martes, 8 de agosto de 2006

Como desmontar una guerra: el disco de las identidades.

Tras el final de House of M, con sus devastadoras consecuencias, explicadas en las distintas series de Decimation, Marvel se lanzo al que sería su siguiente crossover, Civil War, partiendo de una de las premisas más interesantes de los últimos años, Marvel se las prometía muy felices, sin embargo había un factor del que se habían olvidado: Identity Disk.


Tras la relativa decepción que supuso el crossover House of M, lo cierto es que la llegada de un nuevo crossover multitudinario no parecía que fuera a ser bien recibido, sin embargo, en cuanto se supo la premisa y el equipo creativo de Civil War, las expectativas fueron aumentando, y es que Millar parecía a priori más capaz que Bendis, para manejar este tipo de situaciones, y por otro lado la base de la que partía Civil War , es mucho más interesante que la de House of M (ciertamente una de las más interesantes de los últimos tiempos de Marvel, aunque también de las más peligrosas, aunque eso es otro tema), la idea sobre la que se sustenta Civil War, es la siguiente, tras una serie de acontecimientos “problemáticos” el gobierno de los USA decide por fin tomar cartas el asunto de los superhéroes y pretende obligar a estos a entrar a formar parte de la llamada Acta de Registro de Superpoderes (o algo así) donde todos los meta humanos, han de desvelar sus identidades secretas (en caso de tenerlas) y la naturaleza y alcance de sus poderes; la idea en si no es excesivamente novedosa puesto que ya Claremont en los 80 había ensayado algo parecido con el Acta de Registro Mutante, pero a diferencia de aquella (de claros matices racistas), esta nueva situación presenta dos diferencias, una, ahora es a todos los meta humanos y no solo a los mutantes a los que se les exige el registro aludiendo motivos de seguridad (no en vanos los seres superpoderosos pueden ser bombas ambulantes) y otra (la más fundamental), esta decisión gubernamental divide a los superhéroes en dos bandos irreconciliables, cuya discusiones no se quedaran solo en el plano ideológico sino que irán más allá, un bando liderado por Iron Man se muestra proclive al registro y otro liderado por el Capitán América se muestra contrario (aludiendo la defensa de los derechos civiles de los meta humanos).

Planteada la premisa, el crossover giraría entorno a una miniserie de siete números a cargo de Mark Millar y Steve McNiven, y contaría con una serie de tien-ins o números complementarios, tanto en forma de miniseries, como en forma de números de las series regulares, completando así una saga que se anuncia que cambiaria para siempre el panorama del Universo Marvel (cosa que por una vez puede ser verdad si se sigue la lógica que dicta la premisa, aunque claro que depende como se haga también puede herir de muerte a este magnifico universo, pero ese es otro tema).

De esta forma Marvel pone en marcha, su apabullante, maquina publicitaria que va desde trailers al más puro estilo cinematográfico, pasando por reseñas y debates en la prensa generalista ( desde el New York Times hasta El País), así como anuncios y regresos contundentes (ya en Civil War #2 y #3), el éxito está asegurado y las ventas (Civil War esta arrasando en este aspecto) y las criticas acompañan a uno de los eventos que más atención a generado en los últimos años de Marvel, sin embargo...existe un pero y es un gran pero, y este pero se denomina: Identity Disc.

