miércoles, 9 de julio de 2008

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo. Parte LXXVIII: Karen Page

Puede que Elektra tenga más fuerza, puede que Tifoidea sea más interesante, puede que Tasha sea su pareja ideal, pero el corazón de Matt siempre ha latido de manera especial por Karen Page, la que parecía destinada a ser su novia eterna...hasta que las cosas se torcieron.

Creada en el mismísimo Daredevil 1 por Stan Lee y Bill Everett, Karen Page simboliza en gran medida el papel que jugaron muchas féminas Marvel en los años de la génesis de su universo de ficción, interés romántico del protagonista, amores correspondidos en secreto (¡ah, esos bocadillos de pensamiento que solo los lectores podíamos ver!), y damisela en apuros.

Secretaria del despacho Nelson & Murdock, Karen pronto se convirtió en un foco de los intereses románticos de nuestros sin par leguleyos, creándose un triangulo amoroso que dio lugar a situaciones situadas entre lo cómico y lo patético, y es que Karen amaba en secreto a Matt pero pensaba que un abogado de su prestigio nunca se fijaría en una simple secretaria, por supuesto este también amaba a Karen, pero pensaba que su ceguera impediría que ella le amase, no tenía tantos reparos Foggy que incluso llegó a pedirle matrimonio.

Stan Lee tan dado a estas rocambolescas situaciones llego a complicar más el asunto con la presencia de Daredevil (Matt se sentía más libre para hablar con Karen como DD, y esta admiraba su fuerza y su coraje) e incluso con la llegada de Mike Murdock, otra identidad creada por Matt para proteger su identidad secreta, dando lugar a una especia de “pentágono amoroso”....en fin cosas de Stan; aquello aunque resultaba gracioso no iba hacía ningún lado, sobre todo teniendo en cuenta que Karen apenas si era un estereotipo con patas y que en más de 50 números apenas si se había sido desarrollada como personaje, la situación encontraría una salida con la llegada de Roy Thomas, el cual (con la colaboración más tarde de Gerry Conway) cortaría por lo sano con aquel sin sentido y de paso sentaría las bases que después permitirían desarrollar Born Again.

Sería durante la etapa de Roy Thomas al frente de Daredevil cuando Karen descubriría la identidad secreta de Matt, en una saga en la que el padre de Karen (Pastón Page) tornado en el villano Cabeza de Muerte, acaba redimido tras sacrificarse para salvar la vida en su hija (vida que el mismo había puesto en peligro), Matt revela su identidad a Karen, la cual incapaz de soportar la doble vida de su amado, decide cortar la relación y huir a Hollywood, para iniciar una prometedora carrera como actriz, sus siguientes pasos los dio en la serie del Motorista Fantasma, donde mantuvo una breve relación con Johnny Blaze (y se reencontró con Matt en un crossover entre el Motorista y Daredevil), y realizo alguna película que otra.

Tras esto la perdimos totalmente de vista hasta Born Again, donde Frank Miller retomo al personaje, el que este hubiera estado tantos años desaparecida permito libertad absoluta a Miller a la hora de retomarla, y aquí Karen jugaría tanto el papel de Judas (la heroína sustituye aquí a las 30 monedas de plata) como de redentora (salvar a Karen, recuperar su amor es una de las claves de la salida de Matt del infierno), Miller plasma en Karen el sueño tornado en pesadilla que para muchas jovencitas termina siendo Hollywood, llena de esperanza e ilusión Karen fue a Los Ángeles con un sueño ser actriz, y acabo en una pesadilla de pornografía y drogadicción que le llevo a vender por una dosis de heroína lo único que le quedaba de valor; el amor de Matt, arrepentida y perseguida por su pasado, Karen regreso a New York, en busca no sabía muy bien si del perdón o del castigo de Matt, y encontró la redención de la mano de un hombre al que solo cuando le quitaron todo, descubrió que en realidad solo le habían dado la libertad.

La historia podía haber acabado ahí, tal vez debería haber acabado ahí, Matt y Karen habían retomado su amor, aceptándose como realmente eran con su defectos y virtudes con su pasado olvidado y solo mirando el futuro, pero ¡ah C`est la vie!, el espectáculo debía continuar, y así llegamos a la etapa Nocenti, donde Karen encantaría por fin un (a) guionista capaz de desarrollarla de darle personalidad propia, de convertirla en uno de los personajes más interesantes de la saga del hombre sin miedo.

Bajo la pluma de Nocenti, Karen se torno en una mujer fuerte, segura de si misma, inteligente y dispuesta tomar las riendas de su vida, su amor por Matt no admitía dudas, como tampoco su deseo de mejorar el mundo en el que vivía, si Matt protegía la Cocina del Infierno de malhechores y criminales, ella crearía una asesoría legal gratuita para todo aquel que no pudiera permitirse un abogado, pero negros nubarrones asomaban en el horizonte, y es que Kingpin había llegado a ala conclusión de que si Murdock no se había rendido se debía sin duda al amor de Karen, amor que tendría que ser destruido para derrotar definitivamente a Murdock. Aquí entra en juego Tifoidea, la infidelidad de Matt, y la desaparición de Karen (otra vez) de las paginas de DD el en el peregrinaje que Matt inicio a lo algo y ancho de todo el país.

Una autentica lastima sin duda, ya que Karen había llegado a ser un personaje fundamental en los primeros números de Nocenti, sin embargo la guionista opto por otros caminos y tuvimos que esperar a la etapa Chichester para volver a Karen.

