lunes, 25 de julio de 2011

Historia de un hombre sin miedo especial: Cruces con Tierra de Sombras I.

Todo crossover que se precie de serlo cumple a día de hoy dos premisas: o implica a varias series regulares que se cruzan o genera toda una serie de derivados con mayor o menor grado de implicación con el mismo, Tierra de Sombras  pertenece a estos últimos.

Transformar el concepto de Daredevil al frente de La Mano en un mega-crossover sirvió a Marvel para relanzar/presentar una serie de héroes urbanos con los que Daredevil podía interactuar, dentro del primer grupo, de los personajes que se podían relanzar entraba de lleno El Caballero Luna, en el segundo lo hacía el nuevo Power Man.

El Caballero Luna creado en los 70 e inicialmente concebido como enemigo del hombre lobo marvelita se transformo pronto en un suerte de Batman marvelita que se diferenciaba sobre todo (además de por su origen mitológico, influenciado por el panteón egipcio) por sus múltiples personalidades que le situaban al borde de la esquizofrenia.

Más conocido sobre todo por ser el vehículo que permitió a Bill Sienkiewicz desarrollar su talento, pasando de ser un prometedor imitador de Neal Adams, a un revolucionario artista integral de marcada personalidad, el Caballero Luna ha conocido a lo largo de su ya extensa trayectoria no pocos relanzamientos y revisiones, precisamente tras Shadowland llegara un nuevo intento con Brian Michael Bendis y Alex Maleev al frente, un intento que tiene una suerte de prologo en la miniserie de tres números Shadowland: Moon Knight, recopilada en España por Panini en un tomo bajo el titulo de Tierra de Sombras: Caballero Luna.

Realizada por los casi desconocidos, Gregg Hurtwitz a los guiones (al parecer novelista del cierto éxito allende los mares) y Bong Dazo a los lápices, la miniserie, en la que Daredevil y todo el asunto de Shadowland tiene un papel relativamente marginal, sirve más que nada para cambiar el status quo del personaje, o mejor dicho para volver a un estatus anterior que permita jugar con más facilidad con el mismo de cara al futuro, así la claridad del objetivo con el que nace la miniserie y el control editorial que ello implica, no permiten mostrar si Hurtwitz tiene talento para esto o no, aunque si uno hubiera de juzgarlo solo por esta miniserie lo cierto es que cabrían serias dudas, no ayuda claro el trabajo de Dazo, que busca una espectacularidad de la que carece con una artificiosa planificación de página muy influida por lo peor de los 90.

Escasa caracterización de personajes, excusa argumental con bases poco solidas, dramatismo forzado, trucos de guión que se ven venir de lejos y dibujo no demasiado logrado, hacen que esta miniserie, lejos de cumplir su objetivo de generar interés de cara al futuro relanzamiento, consiga justo lo contrario, aunque claro, esta por ver la influencia real de esto en el trabajo de Bendis y Maleev, influencia que en todo caso intuimos como escasa, así que, y aún a riesgo de mourinhizarse en exceso solo cabe preguntarse el porque Marvel decidió lanzar una miniserie como esta.

Como escaso consuelo cabe destacar que la edición de Panini al menos incluye un número, el 13 del la primera cabecera del Caballero Luna, un encuentro entre este y Daredevil, en el que Doug Moech no hace su mejor trabajo, (un típica batalla entre héroes por una confusión, que acaba en alianza para derrotar al Bufón) pero que permite ver a Sienkiewicz en plena evolución, todavía bastante “normalizado”, pero ya con algunos apuntes de lo que hará luego, una pequeña joyita sin duda.

Más interés merece sin duda el proyecto dedicado a la presentación de un nuevo personaje, Power Man, claro que aquí las apuestas eran más seguras, ya que su guionista Fred Van Lente ya había demostrado su buen hacer en series como Hércules o Lobezno: Primera Clase, más desconocido es Mahmud Asar, dibujante de la miniserie, mucho más agradable a la vista que Dazo, con estilo más clásico y menos recargado.

La miniserie Shadowland: Power Man, ahora de cuatro números y recopilada en España por Panini en el tomo Tierra de Sombras: Power Man, presenta un nuevo Power Man, que retoma el nombre que hace ya tiempo dejara Luke Cage (supongo que en todo esto el copyright del nombre habrá tenido algo que ver), y lo enlaza con este además al tratarse de un héroe de alquiler que cobra por el uso de sus poderes, retomando también el clásico Power Man & Iron Fist (pareja que se volvió mítica a finales de los 70 principios de los 80, con una colaboración que se acerco al centenar de números y que ha seguido con los años) ya que los poderes del nuevo personaje tendrán mucho que ver con los de Danny Rand, que a lo largo de la miniserie jugará un papel clave que le llevara a ser, o bien el mentor del nuevo Power Man, o bien su principal enemigo.

La miniserie tiene Shadowland apenas como telón de fondo, como la permanente amenaza de La Mano en La Cocina del Infierno como desencadenante de gran parte de la acción, en realidad Daredevil apenas si sale unas viñetas, sin embargo el origen y las motivaciones del nuevo personaje si tendrán sus raíces en lo sucedido en la etapa Diggle en el cuernecitos, en concreto en el especial que la abre, The List: Daredevil.

Van Lente realiza aquí un trabajo eficaz creando un nuevo personaje que toma sus bases tanto de Cage (sus orígenes sociales) como de Rand (sus poderes) y que se sitúa muy a pie de calle con un entorno de personajes bastante interesante y con mucho potencial, Van Lente aprovecha para recuperar multitud de enemigos del clásico dúo marvelita, que ahora parece que formarán parte de la galería de enemigos del nuevo personaje, queda por ver que tiene pensado Marvel para este, pero su presentación ha resultado bastante entretenida mostrando un personaje que puede dar jugo en el futuro, veremos.