viernes, 27 de marzo de 2009

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo: Parte CI: Dibujantes sin miedo I.

Primero de la serie de post dedicados a los más destacados dibujantes del hombre sin miedo, como en el caso de los guionistas, se tratara de un breve repaso por su colaboración en la colección del cuernecitos, y un, aun más breve resumen de lo más destacado de la carrera de los dibujantes en cuestión.



Bill Everett: Aunque solo dibujo el número 1 de la colección pasara a la historia precisamente por eso, por ser el autor de los lápices del primer número de la historia de Daredevil, probablemente bajo el diseño de Jack Kirby, Everett plasmaría al personaje con un traje rojo y amarillo que aunque tenía elementos que perdurarían (los cuernos, el bastón, los ojos tapados), tal vez resultaba demasiado “chillón” para el tipo de héroe que se estaba intentado construir, por lo que sería rápidamente sustituido (en el número 7 de la colección), por el clásico traje rojo, que sin modificaciones destacables ha permanecido vigente (salvo momentos puntuales), hasta hoy en día.

Creador de Namor haya por los años 40, Everett ligaría el grueso de su carrera al príncipe submarino del que se ocuparía en diferentes etapas a lo largo de varias décadas adaptándose siempre al estilo dominante de la época pero manteniendo su trazo elegante y su excepcional capacidad narrativa; dibujante de corte clásico y guionista más tendente a la épica, su labor en el Hombre Submarino se vio interrumpida con su trágica muerte en 1973, justo en el momento en el que la colección empezaba a despertar tras estar varios años languideciendo.



Steve Ditko: Aunque su colaboración en la serie es escasa merece cuando menos ser destacada, ya que además de ocuparse de fill-ins como los números 162 (en plena etapa Miller), 234-235 (en el interregno que supuso el final de Born Again y la llegada de Nocenti a la colección), o el 264 (con guiones de la propia Nocenti), Ditko jugaría un papel clave en el número 1 de la colección, donde además de entintar los lápices de Everett ayudaría a completarlos, lo que según se mire vuelve a remarcar el carácter de Daredevil como un Spidey de segunda en su origen ya que si bien conto con la labor de Stan Lee, Ditko apenas si tuvo una colaboración anecdótica, en todo caso es un dato que conviene destacar.

Uno de los tres pilares sobre los que se asentó el origen Universo Marvel, Ditko con su labor en el Doctor Extraño y sobre todo en Spiderman sería clave para poner las bases de lo que hoy es todo un imperio editorial y mediático, su particular filosofía de vida le llevo a un duro enfrentamiento con Stan Lee que desemboco en su distanciamiento tanto de Spiderman como del Doctor Extraño, con los que nunca volvería a trabajar al menos es lo que a sus series regulares respecta, alejado de Marvel (editorial a la que volvería años después para hacer fill-in y crear a Speedball), Ditko trabajaría para editorial como Charlton o DC y crearía personajes como Creeper o Mr. E que aunque lejos del éxito comercial, si le reportaron al menos la posibilidad de expresar su particular modo de ver la vida.



Joe Orlando: Su presencia en Daredevil apenas pasaría de una nota a pie de página si no fuera porque los números que dibujo corresponden a los Daredevil 2 a 4, es decir Orlando fue el sustituto de Everett durante los primeros tiempos del cuernecitos, aunque tampoco duro demasiado ya que Daredevil tardo en encontrar la estabilidad gráfica en estos primeros momentos.

Más conocido por su faceta de editor que no por su labor como dibujante, Orlando sería uno de los pilares sobre los que se asentaría la mítica editorial E.C Comics, editorial clave en los 50 y que solo vería frenada su trayectoria por la irrupción de la autocensura de manos del Comic Code, más allá de su labor en EC, Orlando sería también parte del equipo editorial de Warren Publishing´s que a mediados de los 60 y sobre todo durante los 70 se convertiría en la heredera del “espíritu E.C”, su nombre también estaría asociado a DC en series que también rendían tributo a los comics de la E.C como House of Mystery o a la revista satírica Mad, sin embargo lo más curioso del caso es que Orlando es más conocido entre el gran público por un comic que en realidad nunca existió, y es que en Watchmen, Alan Moore y Dave Gibbons decidieron rendir un homenaje a su figura y lo convirtieron en el supuesto artista del comic de piratas que se integraba en la trama de la maxiserie.



