martes, 4 de marzo de 2008

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo. Parte LXV: Elektra de Larry Hama y Mike Deonato Jr.

Siguiendo con la primera serie regular de Elektra, tras la marcha de Milligan ha pastos menos verdes (pero más rentables desde un punto de vista creativo) en el sello Vertigo, la colección aguanto todavía 6 números más, Deonato siguió al frente de los lápices, mientras que Larry Hama que ya había trabajado con el personaje en su larga etapa en Lobezno se hacía cargo de los guiones.

La etapa de Larry Hama en la colección se inicio en el número 14 (enero de 1998) de la misma para culminar en el 19 (junio de 1998) y último, Hama que se había hecho un nombre en la industria como reputado guionista de acción, cuenta entre sus trabajos etapas de mayor o menor interés en series tan dispares como G.I Joe (siendo el principal escriba de la misma en su etapa marvelita) o Batman, pero sobre todo entre su obra destaca su larguísima etapa al frente de uno de los personajes emblemáticos de Marvel, Lobezno (colección en la que permaneció durante más de 80 números), seria precisamente en esta colección donde Hama escribiría sus primeras líneas acerca de Elektra, allí (en concreto en los números 100-106 de fecha de portada de abril a octubre de 1996) traería de vuelta a un fantasmagórico Stick que pediría a Elektra que ayudara a Logan a volver a recuperar su humanidad, un Logan a punto de caer en su lado más animal, contra el que se había pasado toda su vida luchando ante el dolor y la rabia causada por el la perdida del esqueleto de adamantium a manos de Magneto(X-Men 25 de octubre de 1993).

Teniendo en cuenta todo lo dicho y manteniendo la uniformidad gráfica gracias a la permanencia de Deonato, Hama empieza fuerte, muy fuerte, haciendo saltar por los aires (casi literalmente) el nuevo status de Elektra, así en su primer número, Elektra asiste impotente a la voladura de su apartamento por parte de una Mano que siempre se cobra sus deudas, y que considera que Elektra les debe mucho primero por abandonarles luego por resucitarla, así la Mano representada por Kuroyama, la Montaña Negra (una autentica montaña de músculos muy en plan noventero), vence a Elektra y tortura y asesina ante sus ojos a su protegida Nina, marchándose después eso si recordándole que volverán antes o después a completar el trabajo.

Este número marca a las claras lo que será la etapa de Hama, acción por un tubo, muchos ninjas y combates y casi total ausencia de secundarios, no sabremos nada más de Lau o de Konrad, Mc apenas si saldrá una páginas y acabara hospitalizado por un ataque de la Mano que busca dañar a Elektra, y en cuanto a Nina su destino será....complicado; tras el brutal ataque de la Mano, Elektra con la ayuda de Logan primero, y de Yukio o Sang-Chi después, acude a Japón para atacar a la Mano en su propia esencia solo para acabar de vuelta en New York para tratar de detener a una asesina que se esta haciendo pasar por ella; cuando regresa descubre que la asesina no es si no Nina, resucitada y lobotomizada por la Mano que se enfrente a Elektra solo para arrepentirse en el último momento y ayudarla a derrotar a Kuroyama, Elektra decide entonces llevar a Nina ante la Casta para completar su rehabilitación, solo para descubrir demasiado tarde que Nina fingía (¿cómo coño consiguió engañar a la Casta?) y que desde dentro y abriendo las puertas de la sagrada montaña a la Mano, ayuda a destruir por completo a la Casta, de paso la Mano ha seguido matando en New York y dejando pruebas que inculpas a Elektra, una Elektra que también se vera acosada por la mafia por ordenes de Kingpin, de esta forma, en tan solo seis números el status de Elektra ha dado por completo la vuelta, acosada por la policía, por la mafia y por la Mano, con su pupila y amiga en manos de sus peores enemigos, y con muchos de sus aliados muertos gravemente heridos, Elektra acaba el último número con un solemne, “¡¡NO!!, ¡aún no he caído!, ¡voy a restaurar mi reputación!, ¡voy a restaurar la Casta!, ¡voy a recuperar a Nina!, ¡¡¡ y todo esto los JURO!!!”.

Hoy que se cumplen casi diez años de aquella declaración, y habiendo contado con Elektra con otra serie regular, varias miniseries, algún one-shot, y diversas apariciones especiales, nadie en Marvel ha parecido acordarse de ello, nada se ha vuelto saber de Nina, nada se ha vuelto a saber de sus intentos por restaurar la Casta (es más ahora Elektra es líder de la Mano), y nada se ha vuelto a saber de su perdida reputación (a no ser que entendamos por tal su reputación como asesina despiadada, que esa si que ha sido restaurada, aunque no se por que, no creo que en el momento de pronunciar esa frase, Elektra se refiriera a esa reputación), en un caso que (salvando las distancias), recuerda al último número de la primera colección de Estela Plateada, cuando este juraba vengarse de la humanidad por el trato dispensado hacía él, argumento este que estuvo colgado sin que nadie se ocupara de él durante casi 20 años.

No conviene terminar si hacer referencia a otra de la muchas incongruencias que esta serie trajo consigo, y es que el número 18 de la colección (Mayo de 1998), Hama a través de un flashback nos narra de nuevo el nacimiento de Elektra, y aunque si bien es cierto que todos coinciden en que este se produjo tras la muerte de su madre, los autores no parecen ponerse de acuerdo en como acaeció esta, si en Elektra: Raíz del Mal, Chichester estableció que la madre de Elektra murió asesinada a manos de su hijo Orestes harto de las continuas infidelidades de esta para con su padre (enfatizando así la tragedia griega que envuelve la vida de Elektra), Hama nos presenta a la madre de Elektra como un heroína que lucho contra la ocupación nazi y que murió a manos de un terrorista que nada tenía que ver con su familia, dos orígenes distintos y contradictorias para un personaje que pese a que más allá de Miller apenas si tenía comics protagonizados por ella y que sin embargo ya acarreaba profundos errores de continuidad.

Acabado así ,de esta forma tan particular, una colección casi condenada al fracaso desde el principio ante la nula comprensión que del personaje tuvieron sus autores, una colección en la que Milligan intento crear todo un plantel de secundarios que ayudara a “domesticar” aún más a Elektra, y donde Hama opto por un status mucho más activo que apenas si tuvo tiempo para desarrollar, todo ello aderezado por el dibujo de un Deonato Jr. no especialmente brillante, que hacen que esta colección no sea apenas más que una mera anécdota en la trayectoria de un personaje tan interesante como difícil de tratar.