sábado, 9 de junio de 2012

50 años de Spiderman: 50 años de historia de un género.

Se cumplen 50 años desde el nacimiento de Spiderman, tal vez el único personaje que realmente se puede considerar un icono en Marvel y sin duda uno de los más reconocibles del cómic superhéroico. Son 50 años que además ejemplifican a la perfección la evolución del género en su vertiente más industrial.

Resulta curioso observar como Spiderman que puede ser visto hoy en día como uno de los símbolos de todo lo que va mal en el cómic de superhéroes (sobreexplotación, nula evolución, miedo al cambio...) estuvo en su sus orígenes en la antípodas de esta situación. Ya desde su mero concepto, Spiderman es revolucionario y es que dentro de la idea global de “superhéroes con superproblemas” que trajo consigo el nacimiento de Los 4 Fántasticos, Spiderman brillaba con luz propia: el compañero del héroe, el sidekick adolescente se convierte en la estrella principal, en el héroe en si mismo. Un héroe acosado por los problemas personales, alcanzando estos incluso más protagonismo que sus hazañas heroicas, una hazañas además cuestionadas tanto por prensa como por autoridades que veían en Spiderman más un problema que una solución.

Todo ello, decía antes hacía de Spiderman un personaje realmente revolucionario a lo que se sumaba el echo de que el trepamuros crecía a medida que lo hacían sus lectores. Dejaba el instituto, iba a la universidad, se graduaba, se independizaba, se casaba... Durante esos años se seguían desmantelando pilares claves del género, es decir el personaje continuaba siendo revolucionario. Así por ejemplo, con la muerte de Gwen Stacy (uno de los tebeos más importantes históricamente hablando del cómic de superhéroes) se da carpetazo, en gran medida, al concepto de “novia eterna” inaugurado con la Lois Lane de Superman. Con la irregularidad propia de más de 20 años de historias mensuales diseminadas en varias colecciones, lo que parece innegable es que el periodo que va desde el nacimiento del arácnido en los 60 a su boda con Mary Jane en lo 80 es una época cargada de evolución, de ganas de hacer crecer. Parecía no haber limites, aunque claro los había y en cierto sentido tenían lógica.

Spiderman se había convertido en un icono, el símbolo más relevante de un poderoso imperio de entretenimiento, sus aventuras debían continuar y no lo podían hacer con un personaje treintañero, padre de familia (lo que hubiera sido el siguiente paso en la evolución del personaje, cosa que llego a suceder...de esa manera) y por tanto, al parecer de Marvel al menos, aburrido. En gran medida todo lo que ha pasado desde la boda hasta nuestros días se explica en función de esto. El personaje había crecido, había llegado todo lo lejos que podía llegar si se quería seguir adelante con sus aventuras sin final aparente en el horizonte, llegaba la hora de frenar y de, si era posible, dar marcha atrás.

Desde su matrimonio las aventuras de Spiderman han buscado recrear al tardo-adolescente con problemas económicos y soltero (sobre todo soltero) que desde la editorial se entendía como la clave para poder trabajar con el personaje. Así se explica en gran medida la larguísima Saga del Clon de los 90 (que en el fondo no es otra cosa que una enrevesada y fallida forma de volver al Spiderman de los 70...sin su evolución claro). Así se explica la infame etapa de Byrne/Mackie y así se explica también el mefistazo.

Por el camino hay excepciones claro, como las divertidas pero intrascendentes historias de Micheline/McFarlane/Larsen de principios de los 90, o sobre todo la etapa de JMS que intento de manera limitada volver a esa evolución, asumiendo que Spiderman estaba casado con todo lo que ello conlleva. Tal vez la etapa de JMS, con el desenmascaramiento de Civil War, la “muerte” de la Tia May, la solidez del matrimonio con Mary Jane... fue la última oportunidad para llevar más lejos a un personaje que por otra parte tal vez no debería ir más lejos, al menos no tal y como se concibe desde Marvel.

En cualquier caso parece ser (lo desconozco ya que no he vuelto a leer un cómic del personaje desde One More Day) que ahora Spiderman ha encontrado un cierto equilibrio a través de una serie de una serie de historia que si bien no le van permitir evolucionar y crecer, si al menos son buenos cómics de superhéroes que de cuya lectura se disfruta. Poco más se le puede pedir todo un icono que en vísperas del estreno de una nueva y prometedora película parece atravesar un momento dulce. Es posible que Spiderman nunca más vaya a crecer, pero sin duda sigue siendo un magnifico personaje sobre el que aún se podrán escribir grandes historias.....por lo menos durante otros 50 años.

3 comentarios :

ElRinconDelTaradete dijo...

Nunca mejor dicho: Spiderman nula evolución, miedo al cambio...
Ejemplo: La ultima saga Spidey Island es una chorradita que pa que...
Pa que hacen tantos cambios si luego vuelven a los inicios. No son valientes!!!que siga su vida adelante coñe!!

Anónimo dijo...

Me parece que tímidamente, pero en Marvel están tratando de recomponer al personaje y hacerlo evolucionar en la medida de lo posible.

Ya con The Gauntlet, se intuye ese intento por llevarlo al límite para arrancar de cero con el relanzamiento que me ha parecido tremendamente afortunado.

Slott ha captado la esencia del personaje y durante su etapa ya ha metido cambios importantes (su nuevo status quo, la relación con los grupos a los que pertenece, la pérdida de un personaje importante y cómo afecta la misión del arácnido, el regreso de Mary Jane) que quizás sólo falte que se consoliden con algún evento veraniego dedicado al personaje, para atraer la atención de aquellos que se espantaron tras One More Day.

Un gusto que este personaje, insignia en marvel, cumpla 50 años y siga tan vigente como hasta ahora.

Diego

Fer1980 dijo...

ElRinconDelTaradete, no es algo exclusivo de Spiderman, salvo excepciones, esto es como esta montado el chiringuito en Marvel y DC. Y tiene su lógica, al menos desde un punto de vista comercial, claro.

Diego, tengo a Slott por un muy buen guionista, lo que he leído suyo (salvo Los Vengadores de los Grandes Lagos) me ha gustado mucho, así que estoy convencido de que lo esta haciendo muy bien en Spidey. Ya digo que no lo se porque deje el personaje tras OMD, pero independientemente de lo bien o mal que lo haga el guionista de turno esta claro que Spidey esta situado ahora en lo que podíamos llamar una "zona de confort" y no creo que salga de ella. Se pueden hacer grandes historias con el personaje, buenos cómics de superhéroes, pero veo dificil que dentro de contunidad se haga algo con él que lo lleve a crecer otra vez.