sábado, 25 de junio de 2011

Gene Colan ha muerto, su obra permanencerá para siempre.


Se nos ha ido uno de los más grandes creadores de la Era Marvel, el señor de las luces y las sombras, aunque realizó trabajos en multitud de géneros y editoriales para mi su nombre siempre estará ligado a la, en sus años si, Casa de la Ideas.

Namor, el Capitán América, Iron Man o sobre todo la Tumba de Drácula son alguno de los personajes a los que este genio del lápiz aporto su inmenso talento, sin embargo para mi Gene Colan siempre será el que supo ver el potencial de Daredevil para las sombras, el artista que aunque los diálogos y las historias fueran por otro camino supo anticiparse visualmente a Miller y sumergir a Daredevil en los claroscuros de una ciudad, Nueva York llena de héroes de colores, el Daredevil de Colan, era un personaje que convivía con las sombras, que se sentía agusto en la oscuridad, un personaje que a falta todavía de un identidad argumental había encontrado en sus lápices el soporte necesario para destacar, para no ser uno más y es que aún hoy Gene Colan sigue siendo de los mejores (si no el mejor) lápiz con el que haya contado el hombre sin miedo.

Es curioso el caso de Gene Colan en España, sin el aura mítica de autores como Jack Kiby, Steve Ditko, John Romita sr. o John Buscema (los otros cuatro pilares de la Era Marvel), Colan en nuestro país alcanzo su merecido reconocimiento gracias en gran medida a las hoy tan denostadas Bibliotecas Marvel, formato cuya ausencia de color, lejos de perjudicarle (como si sucedía con otros autores) llego a engrandecer un dibujo tan marcado por los claroscuros y el dominio de las luces y las sombras.

Gene Colan se ha ido, si, pero su obra quedará como huella imborrable de su paso por este mundo, una obra a la altura de los más grandes que harán que Gene Colan nunca sea olvidado.