lunes, 19 de octubre de 2009

DMZ: La guerra oculta.

Sigo reseñando por aquí mis últimas lecturas “vertiginosas”, sello que últimamente entre Scalped, Fabulas, Northlanders o este DMZ está atravesando un momento muy interesante.

Quinto tomo de la colección en nuestro país que recopila lo números 23 a 28 USA de una serie que ya se ha anunciado va acabar en el número 60, por lo que este tomo representa más o menos lo que será el ecuador de la colección.

La última vez que escribimos por aquí sobre esta serie ya decíamos que más que en el conflicto en sí, se estaba centrando sobre todo en las consecuencias para la gente de una guerra civil, dentro de la (mal) llamada Zona Desmilitarizada, la diferencia clave con respecto a esto en este tomo es que aunque mantiene el mismo enfoque, prácticamente prescinde del que hasta ahora ha sido el principal protagonista, el periodista Matty Roth, cronista de esta DMZ y que había sido nuestros ojos y oídos en el conflicto.

Así los seis números que componen el tomo nos narran las vicisitudes de seis personas cuya vida ha cambiado radicalmente con el conflicto: un grafitero que se niega unirse a ninguno de los dos bandos en guerra, pagando un alto precio por ello, pero no sin antes lograr su sueño de rebeldía y libertad, una terrorista suicida a la que Matty salvo la vida y que ahora no sabe qué hacer con ella, un mafioso que ha conseguido una solida base de poder con la guerra y que ya tiene planes para cuando esta acabe, una periodista, amiga y amante de Matty, que pagara cara su independencia, un disjokey que piensa que no vale todo por el éxito ni siquiera en un contexto así y un hombre que encuentra su destino cuando creía haberlo perdido todo.

Algunos de estos personajes han sido, son o serán vitales en el devenir de la trama, otros en cambio salen por primera vez aquí y es difícil saber si los volveremos a ver, sin embargo todos ellos, sus historias, sus vidas, sus luchas, contribuyen a enriquecer el enorme mosaico de DMZ una obra que desde el principio viene centrándose en las personas en su lucha por identidad e independencia en medio de un conflicto que amenaza con borrarlo todo, en este aspecto, y aún teniendo todos los números que componen el tomo un elevado interés, tal vez la primera historia la del grafitero simbolice muy bien el espíritu del comic, estamos ante alguien que se niega a hacer lo que quieren de él, que lucha por su independencia, esto tendrá importantes consciencias para él pero aun así consigue su propia parcela de triunfo de libertad, algo que nadie le podrá quitar, son estas pequeñas historias, estas pequeñas victorias, en medio de tanta desolación, lo que hace que en DMZ se cuele de vez cuando una nota de agrio optimismo que contrasta con el horror del contexto en el que se sitúan, pero que permite tener esperanza al saber que aún hay gente dispuesta a no rendirse.

En cuanto a los autores a los guiones sigue Brian Wood, autor también de las portadas que como siempre en Vertigo son un claro elemento diferenciador de la obra, en cuanto a los lápices además del dibujante regular, el magnifico Riccado Burchielli tenemos a Danijel Zezelj habitual colaborador del sello en obras como Loveless, o a Nathan Fox, los cuales cumplen a la perfección pero sin llegar al nivel de Burchielli.

La Guerra Oculta viene así a confirmar la gran calidad de una serie que aunque lejos de la epicidad de Northlanders o de la solvencia de la trama y el entorno de Scalped, mantiene un una enorme regularidad y una solidez a prueba de bombas.

En cuanto a la edición de Planeta pues bastante bien la verdad, una solida encuadernación en rústica, con las portadas en su sitio (antes de cada comic), sin fallos apreciables y con un precio de casi 13 euros bastante asumible, una edición sobria y sólida para un comic sobrio y solido, poco más se puede pedir.

9 comentarios :

guevillos dijo...

venga va, seré el primero en romper el silencio, si y no, en general estoy de acuerdo contigo en lo que comentas sobre esta serie, pero eso si, este tomo me ha parecido muy muy flojito, casi que hubiese sido mejor para planeta sacar el siguiente tomo mucho antes, antes de que la gente se arrepienta, pk con la bajada de intensidad de este tomo habrá gente que se pueda pensar el dejar la coleccion.

fer1980 dijo...

Pues a mí este tomo me ha gustado mucho, sobre todo el primer número, el del grafitero, en lo que si coincido contigo es que Pda debería darse un poco más de prisa con los tomos, que hay material suficiente inédito.

guevillos dijo...

A mi el balance global del tomo me parece flojo, aunque haya alguna historia interesante, sobre lo de la cadencia, lo ponia mas por el nivel de intensidad de este tomo que porque me moleste que salgan dos o tres tomos al año, la verdad es que no llevo demasiado mal la cadencia de la serie, pero en este caso, si que lo he notado mucho, quizas sea que este tomo se aparta de la historia principal...

fer1980 dijo...

Para diciembre ya esta anunciado un nuevo tomo, a ver que tal.

leox dijo...

Uno que se desengancha de esta colección despues de leer este tomo. Quitando lastre de cosas que me han dejado de interesar. Con lo bien que pintaba todo al principio...

guevillos dijo...

cuidadin, que al parecer la historia se pone muy bien con lo que ocurre en el siguiente tomo, por eso mismo decia que planeta debió de sacarlo antes.

fer1980 dijo...

No se, pues a mi el tomillo me ha molado lo suyo, creo que cuenta cosas importantes para la serie además de interesntes y por supuesto tengo muchas ganas de ver como sigue.

charlie furilo dijo...

no he leido este tomo pero si los anteriores y sin ser una obra maestra, si que me parece una serie entretenida y con ideas muy interesantes, y sobre todo mucha crítica al modo de actuar de los USA en política internacional (con la particularidad de que en este caso, el problema lo tienen en su propio país).

Saludos.

fer1980 dijo...

Si opino igual, es un comic muy solido, no una obra maestra, cierto, pero esta muy bien concebido y merece lapena.