jueves, 24 de julio de 2008

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo. Parte LXXX: Ben Urich.

Siguiendo con el repaso de los secundarios de Daredevil y tras haber escrito sobre los amores de Matt, tocan ahora los aliados, y es que en una serie que nunca se ha caracterizado por su amplio abanico de secundarios lleva ya muchos años con dos constantes; Foggy Nelson (desde el principio de los tiempos) y Ben Urich (desde poco antes de la época Miller), hoy es el turno del periodista del Bugle.

Tornado en algo así como en cronista oficial del Universo Marvel a través de las distintas “Primeras líneas” que han acompañado los últimos crossover marvelitas, Ben Urich lleva ya un tiempo alejado de las paginas de Daredevil donde nació en el ya lejano Daredevil 153 USA (Julio de 1978), creado por Roger McKenzie y Gene Colan.

Ya desde estas primeros apariciones vemos en Urich un periodista hábil e inteligente en busca de su gran historia, la historia que le permitiría reconocimiento internacional y le llevaría a conseguir el prestigioso premio Pulitzer, esa historia sería la identidad de Daredevil, su autentica vida saldría a la luz y Urich sería el responsable, el argumento que como telón de fondo acompaño a la serie durante muchos meses culmino en el mítico Daredevil 164 USA (mayo de 1980), una historia emotiva donde McKenzie y Miller recontaron el origen del personaje de la boca del propio Matt y ante la presencia de Urich, un número genial tanto en guión como en dibujo (la muerte del “Arreglador” es un autentico prodigio narrativo), que culmina con Urich quemando el articulo que le iba dar fama y fortuna, y es que Ben se da cuenta de que Daredevil es demasiado importante para mucha gente y que su ego no puede ser satisfecho a costa de la destrucción de un héroe.

Se sientan así las bases de una gran y profunda amistad y de lo que sería la personalidad de Ben Urich, un periodista de investigación, brillante e inteligente que acompaña tales virtudes con un sentido del honor y de la amistad que pone por encima de todo; personalidad y esencia que, pese a la indudable aportación de McKenzie y como sucedería con casi todos los personajes que pasaron por sus manos, pronto tornarían a Urich en puramente “milleriano” (de hecho son muchos los que erróneamente piensan que el personaje fue creado por Miller), siendo una de las claves de sus dos etapas, donde se mostraría como algo así como la “visión del lector” dentro del propio comic.

Tanto en su primera etapa como en Born Again, Miller usa a Urich para demostrar la practica invulnerabilidad de Kingpin, en su primera etapa Urich con la ayuda de DD descubre la implicaciones de Fisk con un candidato a la alcaldía de New York, su labor llega a probar esas conexiones, solo para ver como Elektra mata ante sus ojos a un testigo (de nuevo majestuoso Miller, mostrando el terror absoluto que se dibuja en el rostro de Urich), y posteriormente dejando muy malherido al propio Urich que se ve abocado a dejar la investigación, solo DD y usando métodos más propios de Fisk, consigue evitar que su títere se haga con el poder, de esta forma a través de los ojos de Urich, asistimos a la degradación de DD, que tiene que recurrir a los métodos de su peor enemigo para proporcionarle derrotas en muchas ocasiones menores, y de paso vemos a Fisk como una figura aún más intocable, más invencible, un gigante que nunca se mancha las manos pero capaz de destrozar tu vida con solo una llamada telefónica.

Esta situación se agiganta en Born Again, donde Urich juega un papel fundamental, tratando de ayudar a Matt y de demostrar que esta siendo victima de un complot muy bien urdido, Urich vuelve a conocer lo que es el terror, cuando su principal arma para demostrar la conspiración; el agente Malonis, es torturado y asesinado salvajemente en su presencia, Urich, siguiendo el paralelismo católico de toda la obra, jugara el papel de San Pedro llegando a negar tres veces a Murdock, para al final encontrar la salvación con el regreso de un renacido Matt.

Tras Born Again al presencia de Urich no solo en las página de DD si no en el Universo Marvel en general se consolido, siendo algo así como el periodista de investigación por excelencia del Universo Marvel y llegando a enfrentarse a otros psicópatas del mismo como es el caso de Norman Osborn quien estaría a punto de destrozar su vida y su trabajo, después de que Urich afirmara (y demostrara en las paginas de Legado del Mal de Kurt Busiek y Mark Texeira) que en realidad era el Duende Verde.

La figura de Urich en las páginas de DD siempre ha sido algo así como la voz de la razón, siempre tratando de ayudar a su amigo y siempre viéndose envuelto en situaciones muy complejas desde el punto de vista moral, como es el caso de sus última aparición hasta ahora en las paginas de DD, cuando en los estertores de la etapa Bendis y ante un jugada maestra de Fisk se vio obligado a elegir entre traicionar a su amigo o acabar en la cárcel, además de haber contribuido a desencadenar alguna de las sagas más importantes en la historia de la colección, como es el caso de Caída del Paraíso, cuando una periodista rival descubre en su PC sus notas sobre la identidad de DD lo que lleva a Matt a fingir su propia muerte y demás.

Protagonista hoy en día (y junto a Sally Floyd) de su propia publicación “Frontline”, Urich ha sido siempre un apoyo y un amigo sincero para Matt, una amistad que ha sobrevivido a duras pruebas y que pese a todo se antoja hoy más fuerte que nunca.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

uno de los mejores secundarios (el mejor?) del Universo Marvel. por cierto ¿sigue fumando?

mr. Fuck U.

fer1980 dijo...

Si la verdad es que si, un personaje muy interesante, y no, ya no fuma, nueva victima de Quesada.