viernes, 7 de mayo de 2010

Más sitcom: 30 Rock.

Siguiendo con el repaso a las series americanas que veo a día de hoy (y que ya esta apunto de acabar), después de How i met, vamos ahora con 30 Rock otra gran sitcom que se disfruta con ganas.

Si en How i met, gran parte del éxito de la serie se centra en su indisimulado homenaje a Friends (la mejor sitcom que he visto en mi vida) y en la presencia de un personaje tan magnifico como es Barney Stinson, 30 Rock o Rockefeller Plaza en España es una serie mucho más coral que aunque centra gran parte de su fuerza en la química existente entre sus dos protagonistas principales Liz Lemon (Tina Fey) y Jack Donaghy (un Alec Baldwin magistral), va mucho más allá siendo mucho más coral, compleja, valiente, original y hasta inteligente que aquella.

La serie narra las tribulaciones de Liz Lemon, al frente de un programa de humor en la NBC que de repente ve como se le escapa de las manos cuando llega al mando de la cadena un nuevo y despiadado ejecutivo, Jack Donaghy con múltiples ideas para hacer más rentable el show, ideas que pasan por fichar a una superestrella venida a menos (Tracy Jordan interpretado por Tracy Morgan), relegar a la estrella actual a un segundo plano (Jenna Maronny interpretada por Jane Krakowsky) y aprovechar el show para vender todo tipo de productos de la empresa matriz de la cadena.

El contraste entre Lemon (demócrata, insegura, descuidada en el vestir...) y Donaghy (republicano, seguro de si mismo, impecable en el vestir...) será, como decía, uno de los motores de la serie, pero ni mucho menos el único, el hecho de ser una especie de “metaserie”, sirve a 30 Rock para dar una mirada bastante ácida del funcionamiento interno de una cadena de televisión, de la creación de los guiones (impagables, a la par que surrealistas esas “reuniones creativas” en las que los guionistas dicen lo primero que se les pasa por la cabeza...tenga o no sentido) o de las superestrellas (con un Tracy Jordan tan obsesionado por no salirse del papel que se espera que haga que roza el esperpento o una Jenna tan insegura como egoísta, que necesita constante apoyo y atención pero que cuando triunfa solo piensa en ella misma), la serie juega con situaciones absurdas no pocas veces surrealistas, resueltas siempre con bastante inteligencia y sobre todo con mucho dinamismo ya que 30 Rock es una serie en la que nunca dejan de pasar cosas, contando diversas historias paralelas en cada episodio y consiguiendo que el espectador no se pierda en ningún momento.

30 Rock es pues, una sitcom totalmente distinta a las otras dos que sigo a día de hoy (How i met y The Big Bang Theory), una serie con inventiva, dinámica, que apenas te deja respirar, llena de homenajes (directos o indirectos, no son pocos los famosos que pasan por la serie, destacando el genial episodio de Seinfield) y que se ríe de todo y de todos (incluso de si misma), pero sin embargo la serie me hace reír mucho menos que las otras dos, quizá se deba a que pese a su estilo tan diferente de lo que se puede ver en este tipo de series cae en un cierto convencionalismo (la manera en al que evoluciona la relación entre Lemon y Donaghy) que no la beneficia precisamente, además muchas de sus referencias son tan americanas que pese a lo invasivo de esa cultura no siempre resultan fáciles de pillar, pese a todo 30 Rock es una serie hilarante, tal vez sea la sitcom que menos me gusta de las que sigo, pero teniendo en cuenta que me gusta mucho queda claro (al menos para mi, vaya) que el momento dulce de la ficción televisiva americano no ha pasado de largo de uno de los géneros más reconocibles de la pequeña pantalla.

3 comentarios :

Mythos dijo...

La serie en sí es correcta pero la verdad es que no engancha como con How I Meet Your Mother quizá por lo que dices del convencionalismo. El caso es que no tiene un humor tan punzante, es más bien referencial e inteligente, y el humor inteligente sino se le aplica ritmo y mala leche acaba por no funcionar. En mi caso, además, no soporto al personaje de Tracy Jordan, es el tipico personaje afroamericano tan habitual en el cine que se hace cansino. Pero bueno, sólo llevo seis capítulos, habrá que ver como evoluciona porque aún no he asistido a ningún capítulo de esos con invitados especiales.

lord_pengallan dijo...

Coincido contigo sólo que para mi 30 Rock es invatible hoy por hoy. A mi me parece mucho más convencional la de tu madre. Más clichés, convencionalismos, lugares comunes y tal en la de tu madre es imposible.

Estoy de acuerdo en que no te partes el culo con la serie, pero es porque siempre te deja descolocado, te mete el chiste cuando no te lo esperas y, claro, no te ríes porque te quedas boquiabierto. Además, 30 Rock esta mucho mejor interpretada y realizada. De acuerdo en que la relación Lemon-Donaghy choca contra el espíritu de la serie, pero son una gran pareja.

Lo que le pasa a la serie es que es rara y etnocentrista. Es menos cosmopolita que la de tu madre. Es más difícil empatizar con ella (la serie de tu madre es para los que rondan los 30, la de 30 Rock es para los que rondan los 40).

Pero aquel episodio del equipo de beisbol infantil, el episodio del noble europeo que viene de una familia tan endogámica que es su propio primo, lo de Seinfeld, el doctor espacial, etc. son cosas impagables y lo mejor que se ha visto en una sitcom desde los mejores momentos de los Simpson.

fer1980 dijo...

Mythos, tal vez tengas razón en que su humor no es tan punzante, tan politicamente incorrecto como debiera ante el tipo de humor que al serie hace, pero en todo caso a mi me parece muy buena.

Lord, si es verdad que How i met es más convencional, pero al ser más fácil identificarte con sus personajes, y que su humor es más universal, disfruto más viendola, creo que como dices la serie es demasiado etnocentrista, pero aún así, es grande, muy grande.