martes, 25 de marzo de 2008

Loveless, entre el western crepuscular y la decadencia de posguerra.

Con dos tomos publicados en nuestro país que recopilan los 12 primeros números americanos, Loveless se tarta de la nueva serie que para Vertigo ha creado Brian Azarello acompañado en este caso por Marcelo Frusin a los lápices.

La guerra de secesión a acabado, y Wes Custer soldado del ejercito confederado regresa a casa con muchas deudas que cobrar y mucha venganza que repartir, el panorama tras la guerra es desolador, los gente ha perdido gran parte de sus propiedades que han ido a parar a manos del ejercito federal, los antaño esclavos ahora supuestamente “liberados” siguen sin encontrar su camino tras tantos años de sufrimiento, la gente del sur ha perdido a gran parte de sus hijos en una guerra fraticida de la que han salido claramente perdedores, la depresión y la decadencia se extiendan por el otrora orgulloso sur, y Custer, tras vivir los horrores de la guerra, regresa a casa con oscuros secretos que proteger e importantes asuntos que resolver, contando para ello con la ayuda de su no menos enigmática esposa Ruth, presuntamente muerta y que ahora desde las sombras ayuda a su marido a trazar sus planes de retribución.

A grandes rasgos esto es lo que nos podemos encontrar en Loveless, una suerte de western crepuscular con la guerra civil de fondo y con una ciudad llena de secretos y mentiras; como viene siendo un rasgo habitual en Azzarello, Loveless, destaca más por su ambientación, su cuidada recreación de una posguerra tan dura y cruel como fue la que siguió al fin de la última guerra librada dentro de los EEUU, por sus brillantes diálogos, y por sus sólidos personajes que por el trasfondo de la historia, trasfondo que en ocasiones se vuelve confuso y difícil de seguir, a lo que no ayuda tampoco el dibujo y no por que Marcelo Frusin no sea buen dibujante, que aunque esta claro que no es Eduardo Risso (100 Balas) si hace un gran trabajo, si no por que el continuo uso de flashback no esta bien marcado, haciendo que muchas veces uno no sepa si este en el presente del comic o en su pasado, contribuyendo a aumentar esa sensación de confusión

Lovelees
se torna de esta manera, en un interesante relato de un Sur desangrado, herido casi de muerte en un relato que salvado las lógicas distancias recuerda a William Faulkner, este relato, desolador y triste se ve complementado por una estética de western al más puro estilo de Sergio Leone, imitación sin duda buscada y hasta cierto punto de vista conseguido, en un comic plagado de tipos (y tipas) duras hasta la medula, de gatillo rápido y fácil con diálogos contundentes plagados de frases demoledoras, Azzarello traza en el que el sexo, el amor, el desamor y la venganza forma parte consustancial del mismo, y en el que como señalaba antes destaca más la brillantez de la ambientación, la solidez de sus antiheroicos personajes y la fuerza del entorno que la trama en si, que en muchas ocasiones además de confusa, llega a carecer de interés, lo que en gran parte se debe a la morosidad con que esta avanza, habiendo pasado ya 12 números en los que la trama central apenas si se ha movido un ápice.

En definitiva, una obra que pese a sus importantes aciertos, resulta un tanto decepcionante, lo que es una autentica lastima, por que en Loveless uno puede adivinar casi todos los elementos necesario para convertirse en uno de las grandes obras de un sello editorial plagado de comics de inmensa calidad, sin embargo, Loveless se queda en ese medio camino de quiero y no puedo, que si bien hacen que la obra sea un lectura interesante, no termine de convertirse en el clásico que sin duda podría llegar a ser; en fin Pda anuncia su tercer tomo para finales de este año, y siempre queda la esperanza de que la cosa avance un poco, pero sea como sea, y al menos de momento, lo cierto es que Vertigo más allá de Fábulas, y habiendo concluido ya Y, el último hombre, y estando apunto de hacerlo 100 Balas no parece encontrar un claro relevo a estas serie que tanto prestigio y calidad han aportado a un sello, que a falta del éxito comercial se ha tratado de distinguir por la calidad de sus comics.

8 comentarios :

JON OSTERMAN dijo...

