viernes, 25 de enero de 2008

Historia de un hombre sin miedo. Parte LXI: Elektra, orígenes y evolución.

Concebida inicialmente como mero contraste y foco de problemas emocionales para Daredevil, Elektra llegó incluso a igualar la popularidad del hombre sin miedo, veamos por que.

Cuando Frank Miller se convirtió en el autor completo de Daredevil a la altura de 1981, decidió explorar en el casi desconocido pasado del personaje para traer desde allí el que fuera su primer amor, el objetivo, en palabras del propio Miller era encontrar una antagonista femenina a la altura del propio Daredevil, para ello pretendía crear un conflicto emocional brutal, por un lado Elektra era la primera mujer a la que Matt había amado de verdad, los avatares del destino les habían separado y ahora cuando años después volvían a encontrarse Elektra era todo aquello que Matt debía odiar, era una mercenaria, asesina sin escrúpulos dispuesta a vender sus servicios al mejor postor sin ningún tipo de cortapisa moral (algo que Miller se encargaría de matizar con el tiempo); Matt debería odiar a Elektra, pero no podía, cuanto más se esforzaba por no amarla, más se encerraba en una insoportable dicotomía de amor-odio que amenazaba su propia estabilidad mental, por su parte Elektra hace tiempo que había dejado atrás a Matt y la luz de esperanza y felicidad que él había significado en su vida, su regreso supuso un vuelco brutal e inesperado en su bien planificada vida, debería olvidarle es más debería matarle, pero no podía, la llama ardía con más fuerza que nunca; esta particular relación de amor-odio configuraría de inicio a fin toda la primera etapa de Miller al frente del cuernecitos.

Aparecida por primera vez en Daredevil volumen I 168 (Enero de 1981), en el primer número de Miller como autor completo de la serie, Elektra aparecía como una estudiante más o menos normal (situación esta que sería ampliamente modificada por el propio Miller en la miniserie El hombre sin miedo), hija de un diplomático griego por el que profesaba un gran amor (vamos que el nombre no fue escogido al azar), a la que Matt conseguía enamorar con audacia e inteligencia, tras vivir una intenso y apasionado romance, el secuestro y posterior muerte de su padre (con una poco afortunada intervención de Matt y ella misma) alejo a Elektra de Matt a quien se veía incapaz de seguir amando si antes no se encontraba a si misma, el posterior reencuentro entre ambos años después y ya como héroe enmascarado uno y peligrosa mercenaria la otra (encuentro calcado, como el propio Miller reconoce, al de Sand Saref y Spirit en el mítico comic de Eisner), provocaría que por primera vez en su vida Elektra llorase, destapándose de paso la caja de los truenos.

Una aparición tan contundente y espectacular como esta, no podía si no generar ansias en los lectores por conocer más sobre este personaje, y así aunque Miller se hizo de rogar (tras una breve aparición en el 169, el personaje no volvería a parecer hasta el DD 174) poco a poco fuimos describiendo más sobre el personaje, así vimos como, pese a su enorme valía como luchadora, la Casta de Stick (el mismo que había entrenado a DD) no la encontró valida para su milenaria lucha contra la Mano habida cuenta del profundo odio que anidaba en su interior, descubrimos como Elektra intentando demostrar el error de Stick se infiltra en la Mano para acabar con ella desde dentro, solo para acabar al borde de la corrupción definitiva, estatus del que escapa de milagro y solo para convertirse en una brutal mercenaria.

Como ya dijimos el regreso de Elektra se hizo esperar, pero fue tan contundente como se cabría imaginar, la Mano había puesto precio a la cabeza de Matt y aunque tras descubrirlo Elektra se dice a si misma que no le importa lo primero que hace es coger un vuelo a New York, una vez ahí el conflicto esta servido, la tensión entre Matt y Elektra alcanza limites insoportables, y será Heather Gleen (pareja sentimental de Matt por entonces) la que pague los platos rotos por parte de un Matt cada vez más desequilibrado; una vida llena de violencia solo puede acabar de forma violenta y así será cuando Elektra es brutalmente asesinada(¿violada?) por Bullseye deseoso de recuperar el puesto de asesino principal de Kingpin, estatus perdido a mano de la misma Elektra, es interesante analizar el contexto en el que muere Elektra, asesinadas tras perdonar la vida a Foggy Nelson (Miller muestra así que el personaje no ha caído del todo) este síntoma de debilidad preludia su caída a manos de un ser definitivamente amoral y némesis física de su gran amor, Elektra todavía tendría tiempo de arrastrarse para morir en los brazos de su amado, en una de las escenas más tristes y desgarradoras de la historia del género, podía haber acabado aquí, tal vez debería haber acabado aquí, pero Miller tenía otros planes, planes que propiciarían la apertura de la caja de Pandora que tantos dolores provocarían en el autor americano en un futuro.

Tal vez queriendo abrir una puerta a la esperanza en una etapa tan sombría, Miller decidió dar una segunda oportunidad a Elektra, y así la Mano en su afán por encontrara al asesino perfecto (y tras haber perdido a su anterior estilete, Kirigi, a manos de la propia Elektra), trata de volver a la vida a la asesina para tenerla bajo su control, solo la intervención de DD, la Viuda Negra y lo que queda de la Casta evita tal situación, aunque Matt tras ver que es posible salvar a Elektra trata de dar todo lo que tiene para salvarla; sin embargo falla, pero Piedra el último superviviente de la Casta, se da cuenta de que el amor de Matt ha purgado el odio y la maldad en Elektra, tal vez merezca una segunda oportunidad, la siguiente escena que veremos será la de Elektra vestida de blanco en lugar de su habitual rojo sangre, escalado ahora si con éxito la montaña de la Casta, esa misma montaña que años antes se había tornado infranqueable, Elektra estaba pura, era libre, en el que tal vez fuera el único resquicio a la esperanza en una etapa tan genial como sombría, Miller había purgado a SU personaje y le había dado la oportunidad de redimirse por el amor.

