jueves, 7 de agosto de 2008

Daredevil: Historia de un hombre sin miedo. Parte LXXXI: Foggy Nelson.

Si ha habido un personaje fundamental en la trayectoria Daredevil, un personaje que le ha acompañado de principio a fin, que le ha visto en sus mejores y en sus peores momentos, ese ha sido sin duda Foggy Nelson, el secundario por excelencia del hombre sin miedo.

Presentado en el mismísimo Daredevil número 1, Foggy Nelson ha jugado muchos papeles en la vida de Matt Murdock, compañero de estudios, socio, rival amoroso y en el estrado, contrapunto humorístico, abogado, confidente y así un largo etcétera, pero si algo ha sido siempre Foggy para Matt, es ante todo un amigo, el mejor amigo que alguien como Matt podría tener, y tras la muerte de Karen (e incluso ya antes), Foggy se ha tornado en un firme pilar en el que Matt puede apoyarse, pase lo que pase Foggy estará allí, una constante en una vida caótica y llena de cambios, por eso su presunta muerte afecto tanto a Matt que estuvo a punto de transformarlo en aquello que no era, por eso a lo largo de los casi 500 números que jalonan la larga de trayectoria del hombre sin miedo, Foggy Nelson siempre ha estado, de una forma u otra presente.

Amigos desde la Universidad donde Matt protegía a Foggy de diversos matones y donde este ayudaba a focalizar las tremendas energías de Murdock (y es que pese a todo, Foggy siempre ha sido mejor abogado que Matt, puede que este sea más genial, más brillante, pero Foggy es más sólido más fiable, más centrado y por ello, más competente), Matt Murdock y Foggy Nelson, pronto se convirtieron en socios de un bufete, sufragado (como sabríamos después), por la disfuncional familia de Nelson.

Desde un principio su relación laboral se torno tensa cuando la figura de Karen Page (secretaria del bufete) se interpuso entre ambos (y es que al amigo Stan esto de los triángulos amorosos le iba mucho), pronto sin embargo las aguas volverían a su cauce cuando Foggy encontrara el amor gracias a Deborah Harris antigua novia y que pese a su pasado delictivo se convertiría en la esposa de Nelson.

Durante estos primeros años ya se sentarían las bases de lo que sería la personalidad de Foggy, brillante abogado, pero patoso en las relaciones personales, sus disparatadas ideas (llego a hacerse pasar por DD para conquistar a Karen), se convirtieron pronto en el contrapunto humorístico al hieratismo de Matt (que no de DD que por entonces era un Spiderman crecidito), sería en estos tiempos cuando la trayectoria de ambos personajes se separaría por primera vez al llegar Foggy a ser fiscal del distrito de New York, función esta que le llevaría a enfrentarse a Matt ante el jurado a cuenta de un presunto asesinato cometido por la Viuda Negra, situación que desencadenaría el regreso de Foggy a la abogacía y acabaría con sus aspiraciones políticas (llego a ser firme candidato a gobernador).

De esta época tal vez el relato más destacable sea aquel conocido como “Foggy Nelson agente de SHIELD”, en el que en una trama digna de una película de James Bond, Foggy rechaza una oferta de Nick Furia para entrar a formar parte del equipo jurídico de la agencia internacional de espionaje, sería también en esta época cuando conoceríamos a Candance Nelson, la rebelde hermana de Foggy.

Entrando ya en plena etapa Miller, Foggy tendría como no podía ser de otra forma, un papel clave a lo largo de la misma, unas veces como desencadenante otras como mero conductor. Durante esta etapa Foggy se casaría con Debbie, conspiraría con la Viuda Negra para acabar con la destructiva relación entre Matt y Heather Gleen, serviría de vía de escape humorístico en el mítico Daredevil 185 (Agosto de 1982), jugándosela al mismísimo Kingpin en el papel de “Agallas” Nelson, y mostraría la humanidad de Elektra que se muestra incapaz de matarle pese a las ordenes de Fisk al respecto.

Sería también en esta etapa cuando veríamos alguna leve insinuación de que Foggy conocía la doble vida de su amigo, Miller siempre considero que así era, y que no era algo que se debiera mostrar, ya que Foggy sabía que cuando su amigo estuviera preparado se lo contaría, sin embargo no todos en Marvel pensaban así, y Foggy no averiguaría la verdadera identidad de Matt hasta casi 200 números después del inicio de la etapa Miller, en plena saga de DeMatties.

