martes, 10 de abril de 2007

La muerte y los comics de superhéroes: un problema de credibilidad.

Corren malos tiempos para la (ya no tan) temida parca en los Universos Marvel y DC, y es que si bien, desde siempre la muerte rara vez ha sido algo definitivo en los comics de superhéroes en los últimos tiempos la cosa ha rozado el esperpento.

Que la muerte no es la frontera definitiva en el mundo del comic-book es algo habitual desde sus comienzos, y es que rara es la vez en la que un episodio no acababa con la muerte cierta de un villano, para volver meses después y explicar con pelos y señales como había “escapado” milagrosamente a tal destino, sin embargo en la actualidad hay cosas que han rozado el esperpento, estando como estamos en una era en la que el realismo más crudo se ha instalado en los comics de superhéroes y salvo excepciones (Johns o Slott por poner algún ejemplo), el comic de superhéroes en estado puro se ha visto algo devaluado, resulta cuando menos curioso constatar que la muerte no solo no se ha convertido en la barrera infranqueable de ese mundo real al que el género busca imitar, si no que ha seguido siendo una estación de paso más, un lugar en el que el héroe o el villano va a descansar un tiempecito de las tribulaciones de la vida para volver con las fuerzas plenamente renovadas.

Tal vez mi pasión por Daredevil me ciegue o nuble mis recuerdos, pero creo que gran parte de la responsabilidad de todo esto recae en manos de Frank Miller y su ya lejana Elektra, hasta entonces y aunque había resurrecciones siempre se explicaban con un socorrido, “no, si no estaba muerto, en realidad escapo por los pelos”, Elektra es el primer caso que me viene a la mente (que no significa que sea el primero, como tal, si no solo el primero que yo recuerdo) en el que alguien realmente muerto (constatadamente muerto) vuelve a la vida, y aunque Miller después se hartara de decir que no, que no resucito y que todo fue en plan simbólico, lo cierto es que la caja de los truenos ya estaba abierta, las puertas de la muerte se hicieron totalmente giratorias y ya nada fue respetado, de esta forma sagas míticas como Fénix Oscura fueron desnaturalizadas con el regreso de Jean Grey retorciendo el tópico tantas veces usado con el Doctor Muerte “no si en realidad no era ella” (en el caso de Doom siempre era un robot, en el caso de Jean, una entidad de energía cósmica todopoderosa), así paso el tiempo e incluso Superman murió (recuerdo que salió hasta en los telediarios), para volver al poco tiempo.

En la actualidad vivimos una nueva fase en la que nadie se queda muerto, así podemos acudir a casos como los de Donna Troy, Bucky, Green Lantern, Coloso, Jasón Todd, Magneto, etc, sus muertes más o menos épicas o más o menos ridículas, han quedado en nada por resurrecciones en la mayoría de los casos gratuitas (aunque hay excepciones como la de Bucky o Green Lantern) y en demasiados pendientes de una explicación sólida.

Es evidente que a la hora de afrontar la lectura de un comic de superhéroes la “suspensión de la incredulidad” es uno de los puntos clave, al fin y al cabo estamos en un mundo donde aceptamos que un tío melenudo y con un martillo muy grande vuele y controle el clima o nos tragamos sin problemas el que un exiliado extraterrestre con los poderes de un dios se convierta en garante de la verdad, la justicia y demás cosas chachis, así que aceptar que la muerte no sea en ese universo algo definitivo no debería suponer mayor problema.

Lo que ocurre en todo este asunto no es tanto el que resulte más o menos difícil de aceptar o no estas resurrecciones, el problema reside en otro lado, y es ante todo un problema de credibilidad, y es que la muerte de un personaje importante se ha convertido en demasiadas ocasiones en el recurso de guionistas mediocres sin ideas o de autores con ganas de llamar la atención y pisar fuerte (el excepcional Ed Brubaker es un claro ejemplo de lo segundo en casi todas sus colecciones un personaje secundario más o menos importante muere en los primeros números), dejando por tanto de ser un efecto dramático, que busque consecuencias reales y lógicas en el transcurrir de una trama, la situación ha llegado a ser tan lamentable que ahora que se anuncia la muerte de un importante personaje Marvel (no diré cual por si acaso alguien ha vivido en una cueva los últimos meses y no se ha enterado), lo que la mayoría de la gente se pregunta no es por que ha muerto o quien lo ha matado, si no y por el contrario ¿cuándo va a volver?, una lastima que no hace sino que perjudicar la credibilidad de un genero en el que desgraciadamente nada se antoja como definitivo, y en el que la permanente vuelta al status quo lleva demasiado tiempo siendo su modus vivendi.

11 comentarios :

tebeonauta dijo...

Interesante lo que planteas. Pero es cierto que matar a un personaje famoso hace subir las ventas, y este recurso que no tiene nada de dramático sino de puramente crematístico no merece ningún tipo de credibilidad. Sin embargo el lector habitual de cómics no puede sustraerse y pica continuamente. La culpa la tenemos los lectores.

