miércoles, 10 de enero de 2007

Iron Man: Extremis.

La obra de Ellis y Granov ha generado bastantes y muy diversas reseñas a lo largo de la blogosfera y la vedad es que en mi ha producido sensaciones encontradas, por un lado se plantean temas muy interesantes, y por otro se lleva a cabo una actualización del personaje que no considero necesaria, en fin ahí va mi reseña.

Tras leer el comic, la primera idea que me vino a la cabeza fue ¿es esto real mente necesario?, ¿de verdad se debe decir que en lugar de en Vietnan, Stark estuvo en Afganistán?, ¿por qué esa necesidad casi enfermiza de explicarlo todo lógicamente, acaso no estamos en un mundo de ficción con sus propias reglas?.

La verdad es que muchas de las actualizaciones o “puestas al día” de personajes clásicos de Marvel o DC, me resultan en muchas ocasiones innecesarias, y es que los principios básicos en torno a los cuales se configuran la mayoría de los personajes están bastante bien constituidos y no requieren un revisionismo continuo en plan “yo soy más listo que tu” o “así mola más”, y algo de esto sin duda ahí en Iron Man :Extremis, donde además de narrar de nuevo el origen del personaje, se vuelve a tratar el tema del pasado de Stark como traficante de armas, un tema un tanto sobado a estas alturas, todo esto hizo que en una primera lectura el comic no me entusiasmara demasiado más allá del dibujo de Granov, que pese a mostrase algo estático en ocasiones, trasmite grandeza y espectacularidad en cada página y esto es algo que de vez en cuando se agradece.

Sin embargo tras completar la lectura con regusto algo amargo, decidí releerlo a los pocos días y es que tenía la sensación de que había algo que se me escapaba, así tras esta relectura mi visión del comic cambio casi radicalmente, y es que aunque sigo cuestionando la necesidad de estas continuas puestas al día, el comic tiene una serie de elementos en torno a los cuales se volcó mi interés, por un lado esta el tema del pasado de Strak como traficante de armas, Ellis acude al cuestionamiento de ese pasado, a la responsabilidad de Stark ante las muertes causadas por sus armas etc, sin embargo lo que más me llamo la atención en este tema fue sin duda la entrevista que Stark concede a un periodista de izquierdas que no duda en hacer preguntas comprometidas sobre su pasado armamentístico, tras una tensa conversación Stark le señala a su entrevistador “lleva realizando documentales de investigación durante 20 años ¿ha conseguido cambiar algo?” el entrevistador solo puede responder “no lo se”.

Son solo un par de frases, pero en ellas se contiene gran parte de quien es Stark, y de lo que pretende, Stark, quiere mejorar el mundo, quiere marcar realmente una diferencia, Ellis nos muestra un personaje casi obsesionado con dejar un mundo mejor del que encontró, si para poder financiar sus investigaciones tuvo que recurrir al ejercito al se estos lo que más pagan, es algo que esta dispuesto a aceptar, no se arrepiente tanto se su pasado, como de no poder estar seguro de si realmente a merecido la pena. Es un punto de vista sobre Iron Man que realmente me parece muy interesante, además Ellis sabe tratarlo con una maestría digna de elogio, para ello recurre a la figura de un viejo mentor y de una antigua compañera de universidad, el primero le cuestiona a Tony acerca de si todo su trabajo realmente ha servido para algo, si ha contribuido a acercar el futuro, la segunda al igual que Tony también es una superdotada que a su manera trata de mejorar el mundo, pero en este caso sin escrúpulos y sin dudas, como contraste frente a los recelos de Stark.

La obra culmina con un cambio de status quo importante para Stark, así hombre y maquina por primera vez son uno , y Tony se muestra dispuesto a aceptar su labor como visionario sin más recelos, por primera vez es el “hombre” y no el “hierro” quien evoluciona, quien se adapta a los cambios y se dispone a hacer frente a los retos de un futuro del que sin duda Stark debe ser faro, no se hasta que punto (ahora que llega la Civil War) este cambio se verá reflejado en el porvenir del Hombre de Hierro, pero Ellis a ha abierto una serie de caminos para el personaje que sin duda merecen ser explorados, habrá que estar atentos.