Wally Wood: Siguiendo la estela de sus predecesores, Wood solo estaría en Daredevil unos pocos números, en concreto del 6 al 10, sin embargo su huella sería imborrable, no solo se ocuparía del número más mítico de esta etapa preColan (el 7), donde el hombre sin miedo se negaba a rendirse ni siquiera ante el poder claramente superior de Namor, si no que en ese mismo número diseñaría el traje que ha acompañado al personaje desde entonces, tomando como referencia el diseño previo, Wood realizo un traje mucho más atractivo que dejaba atrás el amarillo para enfatizar el aspecto demoniaco del personaje (conservaría así los cuernos) optando por un diseño todo de rojo que desterraría la solitaria D del pecho para transformarla en la mítica y reconocible doble D todo un símbolo del personaje, en fin un magnifico diseño que permite inscribir con letras de oro el nombre de Wood en la historia del personaje.

Artista de dilatada y meritoria carrera, el nombre de Wood se asocia al de algunos de los más importantes creadores de la historia del comic, así lo tenemos colaborando en el Spirit de Eisner o entintado a Jack Kirby en la tira de prensa de Sky Masters; sin embargo sus trabajos más conocidos le asocian a Mad y a E.C comic donde su fluido y elegante estilo alcanzaría las más altas cotas, realizando en no pocas ocasiones sus propios guiones.



Jack Kirby: Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko crearon el Universo Marvel…excepto Daredevil, donde Lee apenas conto con la colaboración de los otros dos grandes creativos de la Casa de las Ideas, habiendo visto ya la colaboración de Ditko en la colección, lo cierto es que Kirby aparte de colaborar en diversas portadas (en concreto sería el encargado de dibujar a Daredevil en la portadas del número 1, además de colaborar en los primeros números de la colección) y del más que posible diseño del efímero aspecto inicial del personaje, apenas si esbozaría los lápices de los números 12 y 13 de la colección para que sirvieran de guía a John Romita Sr.

Conocido como el rey de los comics, Kirby es sin duda una de las figuras más emblemáticas del comic americano, cocreador del Capitán América y de gran parte del Universo Marvel, su trabajo cargado de garra y fuerza hacían de Kirby un artista total, con una capacidad de trabajo inigualable, y con una imaginación desbordante tendente siempre hacía la ciencia ficción, el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal y la manipulación genética, Kirby fue un adelantado a su época, que era tan capaz de crear conceptos asombrosos y llenos de posibilidades como de abandonarlos ala la página siguiente para crear un concepto aun más grandioso; escaldado de su experiencia marvelita, ante lo que consideraba poco reconocimiento a su labor, Kirby apenas si volvió a colaborar con ningún guionista, desarrollando en solitario obras tan monumentales como El Cuarto Mundo para DC o Los Eternos para Marvel, conceptos que pese a ser un tanto incomprendidos en su época siguen generando ideas a multitud de artistas a día de hoy.



John Romita Sr.: Autor (primero como hemos señalado, con la ayuda de Kirby luego ya en solitario) de los lápices de los Daredevil 12 a 19, aunque Romita Sr. se convirtió en una leyenda del comic gracias a su magnífico trabajo en Spiderman, sería en Daredevil donde retomaría un género que apenas si toco años atrás, el de los superhéroes, esto ha significado que Romita tuviera un cariño especial por el personaje, cariño que perdura a día de hoy, ya que según el mismo señala sigue siendo su favorito, su labor en la colección, ya dejaba entrever las cualidades que le harían grande en la colección del trepamuros, ágil narrativa, gran capacidad para dibujar féminas de buen ver, y un estilo limpio y claro, que mezclaba elegancia y fuerza.

Uno de los artistas de trazo más elegante que jamás hayan pasado por la Marvel, Romita se convirtió en una autentica leyenda no solo de Marvel si no del comic americano en general, gracias a su trabajo en Spiderman, un trabajo casi opuesto al de Ditko (Spiderman dejo de parece grotesco, y Parker ya no tenía pinta de pardillo), que le permitió convertirse en director artístico de la llamada Casa de la Ideas y diseñar multitud de personajes, su labor ha tenido un digno heredero en su hijo, que al igual que su padre ha demostrado ser un grande entre los grandes, tanto que su padre ha pasado de ser Romita a secas a Romita Sr., para diferencia a ambos talentos.