martes, 3 de julio de 2007

Sin City, el largo adiós.

Poco se podía imaginar, Frank Miller que más de quince años después de la publicación del primer Sin City, su trabajo más personal se convertiría en un éxito de critica y público y que tras una exitosa adaptación cinematográfica le abriría de par en par las puertas de la industria cinematográfica no ya como guionista si no como director.

Cuando a la altura de 1991 Frank Miller decidió publicar Sin City asumió un riesgo muy grande, realizar una historia de genero negro (que hacía tiempo parecía haber desaparecido del mundo del comic americano) y además hacerlo en blanco y negro (en una época en la que el color estaba asumiendo cada vez más protagonismo) suponía una aventura que se antojaba de éxito dudoso, a su favor Miller contaba su enorme prestigio conseguido gracias a (entre otras) varias obras maestras realizadas con personajes como Batman o Daredevil, prestigio que sin embargo ponía en juego ya que no se debe obviar el carácter devorador de mitos del mundo del comic-book americano donde en demasiadas ocasiones solo eres tan bueno como la última historia que has realizado, si Frank Miller se jugo mucho....y salió triunfante.

Sin City (más tarde rebautizada como Sin City: El largo adiós) se publico serializada a lo largo de nueve entregas en la revista Dark Horse Presents entre abril del 1991 y junio de 1992 y casi de inmediato supuso un éxito de critica y publico, varios son los factores que explican tal circunstancia, tal ves el más relevante se encuentre en la propia obra de Miller, y es que si uno analiza su evolución y desarrollo todo parece conducir a Sin City, al fin y al cabo su trabajo en Daredevil es ante todo una larga historia de genero negro, con sus mujeres fatales, sus poderosos mafiosos, y un protagonista cada vez más hundido en una espiral de oscuridad de la que finalmente lograra salir, por su parte Batman Año Uno por ejemplo supone el inicio de una perfecta serie de genero negro con muchos de los ingredientes ya descritos, en ambas obras además la ciudad (New Yok o más bien la Cocina del Infierno en DD Gotham en Batman) cobra una fuerza fundamental y se convierten en un protagonista más, son ciudades opresivas, oscuras, corruptas en las que se hace difícil vivir, ciudades que ahogan y corrompen a sus habitantes, estilísticamente Sin City se anticipa en el trabajo de Miller en Electra Lives Again, donde en muchas ocasiones Matt recuerda al futuro Marv.

Sin City es también fruto de una experimentación artística, Miller que siempre había sido un excepcional narrador jugando con la página como un autentico maestro, en esta obra demostrara el potencial casi infinito del blanco y negro y convierte cada página de Sin City en una lección de cómo con poco contar mucho, el manejo de las luces y las sombras la expresividad de los rostros la belleza y la sensualidad de sus mujeres se trasmite con apenas unos trazos que hace que al mera contemplación justifiquen la existencia de esta obra.

Desde el punto de vista literario Sin City, reúne y da forma a todas las obsesiones de Miller como escritor , se ha dicho en muchas ocasiones que Miller solo sabe escribir sobre superhéroes y auque desde cierto punto de vista esto pueda ser admitido como cierto tal vez sea más correcto decir que Miller solo sabe escribir sobre superhombres, seres plagados de defectos y muy lejos del perfil de lo que cabría entenderse como héroes pero que sin embargo tienen una serie de características físicas y mentales que les sitúan por encima de los seres humanos corrientes, los protagonista de Miller son siempre hombre de honor que pese a tener en muchas ocasiones una moralidad más que cuestionable, hacen lo que creen tener que hacer sin importarles las consecuencias, tal es el caso de Marv protagonista de este primer Sin City, el cual removerá cielo y tierra tas el asesinato de Goldie la única mujer que la hecho sentirse amado en su vida, poco importa que fuera una prostituta con al que solo estuvo una noche y que acudió a ál solo por protección, ha sido asesinada y será vengada aunque para ello tenga que pasar por encima del cardenal Roark amo y señor de Sin City, aquí observamos de nuevo otra de las grandes obsesiones de Miller, un hombre contra el poder absoluto, sin esperanza de éxito real, pero sin posibilidad de rendirse el individuo se enfrenta a un poder casi omnímodo y corrupto hasta la medula, un individualismo exacerbado presente en casi todas la obras del autor americano, el resultado final con la culminación de la venganza no será ni mucho menos un triunfo para el “héroe”, el cual será vilipendiado públicamente y ejecutado en una silla eléctrica, pero eso no importara, la corrupción del poder no puede ser vencida pero si tocada y humillada.

