jueves, 9 de agosto de 2007

El Fin de los 4 Fantásticos, o por que Alan Davis es tan bueno.

Bueno recupero una reseña que hice en su día para comixaría de uno de los comics Marvel que más me han gustado este año, Los 4 Fantásticos: El fin, trabajo que como deja a las claras el tendencioso titulo que he puesto al post me ha gustado bastante.

Serie limitada de 6 números en origen Panini ha tenido a bien publicarla en nuestro país en forma de tomo recopilatorio en concreto en formato 100% Marvel por la “módica” cantidad de 12 euros; cierto es que en este caso al ser un proyecto especial fuera de continuidad y tal, entiendo mucho mejor el formato que en el caso por eemplo de Iron Man.

Dejando de lado las cuestiones editoriales, el comic supone el reencuentro de Alan Davis con los 4 Fantásticos, tras su más que fugaz paso por la serie (apenas tres números) durante el proyecto Heroes Return en lo últimos años 90, dode trabajo bajo guiones del ínclito Scott Lobdell.

Enmarcado dentro de los proyectos que la Casa de la Ideas lleva años desarrollando en torno al hipotético final de sus principales héroes, Los 4 Fantásticos: El Fin marca una clara línea diferenciadora con respecto a anteriores proyectos de este estilo, y es que mientras que personajes como Lobezno, Punisher, Hulk o los X-Men habían contado con los guiones de autores que ya había dejado huella en el pasado de esos personajes, no sucede así en los 4F en cuya serie Davis había elaborado el apenas testimonial trabajo mencionado más arriba.
Leída la historia, sin embargo, solo queda reconocer que Marvel acertó de pleno, y es que un Davis motivadísimo, realiza un trabajo que si llegar a las excelencias de la maravilla que es JLA: El Clavo, si las roza y es que Davis plantea un relato en el que aunque el foco esta centralizado (como no podía ser de otra forma) en la primera familia marvelita, supone un relato final sobre todo el Universo Marvel.
Davis nos realiza una historia plenamente cósmica, en la que debido a una desgracia acaecida en el pasado por la labor del Doctor Muerte, los 4F se ha separado, Johnny (que por fin ha dejado de ser el sempiterno adolescente) es el líder ahora de los Vengadores, Ben vive en Marte con Alicia y sus hijos, Reed se encierra en sus investigaciones cercenado por un sentimiento de culpabilidad que le ha alejado de Sue la cual lleva años en busca de una quimera para corregir el pasado, el mundo que nos presenta Davis, es un mundo al que definitivamente Reed ha contribuido a mejorar con impresionantes avances tecnológicos y en el que la Tierra se encuentra a salvo de invasiones extraterrestres gracias a un acuerdo de “cuarentena” intergaláctica, que busca tanto la defensa del sistema solar, como la no ingerencia de sus héroes en los asuntos de los demás planetas.
Conspiraciones políticas interplanetarias (no todos están de acuerdo con esa cuarentena, sobre todo teniendo en cuenta los avances tecnológicos de Reed) acción sin freno, buena caracterización de personajes, Vengadores, Namor, la Zona Negativa, los Inhumanos, Galactus (en una aparición tan espectacular como excesivamente forzada)… es decir prácticamente todos los elementos que han hecho grandes a los 4F tiene cabida en esta obra, una obra con un final que enlaza y recuerda al final dado a los X-Men por Claremont en X-Men: El Fin, (en un típico happy end davisiano, que si embargo aquí puede no serlo tanto con el regreso del Doctor Muerte), y que hacen de los 4F: El Fin, una lectura más que entretenida, que recuerda que usando las herramientas más básicas del género y teniendo conocimiento y respeto sobre los personajes todavía se pueden hacer grandes comics.
Desde el punto de vista gráfico la obra es apoteósica, un Davis magnifico elabora un trabajo sobresaliente, en el que su habitual capacidad narrativa y estilo claro añade una espectacularidad muy de agradecer que hacen que el comic se convierta en una de las sorpresas más agradables del año.
Para finalizar solo quisiera felicitar a Marvel por su actitud hacia Davis, y es que lejos de “castigarle” (obligándole con ello marchar a DC) tras su abandono de los X-Men, la editorial consciente de la importancia y valía del autor (Davis es algo así como los telediarios para la tele, puede que no se el programa más visto pero unos buenos servicios informativos dan prestigio a la cadena) ha procurado tenerlo contento y tras este proyecto en el horizonte asoma el retorno de Clandestine uno de los mejores comics de la Marvel de los 90 que ahora su autor tiene la posibilidad de recuperar.