martes, 19 de junio de 2007

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo. Parte XXXIX: En el nombre del padre.

Siguiendo con la retrocontinuidad, si en DD Yellow o en DD The Man Without Fear mostraban distintas versiones del origen del personaje, Daredevil: Father, juega con la figura de una pieza clave en la esencia de Daredevil, su padre Jack “Batallador” Murdock.

Daredevil: Father concebida inicialmente como una miniserie de cinco números, que sin embargo al final tuvo seis, se trata de un proyecto de compleja publicación tanto en los USA como en España, enmarcada en el sello Marvel Knights, la miniserie supuso el regreso al tablero de dibujo del editor in chieff de la casa, Joe Quesada, el cual (portadas aparte) llevaba alejado de los lápices desde su estancia en la serie regular del cuernecitos, las ocupaciones propias de su cargo, y una clara falta de planificación hicieron que la miniserie que empezó a publicarse en Octubre de 2004 no finalizara hasta finales de 2006, un retraso que también afecto a su publicación en España, y es que la miniserie incluida como complemento en la serie regular del personaje tras su renumeración, se publico entre los números 1 y 5 de MK: Daredevil volumen II y no se pudiera concluir hasta el número 13 de la misma que incluiría el sexto número, los retrasos de esta índole que de por si son graves, lo son más en este caso y es que, ¿cómo va a exigir Quesada a nadie que entregue a tiempo si el mismo es incapaz de hacerlo?, en fin….

En cuanto a los créditos la obra cuenta con los guiones y dibujos del propio Quesada mientras que las tintas y el color corren a cargo de Danny Miki (Xtreme-X-Men) y Richard Isanove (Lobezno: Origen), es decir de lo mejorcito de la casa.

La historia que Quesada plantea parte de una idea interesante en la que la figura del padre juega un papel central en la vida de los cuatro personajes que sustentaran la historia, una historia en la que actos heroicos del pasado volverán no como tales si no más bien como pesadillas, una historia sobre las consecuencias de las acciones que se realizan aun con lo más loables fines, y en la que el destino de los cuatro personajes estará entrelazado de una u otra forma por la figura de sus padres.

Estos personajes serán, el propio Matt Murdock cuyo padre trato de inculcarle que estudiara y fuera alguien en la vida, pero cuyos actos le enseñaron todo lo contrario, ya que Matt no ha podido olvidar como Jack fue un en tiempos un mero matón del mafioso local, Nestor Rodríguez “Nero”, poderoso empresario y luchador en tiempos por los derechos de los hispanos en Norteamérica, vio a su padre morir entre sus brazos sin que Daredevil llegara a tiempo de evitarlo, Maggie Farell cliente del despacho de Matt a quien acude en busca de ayuda por haber contraído un cáncer por los productos químicos de una empresa y la identidad de cuyo padre será una de las sorpresas más impactantes de la historia, y Sean Farell marido de Maggie, un antiguo vecino de la Cocina del Infierno que conseguiría salir del barrio y cuyo padre también tendrá un importante relación con Matt, o más bien con su padre.

La historia se enmarca en una ola de calor terrorífica que asola un New York, que se encuentra inmerso en plena ola de crímenes de un asesino en serie conocido como Johny “Cuencas”, por su costumbre de arrancar los ojos a sus victimas mientras aun están vivas, Murdock más preocupado por completar la erradicación del crimen en la Cocina del Infierno (la historia esta ambientada en plena época Bendis, cuando Matt se había proclamado “rey” del barrio) que en otra cosa, no se interesa en lo más mínimo por este asunto, hasta que descubre por la malas que todos los asesinados son o han sido clientes de su bufete, las pistas parecen conducir a Sean, pero las apariencias siempre engañan y la resolución de la trama (de largo lo mejor de la serie, por no decir lo único bueno) dejara a Matt impactado, y agradeciendo a su padre, que pese a haber cometido errores, supo rectificar a tiempo, y finalmente dar esperaza a Matt.

