pretensión tal vez justificada por formato, no así por el desarrollo y objetivo de ambas historias), supone un nuevo acercamiento de Neil Gaiman a un medio, el comic, del que cada vez se encuentra más alejado.

La obra narra el funeral de Batman que cuenta con la asistencia de prácticamente todos los personajes que han crecido a su alrededor con el paso de los años, el propio Batman asiste al funeral desde el “más allá” y trata de resolver su último caso buscando dar sentido a las diversas historias, contradictorias entre si, que sobre su final son contadas en el funeral, historias que el propia Batman afirma no haber vivido.

De esta forma, Gaiman y Kubert utilizan el relato como vehículo para homenajear a un personaje que con más de 70 años de historia a sus espaldas ha sufrido mil y una interpretaciones todas ellas validas y enriquecedoras para el mismo, el comic también deja claro que pese a todas esas interpretaciones dos hechos han permanecido siempre imborrables en cualquier versión: el callejón oscuro, el asesinato de sus padres ante los ojos de un inocente que nunca volverá a ser tal cosa, y su determinación total para, en una lucha que sabe imposible, evitar que tal cosa le pueda pasar a nadie más, convirtiendo Gotham en el escenario de su cruzada sin fin contra el crimen.

Por lo tanto en ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado?, tenemos ante todo una historia intima que pretende mostrar quien es y que significa ser Batman ahora que parece que el mundo se ha quedado sin él, todo en la obra esta pensado como homenaje a uno de los personajes más grandes que ha dado la ficción del siglo XX, desde el dibujo de Andy Kubert, dispuesto a imitar los estilos de las diferentes etapas por las que ha pasado por el personaje, hasta el guión de un Gaiman que muestra su enorme cariño al personaje en una historia modesta pero que trata de llegar a su misma esencia.

Al contrario que en sus ultimas obras en el medio, Gaiman, pone algo más de si mismo en este comic y no se le nota tanto el piloto automático puesto (aunque un Gaiman con el piloto automático sigue siendo superior a la media de lo que se puede leer hoy en día en el género), le gusta el personaje, es obvio, lo deja ver casi en cada página, y como sabe que tal vez no vuelva a escribirlo nunca más, trata de dejar huella en el mismo, sin embargo la brevedad y pretenciosidad del encargo hace que pese a momentos de brillantez (esa historia de Alfred...) el comic quede algo cojo, incluso empalagoso por momentos, y es que tanto homenaje hace que la historia en si acabe quedando en muy poco, perdiendo enormemente en la comparación (que el titulo obliga) con la obra de Moore ¿Qué sucedió con el hombre del mañana?

Pese a todo estamos ante un buen comic de Batman, donde una vez más se ahonda en las múltiples facetas del personaje para mostrar al final que Batman siempre es Batman independientemente del prisma bajo el que nos sea mostrado.

7 comentarios :

Mythos dijo...

Bastante de acuerdo en todo lo que has dicho. Yo creo que es un relato que hay que tomar como lo que es: un homenaje. Yo sí considero que está un poco en piloto automático pero aún así, como dices, es superior a la media de los cómics que te puedes encontrar hoy en día. Ahora, pese a que me encanta Alan Moore también y ¿Qué sucedió con el hombre del mañana? me parece también un rlato muy digno, creo que en este caso el trabajo de Neil Gaiman es superior. Por una simple razón: el relato de Alan Moore era deudor de una época, con los absurdos propios de la época que a un lector novel le dejan algo perdido, mientras que el relato de Neil Gaiman es más accesible y perdurable a mi modo de ver pues apela al sentimiento más que a la historia y a los guiños del personaje pese a que el cómic este plagado de ellos.

Etrigan dijo...

Totalmente de acuerdo, es un buen cómic. A mí me gustan hasta los momentos empalagosos que tú dices. Lo que me convence menos es la parte gráfica.

Int dijo...

Como bien dices, el principal probema es lo corta que resulta la obra. Está claro que Gaiman necesitaba más páginas para desarrollar la historia. Con todo, hay buenas ideas y se nota el cariño que siente por el personaje. Eso sí, el final me parece muy discutible (demasiado new age para mi gusto). Un comic interesante pero menor, y que nos han traido en una edición a todas luces desproporcionada (aprovechándose del nombre de Gaiman para sacarnos los cuartos).

fer1980 dijo...

Mythos, hombre no se hasta que punto, a mi personalmente me parece muy superior el comic de Moore, intenso, épico, drámatico, crepuscular, este comic de Gaiman, esta bien y eso, pero no se, no creo que llegue a ese nivel.

Etrigan, a mi a veces se me hace demasiado empalagoso pero en fin, es un buen comic, por otra parte creo que Kubert hace un trabajo más que notable.

fer1980 dijo...

Int, pues si, una edición demasiado cara para lo que es, esta bien pero como dices es un comic menor tanto en la trayectoria de Gaiman como incluso, me atrevería a decir en la de Batman.

Anónimo dijo...

Personalmente suscribo tu reseña al 100 %
JurgenZ

fer1980 dijo...

Bueno, la verdad es que es eso, me parece un buen comic de Batman, pero podría haber ido más lejos.