lunes, 5 de diciembre de 2011

Scalped, balada triste en la reserva de Prairie Rose.

Apenas si quedan dos tomos para el final de la serie que ha lanzado al estrellato a su guionista, Jason Aaron, condición sin duda ganada a pulso en esta Scalped que va camino de formar parte del Olimpo de los grandes títulos de Vertigo.

Mucho ha pasado, desde la última vez que hablamos por aquí de la que sin duda es la serie más interesante que de Vertigo se pública en España a día de hoy. En todo ese tiempo no es que las cosas hayan mejorado en exceso para Dash Caballo Terco. Atrapado en una situación imposible como agente del FBI infiltrado en la organización de Lincoln Cuervo Rojo dentro de la reserva de Prairie Rose, y es que las sucesivas pruebas a las que se ha visto sometido le han puesto al borde del abismo en el que ha estado a punto de hundirse en medio del alcohol, las drogas y un irrefrenable deseo de autodestrucción.

Nada es fácil en este duro relato de género negro moderno de Jason Aaron y R.M Guera (cuyo trazo, sigo diciendo, cada vez me recuerda más a Miller). Siempre al límite sin escapatoria posible, a tan solo dos tomos de la conclusión esta ya se empieza adivinar como devastadora. Aaron marca los tiempos en una obra que frena (centrándose en dar dar trasfondo a personajes secundarios, pero importantes para el devenir de los acontecimientos) o acelera (dando giros a la trama central que nunca termina de ir por donde parece que se encamina) a medida que el guionista lo desea, mostrando que Scalped es una obra planificada al milímetro que se va construyendo como un puzzle al que ya le quedan pocas piezas para completarlo y que va formando un dibujo descarnado y lleno de tristeza.

La sordidez del relato, lo desesperado de los personajes que protagonizan el drama, lo podrido del entorno en el que este se situá no ha hecho más que incrementarse a medida que ha ido avanzando la historia lo que se queda claro en la evolución de los personajes centrales de la misma. Caballo Terco, siempre huyendo: de su madre, de sus raíces indias, de la misera reserva en la creció. Creyó encontrar una salida en el FBI solo para ser obligado a regresar allí donde nunca quiso estar teniendo además que traicionar a los suyos, en especial a la única persona (a parte de su madre) que le ha mostrado algo de respeto en su vida: Lincoln Cuervo Rojo. Este por su parte, otrora defensor de los derechos de su pueblo ha acabado ahora como mafioso local y director de un Casino, contribuyendo a perpetuar el sometimiento de su gente al ser un eslabón más de la cadena que les ha llevado a su esa situación. Consciente de ello, piensa que tal vez Dash, el hijo que nunca tuvo, cuya madre fue la única mujer que amo de verdad, pueda ser su heredero e ir más lejos de lo que él nunca pudo o supo llegar.

Y es que como muy bien plantea José Torralba en la introducción del último tomo publicado hasta ahora en España, las relaciones paterno-filiales son un elemento clave en el entramado que esta construyendo Aaron. Lincoln quiere que Dash sea su heredero, casi su hijo, pero por otro lado despreció y maltrato a su hija que solo ahora, después de años de sufrimiento parece ver la luz al final del túnel alejada de la sombra de su padre. Será precisamente la ausencia del padre de Dash la que explique en gran medida su deseo de abandonarlo todo y dejar atrás la reserva y sus raíces, ahora con su padre de regreso las cosas no harán más que complicarse contribuyendo a incrementar los sentimientos encontrados de Dash y su impotencia ante la dimensión de todo lo que le rodea.

Con Scalped estamos pues, ante una obra que con los códigos del genero negro, narra un laberinto de pasiones humanas encerradas en su propio microcosmos, en este caso una reserva india condenada a la marginación y con ello a la delincuencia. Un laberinto del que poco a poco atisbamos a ver una salida, que sin embargo asoma en el horizonte como oscura y desangelada y es que no parece haber lugar para la esperanza en Prairie Rose.

4 comentarios:

Piru dijo...

Grandísima historia, es un buen relevo, aunque no llega a la altura, de 100 balas. ¿Cuántos números son en total? tengo que completar mi colección, la tengo un poco abandonada desde hace meses.

Un saludo

Fer1980 dijo...

Creo que son 60 números USA en España quedan 2 tomos que ya estan anunciados. A mi 100 Balas también me gusta más, pero esta es muy buena si señor.

Jero dijo...

Para mí "Scalped" es la serie regular del momento, habiendo superado ya en mi podio particular a "Los muertos vivientes" e "Invencible" (que también son estupendas, ojo), y me quedo mucho antes con ella que con "100 Balas". Y eso que Risso es un dibujante que me gusta especialmente, pero la implicación emocional que Aaron consigue en su serie está a años luz del trabajo de Azzarello, quien además es un tramposo que tiró de hype durante 90 y tantos números (al más puro estilo "Lost") para luego servir un final más bien templado.

"Scalped" aún no ha concluido, pero tengo la esperanza de que mantenga el tipo hasta el final, sobre todo porque aquí no se trata tanto de dar respuestas a incógnitas crípticas y misteriosas como de cerrar satisfactoriamente los arcos dramáticos de los personajes...

Y, pese a los números de fill-in, el nivel artístico de "Scalped" se mantiene siempre a buen nivel, alcanzando cotas magistrales cuando Guerá toma los mandos (en este último tomo hay páginas alucinantes).

Vamos, que esta serie me pone :)

Fer1980 dijo...

Si a mi también me pone, pero 100 Balas me ponía más, je, je.