jueves, 20 de julio de 2006

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo. Parte VIII: El Daredevil de Roger McKenzie y Frank Miller.

Frank Miller el hombre destinado a cambiar para siempre al cuernecitos, no empezó su labor en la serie como guionista-dibujante, si no que durante nueve números, su labor fue la de dibujar guiones de otro, fundamentalmente de Roger McKenzie, una breve etapa que sirve de prologo a la época más gloriosa en los más de 40 años de historia del personaje.

Si por algo se caracteriza esta etapa es por la enorme influencia que sobre la misma ejercerá un Miller recién llegado, enseguida queda claro que estamos ante alguien distinto, alguien que bien puede marcar una época y los guiones muy pronto se empiezan a enfocar en función del estilo del nuevo dibujante, un estilo en el que se adivinan influencias de maestros como Eisner o Neal Adams, dinámico, cargado de líneas cinéticas y con un lenguaje muy cercano a lo cinematográfico.

Si bien Miller nunca ha sido (ni era entonces) un excepcional dibujante en el sentido más clásico de la palabra, pronto demostraría ser un excepcional narrador, Miller planifica la pagina como un todo y los personajes bailan al son que el les marca, su peleas son autenticas coreografías y muestra una clara influencia tanto del cine oriental de artes marciales, como de alguno de los hallazgos narrativos del manga, que Miller es pionero en utilizar en el comic americano, con el Daredevil se estiliza más que nuca y la ciudad sus callejones su oscuridad y su luz se convierte en un personaje más de la serie.

En cuanto a los números en si, transcurren desde el Daredevil 159 USA (Julio del 79) al Daredevil 167 (Noviembre del 80) de ellos el 162 es fill-in (el único en toda esta primera etapa de Miller en Daredevil que duro hasta en número 191 USA de Febrero del 83) guionizado por Michael Fleisner y dibujado por el mítico Steve Ditko, en el que se narra una intrascendente historia ambientada en el mundo del boxeo (tan propia de la strip debido a los orígenes del héroe), el ultimo número (167) ya no estará guionizado por Mckenzie, si no que será David Micheline quien este al frente de los guiones en solitario (en de nuevo una intrascendente historia con el Macero de por medio), y recalco lo de en solitario, por que en los números 165 (Julio del 80) y 166 (Septiembre del 80), Miller ya aparece acreditado como co-guionista junto a McKenzie.

Los tres primeros números 159-161 (Julio-Noviembre del 79) suponen una trilogía que se ha venido en denominar por el nombre del primer capitulo de la misma, Marcado por la Muerte, la trama gira en torno a un misterioso personaje que contrata a un grupo de matones (entre los que se encuentra Turk un personaje que tendrá cierta relevancia en la mayoría de los casos como contrapunto humorístico durante la etapa de Miller al frente de los guiones) dirigidos por un mafiosillo local llamado Mr. Slaughter, para asesinar a Daredevil, al final del primer número se descubre que quien esta detrás de la trama es Bullseye que dolorido de la continuas derrotas ante Daredevil, decide contratar a los matones aun a sabiendas de que van a perder para así poder estudiar todos sus movimientos y técnicas de combate sin interferencias, de esta forma en la segunda parte de la trilogía Bullseye se dispone a culminar su venganza, para ello decide secuestrar a la Viuda Negra lo que consigue tras un duro combate, y así tender una trampa a Daredevil, este consciente de ello decide investigar sobre Bullseye y para ello recurre a sus contactos en la prensa entre los que se encuentra un periodista del Daily Bugle, Ben Urich, personaje que haría su primera aparición en el número anterior y que se convertiría en un personaje capital de toda la etapa Miller, con su ayuda descubre como Bullseye escapo de la cárcel tras su ultimo enfrentamiento y tras dirigirse al Bar de Josie que se convertirá en otro lugar emblemático de la etapa Miller, donde DD acude de forma habitual en busca de soplones, (generalmente Turk) y que casi siempre acaba con los cristales rotos, (como ocurrirá en esta ocasión inaugurando así tan “bella” tradición), el tercer número será el del enfrentamiento definitivo (siguiendo de esta forma la tradición clásica de planteamiento, nudo y desenlace) entre DD y Bulleye, siendo este de nuevo derrotado, y quedando al borde de la locura cuando Slaughter se niega a matar a Daredevil, Daredevil se ha ganado mi respeto Bullseye, tu no”, le dice al villano, no sin antes advertir a DD “la próxima vez que nos veamos las cosas serán distintas”.

Una buena historia en la que Miller tiene la oportunidad de lucirse, mostrando sus puntos fuertes, ambientes sórdidos, bares de mala muerte y callejones oscuros empiezan a poblar el mundo de Daredevil.

