lunes, 18 de diciembre de 2006

Crisis de Identidad.

Habiendo ya concluido la edición es España de Crisis de Identidad es momento de hacer balance de la que tal vez haya sido la historia más influyente del comic book en los últimos años, señalar en todo caso que el análisis que sigue a continuación puede incluir spoilers, así que quien no lo haya leído todavía cuidado.

Crisis de Identidad se trata sin duda de la obra que más ha influido en el panorama USA de los últimos años, gran parte de los elementos que vemos tanto en DC como en Marvel en la actualidad, vienen en cierta medida de esta pequeña joya en siete partes. Con guiones de Brad Meltzer y dibujos Rag Morales la obra causó tal impacto en su momento que llegó incluso a ser comparada con obras como Watchmen o DK, el tiempo transcurrido desde su publicación original  ha puesto las cosas en su sitio y si bien es cierto que en lo que a calidad respecta Crisis de Identidad esta muy por debajo de las obras maestras de Moore y Miller, no es menos cierto que su influencia se deja sentir todavía en las dos grandes editoriales USA, ¿Pero que tiene Crisis de Identidad para haber armado tanto revuelo?

Como toda gran obra que se precie de serlo Crisis de Identidad tiene varios niveles de lectura: en primer lugar puede leerse como un “quien es el asesino”, una historia clásica de crimen y misterio, Bajo este prisma el cómic no destaca en exceso e incluso por el contrario decepciona, ya que es algo tramposa (en ningún momento aporta pistas tangibles al lector para que este tenga la posibilidad de descubrir por si mismo la identidad del culpable) e incluso insulsa. Por suerte este no el único nivel de lectura que aporta y es que también puede verse bajo un punto de vista más “superheroico”, grandes batallas, héroes contra villanos etc. En este aspecto Crisis de Identidad si es una obra muy apreciable, la batalla contra Deathstroke es una de las más intensas que recuerdo haber visto en un cómic en bastante tiempo, un solo hombre armado con una espada es capaz de derrotar a la JLA en un alarde de poder e inteligencia, y no solo los derrota si no que no les da opción alguna de vencer, solo cuando dejan atrás sus poderes y Ollie consigue sacar de quicio a Slade, recuperan su oportunidad. No hay muchas grandes batallas en Crisis de Identidad pero la que hay merece la pena y mucho. El cómic muestra de paso una organización e inteligencia en los villanos rara vez vista, con su propio “Oráculo”, villanos hasta entonces secundarios o de chiste empiezan a dar miedo de verdad siendo el caso del Doctor Luz el más paradigmático. Otro prisma bajo el que se puede enfocar la obra es el emotivo, incluso aquel que no conozca a Sue Dibny, acabará emocionado al final del primer episodio. La narración de la muerte del padre de Robin es inmejorable, la sensación de desasosiego y de que “no van a llegar” se mantiene a lo largo de la frenética carrera en el batmovil, carrera en la que Batman solo puede susurrar “otra vez no...”. Tal vez solo la muerte de Fireston resulte algo más fallida, menos..no se, sentida pero aun así y en este aspecto también Crisis de Identidad alcanza con facilidad el notable.

Aunque todos estos aspectos son interesantes y ayudan a acrecentar el valor de la obra hay tres elementos que bajo mi punto de vista son los que terminan por convertir este cómic en uno de los mejores en su genero en muchos años. En primer lugar esta el tema de la relaciones personales. A través de la voz de Oliver Queen (Green Arrow) que ejerce de narrador durante gran parte del cómic (aquí se nota el enorme cariño de Meltzer por Ollie, cariño por otra parte que quedo a las claras en la también excepcional “La misión del arquero” publicada por Norma hace unos años), conocemos el Universo DC las reacciones de sus personajes, sus puntos de vista, desde la “inocencia” y a la vez firmeza de Wally West (Flash) pasando por la firme creencia en sus respectivos ideales de Hawkman o el propio Ollie, conocemos como los héroes DC protegen a los suyos y como estos forman parte fundamental de sus vidas. Estoy convencido de que esta saga creara más “dcadictos”, que cualquier Sagas DC o Universo DC presenta, gran parte de la esencia de este universo poblado de dioses, de iconos que son más personajes que “personas” se desvela en este cómic, se desvela....y se retuerce pero de eso hablare un poco más adelante. El segundo gran aspecto que pone en boga Crisis de Identidad es precisamente el tema de las identidades secretas, y es que este tema que tan abandonado había estado en gran parte de los cómics de las dos grandes se convierte en uno de los motores más relevantes de la historia y que más influencia como tal ha tenido, en Marvel de echo su gran macroevento actual, Civil War, gira en torno a este tema. Así la muerte de Sue Dibny arrastra a los héroes a la paranoia sobre la protección a sus seres queridos, ese es su punto débil, no es la kriptonita, o color amarillo, el punto débil de los héroes es su identidad secreta, su fuerza arranca en gran parte (salvo quizá en el caso de Batman) de la posibilidad de tener una vida más allá de la capa, el que hagan daño a esa vida es lo que realmente les pone nerviosos. El tema en si no es nuevo,  sin embargo la forma en la que Meltzer lo trata se resulta si no novedosa si cuando menos muy acertado y es que la identidad secreta de un héroe (que en muchas ocasiones sirve de mofa y burla a personas ajenas a este mundillo...o incluso para personas dentro de el), pocas veces ha sido tratada con tanta fuerza e inteligencia como en este cómic.

