martes, 5 de junio de 2007

Batman un año después, vuelta a empezar.

Aun no han acabado las Crisis Infinitas y ya estamos con el famoso One Year Later, en este caso con el de Batman, fascinante personaje que salvo contadas excepciones no ha sido todo lo bien tratado que debiera desde la relativamente lejana época de Brubaker- Rucka.

Publicada por Pda en un bonito y no demasiado caro (13 euros por 8 números esta bastante bien) tomo, Batman: Un año después, supone un nuevo trabajo para el Universo DC del más que interesante James Robinson, autor que debido a sus ocupaciones en otros medios no se prodiga tanto como nos gustaría en un género donde a lo largo de los años ha ido dejando perlas innegables, como JSA: Edad de Oro, los primeros números del volumen de la JSA actual (la que esa a punto de acabar con Pda) y sobre todo con su multipremiada Starman, en lo lápices contara con la labor combinada de Don Kramer y Leonard Kirk conocidos sobre todo por su funcional (aunque algo soso) trabajo en la JSA, el tomo recopila los ochos números (cuatro de Batman y cuatro de Detective Comics) que a lo largo de 4 meses supusieron en los USA la saga One Year Later, donde se narraba el regreso a Gotham del Caballero Oscuro y Robin tras un año de ausencia, causado por los acontecimientos narrados en Crisis Infinitas.

Varios puntos son destacables en este tomo y por desgracia la mayoría negativos, el regreso de Batman a SU ciudad trae consigo un relativo cambio de actitud de un Batman, que en los momentos previos a las Crisis Infinitas se encontraba al borde del desquiciamiento por los sucesos narrados en Crisis de Identidad, Proyecto Omac, Juegos y Crímenes de Guerra y la saga de Capucha Roja, todos estas sagas habían dejado a Batman sin aliados, enfrentado a la policía de Gotham, y desconfiando de los que había llegado a considerar sus amigos, y es que el paranoico supremo había descubierto que realmente le estaban persiguiendo, esta amargura y soledad, da paso en Batman: Un año después, a un Batman mucho más amable (relativamente, no en vano estamos hablando de Batman) consciente de sus errores, y dispuesto a dar segundas oportunidades, un Batman de nuevo junto a un Robín que le ilumina apaciguando su oscuridad, y por tanto un Batman más icónico (bajo el prisma de que se recuperan algunos elementos fundamentales de su leyenda) y más cercano en cuanto a tono (desgraciadamente muy lejos en cuanto a calidad) del Batman que podemos ver en Las aventuras de Batman.

Robinson plantea una aventura de corte detectivesco a la vez que pasa revista a algunos de los más destacados villanos de la galería del murciélago, todo encaminado a restaurar el status quo de uno de los más grandes villanos de esa galería Harvey Dent, Dos Caras, y es aquí donde precisamente y a mi juicio falla la historia y es que si bien esta es entretenida (aunque de Robinson siempre cabe esperar algo más) y esta bien dibujada (aunque de una forma sosa y de nuevo algo decepcionante), el problema de Batman: Un año después, estriba ante todo en que supone una profunda regresión en lo que ha sido la evolución del personaje y su entorno en los últimos años, una vuelta al status quo no ya previo a Crisis de Identidad, si no previo a la etapa Rucka-Brubaker en la colección, etapa cuyos últimos vestigios Batman: Un año después se encarga de hacer desparecer, en un movimiento parecido a lo que Dinastía de M supuso para la franquicia mutante, Batman da un paso atrás y todo vuelve a estar donde se supone debería estar, pareciera que los últimos años no hubiesen pasado y de nuevo tenemos a Gordon, a la Bat-señal, a Bullock o a Dos Caras como si tal cosa, una autentica lastima por que realmente parecía que en Batman (al contrario que en otros iconos del genero) las cosas que pasaban si tenían su peso y significado, que realmente había cambio y no solo sensación de cambio pero Batman: Un año después demuestra a las claras que las cosas no son así y que las aguas terminan volviendo a su cauce, evidentemente nada de esto es culpa de James Robinson (mero guionista puente hasta la llegada de Dini y Morrison), si no que la responsabilidad es totalmente editorial, pero no deja de ser una lastima que un personaje al que en los últimos años le habían pasado cosas importantes (narradas con mayor o menor calidad, pero importantes), vea como todo eso se deshace simplemente por designios de unas editoriales con demasiado miedo a hacer cosas y cambios permanentes en sus iconos.

Con todo esto ¿merece la pena Batman: Un año después?, depende como se mire, Robinson aunque no esta a la altura de otros trabajos, realiza un guión entretenido de fácil y amena lectura, con un Batman bien caracterizado y unos personajes secundarios bien llevados, es además acompañado por dibujantes cumplidores sin más, que narran bien y acompañan la labor del guionista, así que como historia en si Batman: Un año después sin ser gran cosa puede merecer la pena, el problema estriba en si gusta o no la regresión que el comic supone para el personaje, y eso ya es cosa de cada uno, a mi personalmente no me gusta nada, aunque a estas altura uno ya esta acostumbrado a estas cosas.

3 comentarios :

Ricky dijo...

Es el problema que tienen los personajes de primera linea: las aguas siempre acaban volviendo a su cauce. Una lástima porque algunos de los cambios eran interesantes...

Conner Kent dijo...

de momento esperemos donde va ese rollo "dialéctico" de Batman y su nueva forma de hacer, pero como dice Ricky, a ver cuanto dura. A mi el "nuevo" batman ni me gusta ni me disgusta, de momento solo a la expectativa pero es una buena alternativa, veamos veamos...

fer1980 dijo...

Si bien es cierto que casi siempre en los grandes iconos las cosas acaban antes o despues por volver a su cauce, en Batman, no se parecía distinto, pero al final nada de vuelta estamos que se le va a hacer.

Hombre Conner para mi esta Batman no tiene nada de "nuevo" más bien al reves, pero bueno como bien dices, veremos...