martes, 24 de junio de 2008

Shaolin Cowboy, Geoff Darrow desatado

Iba a ser una de las novedades más destacadas del Salón de Barcelona y aunque finalmente se retraso un poco, por fin tenemos en España el último comic creado por el genial Geoff Darrow para Burlyman, la editorial de comics de los Wachowski.

Geoff Darrow en su genio, sus espectaculares y detallistas dibujoa hace que todos sus comics requieran como mínimo dos lecturas, una del comic en si y otro mirando detalle a detalle la cantidad de cosas que es capaz de meter por página, su casi enfermizo detallismo y sus ocupaciones en el mundo del cine (fue uno de los imaginautas detrás del mundo de Matrix) han hecho que desgraciadamente en el mundo del comic su labor haya sido escasa aunque no por ello menos interesante, ya que sus colaboraciones con Miller tanto en Big Guy and Rusty the Boy Robot, como (y sobre todo) en Hard Boiled son auténticos ejemplos de su genio.

En ambas ocasiones Miller señalo que Darrow no necesitaba un guionista, que su genio era perfectamente capaz de defenderse solo...leyendo Shaolin Cowboy uno no sabe si estar o no de acuerdo, la ¿historia? de Shaolin es un autentico pero brillante despropósito de un monje Shaolin entrado en carnes que con la única compañía de un burro parlanchín se enfrenta en el desierto de los USA a centenares de enemigos entre los que se encuentra un cangrejo experto en artes marciales que busca venganza por que Shaolin se comió a su familia en un restaurante, un esqueleto bocazas y duro de ¿rematar? (que cuenta además con la ayuda de tiburones asesinos que....mejor no preguntes), además de decenas (casi cientos) de vaqueros de todo tipo y condición dispuestos a vengarse de Shaolin por solo DISO! sabe que.

Como no podía ser de otra forma el sin sentido de la historia se ve atemperado por el magnifico dibujo de Darrow, que al igual que sus trabajos con Miller gusta de la violencia extrema y un detallismo increíble que no impide que la obra sea perfectamente legible pese a lo sobrecargada de la mismo y que como no podía ser de otra forma torna este Shaolin Cowboy en una autentica delicia visual...sin ningún tipo de sentido, cierto, pero delicia visual al fin y al cabo.

En fin un comic extraño, bizarro, casi surrealista, cuyo casi inexistente guión resulta casi siempre gracioso por lo raro (y bruto) del mismo, y en el que Darrow se luce haciendo aquello que realmente le gusta, multitud de personajes desmembrados, multitud de violencia desatada y multitud de divertimento para un comic que no pretende más, pero que al menos si da aquello que promete.

En cuanto a la edición de Panini lo cierto es que esta bastante bien, un sólido formato del palo 100% Marvel (¡¡¡qué no cruje al pasar las hojas!!!), que se ahorra la encarecedora (e innecesaria) tapa dura, y que además cuesta 14 € por 176 páginas, lo cual no deja de ser un precio bastante razonable (y más siendo Panini, y siendo este tipo de producto), así que por una vez y sin que sirva de precedente Panini ha hecho algo bien más allá de la grapa y de los tomos normales de la Marvel actual (los Marvel Gold todavía tengo que verlos).

2 comentarios :

Jaime Sirvent dijo...

Yo lo he ojeado en la tienda y los dibujos son geniales. Pero no sé, si la historia no merece la pena creo que pasaré más que nada por la cantidad de novedades que hay.

fer1980 dijo...

Bueno la historia no es que no merezca la pena es que es tan bizarra que se hace demasiado extraña.