jueves, 15 de mayo de 2008

Novela grafica, ¿mera semántica?

El concepto de novela gráfica lleva siendo polémico casi desde su nacimiento, para unos se trata meramente de comics más largos, para otros es algo muy distinto al comic tradicional, sea como sea el concepto ha vuelto a generar una interesante polémica a raíz de un muy discutido articulo publicado en 20 minutos.

Lo cierto es que ya antes de tal polémica tenía pensado escribir un poco sobre el concepto de novela gráfica, sobre todo a raíz de la relectura del libro Eisner/Miller, donde Will Eisner creador del concepto continuaba mostrándose como un firme defensor del mismo.

Más allá de la estéril polémica sobre si una novela gráfica es o no un comic (por supuesto que lo es) lo más destacable del asunto es para mi la vigencia del termino, surgido en una época en la que el comic seguía siendo visto como algo para niños y con connotaciones un tanto peyorativas, Eisner busco con el concepto “novela gráfica” expandir los horizontes (sobre todo comerciales) de un medio de expresión que seguía siendo muy mal visto, el concepto nacía asociado a una serie de claves, se editaría en formato álbum, sería un historia completa y tendría una temática más “adulta” (como siempre que es adulto y que no requiere muchos matices, y una discusión también muy interesante, pero que desde luego no es el objeto de este post), de la que se suponía que normalmente se podían leer en los comics, Eisner buscaba una equiparación a la literatura en forma y fondo, su discurso valido tal vez en una época de desprestigio y arrinconamiento cultural, es hoy bastante cuestionable.

Hoy en día la potencialidad del comic como medio de expresión es innegable (o al menos lo es por cualquiera con dos dedos de frente), el comic poco a poco ha ido ganado ese reconocimiento social que hace que ya no sea visto como un medio meramente infantil, (lo cual no quiere decir que no haya comics infantiles, por supuesto, igual que hay cine infantil, libros infantiles etc), si no como un mecanismo valido para contar cualquier tipo de historia, estando las cosas así, ¿qué sentido tiene hoy en día el termino novela gráfica?, bueno, creo que en gran medida el uso y abuso del mismo viene por lo remantes que subyacen del pasado arrinconamiento cultural, así cuando un comic como por ejemplo Watchmen viene a mostrar el inmenso potencial del medio, este comic es descrito no como tal, si no como novela gráfica, es igual que originariamente se presentara serializado en doce números, Watchmen es una novela gráfica no un comic, 300 es una novela gráfica, V de Vendetta es una novela gráfica, y sus adaptaciones cinematográficas son adaptaciones de novelas gráficas, no de comics, al contrario que lo que sucede con Batman, Spiderman o Iron Man, esos si son comics, y sus adaptaciones si son adaptaciones de comic.

Este remanente de desprecio viene a decir algo así como que las novelas gráficas son literatura, no son comics, están por encima, mientras que los comics en si son mero entretenimiento mero escapismo, esto sería como decir que El nombre de la rosa si es una novela mientras que Harry Potter es un ente extraño, a nadie se le pasa eso por la cabeza, ambos son novelas, unas mejores, otras peores, unas dirigidas a un público, otras u otro, pero nadie cuestiona lo que son, cuando la prensa generalista se acerca al comic sin embargo y por muy de moda que este hoy en día, ese lejano desprecio todavía subyace en cierta medida, es como si negara al comic la potencialidad de crear obras como Watchmen o 300, así que por fuerza, obras así no pueden ser comics, han de ser novelas gráficas.

