lunes, 9 de febrero de 2009

Moore/Miller: Dos caminos para revolucionar un género.

Cuando uno piensa en la década de los 80, al menos en lo que al comic de superhéroes respecta, encuentra dos grandes autores que revolucionaron el género, que le hicieron dar un paso adelante, que consiguieron que este fuera definitivamente visto como adulto, Alan Moore y Frank Miller; no deja de ser curioso sin embargo, que dos autores tan distintos alcanzaran tal grado de influencia.

Watchmen y The Dark Knight Returns (DK de ahora en adelante) son las dos obras maestras que sirven como punta de lanza de la influencia de Moore y Miller, no son sus únicas obras maestras, a lo mejor ni siquiera sus mejores comics, pero lo que sí está claro es que son los símbolos de toda una época…y no podían ser más distintos entre sí.

Dejando aparte lo obvio (que no por ello menso relevante), esto es que Miller es un autor completo que controla casi siempre todos los aspectos de su obra, mientras que Moore se apoya siempre en unos dibujantes más o menos brillantes para plasmar sus ideas (en este caso un muy brillante Dave Gibbons); las diferencias entre Moore y Miller quedan claramente simbolizadas en sus dos obras más conocidas.

Watchmen es muchas cosas, su complejidad estructural sobrepasa con creces los limites de este post y da para escribir varios libros (como veremos este mes con dos textos uno de Rafa Marín otro de Dave Gibbons), sin embargo simplificando un poco (no queda otra), Watchmen supone (entre otras cosas) una deconstrucción del héroe, para mostrarnos paso a paso cuales son los elementos que le hacen funcionar y demostrarnos así la imposibilidad de su presencia en un contexto netamente realista, a no ser claro, que estemos ante gente de dudosa estabilidad mental, bajo este prisma Watchmen nos muestra cómo podría ser la presencia de justicieros en un mundo si no como el nuestro si muy parecido, y como estos influyen y son influidos por la sociedad, en este caso resulta paradigmático el papel del Dr. Manhattan, único superhombre del comic, y cuya sola presencia modifica tanto el equilibrio de poder entre las superpotencias como actos tan cotidianos como el obtener energía para un coche, solo como paunte un pco al margen del tema central; resulta aquí curioso comparar al Dr. Manhattan con Miracleman (ortra de las grandes de Moore), ambos, situados en un entorno extremadamente realista, se elevan por encima de una humanidad a la que claramente trascienden, pero mientras el segundo trata de crear una utopía y llevar al mundo a un lugar mejor (contando o no con la aprobación de sus habitantes), el primero decide alejarse, incapaz de integrarse en un mundo que ya no ve como suyo y que nada le tiene que aportar.

En fin, que en muchas ocasiones la grandeza de Watchmen está en los detalles, esos pequeños detalles que dan razón de ser al cuento de piratas, o que permiten concebir realmente la influencia de Manhattan, así Watchmen es una obra de compleja lectura, con múltiples capas, que es casi imposible de abarcar en única lectura y que requiere mucha reflexión y esfuerzo por parte del lector, algo que salvo excepciones es bastante común a toda la obra de Moore.

DK sin embargo es algo totalmente distinto, mucho más primaria, tanto estéticamente como en discurso, DK no pretende situar a los superhéroes en un contexto realista y a partir de ahí desarrollar una compleja estructura de múltiples capas, no, DK busca recuperar al héroe mítico, busca recuperar la sensación del héroe como una fuerza de la naturaleza incontenible que más allá del bien y del mal persigue aquello que es justo, para ello Miller toma también elementos realistas, pero los retuerce para que se adapten a su discurso, así, DK aparece como una obra mucho más visceral, mucho más potente, y también menos reflexiva, pero que consigue agarrarte por el cuello desde el principio y no soltarte hasta que has acabado la última página con una sensación de “¡joder vaya pasada!”, al igual que Watchmen, DK agradece sucesivas relecturas, pero a diferencia de aquel no tanto para buscar nuevos matices, si no para conseguir de nuevos esas sensaciones fuertes que solo aquellas obras que te golpean en lo más hondo pueden conseguir, por decirlo de alguna forma, Watchmen sería el Padrino, DK, Uno de los Nuestros.

¿Cuál es mejor?, bueno no veo la necesidad de elegir, pero sí de sensaciones se trata, si de emoción hablamos, si buscamos iconicidad en estado puro, DK me llego mucho más de lo que jamás lo hizo Watchmen…comic que sin embargo es infinitamente más complejo, exigente y ambicioso.

9 comentarios :

guevillos dijo...

Para mi, watchmen no admite comparacion frente a la otra elección, que no digo que no sea un buen comic, pero a mi la sensacion tan enorme que describes, tan impactante me la produjo y me la sigue produciendo watchmen.

Bruce dijo...

