miércoles, 5 de agosto de 2009

El mejor Batman de los últimos años I.

Greg Rucka, Ed Brubaker y Devin Grayson construyeron una etapa modélica y memorable, una etapa de una calidad no vista en la serie regular del personaje desde Año Uno, una etapa que está a punto de llegar a su fin en el segundo coleccionable del personaje.

¡Qué diferencia entre el primer y el segundo coleccionable de Batman!, abismal, realmente abismal, tras el espectacular arranque del primero con Año Uno, Alan Davis y Jim Starlin, toda aquella bazofia que supuso La caída del murciélago, torno el mismo en una clara muestra de lo malos que fueron los 90 en la corriente general del mainstrein, lo curioso es que este segundo coleccionable, que a grandes rasgos también está a base de crossovers, sea tan radicalmente distinto, como siempre todo es cuestión de talento.

Tras el fin de la magnífica Tierra de Nadie, (que abrió el coleccionable y de la que ya hemos hablado por aquí), las colecciones principales del hombre murciélago sufrieron una remodelación, Greg Rucka que había sido uno de los principales arquitectos del exitoso evento, se haría cargo de la veterana Detective Comics, mostrando la vertiente más detectivesca del personaje, Ed Brubaker (apenas recién llegado al mundo de los superhéroes tras su exitoso paso por el comic independiente y el sello Vertigo), se haría cargo de la serie titulada simplemente como Batman, mostrando la faceta más superhéroica del personaje, y Devin Grayson se ocuparía de la recién creada Gotham Nights, donde se exploraría la relación entre Batman y la “batfamilia” y donde sobre todo se ahondaría en la torturada psique del personaje.

Pocas veces una declaración de intenciones de este tipo había tenido visos de realidad en la práctica, pero como siempre hay una excepción que confirma la regla, lo cierto es que en este caso se cumplió; durante los primeros meses, en los que las series mantuvieron su independencia, Rucka trazo un duro, pero interesante relato de genero negro, en el que además de moverse como pez en el agua, le permitió crear y manejar toda una serie de personajes secundarios más que interesantes entre los que brillo con luz propia Sasha Bordeaux, una guardaespaldas profesional que Lucius Fox, director de Industrias Wayne contrato para proteger a Bruce…pese a los recelos de este, Sasha, demasiado cerca y demasiado inteligente como para no sospechar pronto descubriría el secreto de Wayne…y eso solo haría que complicar las cosas para los dos, además Rucka manejo con enorme acierto al cuerpo de policía de Gotham lleno de corruptelas y miserias, pero también de buenos policías siempre a la sombra de Batman, con personajes ya existentes y con otros de nueva creación, Rucka sentaría en estos números las bases de la que sería sin duda la mejor serie ambientada en el Universo DC de lo que va de década; Gotham Central; por su parte Brubaker, asistido por un inmenso Scott McDaniel se centro de verdad en la vertiente más superhéroico del personaje, creando nuevo vilanos y usando alguno de los antiguos…sin dejar de lado su particular querencia por el genero negro, predilección que como ya se ha mencionado comparte con Rucka con quien coescribiría la también mencionada Gotham Central; Grayson por su lado, cumplió con creces con la premisa de la nueva serie sobre todo al respecto de la psique del personaje, donde, como ya hiciera Darwyn Cooke en su interesante Batman: Ego, “enfrento” a Bruce Wayne con su alterego, Batman, una disputa de al que ninguno saldría bien parado.

Mientras cada etapa iba asentado su identidad, se iban sentando las bases de lo que iban a ser los futuros crossovers, ya que no hay que olvidar que esta es una época construida a base de eventos, por suerte estos eventos estaría limitados a Batman y a su amplia “familia”, no a todo el UDC, lo que limitaba, a la par que hacía más manejable su alcance, lo curioso de todo es que vistos con la perspectiva que da el tiempo, y pese algún que otro fallo, la verdad es que estos crossovers, si estaban bien pensados, no se trataba de un mero evento anual, había una historia detrás, todo llevaba a algo, las cosas no pasaban por que sí, pero me adelanto, mejor vayamos por partes.

El primero de estos crossovers, se titulo con el explicito titulo de “Agente Herido”, y se inicio cuando un desconocido disparo a quemarropa a James Gordon, el veterano comisario de policía y lo dejo al borde de la muerte, el crossover no implico solo a las tres cabeceras principales de Batman si no a otras como Catwoman(que fue sospechosa de los disparos), a Robin, a Nightwing o a Aves de Presa, el motor de la trama fue descubrir quien lo había hecho y porque, pero lo realmente importante fue la exploración de la relación entre Batman, Gordon y la decisión que este toma al final, tanto esta decisión como el verdadero asesino y la reacción del entorno de Gordon antes el descubrimiento causaran un impacto tremendo en la franquicia, impacto que se mantuvo hasta el relanzamiento de Un Año Después.