Debajo de todo esto subyace además el eterno desprecio por el mero entretenimiento, como si la evasión, el pasar un rato entretenido, fuese algo malo, por eso una peli de acción rara vez ganara un Oscar, y por eso Iron Man es un comic y Watchmen una novela gráfica,, sea como sea, y pese al indudable avance que a nivel de reconocimiento social el comic ha experimentado a lo largo de los últimos años, esta claro que todavía queda mucho por avanzar para que la gente se de cuenta de que el comic como medio de expresión, al igual que el cine, al igual que la narrativa, es lo suficientemente rico como para que en el quepan historias de genero negro y slice of life, mero entrenamiento y reflexiones más profundas, western clásico e historias de zombis, y así hasta un largo etcétera, teniendo como denominador común el que independientemente del formato, todo es comic...aunque se le trate de disfrazar de otra cosa.

11 comentarios:

uV3 dijo...

Estoy de acuerdo contigo, eso de llamr novelas gráficas a los cómics me parece una santa bobada, hecha con el mero fin de acerar los cómics al público en general para que parecieran mejores. Eso el cómic no lo necesita, sabe vivir por sí solo sin estas memeces que lo único que hacen es confundir a la gente. Salu2.

Etrigan dijo...

A mí me encanta la denominación de cómic.

Cuando digo: Yo leo cómics, no me ruborizo. Pero hay quien necesita decir en plan suoerpijomegaguayprogre: Yo leo novelas gráficas... 'Es que soy tan intelectual...!

JLE dijo...

En PAMMHG! también se inició la discusión gracias al articulito de marras, así que copypasteo:

A mí este tema me toca un poco bastante las narices, por no decir otra cosa. Yo leo cómics, tebeos..., llámalo como quieras. Que ahora a cuatro enterados marcadores de tendencias a los que les da vergüenza reconocer que leen tebeos (es que si no, perderían el status de gente cool) y utilizan el término de marras para parecer unos intelectuales, pues allá ellos. A mí no me hace falta que el cómic salga del ghetto, que tenga un gran reconocimiento o lo que sea. Yo leo cómics porque me gustan. Que al de al lado le parecen infantiloides, una cosa de niños, pues allá él. Pero es que, en general, el que usa el término novela gráfica es el gafapasta (anteriormenete conocido como cultureta) que fagocita todo lo que en un determinado momento está de moda en el circuito en que se mueve, pero que a los cuatro días abandona de la misma forma en que se inició en el tema.

Y matizo, con gafapasta no me refiero al lector de europeo, independiente y todo eso, sino al típico cultureta de palo, muy bien retratado en los suplementos de los periódicos, que siguen lo que les dictan sus "popes", pero tan pronto como lo inician, lo abandonan por el nuevo dictado que se les marca. Yo lo que critico es esto: leo cómic porque está de moda, como una pose. Pero cuando me digan que está de moda el punto de cruz, despotricaré de los cómics que me he comprado y me lanzaré de cabeza al punto de cruz.

Perdón por el tochal (como los de Planeta xD).

Ismael Fancito. dijo...

Voy a crear una asociación de amigos del 'Romance gráfico' para desacreditar el término novela gráfica. Nuestro objetivo es que la denominación 'Romance gráfico' sea admitida por la RAE, y con este fin hemos preparado una campaña de concienciación entre todos los novelistas españoles que se han asomado alguna vez a la televisión.
Aunque ya el hecho de optar por la palabra 'romance' en vez de el vulgar y aún escasamente delimitado vocablo 'novela' nos otorgará, merced al automatismo reptiliano que aún opera entre los rehenes de la idea lengua/mapa/frontera/patria, la simpatía de los momios de la RAE, no hemos querido dejar nada al azar y gratificaremos a sus miembros con una sesión gratuita en el callista particular de su Majestad Real don Ronaldo McDonald. ¿De qué estarán hechas sus salchichas?
"¡El reinado del 'Romance gráfico va a llegaaar!"

[A ver si escaneo un día viejos editoriales de revistas de historietas que amenazaban al personal con los más sugestivos nombres dados al tebeo.]

Ismael Fancito. dijo...