Bajo los guiones de Chichester, Karen se convirtió en un personaje secundario recurrente, habiendo iniciado una dura cruzada contra la pornografía de la que ella misma fue victima, su relación con Matt no podía recomponerse de la noche a la mañana tras lo acaecido en la etapa Nocenti, sin embargo el acercamiento cada vez era mayor y cuando parecía que las cosas podían solucionarse, la identidad secreta de Matt sale al descubierto y este finge su muerte para proteger a sus seres queridos, lo cuales quedan devastados ante lo que piensan es la desaparición de Matt.

Durante este tiempo Karen prosigue su cruzada contra la pornografía a la par que trata sin demasiado éxito de olvidar a Matt, un Matt que acabaría regresando tras su enésima crisis nerviosa durante la etapa DeMatties, en la cual Karen y Matt retoman su relación, una relación que esta a punto de atravesar una edad dorada que se torna solo en preludio de la tormenta.

Durante las etapas de Kesel primero y Kelly después la relación entre Matt y Karen alcanza un nivel de solidez y estabilidad nunca antes conocido, se quieren, se necesitan y se respetan, además Karen vuelve a ser el personaje sólido e independiente que fue durante la etapa Nocenti, encontrando un trabajo como locutora de radio y se convertirá en un “Ángel nocturno” neoyorquino con un gran éxito de audiencia y de criticas, tanta felicidad solo se vio comprometida cuando Karen en una trama urdida por Mr. Miedo se vio acusada injustamente de asesinato, caso que finalmente Matt terminaría por resolver.

De esta forma al menos desde un punto de vista sentimental la vida de Matt y Karen parecía haber encontrado un equilibrio, sin embargo el destino (en forma de Kevin Smith) aguardaba en el horizonte, una oferta de trabajo para irse de New York y la sensación de ser solo una especie de muleta en la que Matt se apoyaba fue todo lo que necesito Karen para cortar la relación y dejar a Matt destrozado, su regreso se produciría con desastrosas noticias, después de años de semiprostitución y abuso de las drogas Karen tenía SIDA y de nuevo en su peor momento acudía a Matt en busca de ayuda y apoyo, en medio de todo esto y antes de descubrir que en realidad no tenía SIDA y que todo había sido un maquiavélico plan de Misterio para destrozar a DD, Karen moría en brazos de Matt asesinada, al igual que su otro gran amor por Bullseye.

La muerte como Karen supuso en su momento un impacto brutal para los seguidores del cuernecitos, a lo largo de sus más de cuarenta años de historias, DD ha sido un personaje más bien solitario y el número de secundarios interesantes que se ha visto en sus historias ha sido siempre más bien reducido y poco constante, Karen era una de esas constantes, parecía destinada a ser su novia eterna, parecía que por fin Matt tendría algo de estabilidad emocional, sin embargo un personaje como DD tan rodeado de tragedia no podía ser feliz mucho tiempo, y es que aunque muchos maldecimos a Smith por cargarse de manera innecesaria un personaje tan importante y tan querido, y aunque muchos somos los que hoy seguimos pensando que su muerte fue un tanto gratuita, lo cierto es que fue emotiva, bien escrita y sobre todo relevante para el personaje, tanto que gran parte de la etapa de Bendis se basa en el impacto brutal que sobre Matt tuvo la muerta (otra vez) de su amor a manos de uno de sus peores enemigos, y es que Karen tanto en su presencia como sobre todo por su ausencia, ha sido siempre un personaje fundamental en la vida de Matt, su amor verdadero (incluso por encima de Elektra a quien le une una relación más pasional que sentimental), y una figura clave en sus sucesivos hundimientos y “resurrecciones”, y es que Karen se ha ganado por derecho propio un hueco en el corazón de todos los aficionados al cuernecitos, algo así como Gwen en el de los fans de Spidey, ambos personajes que más allá de cualquier otra consideración siempre estarán presentes con letras de oro en los mitos de los dos héroes urbanos por excelencia del Universo Marvel.

2 comentarios :

Gloria dijo...

Yo creo que Smith la cagó matando a karen... es más, la mató y salió corriendo deja´ndole el muerto (bueno, la muerta) a los guionistas que le siguieron. Creo que ninguna de las mujeres que han venido después están a la altura: ni Eco, ni Milla.

Matar un personaje es el recurso fácil: llama la atención sobre tu historia de forma automática... ¿pero a que precio? El potencial de Karen como personaje quedó burdamente truncado... Creo que es más civilizado mandar a un personaje "de vacaciones " (como Wilson Fisk, ahora mismo), que matarlo. Una Karen viva podría permanecer fuera de escena a la espera de un Miller, una Nocenti, un Kesel... en resumen, guionistas que REALMENTE supieran que hacer con ella: matar personajes gratuitamente es propio guionista patán.

Ni siquiera Brubaker se atrevió a eliminar a Foggy del reparto: es consciente de que el día que el deje de guionizar Daredevil (esperemos que no lo haga en muuchos años), le ha de dejar al siguiente escritor los bártulos en condiciones.

fer1980 dijo...

Si, estoy bastante de acuerdo contigo, Karen en las manos correctas era un gran personaje (como todos, vaya), y es una pena que se fuera así, eso si le concedo a Smith que me emociono, no me gusto lo que conto, pero lo conto bien.