Es exactamente lo que dices. Watchmen es una pieza de relojería...no, de orfebrería...no, un puzzle.
DK es una montaña rusa, una final del campeonato del mundo,un combate de los pesos pesados en 1ª fila...
Cada una tiene su momento y no soy capaz de elegir.

Etrigan dijo...

Me gusta mucho este post, ya que planteas una temática muy común para los lectores y aficionados a los superhéroes. Yo soy más de Watchmen, pero DK me sigue pareciendo una obra maestra absoluta, lo que sucede es que para mí Alan Moore es insuperable. Esto es una apreciación muy personal, lo reconozco.

Una de las reflexiones que me surgen de la lectura de este interesante post es la de porqué seguimos mirando hacia atrás. ¿No hay nada actualmente que nos llene, que nos satisfaga como estos cómics?

¿No hay nuevos autores innovadores, geniales...?

¿El género no da más de sí, Marvel y DC sólo son meras administradoras de franquicias?

¿no hay nadie que rompa esta inercia?

torrezno dijo...

En el principio yo era de Miller,su Daredevil me cautivó,lo reconozco.Era sublime."El Regreso Del Señor de La Noche" era la obra perfecta para mis 15 años( la edad que tenía cuando la leí), abrumadora e irresistible.desde entonces la he leído muchas veces, de hecho tengo todas las ediciones que se han publicado en castellano( esto ya es frikismo puro y duro como dicen mis amigos..).Lo que quiero decir es que me encanta Miller y casi toda su obra.
Pero amigo, Moore...este tio me puede."Watchmen" no es una obra para leer de crio.Probablemente no le gustará a un chaval de 15 años como pueda gustarle el DK.Cada vez que me aproximo a la obra de Moore,descubro algo nuevo, que la hace más insuperable, si me paro y lo pienso, quizas solo su Miracleman se le acerque...en definitiva creo que uno se hace mayor leyendo comics y "Watchmen" es una obra que gana con el paso de los años y con el paso de las lecturas,con esto no quiero decir que DK pierda fuerza ni mucho menos, pero para mi los vigilantes van más alla.

yagoelmoreno dijo...

Pues yo estoy un poco de acuerdo con todos.
Lo primero es que son mis dos comics preferidos, y a una distancia sideral de los siguientes. Son puntos de inflexion en la historia de los comics del genero.

Ya entrando en el comentario de cada uno, es cierto que Watchmen es una obra mas "cerebral", es una pieza arquitectonica donde todo encaja perfectamente. Eleva el nivel del género superheroico, y con cada lectura descubres cosas nuevas... peeeeero, una vez que ya te conoces la historia, te centras más en los detalles, y lo que es la historia principal, te emociona menos. Por spuesto es una opinion personal sumamente subjetiva.

Sin embargo, yo cada vez que leo DK (bueno, DK y Elektra Assassin y Ronin, El Hombre sin Miedo, 300... y casi todas las grandes obras millerianas) me emociono con ciertas situaciones y frases, por mucho que me las sepa de memoria . Si, no tiene la elegancia, ni visual ni argumental, de Watchmen pero en cambio posee cotas más altas de estimulacion sensorial. Es la dicotomia intelecto (WM) vs sentidos (DK) y aqui cada uno tendra sus preferencias.

Siguiendo con los similes esta vez de series de television, para mí WM serian Los Soprano y DK (y mucho Miller), Lost (u otra de JJ Abrams)

y en cuanto a lo dicho por etrigan de los comics actuales, yo creo que es quelos comics son reflejos de la sociedad, y en la actualidad estamos pasando una fase de calma (bueno, hasta ahora) y por eso no salen obras rompedoras de caracter comercial. Si lees lo que decian Miller y Moore al comentar sus respectivas obras, se pueden ver obsesiones politicas e inquietudes muy claras en ambos casos. Ahora ya no hay una lucha ideológica tan marcada. Yo creo que de esta crisis en la que estamos metidos hara a los autores plantearse nuevas tematicas y quizas lleguemos a ver obras de esta trascendencia en el comic comercial

Jedive dijo...

La obra de Miller no se llama "The Return of Dark Knight", sino "The Dark Knight Returns".

lord_pengallan dijo...

"¿No hay nuevos autores innovadores, geniales...?"
La verdad es que no, para ya toca que salga alguno.
"¿El género no da más de sí, Marvel y DC sólo son meras administradoras de franquicias?"
Bueno, no creo que el problema esta en el género. Pero seguro que parte del problema es lo de las franquicias.
¿no hay nadie que rompa esta inercia?
Pues ahora no y creo que por lo que dice yagoelmoreno, la sociedad hoy en día no es muy estimulante, y por otro lado que, con tanto evento y editor estrella, a nadie se le ocurre dar la libertad necesaria para que un autor haga su obra y por otro lado, con esto de los derechos de autor y tal, creo que muchos se guardan su trabajo para obras que no van a redundar en beneficio de DC y Marvel, pero como tampoco hay mucha alternativa, no todo el mundo es Sim, pues aquí estamos. en una especie de desierto creativo presos de dibujantes hot y del storytelling descomprimido.

