viernes, 20 de abril de 2012

Vengadores contra la Patrulla X: ¿nuevo cambio de ciclo?

Este post también lo escribí para un concurso de Zona Negativa, en este caso de Los Vengadores, de nuevo no ha habido suerte y para que no que inédito lo publico aquí.

Que Los Vengadores sean el centro del Universo Marvel es lo más normal del mundo, de hecho dada la naturaleza del grupo, pocos mejor que los autodenominados Héroes más poderosos de la Tierra simbolizan la idea de universo compartido del mismo. Dicho lo cual, no es hasta épocas muy recientes cuando Los Vengadores además de aglutinar el Universo Marvel en torno a si, se han convertido en la franquicia de referencia del cosmos de ficción de la antigua Casa de la Ideas, superando a unos mutantes que sin embargo parecen recuperar terreno a pasos agigantados en los últimos meses.

Todo esto empezó con la tan denostada Vengadores Desunidos, una historia que para bien o para mal ha configurado las bases sobre la que se ha asentado esta era de esplendor, cuando menos comercial, de la franquicia vengadora. En la historia que supuso la llegada de Bendis, Los Vengadores no hicieron frente a una poderosa amenaza que pusiera en jaque el mundo cuando no el universo mismo, no, hicieron frente a un problema que había surgido dentro de ellos mismos, un problema que no supieron ver y combatir a tiempo y que termino estallándoles es en la cara. La Bruja Escarlata desquiciada por la perdida de sus hijos termino volviéndose contra sus amigos en una orgía de sangre y destrucción (que el tiempo ha dejado en nada, pero ese es otro tema) que inició una larga etapa en la que los héroes estarían más preocupados de combatirse entre si que de combatir el mal.

Analizando brevemente los eventos que han configurado gran parte del siglo XXI marvelita, nos encontramos con Dinastía de M (sobre esta volveremos más adelante) que no es más que una prolongación de Desunidos de nuevo con la Bruja Escarlata de por medio. Después pasaríamos a la Civil War, donde los superhéroes se dividirían en dos bandos aparentemente irreconciliables (el tiempo una vez más, dejaría todo esto en agua de borrajas). Seguiríamos con World War Hulk, donde una vez más tendríamos héroes combatiendo héroes. Y aunque si bien es cierto en Invasión Secreta parecía que por fin los héroes hacían lo que se les supone, no es menos cierto que en Asedio de nuevo es un héroe, un vengador (El Vigía en este caso) quien termina destruyendo Asgard. Así y tras el paréntesis de Miedo Encarnado (el evento más “clásico” de lo que va de siglo) ahora con Avengers versus X-Men las cosas parecen volver por los cauces trazados en Desunidos. Visto con algo de perspectiva no deja de resultar curioso que Los Vengadores se hayan tornado en el epicentro del Universo Marvel a base de combatirse entre ellos, como por otro lado resulta llamativo que por primera vez en décadas los mutantes hayan ido a rebufo del Capi y compañía, no solo desde un punto de vista comercial, si no incluso creativo.

La franquicia mutante otrora dominadora absoluta de las listas de venta y ferozmente independiente del conjunto del Universo Marvel, empezó poco después de Desunidos no solo a relacionarse más con el resto del cosmos marvelita si no a quedar en gran medida subordinada a Los Vengadores y a lo que allí se trazaba. Y es que si como decíamos antes Dinastía de M fue en gran medida una prolongación de Desunidos, para los mutantes fue mucho más, supuso situarse al borde mismo de la extinción y marco el devenir de sus existencia desde entonces. Desde este punto de vista es remarcable el que a día de hoy, pese al hipe que generó Civil War sea Dinastía de M y no aquella, el evento que sigue gozando de más repercusión, aunque ese también es un análisis que deberá quedar para otro día.

Afrontando el reto de lucha por la supervivencia como especie, los mutantes liderados por un Cíclope cada vez más radicalizado se han visto obligados a adoptar medidas desesperadas que editorialmente han venido en gran medida configuradas por lo que se hacía primero en las páginas de Los Vengadores. Así si Dinastía de M, una historia surgida de los Los Vengadores, marco el pistoletazo de salida del actual estatus mutantes, desde entonces estos han tenido sus propios Desunidos, que acabo con el traslado a San Francisco y la refundación de La Patrulla X, se aproximan a su propia Civil War con Cisma y lo hacen en lo que se antoja como un Asedio que recuerda al que sufrió Asgard en su momento.

Todo esto parece culminar ahora con una nuevo megaevento, que no por excesivo (van demasiados ya desde que empezó todo esto), deja de tener su lógica dentro del Universo Marvel que se ha construido estos añosI: Avengers vs X-Men, héroes frente a héroes, la constante de lo que va de siglo en Marvel y que desde un punto de vista editorial llega en un momento la mar de interesante. Y es que tras años de dominio, ya son varios los meses en los que los mutantes parecen superar en ventas a Los Vengadores situándose de nuevo como favoritos del público. Uno de los elementos más atractivos del evento sera comprobar cual de las dos franquicias sale más reforzada del mismo, y es que en juego esta el (simbólico si queremos) premio de situarse en el corazón mismo de uno de los universos de ficción más estimulantes jamás creados.