martes, 11 de marzo de 2008

Frank Miller, en primera persona.

Publicado por Dolmen Editorial a la altura del 2005, Frank Miller: En primera persona, se trata de un libro de apenas 150 páginas de declaraciones de Frank Miller recopiladas por el entonces articulista David Hernando.

El libro que cuenta también con un checklist alfabético y cronológico de la obra de Miller así como un glosario de personas (con una breve referencia a todas las personas de las que habla Miller en el libro) queda reducido a apenas 125 páginas de declaraciones adornadas de imágenes y fotografías, con lo que no se puede decir que las declaraciones expresadas den para mucho en lo que al aspecto más cuantitativo se refiere.

Desde un punto de vista cualitativo, sin embargo el libro si recoge aspectos de interés, destacando en especial sus declaraciones sobre su primera etapa en Daredevil que ocupan una parte muy relevante del libro, empieza señalando, que Daredevil no era uno de sus personajes favoritos, en realidad él quería dibujar a Spiderman, sin embargo cuando en la paginas de Spectacular Spiderman dibujo a DD por primera vez se “enamoro” del potencial visual del personaje y enterado de que Gene Colan había pedido irse al estar algo cansado, postulo su candidatura para sustituirle algo que conseguiría, desde un primer momento y más cuando se hizo con el control creativo total de la serie, Miller decidió centrar por completo la vida de Daredevil en New York, convirtiendo la ciudad en un personaje más, decidió también, en la medida de lo posible, aislar a DD del resto del Universo Marvel, construyendo su propio “dareverso”donde poder campar a sus anchas, poco a poco fue haciendo suyo al personaje, desde un primer momento lo comprendió a la perfección y partiendo de tesis muy parecidas a las expresadas aq por Ismael hace no mucho, Miller vio a DD como una válvula de escape para Murdock, bajo este prisma (que no termino de compartir del todo) considera que este es el producto de los deseos de su padre (“se medico o abogado, no un fracasado que solo usa los puños como tu padre”), mientras que DD es realmente lo que al él le gusta hacer, resulta curioso en este aspecto ver las declaraciones de Miller y compararlas con el resultado final de su etapa, y es que Miller señala que para él DD es un personaje optimista, que disfruta con lo que hace, que es feliz, y si es cierto, así arranca el personaje en la etapa Miller, al final de la misma (de su primera etapa, vamos), DD se habrá oscurecido enormemente, no será feliz, y desde luego no estará nada seguro de lo que hace, todo un viaje en el que Elektra jugara un papel fundamental.

Y de Elektra habla también Miller en el libro, señala que creo al personaje por que le hacía falta para contar una historia, que no pretendía nada especial para el mismo, afirma que no podía imaginar la popularidad que este alcanzaría, y señala que su muerte estaba pensada desde un principio, para él su “resurrección” en una concesión a la esperanza, para un personaje que pese a ser tan extremo (o precisamente por ello) se había ganado un lugar en el corazón de los lectores, y por que no decirlo de su creador; un creador que no duda también en hablar de lo que para él son las características básicas de Daredevil, lo que le diferencia de Spiderman o de Batman, para el Daredevil, es un personaje puramente idealista, odia al crimen, no a los criminales, cree en el sistema legal, cree en las segundas oportunidades, esto ya de por si le diferencia de un Batman que según lo veía Miller entonces (una visión que cambiaría con el tiempo, como se observa en las declaraciones que más adelante hace sobre Batman) era un Punisher limitado, odiaba a los criminales y estaba más interesado en detenerlos que en socorrer a las victimas, sobre las diferencias con Spiderman, señala que DD no esta todo el día quejándose de todo, y que el no se siente culpable de todo lo que pasa en el mundo.

A lo largo del libro Miller volverá a hablar de Daredevil y de Elektra, así señala que en principio la novela gráfica Daredevil: Love and War estaba pensada inicialmente para aparecer como un par de números de la serie regular, pero que cuando vieron el trabajo de Sienkiewicz, se dieron cuenta que aquello merecía un tratamiento especial, señala también en su siguiente colaboración con este, en Elektra Asesina la obra se convirtió en un autentico toma y daca entre ambos autores de lo que acabo saliendo lo mejor que ambos podían dar en esos momentos, habla también, aunque poco , muy poco de Born Again, donde tras señalar que la obra era algo así como su acto final con el personaje, su intención era que el Daredevil que saliera del comic fuera un personaje mucho más fuerte, más limpio, en definitiva mejor, algo que sin duda consiguió, también se muestra escueto al referirse a El hombre sin Miedo su “Año uno” con el diablo, donde trabajo con Romita Jr. siguiendo el método Marvel, algo más si se explaya en el caso de Elektra Lives Again, la que considera una historia de amor de pesadilla, una historia casi de terror, y en la que quería dejar claro a Matt, a la editorial y a los lectores que Elektra estaba muerta, algo que claro esta no consiguió.

Más allá de Daredevil, el libro establece un interesante repaso por toda su trayectoria, desde Batman, donde señala que sin con DK muchos decían que había llevado a cabo un deconstrucción del superhombre, con DK2, lo que pretendía era llevar a cabo un reconstrucción del mismo, pasando por Hard Boiled, (Darrow no necesita un guionista, en realidad lo que escribí en un principio, poco tenía que ver con lo que finalmente dibujo, aunque el resultado fuera así probablemente más interesante”), Sin City (“era el comic que soñaba con hacer desde que entre en el mundo del comic”), o su paso por Hollywood y sus recelos ante la película de Sin City, recelos eliminados al tener un control casi total sobre la obra al ser co-director.

Sin embargo si algo se hecha en falta en el libro son la múltiples declaraciones de Miller sobre los derechos de autor, la censura o sobre la resurrección de Elektra, si hay apartados dedicados a algunos de estos aspectos, pero son muy escasos y poco “jugosos”, destacar si acaso sus reflexiones sobre el 11-S y el impacto que causo en la obra que escribía por entonces (DK2) cuyo final se vio alterado por tales sucesos, (“y ahí tenía a Batman usando el terror para acabar con los malos, era algo que no podía seguir así”), se trata en general de un libro más centrado en las declaraciones del autor sobre su obra, que no en sus ideas sobre otros aspectos que rodean el medio, ideas controvertidas e interesantes de las que encontramos amplio reflejo en el libro Eisner/Miller, libro que combinado con este permite una visión de conjunto del autor y de su obra, o al menos de cómo la ve él mismo.

En definitiva un libro muy interesante que junto con el ya mencionado de Eisner/Miller ayuda a comprender en toda su extensión la figura de un hombre clave en la historia del medio, tan polémico como admirado, en fin un libro interesante para todo aquel que quiera profundizar en la figura de Frank Miller.

6 comentarios :

Jaime Sirvent dijo...

Parece muy interesante, sobre todo por conocer de primera mano la opinión y las impresiones del autor sobre su obra.

fer1980 dijo...

Pues si, esta muy bien, aunque es algo corto, pero si te gusta Miller merece la pena.

Jaime Sirvent dijo...

Sí, yo también lo creo. ¿cuánto cuesta?. Intentaré comprarlo en cuanto mi actual crisis económica me lo permita

fer1980 dijo...

Cuesta 12,95, no es demasiado caro, pero vaya tampoco un regalo.

Jaime Sirvent dijo...

Sí, una cosa intermedia vaya.

fer1980 dijo...

Si, así es.