martes, 9 de enero de 2007

Capitán América: cuando las apariencias engañan.

Visto desde fuera el Capitán América puede ser considerado un claro ejemplo del llamado “imperialismo yanqui”, un personaje que se viste con los colores de la bandera de un solo país y dice representar ideales como la libertad y la democracia, pareciendo por tanto que estos son ideales exclusivos de ese país, las cosas como (casi) siempre no son tan sencillas.

Probablemente detrás del “triunvirato de oro” (Superman, Batman y Spiderman) el Capitán América es uno de los iconos más reconocibles del comic-boock USA, y tal vez (al igual que la canción Born in the USA del boss Springsteen) uno de los más mal interpretados por parte de ciertos sectores, lo cual no deja de ser curioso, ya que las acusaciones a las que se suele “enfrentar” el Capi (se una mera correa de transmisión del poder establecido, una herramienta del imperialismo yanqui etc) no pueden estar más lejos de la realidad, lo que se puede observar simplemente haciendo algo tan obvio como al parecer innecesario para muchos, leer los comics del personaje y situarlos en su propio contexto.

Y es que el Capi es un hijo de su tiempo, un hijo del “New Deal”, del (relativo intervensionismo estatal), un hijo de una América que (para bien o para mal) poco que tiene que ver con la actual, el Capitán América, puede ser considerado desde un punto de vista político casi como un demócrata del ala más progresista, muy lejos por tanto de las acusaciones que se le hacen y que en muchas ocasiones parten de estereotipos y que por regla general no se basan en comics leídos sobre el personaje (acusaciones por otra parte a las que también se suele enfrentar Superman, aunque en este caso no estoy tan convencido de que estas esten tan desencaminadas). En los comics del Capi se puede ver casi como en ningún otro un fiel reflejo de la sociedad americana y sus cambios y evolución, desde el esfuerzo bélico y el intervensionismo estatal de la época de la IIGM, pasando por el fervor anticomunista de los 50, el asesinato de Kennedy y el movimiento hippy, pacifista y de defensa de los derechos civiles en los 60, el escándalo Watergate y la América que duda de si misma tras el Vietnam en los 70, el salvaje conservadurismo y de reanudación de la guerra fría de los 80. o el lento declinar del inciatico optimismo de los 90, todo esto y mucho más se puede ver en los comics de un Capi que (salvo en los 50 y después descubrimos que no era el en realidad) siempre ha permanecido fiel a si mismo, y a su defensa de la libertad, la democracia y los derechos civiles (palabras muchas de ellas, que por el abuso en su uso han perdido hoy en día gran parte de su significado).

Y es que analizando la historia del personaje, y eligiendo por ejemplo la mítica Saga del Imperio Secreto de los 70, uno puede ver al Capi enfrentarse de forma directa y descarnada contra su propio gobierno, perdiendo incluso su identidad de Capitán América al negarse a convertirse en su mera marioneta, y siendo siempre un referente a seguir tanto dentro de la comunidad superheroica, como ante su nación cuyos valores básicos antes mencionados intenta representar.

El Capitán América simboliza de esta forma todo aquello que se supone su país debería ser y sin embargo esta tan lejos (cada vez más) de ser en realidad, así y visto de este punto de vista el Capitán América es ante todo un permanente recordatorio para su país de todo aquello que paulatinamente ha ido dejando atrás, todo aquello a lo que ha ido renunciando, en la búsqueda de una mal entendida (además de falsa) seguridad, en una época en la que los derechos civiles, y la más mínima concepción de los derechos humanos son permanente puestos en cuestión por el gobierno del mismo país que debería ser en teoría máximo garante de los mismos, el Capitán América se antoja casi como una figura imprescindible, un referente sobre como se deben hacer las cosas, y un símbolo de que tal vez todo no este perdido.

4 comentarios:

el gotico dijo...

El capi bien utilizado es un gran personaje, se me ocurre el Born Again donde Miller eleva a Steve Rogers a cotas de calidad altisimas.

fer1980 dijo...

Si da mucho juego, sobre todo por lo que simboliza, coincido contigo pese a que muchos piensan que esa parte de Bor Again es muy floja. a mi me parece que Miller, borda a un Capi, fuerte y decepcionado por lo que se hace en nombre de su pais, y aun así dsipuesto a saltarse las normas para hacer las cosas bien.

lord_pengallan dijo...

La verdad es que el poco tratamiento que da Miller a los vengatas en Born Again era muy bueno. Hubiera sido genial leer unos vengatas suyos, seguro que habrian sido inmmejorables.

fer1980 dijo...

A mi más que en los Vengatas me hubiera gustado verlo en el Capi, pero bueno ya es un poco tarde para eso.