¿Y que es Identity Disc?, pues ni más ni menos que una miniserie de cinconúmeros publicada en los EEUU, entre Agosto y Diciembre de 2004 (y aquí en España en formato tomo por parte de Panini el año pasado), escrita por Robert Rodi (Loki, Elektra) y dibujada por John Higgins (conocido por su labor de colorista en Watchmen y diversas serie en Vertigo), la miniserie surgida a rebufo y a modo de relativa parodia en lo que a titulo se refiere del gran éxito de ese año (Identity Crisis de la Distinguida Competencia), narra las peripecias de un grupo de villanos y exvillanos (Masacre, Bullseye, Dientes de Sable, el Buitre, el Hombre de Arena y Juggernaut)que se ven obligados a colaborar juntos ante las amenazas y el soborno de un misterioso personaje, la trama típica y nada sorprendente, presenta un final sorpresa, y no destaca demasiado salvo quizás por su mediocridad y el uso tal vez incorrecto de algunos de los personajes con los que trata (como Masacre), su repercusión en ventas fue escasa y revistas como Wizard la señalaron como el gran fiasco de Marvel del año.
Si esto es así ¿cómo es posible que una miniserie del montón que pasó prácticamente desapercibida en su momento pueda ser responsable de la desmantelacion de la premisa de una de las sagas más interesantes de la Marvel de los últimos años?, muy sencillo, el motivo por el que se reúnen estos villanos y la premisa fundamental de la miniserie, es la búsqueda del “legendario” Disco de las Identidades, que contiene ni más ni menos que todos los datos, sobre poderes, identidades y demás de los meta humanos de los EEUU, finalmente la saga termina con el susodicho disco en manos de SHIELD, visto lo visto, ¿para que quiere el gobierno el Acta de marras, si ya tiene el disco?, con esto en teoría se hace mucho daño a la premisa de Civil War, y para terminar de arreglar la situación, cuando se le preguntó sobre el tema a Quesada, este solo tuvo la feliz idea de responder que el disco era una leyenda urbana, que en realidad no existía, ante esto uno solo puede pensar “claro y el disco al que hace referencia Furia al final de la mini que era, ¿un recopilatorio de los éxitos de Camela?”, con respuestas como esta Quesada, solo consiguió dar más armas a los críticos, lo que realmente es lamentable y más si tenemos en cuanta que con una serie de razonamientos muy sencillos, se puede tirar para abajo todas las teorías acerca de la presunta desmantelacion de la premisa de Civil War a causa de Identity Disc.

Para empezar el que SHIELD, tenga el disco no significa ni mucho menos que lo tenga el gobierno, en teoría SHIELD, es un organismo internacional, y aunque la concepción de “internacional” en los EEUU parece difusa (no en vano a la nueva directora de SHIELD la nombra el tito Bush), no es menos cierto que Furia tenia razones para no fiarse del todo de su gobierno y visto lo visto tras su caída en desgracia bien podría haberse llevado el disco consigo y haberlo destruido, creyendo de esta forma que hacía un favor a sus amigos superhéroes, además aunque Furia dice tener el disco nosotros como lectores nunca lo vemos abierto, es posible (y nada descabellado) que no contenga la información que en un principio se pensaba y que todo sea un tongo, por otro lado no cabría descartar la posibilidad de que el gobierno de los EEUU, más que el registro en si lo que quiera es una demostración pública de fuerza, obligando a los meta humanos a registrase para de esta forma demostrar quien está al mando, bajo este punto de vista el disco no cumpliría este objetivo aunque contuviera la información que se supone tiene y seria inútil para los deseos del gobierno.
Es decir existen muchas posibilidades que permiten que Identity Disc, no anule la premisa de Civil War y que además no contradicen absoluto a la primera, aunque las cabezas pensantes de Marvel parecen no haberse dado cuenta de ello, optando por al camino fácil y por ello ilógico y contraproducente, esperemos que llegue la cordura y todo se aclare de manera coherente por que es muy sencillo a poco que se piense en ello.

2 comentarios :

Ternin dijo...

Yo tengo ese tomo y me pareció bastante malillo. Es la versión Marvel de Sospechosos habituales, con un dibujo muy feo y que no te quita el sueño si jamás lo lees. Lo del Disco es una excusa argumental aunque es verdad que fastidia todo el engranaje de la Civil War. Pero como la miniserie es tan mala y casi nadie le ha echado cuenta, pues no pasa nada. Peores cosas se han visto. Un saludo.

delon dijo...

Tu explicación sobre que ese Disco lo tiene Nick Furia y que puede ser una de las razones por las que este desaparecido, me parece una explicación cojonuda.

Y como tu bien apuntas, esta claro que Quesada y compañía o bien hicieron esta serie medio parodia como apuntas, o es que pasan de coherencias argumentales y ajustes de continuidad.

Lo que creo que tienen claro, es que a partir de Civil si van a mirar la continuidad y las incoherencias con lupa. Al menos hasta la vuelta a la "normalidad".

Como siempre una interesante reflexión Fer1980.