jueves, 25 de febrero de 2010

“Mis comis” de la década III.

Tercer y último post dedicado los comics que más me han gustado de la presente década, hoy vamos con el top cinco y un breve balance final.



5 .-Persepolis de Marjane Satrapi: Una visión sobre Irán escrita por una iraní, que a través de su autobiografía nos muestra una realidad muy, muy distinta a la que se nos intenta vender desde los medidos de comunicación occidentales.

Persepolis es un comic cuya lectura me engancho desde el primer momento, su dibujo simple, pero de una fuerza narrativa encomiable, la manera en al que Satrapi nos cuenta las cosas, hacen que este comic me parezca realmente especial, lo que más me gusta de la obra es el reflejo de la existencia de un Irán que desde occidente parece inimaginable y que sin embargo existe, un Irán con una fuerte (pero reprimida) sociedad civil, un Irán que quiere crecer y que lo que menos necesita es que los demás le digan como ha de construir su futuro, en como un comic de obligada lectura si quieres conocer la otra cara de la moneda.



4.- Promethea de Alan Moore y J.H. Williams III: El maestro Moore nos cuenta su pensamiento mágico-religioso en una obra que, aunque al igual que Planetary se inicio en el 99, pertenece llenamente al nuevo milenio.

Solo a un escritor como Moore podría crear un personaje que es la encarnación pura de la imaginación, solo él podría redefinir por completo el concepto “Apocalipsis” en el comic de superhéroes (y tengámoslo claro, Promethea es un comic de superhéroes, son sus códigos los que están en la base de todo) y solo J.H. Williams III podría dibujar con justicia algo como esto.

Promethea, que tiene mucho de Morrison (eso si un Morrison controlado y cerebral), y que, al igual que en tantas obras de este busca la complicidad del lector, al que a veces parece hablar directamente, es un comic que partiendo de conceptos clásicos como pueda ser la idea de legado, inicia un viaje que nos lleva hasta los recovecos más recónditos de la imaginación.



3.- DK 2 de Frank Miller: El regreso de Frank Miller al comic de superhéroes trajo la que para mi ha sido la obra más interesante que ha dado el género en la pasada década un comic estimulante, excesivo y visceral en forma y fondo, que busca en cierta medida corregir los “pecados” de su predecesora.

Y es que anticipándose en años a Morrison, Miller ya trata de cambiar el género con una obra que busca influir en el mismo, en el sentido contrario que DK y es que si aquella (por la mala interpretación que se hizo de ella, ya que en esencia estamos ante un comic profundamente optimista) contribuyo al oscurecimiento de los superhéroes, DK2 busca su luminosidad, de ahí la centralidad de Superman, en un comic que ante todo busca redimir su figura (tanto física como espiritualmente), haciendo que el héroe más grande de todos vuelva a comportarse como tal.

Capitulo aparte merece la narrativa, donde Miller vuelve a dar una nueva lección en una obra que busca ser parodia de nuestra “sociedad de la información”, Miller excesivo como siempre, usa y abusa de la caricatura para reflejar un mundo donde todo se vende y se compra y el presidente de la nación más poderosa del mundo puede ser un holograma...sin que a nadie le importe demasiado, grande Miller, muy grande.



2.- Agujero Negro de Charles Burns: Pocas veces una obra, en cualquier medio, ha reflejado con tanta certeza y crudeza a la vez lo que supone la adolescencia en nuestros tiempos, el descubrimiento del sexo, los cambios físicos que no comprendemos, las ETS y sí un largo etcétera son reflejados con enorme habilidad por un Charles Burns que a parte construye un relato de poderosa narrativa cinematográfica, en el que la propia percepción temporal es puesta en duda.

Un comic generacional y una autentico reflejo de una etapa de la vida tan confusa como estimulante, Agujero Negro es por meritos propios uno de los comics más reconocidos y prestigiosos de la pasada década.



