viernes, 1 de febrero de 2008

Green Arrow, la puntería del arquero.

Retomando el repaso por lo mejor del 2007 le toca el turno ahora a Green Arrow, serie que lleva muchos años manteniendo un nivel más que digno.

Acaecido en el ya lejano 2001, el relanzamiento de Green Arrow se realizo en loor de multitudes, ¿el motivo?, pues tiene nombre y apellidos Kevin Smith, el cineasta tras su exitoso paso por Daredevil, se ocupo del relanzamiento (y resurrección, ya que nuestro estimado Ollie, estaba muerto y enterrado, pero ¡ay, no hay nada como que, el por entonces portador del manto del Spectro sea tu mejor amigo!) de una colección que se convirtió en superventas desde su inicio entrando con facilidad en el top ten de los más vendidos, estatus que la sería apenas si ha podido mirar de lejos desde entonces, sea como sea y pese a que el final de la saga inicial dejo bastante que desear, el amigo Smith, se marco unos números la mar de entretenidos, lo que se vio potenciado por un gran Phil Hester que se convertiría en el emblema de la colección en la que permaneció salvo puntales descansos hasta su número 45.

Tras la marcha de Smith, sería Brad Meltzer, el encargado de escribir la colección,el cual pese a ser un autor de indiscutible éxito en el campo de la novela, apenas si había intervenido en el mundo del comic pese a ser un fan declarado de DC de toda la vida, Meltzer se ocuparía de la serie por espacio de 6 números, su etapa contaría con sus hoy habituales señas de identidad (una forma de contar las historias que tan cansina se esta haciendo en la JLA), pero que entonces si resultaban sorprendentes o mejor dicho diferentes y que como tal llamaban la atención y convertían su corta pero intensa etapa en un comic a tener muy en cuenta, su historia, más centrada en la humanidad de Green Arrow y su entorno que en aspecto puramente superheroicos, suponía un repaso en toda regla a la continuidad de un personaje por el que Metltzer demostraba sentir mucho cariño y respeto (aspecto este que se vería confirmado en Crisis de Identidad, donde Green Arrow, es uno de los personajes clave de la historia).

Tras la marcha de Meltzer y previo lamentable crossover con Green Lantern (orquestado por el mediocre Ben Raab, autor entre otras de una lamentable etapa en Excalibur) crossover que si no me equivoco esta inédito es España, Judd Winnick iniciaría su larga etapa (de hecho aun perdura) en la serie, Winnick conocido en los USA por su participación en una especie de Gran Hermano, de donde saldría su novela gráfica Pedro and Me donde relataba su relación de amistad con un enfermo de SIDA, y la inmensa tristeza que le invadió tras su muerte, se trataba de un interesante guionista que se había hecho poco a poco un hueco en Marvel y DC, con comics de corte superheroico donde no eludía temas de carácter social , y donde se mostraba como un hábil escritor con mucho potencial; creador de Exiles para Marvel, desde entonces su trayectoria ha ido a más sobre todo en DC, donde además de Green Arrow se ha ocupado de excelentes y polémicas etapas en Green Lantern (polémica en los USA por su tratamiento de la homosexualidad), o Batman (polémica por ser el autor del regreso de Jason Todd), siendo tal vez su obra más discutida su labor para los Outsiders, sea como sea y pese a su indudable talento Winnick nunca ha sido un guionista hot y siempre ha parecido permanecer en un segundo plano frente a los Johns, Waid, o Busiek de turno.

Retomando el comentario de su etapa en Green Arrow, desde un primer momento se vio que el personaje se amoldaba como un guante a los deseos de Winnick, y es que su eminente faceta de superhéroe urbano, a la par que su preocupación social, su talante izquierdista en contraposición con muchas de sus acciones de dudosa moralidad, hacía de Oliver Quenn un personaje a medida de Winnick, sus historias desde un primer momento se centraron mucho en el aspecto de aventurero del personaje, mientas que potenciaba la interrelación con los personajes secundarios, sus romances y rupturas (que en la actualidad parece definitiva, antes las permanentes infidelidades de Ollie, aunque los spoilers que vuelan por Internet demuestran que no ha sido así) con Canario Negro, su relación paterno-fillial con su hijo y sucesor durante su muerte Connor Hawke, y sobre todo su relación con su hija adoptiva Mia (personaje proveniente de la etapa de Smith al frente de la serie, y al que Winnick, supo dotar desde un principio de personalidad propia, convirtiéndola en un personaje entrañable, realizando con ella como protagonista un números de altísima calidad, en el que se descubría que tenía el SIDA) se convirtieron en el motor central de una serie que lejos de perder calidad la ganaba a cada número que pasaba, sin embargo la marcha de Phil Hester si pareció suponer un duro golpe para la serie, su dibujo, ángulo, desenfadado, espectacular y poderosamente visual, se había convertido en seña de identidad de un comic que pareció perderse sin él, sin embargo el relanzamiento que supuso el fin de la Crisis Infinita y el evento conocido como OYL (One Year Later), trajo consigo la llegada de Scott MacDaniel, dibujante también brillante y espectacular, y que ha mejorada enteros su narratividad, muy defectuosa en su ya lejana etapa en Daredevil, con este relanzamiento, Green Arrow ha entrado de lleno en la etapa en la que hoy esta inmerso en España, etapa cuya calidad le ha valido para ser incluida entre los mejores comics del 2007 bajo mi punto de vista.