De las nuevas series Vertigo yo destacría DMZ, que en un principio no me hizo mucha gracia, pero que con una segunda lectura se torna mucho más interesante.
De hecho tengo pendiente de lectura el segundo tomo.
Y ganas tengo de leer Jack de Fábulas o Los exterminadores, que salen como novedad en el Salón.
Y para julio anuncian la salida de Scalped, que trata sobre un policía indio en una reserva idem.
Y es que esta última viene recomendada por autores de la talla de Brian K. Vaungh o Garth Ennis.

BELDARIN dijo...

Viendo como te estas moviendo por vertigo y haciendo reseñas a diestro y siniestro. Eh de decir que Y y transmetropolitan son de las mejores que un servidor ha leido. Aunque veo que tengo que leer alguna mas.

yorkshire dijo...

Hola, fer, creo que es muy injusto lo que comentas... me explico.

Es lícito que te aburra por momentos, que la historia NO lleve a ningún sitio por momentos, que Frusin en los flashbacks no esté acertado, incluso, que no te guste por más motivos, pero lo que no puedes es enjuiciar hacia la comparación con otras series, otros dibujantes y, finalmente, terminar tu argumentación en que Loveless ha fallado por no ser la sucesora de otras series clásicas ¿?

No te comprendo por qué quieres llegar a esto. Estuve con Brian Azzarello en el Salón de Barcelona y estuvimos hablando de Loveless y te puedo asegurar que es un tipo que va a su bola y que cree a pies juntillas lo que hace y no echa cuenta por los juicios destructivos. Su intención de Loveless es de hacer su versión particular del Western mamadas de Sergio Leone y el Western americano de Clint Eastwood... Pero esto sólo es el arranque, como me dijo él. Después le sale su propia obra con sus excesos, sus disparates y su sentido. A él no le interesa la trama (como en todas sus obras), sino los personajes y las situaciones, lo anecdótico. Estuvimos hablando que las mejores obras son un cúmulo de anécdotas y que pueden ser intrascendentes a primera vista, pero que finalmente condiciona del fatum del personaje.
En cuanto a Marcelo Frusin... Pues es curioso, fer, pero yo le pregunté lo mismo, si Frusin o Risso... Y se echó a reír y me dijo que era muy malo. Le dije que era un chiste, y estuvimos hablando de cómo Frusin se había hecho mayor con esta serie y que Loveless hubiese sido distinta sin él. Te recuerdo que es una creación en parte de Frusin, también.

Está claro que parto con ventaja, ya sea que he hablado con Azzarello y esas cosas, pero lo que te intento decir es que mejor que tendamos a valorar la obra desde el interior y no desde el exterior.

Por lo que respecta a la confusión que tu aludes yo no la veo y a esos flashbacks de Frusin, tampoco.

Ya te digo, Azzarello es un autor excesivo y obsesivo y él lo sabe a pies juntillas, pero te invito a que vuelvas a leer con morosidad de nuevo ese Loveless.

Oye, y te lo digo constructivamente, de buen rollo, tío, porque me gusta es blog que es de puta madre.

Lo dicho, Azzarello no pretende ser un clásico, ni hacer una obra maestra, sino desembuchar su propia versión del Western.

Un abrazo, fer.

yorkshire dijo...

Hostias! Cuando digo "Salón de Barcelona", me refiero a Salón de Granada 2008, joder, jodeeeeer...

fer1980 dijo...

Jon, DMZ, no me llama mucho la verdad, la premisa no me interesa en exceso y los autores no lo conozco, de lo que mencionas pillare lo de Jack, lo demás no creo.

Beldarin, si en Vertigo hay muchas cosas interesantes, de Azzarello esta mucho mejor 100 Balas.

