lunes, 28 de mayo de 2007

Green Lantern/Green Arrow: La extraña pareja.

De la reciente oleada de “absolutismo” planetario el tomo que más me llamaba la atención (por que los demás ya los tenía) era el de Green Lanyern/Greenb Arrow, tomo que contenía la legendaria colaboración del dúo O`Neil/Adams en al serie, así ignorando las criticas que decía que la historia había envejecido mal o que el formato absolute no le sentaba bien decidí pilarlo, una buena decisión sin duda.

Denny O´Neil, es uno de los guionistas y editores más importantes del comic book USA, autor de legendarias etapas en algunos de los más importantes personajes tanto de Marvel como de DC, su figura esta especialmente unida a la de Batman personaje del que además de guionizar importantes etapas (como la que coincidió con el propio Neal Adams) fue editor durante muchos años, su labor como guionista de mayor o menor calidad, le coloca pese a todo como un nombre de referencia en la historia del comic de superhéroes.

Neal Adams por su parte se trata probablemente y después de Jack Kirby del dibujante de género más influyente en la historia del mismo, autor de etapas míticas en múltiples colecciones tanto de Marvel como de DC, su trazo realista, y sus arriesgadas composiciones le convierten en referencia y maestro para múltiples artistas que llegaron después de él.

En cuanto a los personajes, Hal Jordan el Green Lantern de la Edad de Plata, se trataba ante todo de un policía intergaláctico, miembro de una especie de fuerza de seguridad del universo, su faceta como defensor del sistema, aunque clara y evidente, rara vez había sido explorada en profundidad, Green Arrow por su parte era casi una tabula rasa, sus orígenes algo difusos y su cauterización como una especie de Batman en verde y con flechas dejaba el campo abierto a una posible reinterpretación del personaje en clave progresista en claro contraste con Jordan.

En lo que a la serie se refiere, tras 75 números Green Lantern se encontraba al bode de la cancelación, su relanzamiento en plena Edad de Plata que tanto éxito había tenido en un principio parecía ya agotado, con estas mimbres se decide dar la serie a O´Neil, para que con plena libertad creativa tratase de sacarla del abismo, para ello contaría con la ayuda de un Neal Adams en camino por entonces de convertirse en leyenda, de nuevo nos encontramos ante el típico caso de una serie al borde de la cancelación y un equipo con libertad creativa que crean una serie de comics que pasarían a la historia.(aunque en su momento no salvaría la serie de la cancelación lo que sucedería en el número 89, 14 después de la llegada del dúo, aunque aun quedarían unas pocas historias que complementaria Flash).

Para entender GL/GA en su globalidad, hay que partir de la época en la que estas se sitúan, estamos en los primeros años 70, EEUU atraviesa una crisis moral y de principios rara vez vista antes, por primera una gran mayoría de la población cuestionan al gobierno y sus decisiones, son los años de la guerra de Vietnam, los años de Nixon, del movimiento hippie etc; en este contexto O´Neil decide hacer un comic de superhéroes, en el que se reflejen cuestiones sociales, en el que estas se muestren desde todos los puntos de vista (y no solo desde el favorable al status quo, como venía siendo habitual), y en las que la respuesta nunca sea fácil, para ello jugaría con el contraste entre GA y GL, que representarían visiones opuestas del mundo, uno el progresista que cuestiona el pode establecido, otro el que lo defiende, ambos bienintencionados, ambos equivocados, el poderoso de discurso de O´Neil contendría además claves fundamentales del género, ya que ante todo GA/GL debía ser un comic de superhéroes, pero lo cierto (y como bien afirmo Romita Sr.) el mensaje estaba por encima de la historia.

Los guiones de O´Neil vistos des una óptica actual son algo ingenuos y repetitivos, casi siempre (primero en clave de road movie, luego en clave más urbana) cuentan una historia más desde el punto de vista de GA que no de GL, donde este último descubre que las cosas no son siempre lo que parecen y que el establishment no tiene por que tener siempre la razón, aun así Oliver Queen (GA) también tiene lo suyo, y es que en la que probablemente sea la historia más famosa de la colección, la historia del Speedy drogadicto, se muestra como un Ollie demasiado preocupado por “salvar el mundo” y acabar con las injusticias no tiene tiempo para su ayudante el cual abandonado y olvidado acaba refugiándose en las drogas, de nuevo la historia vista hoy tal vez sea algo simplista pero lo cierto es que además de reflejar el problema de las drogas con mucha mayor crudeza de lo que en su momento se hizo en Spiderman, muestra uno de los grandes males de la izquierda representada por Ollie, demasiado ocupado con las grandes causas se olvida e las personas de su alrededor.

En lo que al dibujo de Adams se refiere, la verdad es que sin hacerlo mal en absoluto GA/GL, no es precisamente su trabajo más destacado, y es que aunque su realismo y su fuerza están ahí, lo arriesgado en la composición y la innovación (dos de sus señas de identidad) están prácticamente ausentes, aun así su trabajo es excelente solo que inferior a otro como puedan ser Batman o X-Men.

A estas alturas la pregunta tal vez sería, si los guiones son simples y el trabajo de Adams inferior al de otros comic, ¿por qué tienen tanta importancia estas historias, y por que merecen la pena hoy en día?, bien la respuesta es bastante sencilla, dejando de lado el incalculable valor histórico y la influencia que estas historias tendrían dentro del género, lo cierto es que pese a su ingenuidad y simplismo, la fuerza del discurso continua incluso hoy en día. 30 años después de su publicación original, un mensaje valiente y claro que permite que estos comics lejos de haber envejecido mal sigan siendo una lectura más que recomendable incluso en pleno año 2007, y es que en una era marcada por el pasotismo y la desgana historias como GA/GL recuerda que aun hay causas por las que luchar, causas a las que con mayor o menor fortuna GL/GA trato hace más de 30 años de hacer frente.

4 comentarios :

lord_pengallan dijo...

Yo estoy dispuesto a pillarmelo menos en absolute. Asi que esperare y esperare y morire sin haberlo comprado.

fer1980 dijo...

A mi el formato absolute no me molesta preferiria otro tipo de formato pero este tampoco es que me desagrade.

lord_pengallan dijo...

Si no pasa nada, es cuestión de gustos. Mi tirria hacía el no es porque han agrandado el original y bla bla bla, sino porque ni es cómodo de guardar ni de leer, que son las cosas más importantes de un cómic.

fer1980 dijo...

No si tienes razón, a mi el formato no me gusta y prefiria mil veces (si se opta por una edición de lujo) que estso comics se publicaran en un formato del palo de Batman: Presa, pero pienso que lo puedo asumir ya que aunque no me estusiasma no es tan pasmosamente caro como los BoME, aunque si es cierto dificulta la lectura.