miércoles, 19 de julio de 2006

Los X-Men de Grant Morrison.

Grant Morrison es (probablemente) uno de los guionistas más prestigiosos del comic americano actual, prestigio merecido sin duda ante la inmensa calidad de muchas de sus obras, por ello cuando a la altura del año 2001, el recientemente nombrado editor Marvel, Joe Quesada anuncio a Morrison como nuevo guionista de X.-Men, un horizonte de esperanza se abrió para los fans mutantes, tras muchos años de travesía en el desierto (solo aliviada ligeramente durante la época de Alan Davis), pero ¿cumplió Morrison con las expectativas generadas?.

Grant Morrison, polifacético y sorprendente guionista de origen escocés salto a la fama gracias a DC comics y de la llamada “invasión británica” que terminaría germinando en la creación del sello Vértigo, tras haber colaborado con la mítica revista 2000 AD e incluso en Marvel UK, sería su relanzamiento de Animal Man, lo que ayudaría a ganarse su estatus de guionista estrella, su labor en esta serie y en Doom Patrol, nos mostraría un guionista excelente con geniales ideas y gran talento para lo absurdo (sobre todo en Doom Patrol), su salto definitivo a la fama vendría gracia a Batman: Arkhan Asylum de 1989, autentico bombazo de ventas, que le dio la posibilidad de gozar de libertad creativa y hacer lo que realmente quería en su personalísima y compleja serie de Vértigo, Los Invisibles en al que a lo largo de tres volúmenes nos muestra su propia visión de la realidad y en la que se observan muchos de los elemento que más tarde harían triunfar a la cinematográfica Matrix, su trabajo siguió desarrollándose en DC sobre todo en proyectos de Vértigo (Mata a tu novio o Flax Metallo), pero seria su labor de relanzamiento de la JLA, la que le permitiría escribir más tarde X-Men, y es que a la altura de 1996, DC se vio en la necesidad de relanzar la serie de la JLA que hacia años había perdido el rumbo y para ello decidió confiar el Morrison, el cual recurrió a la vertiente más icónica de la liga y a lo largo de los 41 números que duro su etapa, Morrison rescato la grandeza de un grupo que llevaba demasiado sin ser el que se suponía debía ser, para ello empleo el camino más lógico posible demostrando que su talento era también aplicable al comic más comercial, cogió a los llamados 7 grandes de DC (Superman. Batman, Wonder Woman. Flash, Green Lantern, Aquaman y Detective Marciano) y los enfrento a aventuras más grandes que la vida con amenazas cada vez mayores, de esta forma devolvió a la liga a los primeros puestos de las listas de venta y firmo una etapa considerada ya hoy mítica.

Será al poco de finalizar su etapa en la JLA, cuando Morrison recibe una llamada de Quesada para trabajar en Marvel, algo que hasta hace bien poco se veía harto improbable, habida cuanta del espíritu clásico que dominaba la Marvel de los años pre-Quesada, pero que entraba dentro de la lógica de los cambios que se estaban llevando a cabo en la editorial, de esta forma Morrison empieza a trabajar para Marvel, donde además del relanzamiento de X-Men, escribiría las miniseries Los 4 Fantasticos:1234, y Marvel Boy ambas para el sello Marvel Knights.

Su estancia en X-Men coincidió con el enésimo relanzamiento de la franquicia mutante, que en este caso contaría con tres serie principales, Unncany X-Men por Joe Casey e Ian Churchill, (etapa que duro muy poco, el dibujante apenas tres números y Casey algo más de un años siendo sustituido por Austen), XtremeXMen de Claremont y Larroca (en el que se dejaba a Claremont como referencia clásica para aquellos fans que no aceptaran los cambios que Morrison tenia pensado introducir) y Grant Morrison con Frank Quitely en X-Men, rebautizados para la ocasión como New X-Men, y con un logo diseñado por el propio guionista que se podía leer tanto normal como al revés.

Llama la atención en todo caso que Morrison no fuera a parar al buque insignia de las tres serie es decir Uncanny X-Men, pero tal vez Marvel quería un guionista más clásico en su serie mutante más antigua, sea como sea lo cierto es que la presencia de Morrison garantizaba en un principio dos cosas, primero, una larga estancia en el titulo, y es que Morrison no era un guionista de los que están 12 números cuentan su historia y se van, tanto en Animal Man como en Doom Patrol como en la JLA, había permanecido un mínimo de dos años al frente de las cabeceras y como era de esperar así sucedió en New X-Men, donde permaneció desde el 114 USA (VII 2001) hasta el 158 (V 2004) (publicados en España del 73 al 111 del vol II de X-Men), y segundo, cambio, algo distinto en unos mutantes que llevaban demasiados años girando en torno a los mismos temas.

