sábado, 8 de diciembre de 2012

Batman Tierra Uno de Geoff Johns y Gary Frank.

En su permanente afán por buscar nuevos lectores, la majors están cada poco recontando el origen de sus principales personajes, como si esa fuera la clave para atraer sabía nueva al endogámico mundo de los cómics de superhéroes. Enmarcado en esta tipo de iniciativa, DC ha lanzado bajo el titulo de Tierra Uno diversas novelas gráficas, que con autores supuestamente de primera fila, pretendía presentar una actualización de los orígenes de sus más grandes iconos. Tras el Superman de J.Michael Straczynski y Shane Davis le toca ahora el turno a Batman de la mano de Geoff Johns y Gary Frank.

Hasta ahora siempre había tenido la impresión de que a Geoff Johns no se le daba demasiado bien escribir Batman. Su diferentes apariciones en algunos de los cómics que había guionizado por todo el Universo DC no le había dejado muy bien parado y si algo había confirmado su trabajo en la Liga de la Justicia con Jim Lee es que no sabía dialogarlo. En manos de Johns, Batman no parecía alguien preparado para todo y contra todo, si no más bien un arrogante personajillo que se creía a la altura de los dioses. Esta sensación esto se veía aumentada porque a lo largo de su ya extensa carrera en el UDC, Johns había demostrado su gran talento en personajes mayormente luminosos, con un componente superheróico mucho más claro (Superman, Green Lantern, Flash, la JSA). Parecía como si la oscuridad de Batman le disgustase y solo lo usase para asustar a Los Nuevos Titanes, comportarse como un payaso con Hal Jordan o dejarse chulear por este en la nueva JLA.

Por todo esto he de reconocer que si le tenía ciertas ganas al Batman Tierra Uno que ECC acaba de publicar en España. Sentía cierta curiosidad por ver como Johns se defendía en un obra enteramente protagonizada por el Señor de la Noche, y la verdad es que la cosa ha sido bastante decepcionante. Decía yo no hace mucho que Batman es uno de los personajes que más enfoques, interpretaciones y puntos de vista aguanta en el género superheróico, así que no seré ahora yo quien cuestione la visión dada por Johns en cuanto a su interpretación del personaje, pero si es cierto que la considero bastante menos interesante de lo que para un personaje como Batman y un autor del prestigio de Johns cabria esperar. Y es que el Batman que nos muestra Johns es un personaje débil, poco preparado, no muy inteligente y movido más por la ira irracional, que no por una obsesión pacientemente reconducida con años de estudio y entrenamiento. Con esto cuando al final de la historia se intenta forzar una excusa para que Batman siga su cruzada esta queda forzada y poco creíble. Repito la visión de Johns, perfectamente valida me parece muy poco interesante, hace de Batman un personaje mediocre y le resta gran parte de su fuerza al “marvelizarlo” demasiado, en el sentido de que sus debilidades se antojan mucho más grandes que sus (escasas, muy escasas) virtudes.

Así las cosas las cosas lo mejor de la obra es sin duda Gary Frank, cuyo trazo, firme y realista funciona muy bien en la historia que Johns pretende contar. Una historia por otra parte, como siempre que se pretenda recontar el origen de Batman, que palidece en comparación con esa maravilla que es el Año Uno de Miller y Mazzuchelli. La comparación tan injusta como inevitable da como resultado que Tierra Uno esta muy lejos tanto a nivel gráfico, donde los esfuerzos de Frank son notables pero en ningún momento sentimos, palpamos esa Gotham corrupta hasta la médula que Mazzuchelli trasmitía en cada página, como a nivel de guión. El Batman que Miller nos mostraba, joven, si, inexperto también, atisbaba ya esa fuerza de al naturaleza en la que se iba a convertir. El Batman que Johns nos muestra no parece que nunca vaya a llegar a ser ni una mera sombra de aquel.

El resultado global pues es un trabajo decepcionante e innecesario que surgido al albur de las películas de Nolan, carecen de la fuerza y el dramatismo de estas mientras que no aportan nada significativo al mito del personaje. Si acaso para algo ha servido este cómic es para mostrar que Johns no sabe manejarse en ambientes urbanos y oscuros más cercanos al noir que al genero superheróico y que desde luego no termina de manejar a Batman tan bien como al resto de los personajes del UDC.

2 comentarios :

radioactivo dijo...

nada se compara a año uno de Frank Miller.

Fer1980 dijo...

Si eso esta claro, pero cuando se pretende contar de nuevo el origen de Batman la comparación es, creo yo, inevitable. Y claro Tierra Uno esta lejos, muy lejos.