martes, 15 de mayo de 2007

Batman: Presa de una obsesión.

Publicado recientemente en España, Batman: Presa, es de esos comics que reconcilian con la en ocasiones sobre explotada figura del señor de la noche, uno de esos comics que muestran al icono en todo su grandeza, y que dejan ver a las claras por que estamos ante uno de los mejores personajes de ficción jamás creados.

Un Batman primerizo, un psiquiatra obsesionado y enfermizo, una ciudad en contra, un aliado aislado y desbordado, todo eso y mucho más podemos leer en la saga Batman: Presa, ambientada en la misma época que Año Uno y situada cronológicamente poco después de esta la historia se publico originalmente en Legends of the Dark Knight 11-15 (1990/1991), contando con la labor creativa de Doug Moech a los guiones y Paul Gulacy a los lápices uno de la parejas artísticas más interesante del comic-bock USA, autores entre otras de Shang Chi Master of Kung Fu uno de los comics de mayor calidad de la Marvel setentera.

La historia supone la entrada en la continuidad postcrisis del villano Hugo Strange, villano típico de la excelente galería de Batman, obsesionado con la fuerza y la masculinidad del caballero oscuro, sabiendo que Batman es todo aquello que el nunca podrá ser, decide derrotarlo y humillarlo para tratar de demostrar una superioridad que sabe inexistente, para ello consciente de su incapacidad física contara con la ayuda del sargento Max Cort, policía de pocas luces y buenas intenciones que ve en Batman una figura que ridiculiza y cuestiona la labor policial, y que tras las manipulaciones a las que le someterá Strange acabara tan obsesionado con el murciélago como el propio psiquiatra.

El guión de Moech resulta casi perfecto y calculado al milímetro, con un Batman todavía novato que tendrá que superar una durísima prueba prácticamente en solitario, ya que su único aliado James Gordon tendrá las manos prácticamente atadas ante una policía recelosa de la labor del justiciero y un alcalde consciente del partido político que puede sacar al asunto Batman, a lo largo de la historia, Moech sabe captar y mostrar tanto quien es y por que hace lo que hace el doctor Strange, como quien es Batman, en una visión muy en la línea de la de Miller en Año Uno, historia cuya influencia se deja sentir a lo largo de toda la obra.

Por su parte Gulacy, con un estilo de dibujo de corte realista y con una muy buen narratividad se muestra como el complemento perfecto para el tono urbano y oscuro que Moech imprime al guión, destacara sobre todo su visión de Catwoman, en la breves pero intensas apariciones que el personaje hace en la historia, una Catwoman que transmite, tanto la belleza y sensualidad que se le supone al personaje, como una seguridad en si misma muy notable.

El tomo de Pda viene además acompañado por lo que erróneamente se considera la secuela de Presa, se trata de Terror, historia publicada originalmente en los Legends of the Dark Knight 137-141 (2001), y que contara con el mismo equipo creativo que Presa, se muestra sin embargo notablemente inferior tanto en guión como en dibujo, ambientada cronológicamente poco después que Presa, Terror más que una vuelta de tuerca a la figura de Strange y su obsesión con Batman, supone el análisis de otro villano clásico de Batman, el Espantapájaros, el cual adquiere gran protagonismo a lo largo de la obra, al igual que Catwoman, cuya aparición no esta del todo bien justificada, al ser el Espantapájaros un personaje menos interesante que Strange, y al carecer la historia del carisma y la fuerza de Presa, hacen que Terror sin ser un mal comic, palidezca en comparación con su antecesora, con la que apenas comparte más que la ambientación temporal, esto se nota también en el dibujo donde Gulacy realiza una labor mucho menos redonda que en Presa.

Por último no quisiera terminar esta reseña sin hablar de la edición de Pda, una edición muy, muy buena, 10 comics es tapa dura por 16 euros, es sin duda un buen precio, y se muestra como un claro camino a seguir, una edición de lujo a un precio asumible, lejos de los incómodos y enormes absolutes, o de los carísimos BoM de Panini, este tipo de edición representa para mi lo que ha de ser un comic de lujo, buen papel, buen encuadernado, todas las portadas incluidas y colocadas antes del comic correspondiente, un interesante articulo introductorio, tapas duras y un precio más que adecuando, todo un ejemplo a seguir.

4 comentarios :

tebeonauta dijo...

Coincidimos al 100%. Buena reseña.

fer1980 dijo...

Gracias, Presa es un comic magnifico y más si te gusta esa visión de Batman que para mi es la mejor de las multiples con las que ha contado el personaje a lo largo de su historia.

yagoelmoreno dijo...

Si, la verdad es que Presa me ha gustado bastante, y ese estilo fotorealista en las poses de peleas también. Un clásico.
Pero Terror... uf, sin ser un mal comic preferiría haberme ahorrado el dinero. Es todo demasiado caricaturesco y sobre todo el dibujo (¿que le pasó a Gulacy?)

fer1980 dijo...

Terroe es mucho peor que Presa, si, creo que lo que le pasa a Gulacy es que (además del paso del tiempo claro), el tipo de historia que es Presa, más "realista", más "sucia". se adapta más a su estilo de dibujo que Terror tal vez más clásica desde un punto de vista superhérocio.