1.- 100 Balas de Brian Azzarello y Eduardo Risso: Una obra monumental, la referencia clave del sello Vertigo desde que este existe como tal, 100 números de estilizado género negro, de moralidad puesta a prueba, de personajes estimulantes, de ambiente reconstruidos al milímetro, de historias e intrahistorias con un Risso que más de una vez cuenta un drama en segunda plano y en apenas unas viñetas.

¿De que va 100 Balas?, y que más da, es lo de menos, 100 Balas en una obra en la que los caracterización de los personajes y sus mundos lo es todo, tanto en forma como en fondo, probablemente no sea el mejor comic de la década, pero desde luego si es el que con más ganas he leído y con el que más he disfrutado.


Bueno pues al final ha habido un poco de todo, ha predominado el mainstream, pero también ha habido hueco (escaso, eso sí), para otras cosillas, y creo que no me he dejado nada; fuera quedan cosas que en una lista más amplia podían haber entrado como pueden ser la Catwoman de Bru, Gotham Central, Los Siete Soldados de la Victoria, Alias, el Spidey de JMS y Romita Jr., Invencible, La Liga de los Caballeros Extraordinarios..., pero en la lista están las que más me han gustado.

Sobre las editoriales, la verdad es que DC ha arrasado, de su Universo hay cuatro comics (aunque DK2 y All Star son “Otros Mundos”), luego hay tres de Vertigo y tres de Wildstorn, con lo que hacen 10 de 15, de Marvel hay apenas 2 comics, mientras que la cosa se completa con 1 de Image, 1 independiente USA y 1 europeo, a nivel de España, Pda se lleva la palma, ya que hay 8 obras suyas (aunque el Flash o el DK2 también lo saco Norma al igual que el principio de Y o de 100 Balas, por otro lado, X-Force y New X-Men lo saco también Pda así que...), le sigue Norma con 4 obras (más las ya mencionadas), después va Panini con 2 (y solo a medias) y culmina La Cúpula con 1, en fin esta es mi lista, para más adelante queda pendiente elaborar una lista con mis quince comics de cabecera de siempre.

miércoles, 24 de febrero de 2010

“Mis Comis” de la década II.

Segunda parte de la serie de tres post dedicados a desgranar mis comic preferidos de la década recién finalizada, hoy entramos ya en el top ten.



10.- New X-Men de Grant Morrison y otros: Otro de los símbolos de la “Marvel experimental” que tuvimos a principios de la década (esta en concreto duro desde el X-Men 114, con fecha de portada de Julio de 2001, hasta el 154 con fecha de portada de mayo de 2004) y la ultima gran etapa mutante vivida hasta ahora.

Uno de los autores más prestigiosos del medio era y es, Grant Morrison, sin embargo su nombre siempre había permanecido asociado a DC sobre todo al sello Vertigo, aunque en su espectacular y éxitoso relanzamiento de la JLA demostró no solo que sabía escribir superhéroes, si no que además sabía hacerlo muy bien, probablemente fuese su etapa en la JLA y el que su nombre apenas si se hubiera asociado nunca a Marvel (en esa época se buscaban gente e ideas nuevas) lo que llevo a la antigua Casa de la Ideas a plantearle al genio escocés al posibilidad de convertirse en la cabeza visible del enésimo relanzamiento mutante, probablemente ese aire de libertad, y la posibilidad de tocar el juguete más caro de al industria sin apenas limites fue lo que llevo a Morrison a aceptar.

Morrison llego dispuesto a dejar huella y a fe que lo consiguió, desde el principio, su primera saga (con lápices de su habitual colaborador Frank Quitely), supuso toda una declaración de intenciones, que empezaba ya con el titulo, el no hacia los X-Men, el hacía los New X-Men, a partir de ahora todo iba ser nuevo y distinto.

