lunes, 15 de agosto de 2011

Ex-Machina, llego el final.

Tras diez tomos (y con un bonito cofre de regalo) llega al final en España la recopilación de los 50 números USA que formaron una de la colecciones que más interés despertó en su nacimiento: Ex-Machina de Brian K. Vaughan y Tony Harris.


Cuando a mediados del 2004 salio a la venta el número uno de Ex-Machina parecía que estábamos ante una obra realmente especial, su guionista, Brian K. Vaughan estaba en la cresta de la ola por trabajos como Y, The last Man o Runawys, parecía uno de los guionistas del momento, una autentica estrella en alza destinada a ser una de las figuras claves del cómic norteamericano. El dibujante Tony Harris había perfeccionado su estilo desde la mítica Starman de James Robinson, y aunque aún algo abigarrado por su clara vocación realista era el dibujante perfecto para una obra tan especial. El planteamiento estaba lleno de potencial, en un mundo muy parecido al nuestro, el único hombre con superpoderes de la Tierra (la capacidad de controlar a las maquinas) Mitchell Hundred, decida dejar atrás su carrera superhéroica y presentarse a las elecciones para alcalde de al principal metrópoli de nuestra era: Nueva York, consiguiendo ganar contra todo pronostico. El cómic se centraría en la primera legislatura de Hundred a la vez que daría respuesta a cuestiones como el origen y significado de sus poderes, su relación con la policía y el motivo por el que Hundred estaría solo una legislatura en el poder.

El comienzo de la colección fue espectacular, y no era raro verla en las listas de los mejores cómics del 2005 o 2006, incluso en sus inicios ganaría diversos premios Eisner siendo una de las obras más valoradas allende los mares, llegado el 2011, y tras un ritmo de publicación bastante irregular parece que nadie se acordaba ya de la colección que, perdido su impulso inicial estaba sumida en la más absoluta mediocridad.

¿Qué había pasado?, la respuesta es múltiple, por un lado Vaughan empezó a colaborar estrechamente en Perdidos lo que sin duda le quito tiempo para los cómics, al menos para este, ya que Y, the last man su otra gran obra, en la que Vaughan parece volcar mucho mas de si mismo que en Ex Machina no pego ese bajón (otra cosa es que de Y se pudiera esperar más). Por otro lado Vaughan, excelente en los planteamientos se mostró bastante timorato en las resoluciones, los conflictos éticos a los que Hundred como alcalde era sometido terminaban casi siempre en una solución de compromiso que hacía que la serie nunca se mojase ni en un sentido ni en otro, con lo que buscando complacer a todo el mundo, no complacía a nadie, con momentos que mostraban una cobardía atroz. Por último, los grandes misterios tras la serie, apenas si encontraban respuestas, se contestaban preguntas con más preguntas y no se daban pistas a un lector que ya empezaba a cansarse un poco de tanta parsimonia.

Así estaban las cosas, sin nadie que diera un duro por una colección que apenas si se mantenía por el trabajo de Tony Harris (especialmente brillante en las portadas) llego la última saga que debía poner fin a todo, Vaughan, consciente de que tenía mucho que responder, y que debía dar una final digno a una obra demasiado irregular pone toda la carne en el asador en una última historia, que no solo da respuesta a todas las preguntas formuladas al principio, si no que pega un desgarrador giro final que casi da otro sentido a la serie en su conjunto,

Cuidadosamente ejecutada, esta última historia, recuerda mucho más a los magníficos primeros números que no a la travesía por el desierto que ha sido el tronco central de la obra, con un Harris a su nivel (siempre alto, él, al contrario que el guionista no ha bajado la calidad de su trabajo en toda la serie), y con un Vaughan dispuesto a mojarse como nunca antes, la última historia de Ex Machina revela al fin el origen y propósito de los poderes de Hundred, a la par que nos muestra elementos nunca vistos de la personalidad de este y de alguno de sus principales colaboradores. De esta forma y vista en su conjunto el giro final de Ex Machina resulta creíble y hasta admirable por como encaja todo lo narrado en la colección, la visión global de la obra sigue siendo por fuerza irregular, sin embargo si tiene un final que es incluso más satisfactorio que el de Y, the last Man, obra en todo caso mucho más completa en su conjunto.

3 comentarios:

Gárgamel dijo...

A ver si sacan un cofre recopilando Y, the last man y me la puedo leer entera. Ex Machina, por otra parte, la dejé hace 2 números

Jero dijo...

Suscribo al 100% tu opinión. Yo escribí hace apenas unos días mi opinión sobre la serie y, como verás, no podríamos estar más de acuerdo...

Es curioso como al final la trama de ciencia-ficción sí tiene una explicación, aunque ésta sea un tanto superficial, revelando que en "Ex Machina" lo realmente importante siempre fue el personaje de Hundred y cómo éste hacía uso del poder (en todos los significados posibles de la palabra).

Gárgamel: si sólo son dos números lo que te falta, yo no me lo pensaba y me hacía con ellos... (aunque, bueno, yo soy lo que se dice un "completista"). El número 50 USA compensa por sí solo casi todo lo que vino antes.

Fer1980 dijo...

Gárgamel, se suponía que el siguiente cómic Vertigo que iban a sacar en conjunto y a todo lujo tras Predicador y 100 Balas iba a ser Y, ahora con lo que ha pasado con Pda y tal no se que harán.

Jero, si ya veo, lo cierto es que yo estuve a punto de dejar la serie varias veces, sobre todo tras el tomo aquel del Papa, pero como uno también es complestista y tal...en todo caso al final mereció la pena.