Antes de llegar a todo esto, han pasado 6 largos (no por lo mucho que hay que leer, si no más bien por lo aburrido de lo que se cuenta) números en los que Quesada, dispuesto a marcar diferencias con su anterior etapa dibuja a un Daredevil masivo (nunca mejor dicho, a veces parece más Hulk de rojo más que DD), abusa de las pantallas de televisión como hilo conductor de la historia e inventa a un patético grupo de superhéroes nuevo Los Santeros, dirigidos por Nero y cuyas apariciones más allá de lo ridículo de vestimentas o actitudes solo sirven para ver a DD vestido de samurai y cargando contra ellos sobre una moto con una lanza cual caballero medieval (sic), la historia en si parte de una buena idea y el final es impactante, pero su desarrollo lento y anodino, su dibujo totalmente erróneo para lo que se supone que es DD, y su casi total falta de planificación que hace que muchas veces parezca que las cosa pasan por que si, hacen de Father poco más que un experimento visual de manos de un Quesada desbocado que en abusa de splash pages y de recurso estilísticos que solo complican la lectura, en definitiva DD: Father se trata de una obra mediocre que no solo podía haber sido contada en lo cinco números inicialmente previstos si no que incluso así sobrarían números…cinco por lo menos.

2 comentarios :

Gloria dijo...

A mi "Padre" me pareció que se ramificaba en demasiadas direcciones, y no me acabó de convencer.

Entre los contras:
-Entiendo que Quesada quiera homenajear sus origenes caribeños creando un grupo de superheroes... pero creo honestamente que para ello, mejor seria haberles dedicado una miniserie propia, aquí me parecieron un grupito de arrogantes novatos que se presentan en sociedad con la típica trifulca con un heroe respetado, vamos, vampirizando espacio ajeno by the face.

- Uno de los atributos de Matt, es ser una especie de Sherlock Holmes (o si quieres un Spirit) del Universo Marvel... Eso quiere decir que es un personaje con una inteligencia por encima de la media habitual, por ello me choca verlo comportarse como un bruto que, por ejemplo no se da ni cuenta de que la lista de víctimas coincide con su lista de clientes. Tampoco me resulta lógico que Matt y Foggy (recordémoslo, ambos gente con formación universitaria) se sientan fatalmente atraidos por Maggie: a ver, es una clienta, y está casada... no se supone que los abogados tendrían que respetar un código deontológico? o al menos tener algún gramo de sentido común? Aparte de que Maggie no es precisamente Marilyn Monroe. Palabra que no lo entiendo.

_ A ver... que psicólogo le concedería alguan verosimilitud a los motivos de Johny Cuencas para matar? Ya se que los comics son un mundo de fantasía, pero a mí no me cuadra la explicación, y me parece en exceso rebuscada y truculenta... pero como no había un mayordomo a mano...

- Le leí comentar a un Blogger anglo que Matt adquirió sus poderes -a costa de su vista- en un acto heróico, y que el elemento de retro-continuidad no hace sino echar porquería sobre su noble acción. Estoy totalmente de acuerdo con ello.

Por todo ello, "padre" me parece una historia absolutamente prescindibble, y que solo añade más lío a la continuidad.

fer1980 dijo...

Si, la mini es bastante mala tanto a nivel de guión como de dibujo y además de todas las incongruencias que señalas lo peor es lo último que dices, envilece el origen del personaje (algo que ultimamente esta muy de moda).

De lo que comentas lo de que Matt no se de cuenta de que los muertos eran clientes suyos, bueno se puede asumir que estaba bastante ocupado con lo de la Cocina y tal, aunque la verdad no tiene mucho sentido, y lo de las motivaciones de "Cuencas", bueno, puede entenderse que algo se rompio en el personaje cuando descubrio que como resultado de su acción Matt obtuvo poderes extraordinarios, mientras que ella continuo con su vida de dolor y de desgracia, no se la motivación no me parece tan pobre, lo demás tines toda la razón.