Tras la marcha de Miller y con la llegada de O´Neil, varios fueron los acontecimientos que afectaron a Foggy, el más destacado, sin duda, seria la ruptura de su relación con Debbie, una relación ya de por si bastante tensa y que encontró su fin con la llegada de Mycah Sinn, gran villano de esta etapa y del que Debbie se enamoraría perdidamente; pese a los intento de recomponer la relación por parte de Foggy esta acabaría en divorcio, lo que abriría las puertas al inicio de una nueva e interesante relación con la aparición de Glorianna O´Breen, sobrina de Debie y con la que Foggy iniciaría una bella relación tras un breve escarceo con de la bella fotógrafa irlandesa con Matt.

En pleno Born Again y desbordados por los acontecimientos, Foggy y Glory supieron apoyarse mutuamente y buscaron salir adelante, incapaces de impedir que Matt se derrumbase, su apoyo mutuo impidió que ellos se derrumbaran con él, la relación que alcanzaría gran profundidad de la mano de Ann Nocenti, conocería su abrupto final precisamente en esta etapa, cuando Foggy no mostró ningún escrúpulo en defender a Kelco, una compañía cuya nula política de tratamiento de residuos había dejado ciego a un niño por sus vertidos contaminantes en un río, Foggy pese a saber (o sospechar firmemente) de la culpabilidad de la compañía opto por seguir defendiéndola, lo que llevo a Glory a salir de su vida, el asunto Kelco estuvo también a punto de acabar con su relación con Matt, quien le demostró que Kelco no era si no una tapadera para la organización mafiosa de Fisk, ante estas revelaciones Foggy abandono su trabajo para Kelco, tras esto Nocenti opto por llevar a DD por otros derroteros, iniciando un viaje por América que le alejaría de su habitual plantel de secundarios y que dejaría inconclusa la reconciliación definitiva con Foggy hasta el último número de su larga trayectoria al frente de la colección, reconciliación, que se sellaría con un fuerte abrazo.

La llegada de la etapa Chichester, supondría un regreso al estatus quo del principio de la serie, y es que tras recuperar Matt su licencia como abogado, Foggy y él se volverían asociar en un nuevo Nelson & Murdock, durante esta etapa Foggy tendría un papel más secundario que nunca, y más tras fingir Matt su propia muerte para proteger su identidad secreta; el intento de crear un nuevo estatus quo, con nuevas situaciones y secundarios fracaso, y la situación volvió a donde estaba antes de Caída del Paraíso en la saga escrita por DeMatties donde Foggy descubrió la identidad secreta de Matt, siendo capaz de perdonar los continuos secretos y mentiras de su amigo ante su precario estado emocional.

La llegada primero de Karl Kesel y luego de Joe Kelly, supondría una autentica edad de oro para los secundarios de la strip, y Foggy como no, jugaría un papel importante, sería en estos números cuando conoceríamos a la madre biológica de Foggy; Rosalind Sharpe, dueña de un prestigioso bufete de abogados y que apenas si había tenido contacto con Foggy que fue criado prácticamente por la niñera, Sharpe, cínica y sin escrúpulos quiere contratar a Matt más que nada por que su condición de ciego que hace que los jurados tengan cierta simpatía instantánea hacía él, Foggy solo va incluido en el paquete, pese a ello, deseoso de impresionar a su madre, Foggy convence a un receloso Matt de que acepta la oferta.

La etapa Kesel/Kellly esta marcada por el optimismo, el buen humor, la buena caracterización de personajes y la explotación de la faceta más “laboral” de al strip, así los casos se suceden y en uno de ellos, Foggy conoce y se enamora de Liz Allen, viuda de Harry Osborn, iniciando una relación muy interesante aunque de corto recorrido, en esta etapa, y como no podía ser de otra forma Foggy ejerce también de contrapunto humorístico, llegando a regalar a Matt un perro-guía, al que bautiza como Deuce “el devilperro”.