Queda un tercer aspecto que probablemente sea el más relevante de la obra, un aspecto que no esta relacionado, con el buen y adulto tratamiento que se hace del tema de la violación (si el cine, la tele o los libros la han hecho ¿por qué no podía hacerlo el cómic también?), el aspecto al que me refiero es a la concepción de lo que es ser un héroe...y sobre todo lo que es ser un héroe en el Universo DC, Hace un tiempo leí unas declaraciones de Neal Adams en las que venía a decir “la diferencia entre Marvel y DC es que mientras que te pueden imaginar a un héroe de Marvel cagando, si los héroes de DC lo hicieran cagarían caramelos”, en esta sencilla frase se explica de manera clara cual ha sido tradicionalmente la diferenciación entre los héroes de Marvel y los de DC: mientras que los primeros se han caracterizado tradicionalmente por ser más humanos, en el sentido de ser más fácil identificarse con ellos, los de DC han sido siempre más icónicos, más un ejemplo a seguir un ideal a alcanzar y por ello tradicionalmente se les ha supuesto si no inmaculados, si más...puros. Si todavía quedaba algo de esto (ya que las diferencias en este aspecto se habían diluido bastantes y más tras las Crisis originales), Crisis de Identidad lo borra de un plumazo. Y es que Meltzer no duda en recurrir a historias clásicas de la JLA (genial la frase que Meltzer pone en boca de Ollie “ la gente siempre dice que era más simple en aquellos tiempos, pero no es cierto, no lo era”) para en un ejercicio de retrocontinuidad mostrarnos la otra cara de esas historias, una cara mucho menos inocente, una cara...en al que los héroes cruzan una línea, una línea muy peligrosa que les lleva a convertirse en jueces morales de situaciones muy complejas, que les lleva a hacer cosas a villanos y a héroes totalmente alejadas del supuesto ideal heroico que representan.  Lo que viene a plantear Meltzer, siendo explícitos es que los héroes DC no cagan caramelos precisamente, y es que la saga saca una serie de esqueletos del armario...que muchos hubieran preferido que se quedarán dentro. Ya que tras esta historia las cosas no pueden (no deben) volver a ser iguales, lo que aquí se cuenta en algo muy grave e importante así que ¿era realmente necesario?, es decir ¿realmente el Universo DC necesitaba desmitificarse de es manera?, ¿deben bajar del cielo los dioses y caminar como meros mortales?, personalmente creo que la historia merece lo suficientemente la pena como para que la repuesta a esas preguntas sea positiva y es que Crisis de Identidad, hace honor a su nombre y realmente crea una autentica crisis en al identidad en la esencia de los héroes, crisis cuya consecuencias supongo que empezaremos a ver en los próximos meses en España. Espero no equivocarme pero parecen que se aproximan tiempos interesantes en el Universo DC.

5 comentarios :

Anónimo dijo...

Buena reseña, creo que estoy de acuerdo en todo lo que has dicho. La muerte de Firestorm, también me pareció confusa, distinta a las otras muertes que se ven en la miniserie. Aun así me gustó, y ver al tipo cayéndosele una lágrima, y diciendo "Voy a estallar", caray me dio pena.

Anónimo dijo...

Uno de los mejores comics del año y ejemplo de que no sólo de viejas glorias vive el lector.

fer1980 dijo...

Hombre la muerte de Fireston si da pena pero es mucho más "fria" que las demás

Y Ternin para mi no es uno de los mejores comics del año, para mi es el mejor y con diferencia, a ver si hoy o mñana pongo mi lista de 5 que más me han gustado y conco que menos.

Petro dijo...

Como es habitual, una excelente reseña.

A diferencia de la mayoría de lecturas de superheroes, en esta obra desde el principio te da la sensación de que todo puede pasar. La vives con intensidad.

Saludos

fer1980 dijo...

Gracias Petro, si la verdad es que Crisis de Identidad es un comic distinto a lo que estamos acostumbrados a ver en el mundo de los superhéroes.