lunes, 22 de agosto de 2011

Capitán América: el primer vengador, más de lo mismo, pero ahora con encanto retro.

Quinta y última película marvelita antes de que se haga realidad ese megaproyecto cinematográfico que es Los Vengadores, en espera de que esta sea tan buena como todos deseamos (in Whedon we trust), uno no puede dejar de preguntarse si el sacrifico por hacer historia en el cine ha sido demasiado alto.

Que Iron Man fuera un éxito tuvo mucho que ver con el carisma de Robert Downey Jr. y con que la película, sin ser brillante en ninguno de sus aspectos, si era lo suficientemente buena como para ser una referencia desde la que crecer. Sin embargo la primera parte del Hombre de Hierro fílmico, que debió ser solo un punto de partida, sirvió de molde para la fabricación en serie de productos cinematográficos de escasa personalidad con el único objetivo de trasladar la idea de universo compartido al cine, un intento que tiene algo de revolucionario, si, pero que ha traído consigo películas que podían ser mucho más grandes de lo que han resultado ser, y en las que el único sello de autoria apenas detectable llega de la mano de Marvel Studios y no de los distintos directores.

Esencialmente el Capitán América no es una mala película, ni mucho menos, capta la esencia del personaje tan bien como sus antecesoras, su aire retro y clara apuesta por la aventura al más puro estilo de Indiana Jones hacen que la película se vea con agrado y sus dos horas de metraje sean por lo general tan disfrutables, como por desgracia olvidables. Sin ningún tipo de ambición, la película, carente de toda épica se dedica a pasearse por los lugares comunes al origen de un héroe que en ningún momento consigue alcanzar el grado de simbolismo que se le supone su partenaire comiquero. Como elemento más relevante y autorreferencial cabría si acaso destacar ese Capitán América vestido con el traje de los cómics y vendiendo bono de guerra, uno de los momentos más divertidos y hasta simbólicos de una película que parece tener miedo de crecer.

De tan correcta la película es por lo general sosa, no hay nada en especial de lo que quejarse, todos los actores están cumplidores, tanto Chris Evans como Hugo Weaving hacen lo que se espera de ellos, por su parte Tommy Lee Jones esta sobriamente contenido en su papel, mientras que Hayley Atwell esta muy bien en su rol de interés romántico del protagonista, pero con personalidad propia, muy lejos de la mujer florero que interpretara Gwyneth Paltrow en Iron Man. Por otro lado claro, tampoco hay ninguna escena especialmente memorable, nada que se te quede grabado a fuego en la retina e incluso momentos que se suponen cumbres como la lucha final entre le héroe abanderado y el villano apenas si tienen fuerza., otros como la despedida del héroe y su amada carecen por completo de dramatismo.

Con todo y como esta claro que de esto van estas películas, es reseñable destacar como la integración en la misma de los elementos propios del megaproyecto que se esta construyendo se hace con suavidad e inteligencia: esa exposición universal de la que ya se hablo en Iron Man 2, la presencia de Howard Stark o la importancia de la mitología nórdica son simplemente algunos de los elementos que completan el puzzle que lleva hacia Los Vengadores, y que permite enlazar a triada clásica (Iron Man, Thor y el propio Capitán América) de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra.

En fin que como dice Int, al final la influencia del Caballero Oscuro en el genero superheroico ha sido más bien nula, esta claro que no todo el mundo es Nolan, pero parece que hay demasiados que ni siquiera intentan hacer algo grande con personaje con tanto o más potencial que Batman.

4 comentarios :

Yota dijo...

jejeje. veo que yo estoy mucho más fascinado por la trayectoria de la iniciativa vengador que tú colega. En fin cuestión de gustos.

Esta peli del capi me ha parecido la mejor tras Iron Man uno, el rollo superhéroe vintage ha quedado muy chulo.

Fer1980 dijo...

Si bueno, la idea no me parece mala, pero no creo que para realizarla fuera necesario hacer peliculas con tan poco garra.

Anónimo dijo...

Coincido en que el intento de llevar a cabo Avengers + el éxito de Iron Man, condicionaron mucho la forma en que se llevaron a cabo las demás adaptaciones.

Capitán América me parece bien divertida y notablemente buena, tomando en cuenta lo difícil que aprecía llevar la historia a la pantalla grande sin que pareciera un producto propagandístico.

Fer1980 dijo...

Hombre no era tan dificil solo había que seguir a los cómics de Kirby, de Englehart o de Brubaker, la peli no esta mal, pero es tremendamente blandita y poco ambiciosa.