Yorkshire, ante todo decirte que no hace falta que aclares lo de que lo dices de forma constructiva, ya lo se, además siempre es un placer leerte por aquí y más si dices cosas tan interesantes, sobre lo que comentas, bueno primero he de decir que me encanta Azzarello, me gusta mucho, sobre lo de que Loveless ha fallado, creo que no me explique bien, no digo que la serie haya fallado en si, de hecho me gusta, aunque creo que le falta algo, lo que digo es que al menos de momento no llega al nivel de clásico del sello y es una lastima por que tiene todo para conseguirlo, ¿qué es injusto compararla con otras series?, no lo se, puede ser, pero me encanta comparar, además creo que en gran medida la calidad de algo de algo se puede saber comparándola con algo semejante, no digo que sea el único baremo, pero si uno importante, por lo demás que 12 números (¡12 números!) sea solo el arranque...no se, creo que con 12 números ya deberíamos tener una idea más clara de las cosas, por que vale que ahora las cosas en los comics se narran más despacio y tal, pero 12 son muchos números para lo poco que se ha contado.

Por lo demás, los flashback de Frusin me siguen pareciendo algo confusos, no bien situados, no se, a veces me perdía un poco y tenía que decir “eh, ¿pero que esta pasando aquí?”, aunque supongo que es más culpa mía y de mi forma de leer que otra cosa, pero vamos, me gusta Loveless, me gusta su estética, su ambientación, su personajes, su entorno...como bien dices en todas las obras de Azzarello, es más importante todo esto que la trama en si, y en ello, Azzarello es un maestro, lo que pasa es que en Loveless veo tantas cosas buenas que me fastidia su lentitud, pero vaya que la voy a seguir comprando fijo.

Sobre lo de la comparación de Frusin con Risso, era más que nada por que ambos son los dibujantes de los dos seréis actuales de Azzarello en Vertigo (y por que, de nuevo, me encanta comparar), y Risso, me parece un genio casi inalcanzable, pero Frusin me gusta y mucho, solo que claro no es Risso, pero esto no es un a critica, muy poca gente puede llegar al nivel de Risso en 100 balas.

En todo caso creo que procede una relectura del comic con una mentalidad tal vez más abierta, gracias por tus comentarios de verdad.

yorkshire dijo...

Me alegro de que te lo tomes así. Además, hoy yo también voy a leerme los dos tomos hasta ahora publicados en España y vamos a mostrar TODO LO QUE PASA EN ESOS 12 NÚMEROS que aparentemente NO pasan casi nada :)

No quiero tampoco mostrar a la ligera ciertas cosas antes de releer concienzudamente los dos tomos...

Lo que sí pasa a menudo son las expectativas... Y digo "expectativas" porque normalmente este concepto pueden conmover y solapar el verdadero valor de una obra cuando teníamos otras expectativas y como nosotros queríamos que fuese una cosa... no sé si me explico.

Así, que fer, te reto a una nueva lectura y volvamos con las bayonetas caladas a dialogar un poco por aquí...

Esta noche me los leo. He dicho.

Un abrazo.

fer1980 dijo...

Vale, yo me los leo esta noche, a ver que tal.

fer1980 dijo...

Bueno, repaso realizado, señalar que el primer tomo me ha gustado muchísimo, bastante más que en la primera lectura, me parece una presentación muy buena de los personajes y del entorno, el segundo tomo….bueno el segundo tomo me ha parecido bastante más flojo, (algo que ya me lo pareció en una primera lectura), las tres historias sobre Atticus Man, Ruth y Wes, no han estado mal para dar más profundidad a los personajes, pero creo que el ritmo ha sido algo cansino, y sobre la saga larga que se incluye en los últimos 4 números del tomo, pues me parece una interesante mezcla entre el genero negro y el western, pero de nuevo el ritmo me ha parecido algo moroso, y no ha aportado demasiado información sobre los personajes y lo que realmente esta detrás de todo.

Haciendo un poco de balance ¿que sabemos tras los doce primeros números?, que Wess tiene muchas cuentas pendientes en Blackwater, que la gente piensa que su mujer esta muerta, que esta se esta haciendo pasar por un muchacho que acompaña en ocasiones a Wess y que fue brutalmente violada durante la guerra, que el hermano de Wess estaba enamorado de Ruth y mintió sobre la muerte de Wess, que este fracaso en una misión de vital importancia para los confederados, que el pueblo esconde muchos secretos (aunque apenas sabemos o intuimos ninguno), y alguna cosilla más, no se, no me parece demasiado para doce números y más teniendo en cuenta que la mayoría de todo esto ya lo sabíamos en apenas los dos, tres primeros.