Si al acabar el anterior volumen de la serie de Pda, no encontrábamos con un Green Arrow herido de muerte, con gran parte de Star City demolida y con Mia y Connor atrapados en edificio que explotaba, un año después (todas las series DC saltaron un años tras las Crisis Infinitas, en principio 52 serviría para contar ese año perdido, pero la realidad ha demostrado que va a ser que no), la situación se presenta radicalmente distinta, Ollie, es el recién electo alcalde de Star City, la ciudad cuenta con un muro que separa los barrios más pobres destruidos durante la Crisis del resto de la urbe, y Ollie usa a Green Arrow como arquero enmascarado y defensor de esos barrios, mientras que en su faceta de alcalde lucha por derribar ese muro (algo que pese a poder todavía no ha hecho por razones desconocidas) mientras que en su faceta de alcalde se enfrenta a la corrupción urbanística con una honradez a prueba de bala (y de Deathstroke, ya que ni siquiera el legendario asesino contratado por los especuladores ha sido capaz de detener al nuevo Ollie, mucho más preparado que antes).

Con estas mimbres, Winnick, esta construyendo un relato entre superheroico (faceta mucho más tratada que en Ex Machina, comic por otra parte de planteamientos similares y resultado bien distintos, pero no por ello menos interesantes), y político, que a cada número que pasa gana en interés, relato que se ha visto, eso si, interrumpido en los dos últimos números para así contarnos algo que 52 es obvio que no iba a hacer, es decir, que hizo Green Arrow en ese “año perdido”, unos comics por otra parte fantásticos, que nos muestran como Ollie, se entrena y fuerza al máximo sus capacidades, para evitar que en el futuro vuelva a pasar lo que sucedió en Star City hace tan solo unos meses. En definitiva un comic fantástico, que revindica sin complejos lo superheroico en su vertiente más clásica, a la par que lo combina con la forma actual de hacer las historias, consiguiendo pese a ello que cada grapa sea sólida en si mismo, un comic altamente recomendable para los fans de los superhéroes.

9 comentarios :

Ternin dijo...

Sí, excelente etapa, la verdad. Y excelente análisis como siempre, Fer

Etrigan dijo...

pufff..., no me gusta nada este Green Arrow, mala copia del estupendo Ex Machina.

Que se le va a hacer, yo soy del Green Arrow de Mike Grell, o del Green Arrow de O´Neill y Neil Adams. Este no es mi Green Arrow que me lo han cambiado.

Yota dijo...

Yo estoy encantado con este personaje desde la etapa de Meltzer, la anterior de Kevin Smith. Ufff, no acabo de gustarme.

Saludos y genial post como siempre.

fer1980 dijo...

Gracias Ternin, si es una etapa muy intresante, al final las cosas en DC no estan tan mal.

Yota, hombre a mi lo de Smith me gusto menos que lo de Meltzer o que lo de Winnick, pero aun así estubo bastante entretenido, gracias por tu comentario.

Etrigan, no se, a mi me gustan los comics de superhéroes, me encantan, y cuando encuentro un tebeo que es de superhéroes de pura cepa, sin renunciar a nada y además tiene buenos elementos secundarios, pues claro me encanta, Ex- Machina es distinto, el componente superhéroico es menor, en ocasiones casi anecdotico, eso no evita que sea un gran tebeo, pero Green Arrow, dentro de lo suyo también.

Conner Kent dijo...

Vamos, totalmente de acuerdo conmigo, y que en mi opinión está a la altura de los grandes de DC en cuanto a historia y dibujo, que le viene como anillo al dedo. Lo descubrí hace dos años y me ha tenido enganchado. Muy buen post ;)

Bruce dijo...

Excelente momento de G.A., de lo mejor de DC junto a G.L. y la JSA

fer1980 dijo...

Pues si es un comic cojonudo, y lleva bastante tiempo siendolo.

Jaime Sirvent dijo...

Tendré que engancharme al carro. Es de una de las series DC de referencia y no la estoy siguiendo. Pero creo que eso va a cambiar en breve, ya he ojeado varios números en la tienda y entre eso y vuestras opiniones entusiastas caerá sin duda.

fer1980 dijo...

La serie esta muy bien, y además cuenta con la ventaja de que al no ser una serie de las "grandes" (como puedan ser Batman, Superman o la JLA) puede ir más a su bola y sin hacer mucho ruido se estan haciendo grandes comics.