sábado, 15 de octubre de 2011

Desde la nostalgia, series para el recuerdo IV.

Sigo desgranado las series de televisión que por un motivo u otro más marcaron mi infancia (ochentera) o mi adolescencia (noventera), aunque por regla general casi ninguna serie ha envejecido bien y pocas aguantan un revisionado, creo que las dos de hoy son una clara excepción.


Aquellos maravillosos años: Pocas series son tan relevantes y generacionales como esta. Una serie especial, que al menos en mi caso conseguía reunir a toda la familia frente al televisor y que captaba el interés a través de la identificación de grupos de edad muy variados. Estructurada en forma de flashback permanente con un narrador omnisciente que en voz en off nos cuenta los recuerdos de su infancia-adolescencia (estructura que tanto ha influido en nuestra Cuéntame por desgracias muy lejos de esta) enmarcada en los definitorios años 60-70 de la historia de los USA; consigue transmitir nostalgia por los cuatro costados. Años de rebeldía, años en los que el mundo parecía que podía cambiar de verdad, en contraste con la oscuro realidad de finales de los 80: el mundo no podía cambiar, lo malos habían ganado. La serie que sigue resultando a día de hoy un certero (aunque algo acaramelado) análisis del paso a la adolescencia en una familia de clase media en el mudo occidental, jugaba como decía antes la baza de la identificación, la gente de mi edad podía en cierta medida reconocerse en Kevin Arnold a la par que se enamoraba también de la simpar Winnie Cooper, gente de más edad podía conectar con esa hermana rebelde que buscaba su propio camino lejos de las rígidas estructuras sociales y familiares heredadas de los 50 , mientras que los padres podían ver cierto reflejo en una pareja clásica que se veía desbordada por los cambios que se sucedían a su alrededor, cambios que no terminaban de entender. A todo esto hay que añadir su magnifica banda sonora ya desde la intro con un Joe Cocker soberbio. Cierto es que hace tiempo que no vuelvo a ver algún capitulo de esta maravillosa serie, pero tengo la total certeza de que no solo si ha aguantado el paso del tiempo sino que incluso ha mejorado con los años.




Edición anterior: Esta es otra de esas serie de sobremesa de Canal + (la verdad es que este canal era una mina, aquí vi por primera vez Buffy, Friends, Caroline....) que me pillo en los años finales del instituto y que solía ver con cierta regularidad. Desde un primer momento me llamo mucho la atención su planteamiento: Gary Hobson (Kyle Chandler, uno de los protagonista de la también nostálgica y ochentera Super 8) empieza a recibir una mañana los periódicos del día siguiente. Siendo como era un buen chico en vez de forrarse con la lotería centra sus esfuerzos en prevenir los desastres que anuncia el periódico de mañana. Concebida de manera formulaica (no es difícil suponer en que consistía esa formula, ¿verdad?) la serie tenía toda una mitología detrás a cuenta de los anteriores portadores de este “legado”, los motivos del mismo y la razón por la que Gary había sido elegido. Bastante entretenida y simpática más que por Gary, demasiado boy scout, destacaba por los secundarios sobre todo dos: el mítico y misterioso gato que entregaba el periódico cada mañana y Chuck Fishman (interpretado por Fisher Stevens que luego saldría en Lost), mejor amigo de Gary y que siempre estaba tentándole para que usara el periódico de manera un poco más egoísta. Nunca he visto enteras las cuatro temporadas que componen la serie y eso que más de una vez lo he pensado, el problema tal vez este en que aunque Edición Anterior esta bien y es interesante, no es en realidad nada realmente especial y claro hay tantas cosas que ver, pero quien sabe a lo mejor algún día...



Fuente videos: Youtube.

2 comentarios :

Yota dijo...

todavía recuerdo la leyenda urbana sobre que Paul el amigo de Kevin era Marilyn Manson, mira que duro años....

Fer1980 dijo...

Si, si, incluso hay gente que aún lo piensa, hace poco me encontre con uno, xd.