lunes, 17 de octubre de 2011

Una muerte en la primera familia.

Se ha publicado este mes en España el esperado Fantastic Four 587, anunciado a bombo y platillo en su momento por la antigua Casa de la Ideas debido a que en el sucedía un acontecimiento vendido como vital para la primera familia: uno de sus miembros encontraría allí su final.

Estamos tan acostumbrados a la muerte en los cómics de superhéores, tan acostumbrados a que no signifique nada, a que a los pocos meses (con suerte tal vez años) todos vuelvan a la vida, que cuando se produce una, por relevante que pueda parecer, lejos de impactar parece poner en marcha el reloj que cuente el tiempo para el retorno del presunto fallecido. A estas alturas de la película ya sabemos que nada es sagrado, que incluso muertes épicas como la de Barry Allen pueden ser anuladas la friolera de 20 años después, que acontecimientos tan relevantes y definitorios de un personaje como la muerte de Jason Todd en Batman pueda dar marcha atrás en aras de “una buena historia”, que pese a que Thor haya funcionado perfectamente sin Odín y de hecho haya crecido como personaje sin su presencia, ha bastado con que un película use al Padre de Todos para que este tenga que volver a los cómics a la fuerza sin otro tipo de consideraciones. Así las cosas cuando desde allende los mares empezaron a llegar las noticias sobre que el Los 4F iba a haber una muerte significativa uno solo podía tomárselo a risa, tampoco ayudaba claro que Quesada dijese cosas como “si algún día vuelve lo hará de una forma tan molona que nadie se lo esperara”. Apenas ha enfriado el cadáver y ya hablaban de traerlo de vuelta.

Cuando esto sucedía en España la etapa del guionista responsable de esta historia, Jonathan Hickman llevaba cerca de un año, más si tenemos en cuenta el prologo a la misma que supuso la serie limitada de los 4F enmarcada en el Reinado Oscuro de Norma Osborn. El guionista que se había hecho un nombre al frente de los Guerreros Secretos, aparecía como un discípulo aventajado de Bendis debido a la excesiva lentitud de sus tramas y a la vacuidad de sus grapas concebidas como unidad, nada fuera de lo normal en los tiempos que corren por otro lado. Sin embargo su etapa en los 4F con artistas como tan capaces Sean Chen, Dale Eaglesham o Steve Epting no paraba de recibir parabienes.

Personalmente hacía un tiempo que había decido alejarme de los 4F concretamente desde el fin de desastre perpetrado por JMS durante los cruces con Civil War y es que realmente tenía la sensación que desde Heroes Reborn (incluido el calamitoso trabajo de Jim Lee) y con la excepción de los inicios de Waid, en los 4F solo se habían llevado a cabo mediocridades que por uno u otro motivo no habían conseguido poner de nuevo en primer plano a los fundadores del Universo Marvel. Tal vez el problema estribaba en la propia leyenda de los 4F, y es que los primeros 102 números de Lee y Kirby son tan potentes, tan definitivos que desde entonces parecía que todo aquel que pasaba por la serie solo podía repetir lo ya contado con su “saga del Doctor Muerte, su “saga de Galactus o su “saga de los Inhumanos. Sin embargo John Byrne consiguió hacer historia en el titulo, empezando con un clásico retorno a los orígenes hizo crecer a los personaje y termino firmando una etapa casi tan mítica como la fundacional, claro que de eso hacía mucho tiempo. En fin que me pierdo, decía que hacía bastantes meses que había dejado de seguir a los 4F (con la excepción de la nuevamente mediocre etapa de Millar y Hitch), sin embargo como me gustan los personajes y ante la avalancha de buenas criticas y pese a mis recelos por el temor a asistir a otra muerte gratuita y sin sentido decidí darle una oportunidad a Hickman, y la verdad es que no me arrepiento. Aunque es cierto que Hickman es lento en el desarrollo de sus tramas (supongo que a estas alturas este estilo de narración hay que tomarlo o dejarlo, lo que esta claro es que ya no es una moda, esta consolidado y así es como se escriben los cómics de supers hoy), su trabajo en los 4F esta siendo un interesante puzzle que poco a poco se va completando y en el que a medida que avanzas puedes sentir como todo encaja.

Esto nos lleva de nuevo a la muerte que acontece en el ya famoso FF 587 USA (46 del volumen actual español), que más que por el suceso en si, en todo caso tan pretendidamente épico como tópico, un sacrificio heroico en toda regla para salvar a su familia y a la humanidad, que sin embargo suena a ya visto, destaca por como Hickman nos ha conducido hacía el mismo. A lo largo de los 22 números que componen su etapa hasta este cómic, el guionista ha tejido una gran historia que ha llevado a los 4F a estar separados por diferentes motivos, con uno de sus miembros en situación de extrema debilidad y consiguiendo transmitir la idea de que cualquier de ellos podía caer. Hickman ha usado para ello viajes en el tiempo, Galactus y Estela Plateada (si él también ha hecho su “historia de Galactus, pero lo ha integrado en el todo mayor que estaba contando), ciudades perdidas o conceptos nuevos como la Fundación Futuro, todo ello tan dentro del scope de la colección que demuestra el intenso trabajo del autor para construir algo nuevo sobre los cimientos de lo ya existente yendo directamente a la esencia de los 4F. Todos sabemos que esta muerte no durara, ni siquiera es en verdad una muerte ya que no hay cuerpo, con todo lo que eso conlleva, pero lo cierto es que Hickman la ha integrado en la historia que esta construyendo con inteligencia e interés haciendo de ella una muerte significativa, con un sentido dentro de lo que se esta narrando, todo lo contrario a las muertes gratuitas que en los últimos años se han hecho tan habituales en el genero, sin duda un ejemplo a seguir si se quiere hacer algo así.

4 comentarios :

Quemero dijo...

Aprovecho este espacio "Fantastico" para relacionarlo con los post de relecturas y preguntarte qué te pareció 1234 de Morrison y Lee.
Saludos!

Fer1980 dijo...

Pues mira ese lo tengo pendiente, solo lo lei una vez cuando lo compre hace ya muchos años y recuerdo que no me gusto el dibujo de Jae Lee y que la historia me pareció demasiado tópica, pero tengo que reelerlo.

Quemero dijo...

Sí, tengo entendido que el colorista le da una impresion más oscura al dibujo de lee.
Gracias por la respuesta.

Fer1980 dijo...

Si lo he ojeado y resulta demasiado oscuro, lo que tal y como es el dibujo de Jae Lee no ayuda nada, claro.