En sus poco más de cuarenta números, Morrison destruyo Genosha (y con ello mato a 17 millones de mutantes), convirtió la escuela de Jóvenes Talentos en una autentica escuela con multitud de alumnos en sus antaño desiertas aulas, cambio el paradigma mutante al acabar con el ya cansino “odiados y temidos por el mundo al que han jurado proteger” e hizo que los mutantes se tornaran en los verdaderos herederos de la Tierra, en al futura especie dominante, acabo con una relación, la de Scott y Jean, que pese a llevar años en el centro de la franquicia hacía demasiado tiempo que no iba a ningún lado, torno a Emma Frost, un personaje ya de por si tremendamente interesante, en la figura femenina central de la serie, dándole una nueva dimensión apenas si vista antes, etc, etc, etc.

Morrison no vino a hacer un mero trabajo alimenticio, vino a revolucionar las cosas, por el camino hubo excesos, incoherencias y comics tan mal dibujados que daba pena verlos, pero también convirtió de nuevo a los X-Men en el comic que había que leer, en la obra que por su calidad, su valentía y su inteligencia estaba en boca de todos.

El legado de Morrison fue inmenso, las posibilidades infinitas, su influencia en el devenir de al franquicia gigantesca, desde su marcha de Marvel (sobre todo a raíz de Dinastía de M) se ha empeñado por volver las aguas a su cauce, por que los mutantes dejen de estar de moda y lejos de ser herederos de la Tierra vuelvan a ser ahora más que nunca “odiados y temidos por el mundo al que han jurado proteger”, pero durante unos años vimos como alguien se atrevió a remover las cosas y cambio por completo las bases de una de las franquicias más importantes y por ello inmovilistas del mainstream, solo por eso, este comic ya merece estar aquí.



9.- Crisis Final de Grant Morrison, J.G. Jones y otros: Otro comic de Morrison, este mucho más reciente (julio de 2008, Marzo de 2009), y es curioso por que en cierta medida enlaza en planteamientos y ambición con New X-Men.

En una década en la que el mainstream superheroico ha conocido una nueva era de dominio del crossover masivo (sobre todo desde el éxito de Crisis de Identidad en 2005), en el que raro era el año en el que no llegaba un nuevo cruce en el que “nada volvería ser igual”, Crisis Final ha brillado con luz propia no solo como el mejor crossover de la década, si no como uno de los mejores de la historia.

Planteado desde el principio como un revisión del Cuarto Mundo del gran Jack Kirby, Crisis Final supone el enfrentamiento definitivo del bien y del mal (el maniqueísmo puro era una de las claves de la grandiosidad de la obra de Kirby), con un resultado final que de aplicarse hasta sus ultimas consecuencias puede suponer el fin del tal enfrentamiento.

Excesivo, complejo y denso, este crossover no ha terminado de convencer a un gran publico que pese a sus quejas, cada vez esta más claro que en este genero solo busca simple y mero entretenimiento, sin más, Crisis Final tiene mucho de eso, pero también va más allá, como en tantos de sus comics Morrison, juega con el lector, con al ruptura de la cuarta pared, con la influencia del lector sobre lo que lee, y lo hace para, al igual que en All Star (pero esta vez en el corazón del mainstream, no en una “realidad alternativa”) revindicar a los héroes como héroes, siendo de nuevo clave la figura de Superman para ello.

Un comic tan magnifico como excesivo que abre un camino lleno de posibilidades, personalmente tengo muchas ganas de explorarlo.



8.- Planetary de Warren Ellis y John Cassaday: Aunque seis de sus 27 números vieron la luz en 1999, estamos ante una colección tan pegada al nuevo milenio que es lógico que tenga cabida aquí.

Publicada bajo el sello Wildstorm, primero en Image pronto en DC, Planetary, es muchas cosas, desde un homenaje a la cultura popular del siglo XX (literatura pulp, comics de superhéroes, cine...), pasando por una reivindicación a la grapa (casi todos los números de la serie cuentan una historia completa en cada número) y terminando en un excelente comics de superhéroes con una visión muy particular de lo que la presencia de seres así podrían hacer en el mundo.

