martes, 19 de marzo de 2013

Avengers vs X-Men: ¿Fin de ciclo?


Finalizado ya en España el enésimo evento marvelita en lo que va de siglo llega la hora de hacer un breve balance, que eso si advierto viene cargado de Spoilers.

Decía Julián M. Clemente en el Spot On de la última grapa de AvX que esta saga venia a poner fin a todo lo iniciado hace 8 años (como pasa el tiempo) con Dinastía de M, y es cierto. Si Asedio supuso en gran medida el cierre del ciclo iniciado con Civil War (con la reconciliación definitiva entre “los tres grandes” vengadores) este AvX supone el fin de todo lo heredado tras aquel ya mítico “no more mutants” que tanto ha condicionado el destino de todas las colecciones X desde entonces. Hasta el punto en que todo lo realizado por Cíclope desde ese momento pivotaba en torno a esas pocas palabras.

Es curioso como el paso del tiempo parece haber elevado la calidad de una historia, Dinastía de M, que nadie debe olvidarse que por encima de todo se resume en una sola viñeta tras ocho largos y soporíferos números. Algo que una vez más la emparenta con esta AvX y es que todo lo que pasa en esta saga se puede resumir en sus dos/tres últimas páginas, siendo (again) mucho más interesante las consecuencias que quedan detrás de todo que la historia en si. Una historia además que vista con cierta perspectiva irónica resulta un tanto absurda. Al final si hubieran dejado hacer a Cíclope lo que este quería hacer desde el principio (que es lo que termina pasando) se hubieran ahorrado tantas tonterías. Si Morrison estuvo brillante en su momento con aquellas camisetas de Magneto was right” me parece que toda esta saga se podría resumir con un Cyclops was right”.

El problema principal de esta historia es que es un evento construido con un determinado fin en mente en el que no importa tanto lo que pase en el como el escenario que dejara después. La historia se construye en torno a una idea y da igual si algunas cosas no tiene sentido o no encajan, lo importante es llegar al destino prefijado. AvX esta así plagada de elementos absurdos: el papel de Spiderman en la derrota de Magik y Coloso solo se justifica porque Spidey es un emblema de la editorial y ha de hacer algo destacado en el evento clave de la casa (como desenmascararse en Civil War) no porque tenga el más mínimo sentido aquello que se esta contando. La idea de Los Cinco Fenix construyendo una utopía y Los Vengadores oponiéndose a ello esta apenas si esbozada y eso que es algo lleno de potencial, pero tal vez demasiado complejo para el destino que Marvel quería. El proceso de corrupción de Los Cinco Fenix (que llevo años en el caso de Jean Grey) se consuma aquí en apenas unos días y casi sin explicación. Y así podemos seguir y seguir.

La clave tal vez estriba en que AvX es una historia escrita a cinco manos (B.M Bendis, J. Hikcman, M.Fracttion, Ed Brubaker y Jason Aaron) con un férreo control editorial y en torno a una idea (el enésimo enfrentamiento entre héroes) que ya cansa por repetitiva. Además al igual que ocurriera en Civil War todo el aspecto moral de la contienda queda en seguida negado por una obra únicamente de acción que no deja tiempo para la reflexión. Por otro lado y al contrario de lo que sucedía con el cómic de Millar y McNiven, aquí en ningún momento se intenta mantener un cierto equilibrio entre las posturas enfrentadas si no que más bien al contrario, casi desde el principio Cíclope en es el malo, o al menos se le intenta presentar como tal, ya que los resultados terminan por darle la razón y responsabilizando de todo lo sucedido a Los Vengadores.

Sea como sea, tras AvX lo que resulta innegable es que se abre todo un mundo de posibilidades. Con los mutantes ya no lastrados por el hechizo de la Bruja Escarlata y mucho más integrados en el Universo Marvel, el actual relanzamiento que este esta viviendo se antoja como mucho más sólido y coherente que relanzamientos salvajes como fue el de New 52. Con una DC aún atrapada en sus contradicciones internas, Marvel asoma la cabeza más sólida que nunca. Lastima que para ello se haya tenido que pasar por un crossover irrelevante en si mismo y aburrido hasta decir basta. Peaje que sin duda merecerá la pena paga si lo que viene de Marvel Now es tan si quiera la mitad de bueno de lo que sus apologetas predican. Habrá que verlo, o mejor dicho habrá que leerlo.