Años después Miller aduciría que todo esto había sido puramente simbólico, que Elektra estaba muerta y bien muerta, sin embargo tal vez consciente que su deliberada ambigüedad podía traer problemas de cara al futuro, decidió escribir Elektra Lives Again, obra conocida popularmente como Elektra Dies Again, en la que Miller trataba dejar definitivamente muerta a Elektra (y a Bullseye de paso), pero claro como esto es un negocio, y aunque esta muy bien dejar que el autor superventas se divierta, no lo esta tanto dejar que se cargue a dos personajes con tanto potencial, Marvel saco Elektra Lives Again de continuidad, dejando abierta una puerta, que sin embargo prometía a Miller no usar jamás, y es que Elektra era SU personaje y nadie más debía escribirlo, pero ¡hay!, las palabras se las lleva el viento, y cuando DD llevaba demasiado tiempo sin ser el centro de atención y sin vender en exceso, Marvel decidió dar un vuelco (tanto en forma como en contenido) al estatus del personaje y para ello nada mejor que recurrir al regreso de Elektra usando las puertas que el propio Miller (que monto en cólera) había dejado abiertas.

La saga donde tal evento tendría lugar se llamaría Caída del Paraíso (DD 319-325) y bajo guiones de D.G. Chichester y lápices de Scott McDaniel, Elektra volvería definitivamente, eso si divida en dos, primero la Elektra pura que Matt había salvado, y luego por las acciones de la Mano su parte “malvada” que Elektra asumiría como propia para de esta forma derrotar a la Mano y estar completa.

Desde entonces Elektra a contado con diversas miniseries, dos serie regulares y múltiples apariciones por todo el Universo Marvel (en especial en DD y el Lobezno), pese a esto nadie ha sabido captar la esencia de un personaje tan intrínsecamente milleriano y lo cierto es que sus apariciones has oscilado entre lo mediocre (convertir a Elektra en un personaje convencional debería ser delito) y lo directamente penoso, solo Greg Rucka, consciente de la imposibilidad de seguir el camino impuesto por Miller trato en su momento de evolucionar al personaje, sus esfuerzos y aportaciones sin embargo caerían en saco roto tan pronto dejo de escribir al personaje, y es que en su “segunda vida” Elektra o bien ha sido una “superheroina” casi convencional (durante la serie noventera) aunque dura como el turrón de jijona (como cabria esperar de la época), o bien una asesina mercenaria sin escrúpulos, su actual estatus en el Universo Marvel (surgido tras los acontecimiento narrados por Millar y Romita Jr en Lobezno) la sitúan al frente de la Mano con un ambiguo liderato que le ha llevado a ayudar a DD o a Foggy y también por contra a enfrentarse a los Vengadores, queda por ver como evoluciona el personaje a partir de aquí, pero auque sería injusto decir que no ha habido buenos comics de Elektra más allá de Miller, no lo es tanto señalar que su Elektra y la que ha venido después son personajes bien distintos.

4 comentarios :

Anónimo dijo...

No te has dejado influir por el oscuro lado del fandom en tus apreciaciones y, sin embargo, yo creo que has sabido conservar tu propio punto de vista sin manejar un solo cliché ni descender hacia el rancio formulario de curiosidades que a modo de escaparate sirve para aislar unos elementos de otro. ("¡¡¡TEODIO-TEODIO-TEODIO!!!")
Solo te falta contarnos una cosa, lo que Hernando no hizo con en 'Batman, todo lo mio es misterio'. ¿Porqué los disfraces de DD y ELE son rojos?
Creo que debes imaginar que eres un naturalista filmando al Daredevil día a día, analizando la relación entre sus características físicas, su comportamiento psíquico y sus acciones habituales si deseas averiguarlo.
(Tono-polítono=Doctor Maligno) "¡Jajaja, jujuju, jajaja!"
Ismael, el Tití Ribiera.

[Y cuando te hagan una crítica recuerda esto que escribió Ambrose Bierce:
Crítico, adj. U.t.c.s. Persona que se enorgullece de lo díficil que resulta complacerla, porque nadie intenta complacerla.]

fer1980 dijo...

Bueno el rojo en Elektra esta claro, es un color violento pero también apasionado, simboliza a la perfección lo que es el personaje, sobre DD creo que es más simple, en origen el iniciatico color amarillo era bastante deficiente para un superhéroe y Wally Wood decidio modificarlo tras hablarlo con Lee, con la perspectiva que da el tiempo se puede señalar su vertiente "diabolica" y buscar más simbolismos (Matt es también un personaje violento y apasionado), pero no creo que en origen (al menos conscientemente) el tema tenga más misterio.

Anónimo dijo...

No se trata de misterio.
Violentos y apasionados: sangre y prohibición.
'La mujer de rojo', buena película.
Ismael, el Adefesio enmascarado.

fer1980 dijo...

No he visto esa pelicula, pero esta claro que para Miller el color (o su ausencia) siempre ha jugado un papel narrativo fundamental, no hay más que ver Sin City y sus coloridas mujeres fatales o ese bastardo amarillo, así que esta claro que el color en Elekra si tiene una intención muy buscada, sin embargo pienso que en DD el tema es más producto del azar, aunque luego el paso del tiempo demostraría la validez de la elección.