jueves, 1 de junio de 2006

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo. Parte II: El Daredevil de Stan Lee.

Tras haber iniciado esta serie de post sobre la historia del hombre sin miedo relatando sus orígenes, tanto a nivel editorial, como a nivel tebeistico, procedo ahora a analizar lo que supone la primer etapa del personaje con Stan “The Man” Lee a los guiones.

Poco se puede decir de Stan Lee, que no se haya dicho ya, uno de los padres fundadores del Universo Marvel y cocreador de prácticamente la totalidad de los personajes de la editorial en sus primeros años.

Su estancia en Daredevil se prolongo hasta el número 50, de la serie escribiendo tambien el argumento del 53, por lo tanto son 51 los números en los que “The Man” estuvo al frente de los guiones de nuestro entrañable cuernecitos, solo superado en este aspecto por Bendis (54) y seguido muy de cerca por Ann Nocenti (50).

A lo largo de la etapa de Lee en Daredevil, encontramos muchos de sus virtudes, pero también, muchos de sus defectos, que se podían observar mejor en esta serie, en la que pese a contar con la colaboración de excelentes dibujantes, no contó con la ayuda en cuanto argumentos e ideas de Jack Kirby o Steve Ditko.

Sus historias se movieron en torno a un tono aventuresco, entremezclado con dosis de enredo y culebron, Daredevil era un heroe dicharachero y alegre que no dudaba en bromear del villano de turno, mientras le zurraba, con diálogos chispeante y tremendos e inacabables soliloquios, pronto empezaron a dejarse ver alguna de la grades carencias de las strip en estos primeros tiempos.

El hecho de que Daredevil se comportara casi como Spiderman. Le hacia parecer un trepamuros de segunda, pero sin alguna de las principales virtudes que hicieron del lanzarrades un existo, atronador, y es que Daredevil ni era un adolescente con problemas (al iniciarse la serie hace poco que acaba la Universidad), ni tenia problemas monetarios (era un abogado de existo), ni su galería de villanos estaba tan bien compensada con la de Spidey (de hecho el primer villano al que se enfrento fue Electro, proveniente de la serie del trepamuros).

El principal motor de la serie en sus inicios fue el triangulo amoroso que se formo entre Matt Murdock y los dos secundarios principales de la serie, Foggy Nelson, socio de su despacho de abogados y la secretaria Karen Page, triangulo amoroso característico, por otra parte de Stan Lee, con un Matt que no se atrevía a declarar su amor a Karen por su ceguera, una Karen enamorada de Matt, pero que como toda buena mujer de la época (y de Lee por otra parte) no tomaba nunca la iniciativa y un Foggy encaprichado con ella lo que crearía ciertas tensiones ente el y Matt; lo cierto es que el triangulo se hacia cansino y repetitivo, con los continuos y larguísimos bocadillos de pensamiento (característicos del rimbómbate Lee), en los que Matt y Karen se declaraban su amor mutuo, sin saberlo, la situación se resolvería en cierta medida, cuando Foggy encontró novia dejando de esta forma vía libre a Matt y a Karen, pero aun así no se solvento del todo el tema, pues la relación entre ambos fue siempre compleja con continuos altibajos, reconciliaciones y rupturas,

Entre las aventuras vividas en esta época, destacan mas allá del origen , la vivida con Namor en el número 7 de la colección sin duda uno de los mejores comics escritos por Lee para el cuernecitos, el argumento inicial parte de una situación un tanto absurda en la que Namor decide contratar a Nelson y Murdock como abogados, para demandar a la superficie y reclamar su dominio para Atlantis en función de agravios, pasados, pero lo más destacado del comic (aparte de los importantes cambios artísticos que más tarde reseñare) es sin duda cuando sucede lo inevitable y Namor ataca a ciudad, un Daredevil indomable demuestra a las claras el por que su apelativo de Hombre sin Miedo, y trata de detener a Namor una y otra vez pese a la inconmensurable diferencia de poder, y a final aunque Daredevil no vence, Namor le reconoce su valor y admirado regresa al mar, no sin antes prometer su vuelta para reclamar lo que considera suyo, es destacable también, la aventura vivida con Spiderman contra el Merodeador (típico villano de Lee, mafioso con mascar e intereses ocultos) más destacable de nuevo por su importancia artística que por la historia en si.

Uno de los argumentos más hilarantes ideados por Lee en la época , hacen referencia al “hermano gemelo” de Matt Murdock, Mike Murdock, que como tal no existía, si no que nuestro héroe se vio obligado a adoptar, para defender su identidad secreta, que se había puesto en entredicho, así Matt llego a contar con triple personalidad, en unos de esquizofrenia, que ya en los años 90 seria explotados por DeMatties, la trama se resolvió, cuando Matt incapaz de sostener la situación fingió la muerte heroica de Mike...

