miércoles, 14 de enero de 2009

The Spirit, la película.

Bueno tras debatir largo y tendido sobre las últimas obras de Miller en el mundo del comic, es hora de hablar de su primer trabajo como director de cine (porque cada está más claro que sus contribuciones a la peli de Sin City fueron otras), adaptando ni más ni menos que el Spirit de Will Eisner.

Decía el otro día que incluso los genios se equivocan, y está claro que The Spirit es un inmenso error casi desde su misma concepción; adaptar el personaje fetiche de Will Eisner al cine no es tarea fácil ni para el más hábil de los directores, mucho menos aún para un novato, cuya experiencia en el celuloide se limita a dos guiones destrozados para las continuaciones de una franquicia en decadencia, y un par de exitosas películas, basadas en obras suyas, si, pero muy fáciles de adaptar y que cayeron en manos de directores de contrastada solvencia.

Tal vez uno de los problemas fundamentales que se puede apreciar en The Spirit es de enfoque, al contrario de lo que puede suceder en el comic, que por formato, extensión y posibilidades admite más variantes que el cine de cara a contar una historia, a la hora de afrontar una película, realizar un guión con continuos cambios de registro suele ser sinónimo de problemas, problemas para ajustar y llevar bien esos cambios, problemas para que el espectador no se salga de la película e incluso problemas para la labor de los actores, esto no significa que no se pueda hacer con éxito, ejemplos hay de lo contrario, pero claro para ello se necesitan una tablas de las que un director novato, por mucho talento en bruto que se pueda tener, no puede por fuerza alcanzar, así Miller en un intento por ser extremadamente fiel al trabajo de Eisner, realiza un guión ciertamente caótico, lleno de desconcertantes cambios de registro, y que además cae en el error de confundir calco con fidelidad, y es que bajo muchos puntos de vista una película como Spiderman es mucho más fiel al personaje que adapta que lo que pueda ser The Spirit, ¿por qué?, muy sencillo, cuando se adapta a otro medio una novela, un comic, o lo que sea, lo que ha de buscar es captar la esencia, ser fiel a lo que adapta, pero no calcar (siempre hay excepciones, como Sin City o 300, pero claro son comics que casi parecen storybords, y esto no es el caso de Spirit), hasta el más mínimo detalle, impidiendo entrar en lo que de verdad es el personaje y su mundo, ya que hora y media de película nunca podrá contener cientos y cientos de páginas.

Si uno analiza The Spirit, puede ver potenciados muchos de los defectos que han tenido algunas de las obras de Miller en los últimos tiempos, faltando por contra sus múltiples virtudes, así la excesiva preocupación formal deriva en un fondo poco trabajado y la exageración caricaturesca, que tanta fuerza puede alcanzar en el papel impreso, bordea el ridículo en el celuloide, y es que ser un gran historietista no significa que se sea un gran cineasta (al igual que Jordan demostró que ser un gran baloncestista no hace que seas un gran jugador de beisbol), y Miller tal vez demasiado confiado en sus posibilidades realiza una película formalmente demasiado ambiciosa (que no novedosa), cuando al ser su primer trabajo tal vez debería haberse mostrado más contenido.

Condicionado por el éxito de Sin City y 300 (éxito que al final ha terminado por perjudicar al autor), Miller realiza un trabajo en el que se abusa de los primerísimos planos, la voz en off y la pantalla verde, algo que enriquecía y quedaba genial en las película antes mencionadas habida cuenta del tipo de historia que se estaba contando, pero que en The Spirit (además de dejar de resultar sorprendente) queda falso, innecesario y hasta cansino, Miller que tantos recursos es capaz de mostrar en la tabla de dibujo se muestra aquí como un cineasta limitado, e incapaz de emplear una estética distinta la ya conocida.

Con todo y con esto, The Spirit resulta una película ciertamente entretenida y graciosa, siempre y cuando consiguas sumergirte en el absurdo de lo que estás viendo, una peli que requiere que el espectador no se la tome en serio para ser relativamente disfrutada tiene un problema, claro, pero por lo menos no es un ladrillo insoportable que solo esperas que acabe sin más, no es mucho, vale, pero visto lo que podía haber sido, es algo al menos.

Con estos mimbres la película ha sido machacado sin piedad por la crítica y ha resultado un fracaso en taquilla, queda por ver como afectara esto a la carrera de Miller en el cine y a sus variados proyectos en ese mundo (Buck Rogers, Sin City 2...), pero tal vez todo esto tenga algo de positivo y signifique el regreso de Miller a los comics, medio del que lleva demasiado tiempo alejado como autor completo.

4 comentarios :

guevillos dijo...

Permiteme hacer un kit kat y enlazar el siguiente blog/iniciativa, si no estas de acuerdo con ello puedes borrarlo sin rencores, pero me parece algo a tener en cuenta y valido para ver ante que se manifiesta la blogosfera y como lo hace.

http://crisei.blogalia.com/historias/61536

Etrigan dijo...

Totalmente de acuerdo con tu opinión de la película. Es fallida, no es buena, pero yo me divertí una vez que asumí que a Miller le daba igual hacer una buena película. Como adaptación: nunca se debería de haber hecho.

soy leyenda dijo...

Ya dejé mi opinión en mi blog, pero por no repetirme creo que la mayor decepción fue que la peli ni siquiera entretuviera lo más mínimo, Que es difícil ir al cine a una peli de acción-efectos y aburrirse.

fer1980 dijo...

Guevillos gracias por el aviso a ver si entre todos lo conseguimos.

Etrigan, no se, creo que cualquier cosa se puede adaptar a otro medio si se asume que los resultados serán distitos, pero vamos Miller aqui falla estrepitosamente.

Soy Leyenda, a mi si me entretuvo y me resulto graciosa, pero bueno ya es cuestión de gustos.