lunes, 28 de agosto de 2006

Todo cambia, ¿todo sigue igual?…

Leyendo el otro día un post en el blog de Termin sobre los Nuevos Vengadores, me vinieron a la cabeza una serie de ideas en torno a los cambios en el status quo de nuestros superhéroes favoritos.

En el post al que me refería en al principio Termin, hablaba de lo poco que le estaban gustando Los Nuevos Vengadores de Bendis, señalando que el quería “los Vengadores de toda la vida”, dejando aparate la calidad del comic en cuestión (que por otra parte me parece escasa pero bueno), esto me llevo a pensar acerca de lo que realmente queremos los aficionados al comic de superhéroes. (no me creo en representación de nadie así que lo que sigue es una sensación general, en este caso “mi sensación general”)

Tradicionalmente se nos llena la boca pidiendo cambios y evolución, decimos que ya no nos creemos el “y nada volverá a ser igual”, por que siempre se termina volviendo al status quo, pero lo cierto es que cuando este se tambalea, cuando las editoriales parecen realmente querer cambiar algo, montamos en cólera y pedimos que las cosas vuelvan a ser como antes.

Ejemplos de esto ahí miles, desde el Superman energético, pasando por el BatAzrael, hasta los propios Nuevos Vengadores, todas estos comics con mayor o menor fortuna han intentado revolver el status quo de unos personajes con muchos años a sus espaldas, y todos han recibido duras críticas, volviendo finalmente “al redil”(bueno en el caso de los Vengadores aun está por ver), y es que estoy convencido, de que lo que realmente queremos es leer los comics de siempre, con aventuras interesantes, buenos diálogos y bien escritos, pero que en el fondo nuestros héroes sean los de siempre (incluso que sean como los que leímos en nuestra niñez, así por ejemplo, el gran Rafa Marín señala que “No encuentro ya a Peter Parker en los comics de Spiderman”), no nos gusta realmente que cambien, deseamos que exista sensación de cambio, que realmente creamos que las cosas va a ser distintas, pero al final todos queremos que Spiderman vuelva a su traje de siempre dejando atrás el robótico que usa ahora, queremos que Ojo de Halcón, vuelva a tocarle la narices al Capi en los Vengadores, que Superman sea más icono que personaje o que Batman sea Bruce Wayne, el mejor detective del mundo.

Dicho todo esto, no pienso que sea algo malo ni mucho menos, realmente si algo caracteriza al comic de superhéroes es su carácter cíclico, habrá etapas más o menos experimentales, en las que los cambios pulularan por doquier, pero todos sabemos (y deseamos) que mas pronto que tarde las cosas volverán a su sitio.

Si definitivamente, todo cambia para que todo siga igual.


PD: Un cambio que si me había gustado mucho es que Peter se hubiera convertido en profesor y dejado atrás el Bugle, era una evolución lógica y coherente, y sin embargo ahí lo tenemos de nuevo vendiendo fotitos a JJ (al menos en España).

2 comentarios :

Ternin dijo...

Gracias por la alusión a mi blog. Bueno, al final es cosa de gustos, no? Nos quejamos, es una característica propia del fan y lo que mantiene la vidilla en este mundillo... No se puede ser de otra forma. Un saludo, y a seguir posteando tan bien.

Petro dijo...

Creo que el problema radica en la "pérdida de la inocencia", hay pocas cosas que puedan sorprender a un lector con muchos años a su espalda.Es un tópico pero no por ello menos cierto.
Saludos