Yo creo que el problema que planteaba el artículo era otro bien distinto más asquerosillo y siniestro: ¿por qué ese gasto en papel?
Una cuestión que afronto cada día frente a mi buzón.
Es normal que los periodistas y los órganos massmedieros tiendan a utilizar el término novela gráfica pues la presión y el control al que están sometidos les es irradiado desde las alturas. Y este es el secreto de toda institución escolar: simular ser educativo, cuando apenas hace algo más que distribuir, crear y promover constantemente nuevos seguidores y tener brillo.
Por aquellas alturas, el tebeo espera en un mismo escalón junto al cine que no puede ser cine, las series de televisión y los chistes del No te rias que es peor, a que lleguen poetas y novelistas que lo desmiguen para su uso personal. Este es el escalón de la subliteratura que a mí nunca me ha molestado pues se trata del mismo cajón al que acuden los que quieren encontrar algo vivo (actual) para la literatura. Gente que se ensucia las manos y que, muy raramente, se preocupará del nombre o el mote con que las instituciones para el control del conocimiento victimizan objetos e ideas.
No me parece preocupante que utilicen lo de 'novela gráfica' y que hasta lo separen del cómic diciendo algo así como que es su adultez o su pleno desarrollo. Todos los tablaos son buenos para danzar y si alguien se lee más de dos novelas gráficas de aquellas, no le quedará más remedio que reirse al cuestionarse la razón de esa denominación o hacerse el mudo y seguir leyendo. El tebeo sale ganando de todos modos.
Eso sí, el que quiera tirar de 'novela gráfica' tendrá que explicar primero que tipo de novela ha escogido y cuantas otras ha desechado. De lo contrario danzaré a su alrededor desnudito, esmendrellado con su persona y luciendo una gran erección.
- ¡Camarero... Dos de novela gráfica y un pincho morrocotudo!
¿Y la novela con o sin alioli? ¡Arsa, chiquillo! TACATA-TACATACA

[Os dejo que está entrando mucha gente en el bar... digo en la librería y hay que atenderlos a todos, incluso, a los desangelados. ¡Diooos, hay que ver lo que pesa la maldita bata de cola de la novelas gráfica! ¡Todo sea por el arte!]

Etrigan dijo...

¡¡Romance gráfico!! Qué magnífica denominación, todo un hallazgo Ismael. Romance gráfico a todo color protagonizado por Lord Greystoke, alias Tarzán, escrito e ilustrado por Sir Joe Kubert. Eso es cultura decimonónica, Palabras Mayores.

Ismael Fancito. dijo...

Como me gustaría ir al próximo Salón del cómic de Barcelona vestido con uno de esos vestidos de sevillana con viñetas del Maus y el Wathcmen en vez de lunares, peineta y grandes pendientes de plástico fucsia, castañuelas... Imitaría a Eva La Yerbabuena (creo que era ella) cuando bailó sujetando con las dos manos un libraco enorme de Cervantes que yo cambiaría por un absolute.

Bruce dijo...

Yo prefiero "la cosa del tebeo"

fer1980 dijo...

Ja romance gráfico, buen termino, aunque como Bruce prefiero "la cosa del tebeo", por lo demás más allá de que algunos pretendan diferenciar los comics de las novelas gráficas como entes separados, cuando evidentemente no lo son. lo que yo me cuestiono es la validez del termino en si, y más hoy en día.

Jaime Sirvent dijo...

Lo de Novela gráfica es más un eufemismo comercial que otra cosa, y sigue siendo triste que se tenga que recurrir a artificios de este corte para que la consideración social del cómic mejore. Lo que me parece repugnante sobre todo es que se diga que la novela gráfica no es cómic, ese rollito de: " no son cómics para niños, son novelas gráficas". Parece que haya que escupir sobre el cómic e inventarse otro nuevo vocablo para vender más, triste pero cierto.

fer1980 dijo...

Pues si Jaime, parece como si leer novelas gráficas fuera mejor que leer comics, cuando es lo mismo.