JON OSTERMAN dijo...

No te dire cual de las dos prefiero porque estoy seguro de que ya lo sabes.
Pero no hay duda de que las dos cambiarón el género superheroico para siempre.
Dos obras maestras.

fer1980 dijo...

Bueno Guevillos, en mi caso Watchmen me presenta más desafíos, me hace pensar más y me parece más completa, pero emocionarme, lo que es emocionarme...no hay color al verdad.

Bruce, lo bueno es que realmente no hay por que elegir, aunque mola discutir sobre estos temas, por lo demás creo que describes sus diferencias perfectamente.

Etrigan, muy interesantes tus reflexiones, por partes:

"¿No hay nuevos autores innovadores, geniales...?"

Si, pero no creo que trabajen para las majors y cuando lo hacen, si son trabajos de encargo, aunque pueden estar bien, la verdad es que casi nunca son sus mejores trabajos, ¿ejemplos?, bueno tu más de una vez has mencionado a Ellis y su Authority, y aunque no estoy del todo de acuerdo contigo, podría ser un ejemplo, también tenemos a Morrison, al que creo que si le dejasen un poco más de manga ancha acabaría haciendo algo trascendente en cualquiera de las dos grandes, luego estaría Bru, pero claro trabaja con sus propios códigos (hasta ahora no me ha parecido un autor demasiado polivalente), y cuando se sale de ellos (X-Men por ejemplo) flaquea, autores haberlos haylos, pero creo que hasta ahora ninguno ha conseguido una obra tan definitiva como estas dos, evidentemente si ha habido obras de enorme influencia (pienso en Crisis de Identidad), pero casi siempre lejos de la calidad de estas dos, y cuando ha habido comics cerca de la calidad de estos dos, no han tenido su influencia, y se han quedado más como proyectos aislados.

"¿El género no da más de sí, Marvel y DC sólo son meras administradoras de franquicias?"

El género como tal si creo que da mucho más de si, otra cosa es Marvel y DC de las que pienso realmente que en lo que a sus universos centrales respecta, lo que vemos es lo que hay, ni más ni menos.

"¿no hay nadie que rompa esta inercia?"

Bueno, haberlo tiene que haberlo, otra cosa es ¿alguien quiere romper esta inercia?, ¿se debe romper esta inercia?, la primera pregunta viene a cuento por que, no estamos en los 60, época de desbordantes creatividad, no estamos en los 70 época experimental y llena de aciertos y errores, y desde luego no estamos en los 80, época que combino lo mejor de las dos décadas anteriores, por suerte tampoco estamos en los 90, donde todo lo aprendido en los 80 fue torcido y malinterpretado, al fin y al cabo los comics de este género son un reflejo de su época, y hoy como bien dice Yago, tal vez la sociedad este más acomodada, sea menos critica y claro eso se refleja en los comics, la segunda pregunta viene a cuento de que, Marvel y DC son muy grandes, pero claro hay mucho más ahí fuera, tanto en los superhéroes como aparte de ellos, así que, tampoco pasa nada si la cosa sigue así, que por cierto ese "así", tampoco me parece tan, tan, tan terrible, aún hay grandes comics en Marvel o DC, vale, no rompedores, no innovadores pero buenos comics, y pienso en el Capi, la JSA, Green Lantern...

Torrenzo, si en líneas generales estoy de acuerdo con lo que dices, lo que pasa que como digo, DK me emociona más,, me llega más, me impacta con más fuerza, no discuto eso si, que Watchmen sea más compleja y completa.

Yagoelmoreno, suscribo totalmente tu último párrafo, me parece muy acertado, no suscribiría tanto tu comparación de series, ya que Lost, más que emocional o intensa, me parece un puzzle, no se no me recuerda a DK la verdad, y es que aunque si se me ocurren pelis, ahora a bote pronto no me sale ninguna serie que me recuerde a la obra de Miller, de lo demás me quedo con “es la dicotomía intelecto (WM) vs sentidos (DK) y aquí cada uno tendrá sus preferencias”, de nuevo lo suscribo al 100%.

Jedive, muchas gracias por el apunte, corregido, tantos años llamándola simplemente DK, que cuando quiero escribir el nombre completo la preparo, si es que...

Lord, bueno como siempre te veo algo negativo, personalmente y como le digo a Etrigan no veo la cosa tan oscura, por lo demás creo realmente que lo del “storytelling descomprimido” es ya una batalla perdida (aunque quedan autores que todavía no han caído en sus redes, o al menos no de todo, como Johns), y lo de los “dibujantes hot”, creo que ahora estamos más en una era de guionistas hot (que no significa que sean buenos, claro esta) , que de dibujantes, pero vaya es una impresión.

Jon Osterman, esta claro que al final es una cuestión de gustos, aunque como le digo a Bruce, la clave esta es que no tenemos por que elegir...solo que presta hablar de estas cosas.