miércoles, 18 de noviembre de 2009

Batman Silencio, diseñado para triunfar.

Concluyendo el repaso al último coleccionable de Batman, toca ahora la saga que supone el cierre del mismo, Batman. Silencio, ni más ni menos que el regreso de Jim Lee al tablero de dibujo tras años alejados del mismo.

Resulta curioso cómo cambian los tiempos, en su momento (allá por 2003) Batman: Silencio fue un autentico superéxito, lidero las listas de ventas de principio a fin y fue un autentico bombazo, y todo esto con unas ventas estimadas que en su primera edición apenas si llegaban a los doscientos mil ejemplares al mes…antes de la crisis de los 90, los X-Men, lideres durante años, vendían prácticamente el doble mes a mes...realmente una muestra clara del declive en ventas del sector y de la ausencia de un verdadero relevo generacional.

Pero esto es otro debate, el tema es que en su contexto, Silencio fue un éxito; pero claro no podía ser de otra manera, después de años alejados del tablero de dibujo (más allá de portadas y pin-ups), Jim Lee, el dibujante para el que se invento la palabra “hot” volvía a dibujar una serie regular, y no una serie cualquiera no señor, regresaba para dibujar Batman, ahí es nada.

Fuera cual fuera el guionista, fuera cual fuera la historia (así nos luce el pelo), Lee dibujando Batman era jugar sobre seguro, pero es que además como guionista estaba Jeph Loeb, un autor casi siempre mediocre pero que sabía dar a sus dibujantes aquello que querían dibujar, y con Lee de por medio estaba claro lo que íbamos a ver: mujeres hermosas, posturas heroicas y splash page espectaculares.

Y básicamente eso es lo que es Silencio, por entonces Loeb no había caído tan bajo como en su recientes trabajos en Marvel, pero ya era un guionista de ideas fijas, en sus manos Batman vuelve a transformarse en el peor detective del mundo (si El largo Halloween y Dark Victory están muy bien, pero el Batman que allí vemos...dejémoslo en que muy listo no es, no), vuelve a haber un tipo misterioso que hace la vida imposible a Batman, y una vez más el método de investigación de este consiste en pegar a toda su galería de villanos a ver si por casualidad alguno es el malo, poca cosa, pero seamos sinceros, nadie compro este comic por Loeb.

Pasando por tanto a lo importante, ¿qué tal Lee?, pues como siempre, espectacular grandioso, tan lleno de fuerza y detalles como torpe narrativamente, además el guion de Loeb le permite dibujar no solo a casi toda la galería de secundarios de Batman si no que también a Superman al que dibuja con una majestuosidad pocas veces vista, realmente el comic visualmente es una gozada, y aunque como digo, narrativamente deja algo que desear, no es menos cierto que Lee no es tan torpe en este aspecto como otros compañeros de generación, con lo que el comic se lee perfectamente, el problema (siempre hay un problema) tal vez estribe en ese “como siempre”, y es que si coges un tebeo de los X-Men de los 90 y cualquiera de estos Batman, apenas si ves cambios, evolución, apenas si aprecías diferencias, viéndolos sin más datos uno puede pensar que entre uno y otro tebeo hay meses de diferencia no más de una década, pero bueno, siendo justos ¿de verdad es esto un problema?, porque creo que todos esperábamos a Jim Lee dibujando como Jim Lee, y eso es lo que tuvimos, y vaya que sí lo tuvimos, como digo, si te gusta el dibujo de Lee, Silencio es tu comic, con un guion hecho a su medida, el dibujante de origen coreano realiza uno de los mejores trabajos de su carrera, con páginas cargadas de esa energía tan característica de su obra, es realmente asombroso ver lo currados y detallados que están los fondos (con ese estilo uno no se extraña de que decidiese tomarse un descanso…de varios años), si es cierto que tanta “sobrecarga” contribuye a entorpecer una narrativa ya de por si poco fluida, pero es que ¡¡vaya espectáculo!!

En fin, más allá de su exitazo de ventas y del espectacular trabajo de Lee, Silencio ha tenido alguna que otra repercusión en el “batverso”, Catwoman conoció la identidad secreta de Batman, se sentaron (más o menos) las bases para el regreso de Jason Tood (he dicho que tuvo consecuencias, no que estas fueran buenas) al jugar con la idea de su retorno y templar la reacción de los fans, y se creó a un villano, Silencio, que en manos de Loeb es un poco patético (además de que ya desde el primer número sabes quién está detrás de las vendas que ocultan su rostro, si es que…) pero que en manos de otros autores como Paul Dini ha dados historias interesantes.

Un buen broche para un coleccionable magnifico, bien es cierto que esta obra está lejos de la labor de Rucka, Brubaker y Grayson en lo que a calidad se refiere, pero no lo es menos que es una lectura entretenida y sobre todo espectacular.

4 comentarios :

Anónimo dijo...

vaya..yo tenia confianza en q hicieran una reedición más personal y fuera d un coleccionable. un tomo en plan "condado de gotham" o "justicia ciega".. así como que pasa más desapercibido para el boom q tuvo en su momento. un saludazo fer.

manu alicante.

Lestat6996 dijo...

Loeb y Lee, este comic lo tenía todo para parecerme la mayor mierda del universo. Pero lo cierto es que le tengo cariño y se me hace bastante entretenido, que ya es bastante.

Anónimo dijo...

Ni con un palo largo me acerco.

exp. 626

fer1980 dijo...

Pues a mi me parece un comic bastante entretenido, claro que a mi me encanta Jim Lee...

Yo también creia que lo ibasn a sacar en un tomo aparte, peor bueno ya ves.