Tanto humor y buen rollo (pese a sus altibajos) no podía durar y más en una serie tan marcada por la tragedia como es Daredevil, y así la llegada de Kevin Smith, además de suponer la muerte de Karen trajo consigo la destrucción de la relación entre Foggy y Liz, a cuenta de una infidelidad cometida por este bajo los efectos del gas alucinógeno de Misterio, esta “infidelidad” trajo consigo la muerte de la presunta amante, muerte de la que Foggy fue acusado y que llevo a Rosalind Sharpe a cortar todos los lazos con su hijo para no perjudicar la imagen del bufete, resuelta la trama y demostrada la inocencia de Foggy, se vuelve de nuevo al principio, cuando Foggy y Matt vuelven a crear Nelson & Murdock.

Tras esta saga y hasta la llegada de Bendis como guionista regular el papel de Foggy es escaso salvo en la saga escrita por Bob Gale, donde Foggy jugara un papel relevante en los diferentes líos judiciales que llenan la trama, sin embargo sería con Bendis cuando el personaje adquiere una nueva dimensión; superado por los acontecimientos, pero siempre al lado de su amigo, Foggy además de convertirse más que nunca en la brújula de Matt, se torna en un personaje bastante más cínico e ingenioso que recuerda en cierta medida al papel de Alfred en el DK de Miller.

La llegada de Brubaker supuso un nuevo punto y aparate en la trayectoria del personaje, que pareció morir, lo que llevo a Matt a estar a punto de transformarse en un asesino, Bru, consciente de la importancia de Foggy en la serie, mostró lo perdido que se hallaba Matt sin él, para al final dejar claro que el personaje había sobrevivido, y es que no es cuestión de cargarse al único secundario que sigue con DD desde el principio.

En fin, en mayor o menor medida, con mayor o menor fortuna, Foggy siempre ha estado presente en la vida de Matt, un amigo de toda la vida, un apoyo moral, y un contrapunto de humor a un héroe, que a veces, es demasiado serio, han tornado a Franklin "Foggy" Nelson en un personaje imprescindible dentro de la serie....y que siga así por mucho tiempo.

4 comentarios :

Gloria dijo...

Que más añadir... Posiblemente, el mejor secundario del Universo Marvel: Ah! Lo amo locamente! ¿porque las chicas de la serie sólo se fijan en Matt, teniendo como tiene éste al maravilloso Mister Nelson a su lado?

Odio al anónimo imbécil que se cargo a Glorianna O'Breen: era la chica ideal de Foggy. A Kevin Smith tampoco le tengo mucho aprecio: es de los que tira una pedrada a un cristal y sale corriendo... mata a Karen Page, se carga la relación de Foggy y Liz, y le deja el muerto a sus sucesores: hombre, yo así también escribo una historia, cepillándome a la mitad del reparto! (como un vulgar escritor de "whatifs")

A ver si Brubaker nos tra de vuelta a la incomparable Sharpe (más allà de su cameo en DD#83), o a Deuce, el Devil Perro

fer1980 dijo...

No te creas que Foggy también liga lo suyo...aunque tiene casi tan mala suerte como el propio Matt, por cierto ¿que te parecio su actuación durante el caso Kelco?, vale que es su trabajo, y lo del vacio moral y eso, pero....

PD: El anonimo fue Chichester.

Gloria dijo...

Hombre, lo del caso Kelco me parece mal... Uno no ha de olvidarse de la moral a cambio de una buena chequera: me pareció una idea muy interesante por parte de Nocenti de enfrentar a los antiguos socios, aunque mi disgustillo me llevé viendo a Nelson hacer de malo... La única excusa que él podría aducir en su defensa es que despues de tantos años con Matt, trabajando en casos "pro Bono" y cerrando la empresa a causa de las deudas, quizás Foggy estaba un poco "quemado" de las causas justas.

Lo bonito fue el colofón de Nocenti al final de su etapa, con Foggy hablando a un imaginario Matt sobre la diferencai entre la Ley y la Justicia: era un bonito monólogo que le redimía de sus pasadas acciones.

fer1980 dijo...

Si yo también lo veo así, con el caso Kelco, Foggy quiso en cierta medida dejar atrás su pasado con Matt, pero termino dandose cuenta que hay cosas que no se deben hacer, me pareció que Nocenti hizo un magnifico trabajo con el personaje.