Un grupo de tres “arqueólogos de lo imposible”, se dedican a recorrer el mundo buscando dar explicación a hechos en apariencia inexplicables, y también en apariencia inconexos, todo ello mientras tratan de averiguar que ha sido de su cuarto miembro desaparecido y se enfrentan en una guerra fría a su némesis, Los Cuatro un grupo de científicos con un origen sospechosamente parecido al de Los Cuatro Fantásticos, y que lleva décadas negando a la humanidad una tecnología que aceleraría su progreso hasta el infinito.

Planetary no ha tenido la influencia de otra de la obras cumbre de Ellis en la década, Authority, y es una lastima, por que estamos ante un comic mucho más interesante que aquel, lleno de misterio, de alocadas conspiraciones, y sobre todo de amor por una forma de hacer contar historias cada vez más olvidada, una forma que consiste en respetar al lector que ha comprado tu obra y contarle algo dentro del formato que le das, una forma de hacer comics, donde la imaginación, los buenos personajes, las buenas historias no necesitan miles de páginas para llegar a algún lado, en una década caracterizada en el mainstream por el apogeo de los tomos recopilatorios, en el que la grapa individualmente no ofrecía apenas nada, Ellis y Cassaday demostraron en este comic de ciencia ficción desatada, que el tema no son los formatos, el tema es el talento, eso y el tener algo que contar claro, y en Planetary había mucho que contar.



7.- Sleeper de Ed Brubaker y Sean Philips: Publicada de nuevo por el sello Wildstorm en dos volúmenes de 12 números cada uno entre el 2002 y el 2005, Sleeper es la obra más representativa de uno de los guionistas mainstream más interesantes de la de década, Ed Brubaker, y sin duda el mejor trabajo realizado junto a su habitual pareja de baile, el dibujante Sean Philips.

Sleeper narra la historia de Holden Carver, infiltrado en una organización terrorista, que de repente se encuentra encerrado en tierra de nadie, cuando su jefe, único que conoce la realidad de su infiltración es atacado y dejado en un coma aparentemente irreversible; sin aliados, encerrado en un mundo que desprecia pero en el que tiene que vivir, Carver iniciara su particular descenso a los infiernos en busca de una salida en apariencia imposible.

Sleeper mezcla lo mejor del género negro, con lo más sórdido del superheroico para trazar una historia de verdades a medias, dobles lealtades, personajes ambiguos y callejones oscuros.

Unos personajes perfectamente construidos, una trama sólida, a prueba de bombas, un dibujante nacido para plasmar este tipo de ambientes, y un guionista en su salsa, hacen de Sleeper un comic realmente especial, una lectura absorbente e impactante que te mantiene agarrado de principio a fin, y en la que nunca sabes realmente que va a pasar; sencillamente genial.



6.- Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard: Aunque el comic (iniciado en 2003), sigue viento en popa a día de hoy, y se acerca paulatinamente a las 70 entregas, lo cierto es que los 24 primeros números (publicados aquí en los 4 primeros tomos de Planeta), resumen a la perfección lo que es la serie y podían haber supuesto un final más que digo.

Ambientado en un mundo posapocaliptico en el que la inmensa mayoría de la humanidad ha sido transformada en zombis, Los Muertos Vivientes se centra en un grupo de supervivientes que tratan de seguir vivos en un entorno tan hostil, en el que sin embargo las principales amenazas no serán los zombis, si no sus propios semejantes, en un relato absolutamente negativo sobre la humanidad y su esencia.

Intensa, dramática, y sin ningún tipo de piedad, Los Muertos Vivientes es una de las lecturas más poderosas que uno puede encontrar en el comic comercial americano, nada es sagrado en una obra coral, en la que cualquier personaje puede hallar su fin cuando menos lo esperas; una obra negrísima, en la que la esperanza apenas si tiene cabida, pero que consigue atraparte desde el principio siendo uno de las lecturas más estimulantes que recuerdo.

lunes, 22 de febrero de 2010

“Mis Comis” de la década I.