“Agente Herido”, aunque irregular en muchos aspectos (sobre todo cuando no tocaban las series principales), permitió incrementar la base sobre la que se asentaba toda esta etapa, la idea en principio era ir dejando a Batman cada vez más solo, un Batman incapaz de aceptar la decisión de Gordon trata de alejar a todos los que le quieren, trata de volver a ser un solitario…pero no contaba con Sasha, la cual tras descubrir su secreto y ante su terquedad (no quiere dejar de hacer su trabajo por mucho que Wayne sea Batman), se convierte en una molesta acompáñate del hombre murciélago tras recibir un durísimo entrenamiento, Sasha, se torna así en la voz que nos guía en el paulatino oscurecimiento de Batman.

Poco a poco se va anticipando la llegada de los dos grandes crossovers que cerraran la etapa, primero regresa la periodista Vesper Fairchild, que intenta retomar su antigua relación con Bruce a la vez que busca descubrir la verdad sobre Batman, después, Wayne “obligado” por Batman (tal es su estado mental, que se comporta como si fuera dos seres), compra una pistola con el fin de superar su miedo a tener armas de fuego (condicionamiento infantil, desde la muerte de sus padres) para así hacerse más fuerte, y por último Lucius Fox, verdadero rector en la sombra de Industrias Wayne sufre un infarto que le deja al borde de la muerte.

Así, sin su principal aliado en su propia empresa, con una relación cada vez más tensa con la policía, con una periodista investigando y acercándose demasiado a la verdad (y a la que no consigue alejar de Gotham ni aún comportándose como un autentico cerdo en su faceta de Bruce Wayne), habiendo alejado a la mayoría de sus aliados, Batman se encuentra prácticamente solo, salvo por la presencia de Sasha, a la que ve más como una molestia que como otra cosa, en este contexto se inicia el siguiente crossover explícitamente titulado “Asesino”, donde todo lo que se había plantado antes empieza a florecer, pero eso queda para mañana.

6 comentarios :

el gotico dijo...

Me he quedado antes de empezar Agente herido, tengo que pillarme el resto, la verdad es que Tierra de Nadie me sorprendio muy mucho. De los macro crossovers mas solidos y con mas calidad que he leido.

Anónimo dijo...

No es vicky Vale, sino Vesper Fairchild, ojo! Por otro lado, este coleccionable me parece soberbio. No entiendo por qué no se habla más de él, porque tiene una calidad impresionante. A cada número que pasa estoy más enganchado. Los artículos profundizan además en un análisis de los cómics que ayudan a enfatizar los mensajes que dejan Rucka, Brubaker y Grayson en sus historias.

El número en el que compra la pistola, con esa conversación interior consigo mismo me pareció excelente. Son números que tocan la fibra a Batman y todo un deleite para sus fans.
¡¡Qué gran etapa!!

Y por una vez, qué buena edición, punto para Planeta por fin. La selección de historias y trozos me parece más que adecuada (saltarse el Batman de Larry Hama que va entre Tierra de Nadie y la etapa de Brubaker, todo un acierto) así como dejar fuera fragmentos de series como Aves de Presa o Robin, editando solo lo necesario para que la trama de eventos como Asesino o Fugitivo sigan adelante sin paja por en medio. Ojalá todo fuera así (aunque quizá tiene que ver que a su editor le encante el personaje... ¡ya podría mimar el resto así!)

Qué ganas de leer tu análisis del resto mañana.

guevillos dijo...

vaya por diso, ahora que me voy a conseguir pillar el resto del primer coleccionable me vas a hacer poner a buscar el segundo de oferta?? eres malo Fer, muy malo....

fer1980 dijo...

Gotico, si yo pienso lo mismo de Tierra de Nadie, los cossovers no son malos de por si siempre depende de los autores, la injerencias editoriales etc.

Gracias Anónimo, corregido, es que escribo de memoria ya que estos comics estan en el pueblo y a veces la memoria me juega malas pasadas, sobre que no se hable más sobre esta etapa, hombre en su momento los saco Norma, y si que se hablo bastante de ellos, al menos en los foros de Gritos, supongo que ahora mucha gente ya los tendrá.

Guevillos, je, je, la verdad es que este segundo coleccionable es infinitamente mejor que el primero.

Jaime Sirvent dijo...

Muchas gracias por estas dos reseñas. Me han permitido hacerme una idea más completa del contenido de este coleccionable que me echaba para atrás solamente por la presencia de Devin Grayson, de quien tengo mal concepto por su etapa en los Titanes.Probaré a empezar a comprarlo lo antes que pueda, que no sé cuando será, saludos.

fer1980 dijo...

Nada, poco a poco, a ver si pillas una oferta en un futuro no muy lejano.