Pero por encima de cualquier otra consideración el autentico protagonista de Sin City, es Sin City la ciudad, con sus callejones oscuros sus bares de mala muerte, sus bellísimas prostitutas, sus policías corruptos y sus matones a sueldo, Basin City (nombre real de al ciudad aunque todo el mundo la llama Sin City) es una suerte de Gothan elevada a la enésima potencia, solo que sin un vigilante oscuro que trate de mantenerla limpia, no en Sin City no hay héroes, solo personas que tratan de sobrevivir y en ocasiones hacer lo correcto.

El trabajo de Miller en El largo adiós, sin ser redondo y sin llegar a los niveles que alcanzaría en Ese cobarde bastardo, como todo trabajo de Miller supone un puñetazo directo al estomago, una lectura que atrapa de principio a fin y que apelando al corazón más que al cerebro consigue quedar grabado en la mente de quien lo lee por mucho tiempo que pase tras su lectura, Miller demuestra en este trabajo por que es un grande entre los grandes siendo lo más curioso que Sin City El largo adiós ni siquiera es su mejor trabajo.

8 comentarios :

lord_pengallan dijo...

Creo que este ha sido uno de tus mejores post. Tambien creo que has explicado bien que es Sin city.
Cuando la lei por primera vez (serializada en cimoc) me parecio cojonuda, hoy en dia ya me parece bastante tonta, aunque graficamente sigue siendo espectacular y eso que es b/n y con un dibujante malo!! Lo cual dice mucho en favor del genio que es Miller.

fer1980 dijo...

Gracias, la verdad es que en este comic Miller demuestra a las claras que es un genio, un idea bastante simple y un dibujo más simple aun constituyen un comic cojonudo y eso no lo hace cualquiera.

Ismael dijo...

¡Soy un abuelo cebolleta yo tiré de Cimoc!

Gloria dijo...

Ismael: eres de mi quinta, pues. Aunque yo los Cimoc los gorreaba a un amigo que se los compraba, ja, ja... Lo que si me iba comprando era "Rambla" y "comix internacional"

Respecto a la ciuda pecaminosa: A Miller no se le puede negar personalidad, aunque yo prefiero su trabajo primerizo en Daredevil a "Sin City"... si, aunque suene raro, me explico: Sin City me pareció resultona en una primera lectura, Y, que caray, en el panorama Americano es toda una rareza tener creadores que se mojen como Miller (que pueden gustar más o menos pero que no dejan nunca indiferentes)

Pero en ultima instancia me parece una parodia de cine/novela negra que se toma demasiado en serio a si misma, vamos, rollo "Me llaman el seis pesetas porque me paso de duro" un numero detras de otro

... Para entendernos, a mi me parece que en "Sin City" es como una versión "hardcore" de aquel entrañable epidosio de DD protagonizado por "Agallas" Nelson... y a mi me parece que la historia estaba más conseguida en DD. Si que es cierto que en DD, Miller trabajaba "de encargo", pero, caray, Kitano hizo "Zatoichi" de encargo y "Takeshis" con entera libertad, y no tengo dudas de que "Zatoichi" es un film mucho más conseguido.

fer1980 dijo...

Yo lo pille de Norma hace la tira de años, por lo demás a mi tembién me parece mejor el DD de Miller que su Sin City, sobre todo por lo repetitivo que llega a ser la segunda, en todo caso eso mo quita que Miller le hecho mucho valor al asunto e hizo lo que quiso juegandose bastante, y le salio bien y eso se debe reconocer, por lo demás tanto el primer Sin City como sobre todo Ese Cobarde Bastardo me parecen muy, muy buenos trabajos, el resto de Sin City tal vez sea más mediocre.

Ismael dijo...

Este será mi Sin city preferido. Ni tan siquiera lo considero género negro, para mí es un cuento; un cuento gótico con monstruos y castillo. Por supuesto, un relato de monstruos pero al revés como un chubasco de malas intenciones o un precipitado de sueños fermentados por esa larva ansiosa de la justicia social. Este Miller me gusta, el que no sabe bien hacia qué o dónde se acerca.

Ismael dijo...

Este será mi Sin city preferido. Ni tan siquiera lo considero género negro, para mí es un cuento; un cuento gótico con monstruos y castillo. Por supuesto, un relato de monstruos pero al revés como un chubasco de malas intenciones o un precipitado de sueños fermentados por esa larva ansiosa de la justicia social. Este Miller me gusta, el que no sabe bien hacia qué o dónde se acerca.

fer1980 dijo...

La verdad es que es una visión interesante Ismael, no me lo había planteado así, por otro lado es cierto que aqui Miller sabe donde quiere ir y que quiere contar, usando las herramienas justas para ello.