General Gato dijo...

Totalmente cierto. Tiene que ver con aquello de estirar la gallina de los huevos de oro hasta que no ponga más. Es como las series de TV que por su planteamiento no dan para más de tres o cuatro temporadas, pero como hay público que se fanatiza viéndolas, las extienden hasta hacer el ridículo más lamentable. Hay que tener un par bien puesto para hacer lo que hizo Alan Moore con "Watchmen", de tener una gallina propia, y no querer seguir estirándola para ganar más dinero. Mientras haya gente que quiera seguir viendo en escena a Superman o Jane Grey, ellos seguirán muriendo y resucitando. Saludos para todos.

fer1980 dijo...

Hombre tebeonauta, la culpa la tenemos lectores de forma relativa, cierto es que apoyando la compra de este tipo de comcics, contibuimos a ello, pero no es menos cierto que la culpa mayor recae en manos de autores/editores incapaces de "impactar" si no es recurriendo a este tipo de "argucias" tramposas por su misma naturaleza, de todos modos este es un debate interesante, que se puede extrapolar a muchos ámbitos ¿tenemos los politicos que nos merecemos por votarles?, ¿tenemos la tele que nos merecemos por verla? o en este caso ¿tenemos los comics que nos merecemos por comprarlos?, no se, creo que aunque la gente tenga (mos) responsabilidad, la responsabilidad última recae en los politicos/programadores/guionistas-editores.
Pero bueno, que es un tema muy interesante vaya.

General gato, esta claro que la permanente extensión de los universos DC o Marvel, puede ser una pega... o una virtud depende como se mire, el problema estriba cuando tratan de engañarte con una muerte que sabes falsa desde el principio...aunque como dice Tebeonauta siempre seguimos picando.

Ternin dijo...

Pues yo lo de las muertes lo considero un elemento más de este género y por lo tanto, supeditado a la calidad de la historia contada.

fer1980 dijo...

Si, eso no te lo discuto Ternin, lo que pasa que son demasiadas veces ya, y el problema es que a estas alturas uno no se cree nada y no puede disfrutar de ese tipo de historias, sencillamente por que no se las cree.

Doc Samson dijo...

En mi opinión, lo único que ha conseguido el utilizar la muerte de una manera tan gratuita ha sido que esta deje de sorprendernos. Cuando yo leo un cómic, ya sea de Marvel o de Dc y leo la muerte de un personaje, la cosa no me afecta en lo más mínimo, la cosa se ha desvirtuado tanto que ya es algo rutinario.
Como bien dices en el artículo, lo único que ha conseguido el utilizar este recurso tan socorrido y tan pocas veces bien utilizado es desvirtuar la muerte, pasando de ser un elemento dramático usado en muy contadas ocasiones, a ser un elemento mercantilístico como otro cualquiera falto de credibilidad lo mires por donde lo mires.

Espero que los jefazos recapaciten, porque esta manera de hacer las cosas, por muchas ventas a corto plazo que produzca acaba provocando un terrible daño a la industria.

fer1980 dijo...

Eso es Doc, ese es el problema, el uso y abuso de las muertes, solo consiguen el efecto contrario a lo que proponen (o al menos en mi caso), no impactan, no impresionan, simplemente aburren, "mira si han matado a Superpatata, a ver cuanto tarda en volver", y con eso solo consiguen restar credibilidad al medio.

lord_pengallan dijo...

Teniendo en cuenta que es logico que la muerte no sea tan irreversible en un mundo donde hay magia, maquinas para viajar en el tiempo y demas cachivaches fantacientificos y que el publico se renueva, por lo que siempre hay alguien que las muertes le pillan de nuevas, tienes razon que cada vez los personajes permanecen menos tiempo muertos y que ha llegado el momento e volver a ponerse serios con la Muerte.

fer1980 dijo...

Si claro Lord lo que dices es cierto, es evidente que un universo de ficción la muerte no tiene las mismas reglas que en el nuestro, pero como dices el abuso que se esta realizando ultimamente es excesivo.

Conner Kent dijo...

Hace poco Quesada dijo algo en lo que creo que tenía razón y es que no importa como muera o como vuelva sino el efecto que provoque mientras. Con eso respondía a una pregunta posterior sobre la muerte de Superman en la que creo que venía a decir que la de supes tuvo más repercusión pero en cambio el desarrollo de los 4 supermanes aparecidos posteriormente fue ridículo. De modo que se espera que la del Capi nos de más chicha.

fer1980 dijo...

Pues yo la verdad es que no pienso como el en absoluto, ya que lo que se esta haciendo en Marvel roza el esperpento, en los últimos tiempos en Marvel han vuelto Magneto, Ojo de Halcon o Magik, y a estas alturas uno espera una explicación mejor que lo de "fue la Bruja Escarlata".