Son muchas las listas que últimamente han pululado por la red sobre lo mejor de la década, este tipo de listas, como opiniones subjetivas que son no tienen más valor que el que cada cual le quiera dar, sin embargo a mi particularmente me resultan bastante divertidas, así que esta semana voy a dejar por aquí los que para mi han sido los mejores quince comics que ha dado la década recién finalizada.

Aunque parezca una tontería elaborar este tipo de listas es bastante complicado, primero quieras que no diez años son muchos y hacerse un panorama más o menos completo de lo que has leído durante ese periodo de tiempo (teniendo en cuenta relecturas, obras publicadas antes pero que tu has leído por primera vez estos años...) es difícil, a parte tras elaborar un listado inicial en el que llegaron a entrar cerca de 40 obras, hay que reducir la cosas a un número un poco más manejable, por otro lado también hay que fijar un criterio, obras como Transmetropolitan o Tierra X podrían entrar perfectamente en la lista, pero de la primera cerca de la mitad de los números se publicaron en la década de los 90, de las segunda 9 de sus 12 números salieron en el 99, con lo que creo que habría que dejarlas fuera, luego tenemos el caso de comics como Scalped que se ha iniciado en esta década, pero que no parecen cercanas a concluir, ni han tenido un punto culminante que pueda ser tomado como referencia, con lo que pienso que tampoco deberían entrar.

Teniendo en cuenta todo esto, he optado por que en mi lista solo vayan obras que se hayan iniciado en esta década o que como mucho hayan tenido unos escaso números en el 99, también he optado por obras (o etapas) que hayan sido concluidas en esta década, salvo dos excepciones, con dos comics que pienso podrían haber concluido de manera perfecta en un determinado momento (el punto culminante al que me refreirá antes), aunque no ha sido el caso y a día de hoy se siguen publicando.

Por lo demás solo mencionar que esta lista esta obviamente condicionada por mis lecturas con lo cual vamos a ver mucho mainstream que es básicamente lo que he leído estos años, pero bueno, esta lista es solo mi opinión y como decía no tiene más valor que el cada uno quiera darle, sin más empezamos:




15.- Flash de Geoff Johns, Scott Kolins, Howard Potter y otros: Iniciada la etapa en The Flash volumen II USA 164 (con fecha de portada de septiembre del 2000) y finalizada en el número 225 (fecha de portada de octubre de 2005), el Flash de Geoff Johns, en especial en su colaboración con Scott Kolins (hasta el 200 USA), es uno de los mejores ejemplos de comics de superhéroes en el sentido más clásico de la palabra que ha dado la década, lo cierto es que Flash venía ya de una etapa brillante, la de Mark Waid, más larga aún que la de Johns y que supuso toda una reivindicación del comic de superhéroes en la convulsa década que los 90 supusieron para el género, pero si bien Waid se centro en desarrollo de los poderes y el entorno del personaje, Johns lo hizo más en sus villanos a los que convirtió en personajes de calado e interés después de décadas de escarnio e irrelevancia.

Johns, gran escritor, pero que en no pocas ocasiones parece carecer de la magia, la fuerza, la garra por decirlo de alguna manera, que tienen muchos de los escritores de su “escuela” (Roger Stern, Kurt Busiek, Mark Waid...), es como todos ellos un magnifico profesional y conocedor de los comics de superhéroes a los que adora, que en Flash dio lo mejor de si mismo realizando un trabajo que a día de hoy considero aún su mejor obra.

Apostando fuertemente por la caracterización de personajes, y por dignificar a los villanos, Johns transformo una de las Galerías de Villanos más ridículas de los comics en una de las más interesantes y con mayor potencial, a la par que hizo crecer a Flash como héroe y como ser humano, en fin una etapa realmente ejemplar.