Al iniciarse su etapa Morrison, prefirió centrarse en pocos mutantes, su grupo estaría compuesto por Ciclope (personaje con el que realizaría una labor fantástica, haciéndolo evolucionar como casi nunca antes y que según el propio Morrison sería su mutante favorito), Bestia (al que haría sufrir cambios importantes tanto en su carácter como sobre todo en su aspecto físico), Jean Grey (que jugaría un papel clave en el desenlace de su etapa) un obligado Lobezno, y una sorprendente Enma Frost que llega casi de casualidad ya que como ha confesado Morrison en un principio quería a Coloso, pero como estaba muerto, decidió usar a Enma Frost, dotándole de una mutación secundaria (concepto inventado por Morrison y que pronto usaran otros guionistas de la franquicia como Austen) que convertía su cuerpo en diamante, simulando de esta forma los poderes de Coloso, Frosy se convertía en la estrella de la etapa y removería algunos de los pilares más básicos (y hasta entonces inmutables) de los X-Men la relación entre Scott y Jean.

El inicio de su etapa no puede ser más sorprendente y esperanzador, es tan solo tres números y en un saga llamada E-de Extinción, remueve los cimientos de la casa mutante, en primer lugar se carga a 17 millones de mutantes (entre ellos parece que a Magneto) durante un salvaje ataque de Centinelas a Genosha, el país mutante gobernado por Magneto, por otro lado presenta a una maquiavélica villana Cassandra Nova, hermana gemela de Xavier, a la que este trato de matar ya en el útero materno y responsable ultima del ataque centinela, por otro lado da a conocer al mundo que Xavier es mutante y convierte la Escuela de Xavier en una autentica escuela (no elitista de 10-12 personas si no en una Escuela con cientos de alumnos todos mutantes) y refugio para mutantes, y hace evolucionar a Cíclope mostrando un cambio en su carácter y las consecuencias que ha tenido el estar poseído durante un tiempo por Apocalipsis. Todo en solo tres números magníficamente ilustrados por Quitely, la cosa no podía empezar mejor

Sin embargo tras este esperanzador inicio la situación se complica en la segunda saga donde ya se empiezan a ver alguno de los males que lastraran en cierta medida casi toda la etapa, y es que Quitely es incapaz de producir un comic mensual y Marvel demostrando una gran falta de inteligencia, en lugar de contar con dos o tres dibujantes de primer nivel que se fueran alternando en la diferente sagas, otorga los guiones de Morrison a dibujantes mediocres, a los que además da poco tempo para dibujarlos, dando como resultado comics con un aspecto visual lamentable, esto unido a que la siguiente (centrada en las revelaciones de Xavier durante el primer arco argumental y sus consecuencias) no sea como para tira cohetes (además se presenta personajes un tanto innecesarios como Pico o la nueva Angel), hace que se frene un poco el entusiasmo inicial, aun así Morrison deja caer conceptos muy interesentes (que después de su etapa serian desechados por Marvel) como son el que la humanidad este a dos generaciones de extinguirse y que su sucesor natural sean los mutantes, unos mutantes que cada vez son más numerosos y que cuentan con sus propios barrios en algunas ciudades, convirtiéndose casi en un elemento de moda, y es que Morrison convierte a los mutantes en elemento de la cultura pop, los niños “guais” quieren ser mutantes, lo que enlaza con otro elemento interesante (que será muy explotado en el Universo Marvel a partir de este momento y que de nuevo será idea de Morrison)la nueva droga llamada Coz, que permite a quien lo toma adquirir poderes durante un tiempo, pero que tendrá efectos devastadores después.

También se sientan en estos números las bases de lo que será la siguiente gran saga (dibujada por varios artistas entre ellos de nuevo Quitely) , en la cual se nos muestra como en realidad es Casandra Nova, quien habiendo tomado el control del cuerpo de Xavier, revela su condición mutante a la humanidad y quien se había marchado al Imperio Shi´ar (de esta forma se empiezan haber algunas de las claves de la etapa que en algunos momentos parecerá un remake de los mejores números del dúo Claremont-Byrne) con el que casi acaba, y al que lleva a un enfrentamiento con los X-Men del que estos salen airosos de milagro, Xavier recupera más tarde el control de su cuerpo pero el daño ya esta hecho.