Tras el ya mencionado fill-in del número 162, los dos siguientes números, 163 (Marzo del 80) y 164 (Mayo del 80), volverán a estar íntimamente relacionados, en el primero Daredevil acaba luchando con un Hulk cuyo vagabundeo le lleva a New York, evidentemente Daredevil no puede hacer nada ante el poder del coloso de jade, pero aun así no se rinde en su empeño de alejarlo de la urbe y salvar vidas inocentes demostrando ser un autentico Hombre sin Miedo (y enlazando en cierta forma con el mítico Daredevil 7 de Abril del 65 donde DD tiene un enfrentamiento similar con Namor), el combate termina con un violento golpe de Hulk a DD, que hace, al ver el estado en el que queda el cuernecitos que Hulk se aleje gritando al darse cuenta de que ha podido matar a alguien que en realidad pretendía ayudarle, un número magnifico que nos muestra la fuerza y las convicciones de un Daredevil que aun sabiendo que no tiene nada que hacer arriesga su vida para proteger la de los inocentes, de nuevo Miller se luce con el lápiz, y narra un espectacular combate entre DD y Hulk, la agilidad contra la fuerza bruta, combate en el que se contradice el proverbial dicho de “más vale maña que fuerza”. El siguiente número nos muestra desde su primera página como algo está cambiando en DD, ya que nada más abrir el comic nos encontramos con un página viñeta en la cual el protagonista principal de la serie está en la cama de un hospital, en coma rodeado de héroes que vienen a rendirle homenaje, desde luego no es una forma muy habitual de empezar un número (sin embargo a partir de este momento este tipo de escena se verá varias veces en el comic de superhéroes americano, y en varias ocasiones más le pasara a DD, claro que ya sin impactar tanto como en esta primera ocasión), a lo largo de las primeras paginas varios héroes desde Los Vengadores a Los Campeones, se pasan por el hospital para ver a DD y a Tasha, que no se ha separado de el ni un momento, poco a poco Matt se va recuperando y finalmente sale del coma, cuando irrumpe en la habitación el periodista Ben Urich, con la “absurda” teoría de que DD no es otro que el famoso abogado ciego Matt Murdock, (y es que a lo largo de los anteriores números ya habíamos visto a Ben investigando sobre DD, sin saber muy bien lo que buscaba) Tasha trata de largar a Ben de la habitación, pero Matt le dice que lo conoce y le pide que les deje solos, así Matt termina reconociendo ante Ben su identidad secreta y le cuenta su origen, un origen que se narra a lo largo de las siguientes páginas, y un origen que en los lápices de Miller parce más sórdido, más oscuro y tal vez más realista, tras escuchar esto, Ben pese a que es consciente de tener ante la oportunidad de su vida quema su bloc de notas y le dice a Matt que su secreto está a salvo con el, y es que señala que DD es demasiado importante para la ciudad, y no lo va a fastidiar todo por motivos egoístas. De nuevo un magnifico número en una serie que crece paso a paso en una espiral de calidad que ya parece imparable.

En el siguiente número 165 (Julio del 80), Miller ya colabora en los guiones y en se narra el secuestro de Heather Glenn por parte de un Doctor Octopus interesado en sus empresas, finalmente DD le derrota, y la aventura sirve más que nada para consolidar la relación entre Matt y Heather, dejando claro que no se va a retomar la relación con la Viuda Negra, pasando a ser Heather un destacado personaje secundario durante la etapa Miller.

Ya al altura del 166 (Septiembre del 80) serán dos acontecimientos importantes los que sucedan, en primer lugar la boda entre Foggy y Debbie Harris, y en segundo lugar la aparición de la figura de Gladiador, viejo enemigo de DD en cuyo tratamiento en este número ya se aprecia la mano de Miller, y es que se nos muestra un villano que en realidad cree vivir en los tiempos de Roma, y que cree debe ganarse a su amada combatiendo en la arena, se nos muestra como un personaje trágico que necesita más ayuda que violencia, dotando de una complejidad al personaje que no había tenido en ninguna de sus múltiples apariciones anteriores, finalmente DD derrota al Gladiador, pero será una victoria agridulce, y es que en este número ya se aprecian muchas de las cosas que se verán cuando Miller tome el control creativo total de la serie, las cosas nunca son lo que parece y no hay absolutos, el gris será el color primordial de la vida de Daredevil a partir de este momento.

La calidad de la serie y el boca a boca habían hecho subir ligeramente las ventas de Daredevil, todo el mundo hablaba maravillas de Miller y en vista de su implicación en alguno de los guiones de la serie estaba claro que no solo sabia dibujar si no también escribir, por que a la altura del número 168 (Enero del 81) en un movimiento no muy habitual en los USA (y tras un espectacular choque de egos, en el que Miller plenamente consciente ya por entonces de su fuerza, obligo a la editorial a elegir entre él y McKenzie), se dio a Miller el control casi absoluto de la serie, en su aspecto creativo, poniéndolo también al frente de los guiones, ese número se llamaba Elektra y la historia de Daredevil cambiaria para siempre.