miércoles, 28 de septiembre de 2011

American Vampire, emblema de un sello.

Con dos tomos ya publicados en España que vienen recopilar las 11 primeros números de la colección, American Vampire se ha convertido en uno de los símbolos del Vertigo actual, un sello que viviera épocas de gloria pero que ahora parece encontrarse en uno de los peores momentos de su historia.

Los vampiros están de moda, aunque más bien cabria pensar que nunca han dejado de estarlo, su presencia en la cultura popular es fácilmente rastreable en el cine, la literatura, la televisión, los videojuegos y como no los cómics. Desde la más aventurera y legendaria La Tumba de Drácula a la más netamente terrorífica 30 Días de Noche, pasando por la reciente invasión del Universo Marvel (tanto en su versión tradicional como en su versión Ultimate), los diferentes puntos de vista sombre este horror ancestral que acecha en la noche para robarnos la vida han sido reflejados con desigual acierto en el mundo del cómic. En este sentido American Vampire nos presenta un nuevo acercamiento al mito, enmarcado en el sello Vertigo y conducido por unos casi desconocidos hasta entonces Scott Snyder y Rafael Alburquerque.

Algo debía tener esta propuesta para primero ser lanzada a bombo y platillo como nuevo emblema de un sello casi huérfano de ellos desde el cierre de 100 Balas y segundo para atraer ni más ni menos que a Stephen King, el cual junto a Snyder coescribira el origen del personaje central de la serie Skinner Sweet, y ese algo empezaba por el enfoque que Snyder pretendía dar al proyecto. Alejada de las caramelizadas versiones que hoy pueblan el cine, el vampiro que proponía Snyder remarcaba sus raíces centradas en el horror puro presentándonos un personaje ya en vida amoral, sanguinario y con un punto nihilista que vería exacerbada su personalidad con el paso a la no-vida, pero claro haría falta algo más que un mero regreso a las raíces para convertir American Vampire en algo especial y ese algo más viene dado por ese American del titulo que va más allá de una mera referencia geográfica.

Skinner Sweet, no es un vampiro normal, no, es un vampiro americano, nuevos poderes y nuevas debilidades asoman en un vampiro que haciendo suyo el “América para los americanos” esta dispuesto a destrozar como pueda los múltiples intereses económicos que los vampiros europeos tienen en los USA, y es que Sweet en su anarquía y salvajismo tiene algo de lo que americanos llaman “espíritu pionero”. Así las cosas Snyder nos plantea una obra que tiene un mucho de racismo (visto desde dos punto de vista), lucha anticolonialista, venganza personal y ansias de destrucción por el simple placer de la destrucción, y lo hace a través de un relato escrito con buen pulso, que sabe caracterizar a los personajes con apenas unos diálogos planteando una lucha de poder a largo plazo de la que apenas si hemos visto sus comienzos. Capitulo aparte merece Rafael Alburquerque, que ahonda en la tendencia del sello (en su origen de eminente vocación literaria) de cuidar mucho más el apartado artístico de sus cómics. Dotando de gran sentido narrativo, y con páginas que son un autentico espectáculo (pienso en la primera aparición de Sweet como vampiro), Alburquerque hace de la lectura de American Vampire una delicia visual.

Con todas estos ingredientes, American Vampire viene a confirmarse, por méritos propios como la colección regular emblema del Vertigo actual: Fabulas lleva mucho tiempo en decadencia, DMZ, Scalped y Northlanders están a punto de acabar, Hellblazer, aunque en buenas manos gracias a Peter Milligan esta por ver como va seguir ahora que Constantine regresa al Universo DC y The Unwritten, aunque muy buena, carece de ese aura especial que tuvieron en su momento Sandman, Predicador o 100 Balas, aura que American Vampire parece si no tener aún, si estar muy cerca de conseguir.. Es una pena que el que fuera sello emblema del cómic de adultos dentro del mainstream este en plena decadencia, series como esta o como la ya mencionada The Unwritten mantienen la calidad del mismo, pero lo cierto es que poco a poco se esta viendo reducido a una sombra de lo que fue, esperemos que el éxito de este colección ayude a mantener el sello, aunque tal vez sea necesaria una reformulación del mismo con más protagonismo de los autores y es que el propio Garth Ennis, reconocía que aun en Vertigo la libertad del autor es muy inferior a la que se tiene en la editoriales independientes o incluso en Icon o Max los sellos para adultos de Marvel.

2 comentarios :

Yota dijo...

Me apetece mucho leerla, creo que la tienen en mi biblioteca, a ver si con suerte la pillo.

Que lo que es pagar... pues como que a Planeta no me apetece darle ni un duro aparte de fábulas y walking dead

saludos.

Fer1980 dijo...

Si son caros si señor, hombre de momento solo han salido dos y con un año de diferencia, pero claro aún así a Pda se le ha ido la mano.