A todo esto es conveniente destacar el nuevo personaje que presenta Morrison en el Annual 2001 (Annual que será el ultimo de la serie hasta el momento y en el que se inicia la relación de “más que amistad” entre Enma y Scott), se trata de Xorn un mutante chino que tiene una estrella por cabeza, y al que la Patrulla rescata de su esclavitud en la China roja, Xorn con poderes curativos restaurara el uso de las piernas de Xavier y se convertirá en uno de los maestros más queridos de la escuela, por su carácter apacible y pacifico.

En la siguiente saga Morrison dejara caer otro concepto revolucionario, que tendrá repercusiones importantes en Lobezno, y es que a través de un nuevo personaje Phatomex, se revela que en realidad el proyecto que dotó al mutante canadiense de esqueleto de adamantiun no es Arma “equis” sino Arma “10”, por lo que ha habido, al menos 9 experimentos anteriores, y varios posteriores, girando la trama en el intento de detener a Arma XII , en una saga en la cual Estrella Oscura encontrara su muerte, destacar también que Jean cada vez se va mostrando como más poderosa y distante de Scott y es que Morrison muestra que cada vez es más obvio que le Fénix esta de vuelta (enlazando de nuevo con la etapa Claremont-Byrne).

Después de esto y tras varios números interesantes entre los que destaca el viaje de los X-Men a una devastada Genosha, y donde tiene lugar un interesante debate sobre el legado de Magneto, llega la que será ultima saga de Quitely en la serie y después de E-de extinción la mejor historia de Morrison, en su etapa, Revuelta en la escuela de Xavier en la que tras el asesinato de un famoso mutante por parte de grupos racistas varios alumnos de la Escuela de Xavier, liderados por un poderoso e incomprendido chaval Quentin Beck se hacen con el control de la escuela, creando una situación caótica que los X-Men resuelven a duras penas, la saga destaca tanto por la gran caracterización de personajes que hace Morrison, con por su análisis de la distancia generacional entre el profesor y su alumno.

Después vendrán dos sagas interesantes más que por la aventura en si por las relaciones personales, en la primera Asesinato en la Mansión, se narra el “asesinato” de Emma Frost que es reducida a millones de cachitos por alguien desconocido, y la investigación de ese asesinato (que no será tal ya que La Bestia consigue recomponer el cuerpo y salvar a Emma, aunque no ha tiempo de que está pueda advertir al resto de lo que se avecina), la saga destaca sobre todo por su primer número en el cual Jean descubre la relación entre Scott y Emma (relación un tanto extraña ya que no es física si no psíquica), Jean descubre que Emma realmente se ha enamorado de Scott y sondeando en su mente descubre parte de su pasado de niña apocada sentando así las bases de la futura serie propia de la antigua Reina Blanca, ambientada en su pasado y que tanto éxito parece tener en España.

La otra saga llamada ataque a Arma Plus retoma el argumento de Arma XII, supone el regreso de Phantomex, y destaca por las conversaciones y el respeto mutuo que muestran un Scott deprimido y borracho por los sucesos de la anterior saga y Logan, mostrando Morrison ser un gran conocedor de ambos personajes y de la evolución de la relación entre ambos a lo largo de los años, por lo demás la saga sirve para indagar algo en el pasado de Lobezno y poco más.

En este caso Marvel parece haber aprendido de la experiencia y cada saga es dibujada por un dibujante sin mezcla la primera por un fenomenal Phil Jiménez, y la segunda por aun tal vez demasiado confuso Chris Bachalo.

Precisamente serie Jiménez el encargado de dibujar la penúltima saga de Morrison en los X-Men, titulada Planeta X, Grant demuestra tener todo controlado y pensado desde el principio, muestra como en realidad Xorn no es otro que Magneto disfrazado, un Magneto que ha logrado sobrevivir a la masacre de Genosha, y que ahora regresa dispuesto a vengarse de la humanidad, para ello ataca a la Patrulla desde dentro, para prevenir futuras molestias y se revela que fue el quien casi mato a Emma pues esta había descubierto su secreto y amenazaba con sacarlo a la luz demasiado pronto, Magneto destroza a la Patrulla desde dentro (quitando el control a Xavier de sus piernas al que en el colmo dela crueldad se le vuelve a dejar lisiado) y se hace con el control de gran parte de Nueva York ciudad que convierte en un campo de concentración con millones de muertos, Morrison nos muestra un Magneto adicto al Coz que potencia sus poderes y que es un autentico líder para muchos jóvenes mutantes , finalmente la Patrulla consigue derrotarle no sin pagar un lato precio en forma de la muerte de Jean, que había recuperado ya gran parte de los poderes de Fénix.

