miércoles, 21 de diciembre de 2011

Astro City: Estrellas resplandecientes, un paradigma del género superheróico.

Octavo y por el momento ultimo tomo de Astro City, con el que si no me equivoco ya no queda material inédito en España de esta señera colección creada por Kurt Busiek, Alex Ross y Brent Anderson.

Leía hace un par de semanas este interesante post de The Watcher Blog que venía a señalar como Astro City, de reflexión sobre los superhéroes a través de mostrarnos su otra cara así como la búsqueda de su impacto en la gente corriente, había pasado a reproducir a pequeña escala los grandes males de los Universos Marvel y DC tornándose en un tebeo solo para iniciados plagado de guiños y referencias a su propia continuidad.

Este tomo que recopila los últimos especiales que quedaban inéditos en España podemos observar lo mejor y lo peor que ha dado esta serie. Por un lado tanto la historia del Samaritano como la de Belleza nos muestran la esencia misma de la serie, mientras que por otro, la protagonizada por el Agente de Plata padece ese ensimismamiento en el que ha ido cayendo el conjunto tornándola en una historia apta solo para iniciados, a medio camino se encontraría la historia de Astra.

Sin duda lo mejor del tomo son la dos primeras tebeos que contiene el mismo. La primera narra un encuentro entre Samaritano e Infiel su archienemigo, pero no es un encuentro cualquiera. Conscientes ambos de sus inmensa igualdad y de la imposibilidad de vencerse uno al otro, Samaritano (sosias de Superman) e Infiel (una suerte de Luthor hiper-vitaminado) deciden encontrase una vez al año para medirse más en el plano psicológico que físico y ver si alguno puede llegar a convencer al otro para provocar un cambio de actitud. La historia contada desde el punto de vista de Infiel (que viene a ser un superateo definitivo, lo que sin duda también tiene muchas lecturas) nos muestra a través de sus recuerdos sus continuos enfrentamientos con Samaritano que culminan en el momento en el que ambos son conscientes del callejón sin salida al que han llegado. Una historia dinámica e interesante que va un paso más allá en la eterna batalla héroe-villano dando una vuelta de tuerca a uno de los ejes sobre los que se ha constituido el cómic de superhéroes.

El segundo tebeo narra la historia de Belleza que ahonda en un tema clásico de la ciencia ficción que tuvo tal vez su punto álgido en la cinematográfica Blade Runner. ¿Puede un ser artificial llegar a sentir, a tener alma, a tener todo aquello que en el fondo nos hace humanos? Belleza, una suerte de Barbie robótica superpoderosa trata de encontrar sus origines, de entenderse a si misma y de paso entender el mundo en el que vive. Convertida en superheroina más por las circunstancias que por una verdadera intencionalidad, la búsqueda de Belleza, plagada de momentos cargados de fuerza emocional entronca directamente con los replicantes de Blade Runner o los cylon de Galactica para trazar un relato hermoso y conmovedor.

Como decía estas historias captan a al perfección la esencia con la que nació Astro City, estos es mostrarnos la cara B de los superhéroes, lo que pasa después de las grandes batallas, de los actos heroicos. Ambas son historias que partiendo de bases icónicas y arquetípicas (la eterna lucha entre el villano y su archienemigo por un lado, la búsqueda de la identidad de un ser artificial por otro) van un paso más allá dando una mirada distinta a lo que habitualmente se ve en el cómic de género. Son además historias que no requieren apenas conocimientos previos más allá de una cierta sintonía con el género y sus características, funcionan a la perfección sin conocer prácticamente nada de Astro City y son autoconclusivas.

En el extremo contrario a estas se sitúan los dos números dedicados al Agente de Plata, tal vez el personaje más relevante de todo el comos creado en la colección y que para su verdadero disfrute si requiere unos, si no amplios, si suficientes conocimientos de este mundo de ficción. La miniserie nos narra el origen (circular) del héroe, su auge y su caída. Esto enlazaría en cierto modo con la hasta el momento, última historia de Astro City: La Edad Oscura donde la caída en desgracia del Agente de Plata es uno de los elementos de fondo que configuran la trama y al igual que aquella termina siendo una historia demasiado autoreferencial y hasta cierto punto endogámica (no en vano estamos ante poco más que un “Origen Secreto”) que parece alejarse a marchas forzadas del espíritu inicial de de Astro City.

Como decía más arriba a medio camino encontramos la historia de Astra. Estructurada también en dos capítulos en ella se nos narra el día de la graduación universitaria de esta hija de la Primera Familia de Astro City, grupo superheróico que vendrían a ser una suerte de 4 Fantásticos siendo así Astra un reflejo de Franklin al que si han dejado crecer. El cómic que se centra en la vida privada de Astra, sobre todo en el acoso que esta sufre por parte de la prensa del corazón enlazando así con esa idea de mostrarnos la otra cara de los superhéroes, sin embargo también esta plagado de referencias y guiños al mundo que se ha ido construyendo entorno a Astro City con los años lo que no la hace del todo apta para profanos.

En el debate que no hace tanto se produjo sobre si continuidad si o continuad no, sobre si esta enriquecía o enredaba universos de ficción como Marvel o DC, el caso de Astro City resulta casi paradigmático. Pese a sus escasos 16 años de historia, pese a no tener un excesivo número de cómics en su haber y pese a que han sido siempre los mismos autores los se han ocupado de sus historias, ya a estas alturas se ha creado un mundo complejo y auto referente que puede asustar a más de uno. Bajo este prisma resulta normal y hasta necesario que cada X años Marvel y DC busquen reinventarse haciendo mucho más entendible la naturaleza cíclica del genero al menos en su vertiente más industrial.

2 comentarios:

lord_pengallan dijo...

Yo este tomo no me lo her terminado aún. Me ha encantado la primera historia. Es este tipo de historias lo que me gusta de AC el tema del hombre entre superhéroes es lo que menos me atrae de esta serie.

Fer1980 dijo...

A mi también me gusto mucho, pensaba al leerlo, "esto es lo que quiero leer cuando me acerco a Astro City".