Durante la etapa de Lee al frente Daredevil, conto con la “visita” de algunos de los principales heroes de la casa alos ya mencionados Namor (número 7) y Spiderman ( números 16 y 17) se unirían pronto Kazar (números 12,13, y 14 en una de sus primeras apariciones, tambien aparecería mas adelante en el Daredevil 24)), Los 4 Fantasticos en un crossover en toda regla dando lugar a la mítica Batalla del Edificio Baxter (Daredevil 38, Los 4 Fantásticos 73) y donde además participan también Thor y Spiderman, precisamente el Dios del Trueno volvería a cruzar sus pasos con Daredevil en el número 30 de la serie con Cobra y Mr Hyde como villano, destaca también la espectacular batalla con el Capitán América (Daredevil 43), sin un vencedor claro y justificada por un Daredevil, justificado por un Daredevil drogado por el Bufon.

En cuanto a los villanos con la que nuestro hombre sin miedo contara en estos primeros años, como ya he señalado es algo escasa en lo que a pesos pesados se refiere, no contando en ningún momento con una némesis definitiva (como si ocurrirás mas adelante con Kingpin y Bullseye).

El primer villano (dejando aparate la figura del mafiosillo arreglador y su banda) al que se enfrenta de hecho procede de la galería de Spiderman y es Electro, de esta forma es el Buho el primer supervillano propio de Daredevil, mafioso con la capacidad de volar, será un enemigo recurrente de esta etapa, destacan el Hombre Púrpura con la capacidad de que los demás obedezcan sus ordenes y que alcanzaría en un futura gracias a Bendis cotas de importancia relevantes, el Bufón (una especie de Joker venido a menos), Mr Miedo (que con el gas del miedo pretende hacerse con hueco en el hampa), el Zancudo (villano con armadura y con capacidad de alargar sus piernas para, ehh, bueno dejémoslo), el Gladiador con un impactante estilo visual (aunque es poco más que un sastre que desea conquistar el mundo) o el Matador (destacando este por lo ridículo de la idea, un villano torero de origen español y de nombre Manuel Eloganto).

En el apartado artístico lo cierto es que hay que reconocer que Daredevil, fue muy afortunado, dibujado en el primer número por Bill Everett , en un primer momento el diablo rojo, no parecía tal , con un traje rojo amarillo no demasiado afortunado; sin embargo esta situación duro poco ya que a la altura del número 7 de la serie Wally Wood (que había empezado a trabajar en la strip en el número anterior tras unos episodios dibujados por Joe Orlando), rediseña el traje de nuestro héroe, para dar forma al que conocemos en la actualidad, un prodigio de sencillez y eficacia y que salvo breves etapas o ligeros cambios a permanecido inalterado hasta nuestros días, Wood permaneció en la serie hasta el número 11 de la misma, llegando a trazar el argumento del 10, y ocupándose en el 11 solo del entintado con lápices de Bobby Powell, los números 12 y 13 fueron de transición a nivel artístico y fueron dibujados por Jack “The King” Kirby.

A la altura del número 14 Daredevil, empezó a ser dibujado por un magnifico John Romita Sr. en uno de sus primeros trabajos a lápiz para un comic de superhéroes de la casa , permaneció poco tiempo (solo hasta el 19) y es que pronto fue llamado a empresas mayores, ni más ni menos que a ser el sustito de Ditko en la ya por entonces estrella de la casa, Amazing Spiderman, y es que una de las razones por las que Lee hizo aparecer a Spidey en los números 16 y 17 de la serie fue para probar al dibujante de cara a su desembarco en la serie del trepamuros; pese a lo breve de sus estancia dejo un recuerdo imborrable en los fans de Daredevil, pocas veces Karen fue más guapa y la serie tuvo ese aire de elegancia, su estancia en la strip también fue importante para Romita no en vano ha señalado en diversas entrevista que su personaje favorito de Marvel es Daredevil al que cogió cariño en su breve etapa, si alguien pensaba que tras esta etapa a nivel artístico el listón estaba demasiado alto sin duda estaba equivocado, y es que el sustito de Romita Sr, fue ni más ni menos que Gene Colan.

Magnifico artista se trata del hombre que más números ha dibujado en la serie de Daredevil en toda su historia, recordado por sus míticas etapas en el Capitán América, Iron Man, Namor, o la Tumba de Drácula, fue tal vez en Daredevil donde su arte alcanzó mayor fuerza, su juego de luces y sombras (que se aprecia incluso mejor en blanco y negro), la fuerza de sus dibujos y el carácter relativamente tenebroso (a veces incluso claustrofóbico) que podía llegar a trasmitir su obra le vino como anillo al dedo a un Daredevil que a nivel visual parecía desmarcarse del resto de héroes de la casa atisbándose un potencial para la oscuridad, que aunque no se reflejaba en lo guiones si se observaba en unos dibujos, solo por los cuales ya merecía la pena la serie, y es que si a nivel de guión Stan Lee no estuvo muy afortunado en la serie, con historias rayanas a lo absurdo, enredos amorosos inacabables y falta de definición de la dirección a seguir por la stirp, a nivel de dibujo Daredevil tuvo la suerte de contar con algunos de los mejores artistas del medio, culminando la etapa con un colosal Gene Colan en plena forma.

2 comentarios :

Hiperion dijo...

Gran artículo, sí señor.

He leído parte de esta etapa grcias a la BM, y sin duda Daredevil ha contado con dibujantes de lujo.

fer1980 dijo...

Gracias por pasarte me alegro que te haya gustado.