La saga resulta épica y vibrante, pero Morrison demuestra un falta de respeto y un desconocimiento sobre Magneto, que empañan y mucho no solo esta historia si no su etapa en general, puesto que es obvio que todo estaba pensado desde la aparición de Xorn en los primeros compases de su etapa, el que Magneto convierta Nueva York en un campo de concentración, y sea poco más que un drogadicto megalomaniaco, contradice la evolución del personaje desde que lo cogió Claremont y supone una traición a la misma esencia del personaje (no hay que olvidar sus orígenes, en los cuales fue victima del nazismo y vio caer a sus seres queridos en un campo de concentración, jurando que no volvería a permitir que eso pasara), difícilmente justificable ni aun con la matanza de Genosha de por medio.

Además todo lo que parece olvidar a Claremont en lo que se refiere a Magneto, parece usarlo por el contrario en lo que se refiere al destino de Jean de nuevo convertida en Fénix y de nuevo muerta dando la sensación de que esta historia ya había sido contada (y muchísimo mejor) treinta años atrás.

La ultima saga de Morrison es una especie de remake (de nuevo) de la Saga Días del Pasado y del Futuro, dibujada por un Marc Silvestri más jimleenesco que nunca (muy lejos de su legendaria etapa en Uncanny) sirve para reafirmar el papel de Cíclope como líder y alma de la Patrulla X , consolidando su relación con Emma ahora que Jean ha muerto y reafirmando su posición como codirectores de la escuela ahora que Xavier se ha marchado a Genosha para ayudar a su reconstrucción, la saga confusa y poco interesante no esta de nuevo a la altura de su predecesora.

De esta forma se cierra la etapa Morrisosn (una etapa que por cierto Marvel no ha dejado de contradecir tras su marcha pese a utilizar muchísimos de sus conceptos), con un balance final no tan positivo como parecía por su prometedor inicio, y un tanto lastrada por el baile de dibujantes, aun así estamos sin duda antes una de las mas interesantes etapas (y con más conceptos novedosos) en la franquicia mutante desde la primera marcha de Claremont a la altura de 1991.

5 comentarios :

Zemo dijo...

Me ha gustado mucho el artículo, he podido recordar cosas que había olvidado y ver un punto de vista exaustivo de la etapa.

Prácticamente de acuerdo en todo ( aunque yo hubiera matizado el esplendido número de la " muerte" de Jean y Logan en la nave que parte hacía el sol, BRILLANTE en todos los aspectos), menos en el tema de Magneto.

Morrison no debía de tener planeado que Magneto fuera Xorn ( ¿ Desde cuando Magneto habla chino? ¿ Como curó al pájaro en aquella escena?), y eso es un punto que luego se obvia el resto de la etapa pero que está ahí.

Sobre todo, que sea adicto al Coz y vuelva NY un campo de concentración, no es romper con el personaje. Eso ya lo ha hecho en otras etapas ( creo que en la de Casey, que recluía a los X-Men en un campo de concentración creado por él)y es psícologicamente probable ya que tan solo quería hacer sufrir a la gente que le odia, como en su momento le hicieron sufrir a él ( y está probado que la mayoría de maltratadores han recibido maltratos de pequeños, por ejemplo).

Ánimo, enhorabuena por el artículo ;).

fer1980 dijo...

Si realmente el número de la "muerte" de Jean fue magnifico pero creo que se rompio un poco la magia al no morir ahi realmente, y es que de esa forma que do algo anticlimatico, eso si como número en si y sin tener en cuenta lo que paso despues, es un número genial, sobre Magneto, sigo pensando que Moorison se carga en 5 números 20 años de trabajo de Claremont, pero bueno, cuestion de opiniones.

Anónimo dijo...

Para mi la mejor etapa de los x men junto Claremont Byrne.
La justificación del compotamiento de Magneto es simple está hasta arriba de coz.

mid0ri dijo...

Pedazo artículo, enhorabuena. Estoy totalmente de acuerdo contigo, a la espera de leer el tercer tomo que sacará Panini ahora en febrero.

Un saludo

fer1980 dijo...

Gracias, hay algunas cosas que cambiaria tras una relectura de la etapa realizada desde que escribi el articulo (del tema de Xorn y Magneto), pero bueno a grandes rasgos, sigo pensando igual.