14.- X-Force/X-Statix de Peter Milligan y Mike Allred: A principio de la década, Marvel vivió lo que podríamos llamar una fase “experimental”, fue una época donde se intento dejar totalmente atrás la década de los 90...y de paso todas las demás, en esa etapa, breve pero muy productiva, la cohesión de su Universo se vino abajo y la continuidad era casi un enemigo a batir, lo importante era que las comics fueran estimulantes, distintos, algo que nunca esperarías ver en Marvel....lo que no significaba que fueran buenos comics, en esa etapa sin embargo surgieron pequeñas maravillas, y entre ellas brilla con luz propia esta obra de Peter Milligan y Mike Allred.

La etapa tiene como curiosidad el haberse iniciado en X-Force (en concreto en su número 116 con fecha de portada de Julio de 2001, serie que además acabaría en el número 129), y digo curioso por que es la serie que se convirtió en emblema de su época los 90 y que termino de lanzar al estrellato a su co-creador, Rob Liefled, sea como sea la obra de Milligan y Allred concluyo en el número 26 (octubre de 2004) de su propia colección, X-Statix.

Con X-Force/X-Statix, estamos ante un planteamiento verdaderamente sorprendente en un comic maestrean, un grupo de mutantes creado por y para la publicidad, más preocupados de su imagen y popularidad que de sus acciones heroicas, y en el que la muerte de algunos (muchos) de sus miembros eran utilizados por sus patrocinadores con el fin de mantenerles en el candelero, el comic termino cuando mordió más de lo que podía tragar e intento resucitara Lady Di en sus paginas, se monto todo un escándalo, y sus creadores pudieron comprobar como incluso en la “Marvel experimental”, había limites en torno a lo que era políticamente correcto, la obra siguió después de esto pero ya nada fue igual.

Por el camino pudimos leer un estrambótico pero certero retrato de las miserias y grandezas del género superheroico y de todo lo que le rodea, hecho siempre desde el respeto y el aprecio por el género eso si, pero con mucha mordiente y desde una estética pop tan propia de un Allred que una vez más demostró su gran calidad, uno de los comics más representativos de lo que los primeros años de la década fueron para la Casa de las Ideas, apelativo, que aunque brevemente volvió a merecer.



13.- Y, The last Man de Brian K. Vaughan, Pia Guerra y otros: La odisea de Yorick Brown como único superviviente masculino a una plaga de origen desconocido, es sin duda una de las series emblema de Vertigo; a lo largo de sus 60 números (el primero con fecha de portada de septiembre de 2002 el último de marzo de 2008), la obra, más que centrarse en el entorno, y desarrollar el potente argumento de ciencia-ficción del que partía, se centro sobre todo en el viaje de Yorrick y su entorno, un viaje tanto físico (que el llevo a recorrer medio mundo) como emocional, llegando a conocerse a si mismo mucho más de lo que creía posible.

Y, sirvió tanto para lazar al estrellato a su guionista como para exorcizar gran parte de sus demonios internos, ya que en las actitudes y respuestas de Yorrick frente a los retos que el van surgiendo uno adivina mucho del propio autor, este carácter personalista y que el argumento central de la obra quede casi desde el principio en segundo plano, han hecho que Y, sea tan interesante como decepcionante, interesante por el crecimiento de los personajes, por al habilidad con la que se juega con el formato (Vaughan es un consumado maestro de los continuaras), por lo valiente de muchas de sus propuestas, decepcionante, por que es un comic que rara vez te da lo que te esperas, aún así y como decía, Y, es por meritos propios un clásico del sello Vertigo y es eso es mucho decir.



12.- Fábulas de Bill Willingham, Mark Buckingham y otros: Una de las dos excepciones que mencionaba antes, Fábulas sigue publicándose con éxito actualmente y se aproxima rápidamente a su número 100, sin embargo es en su número 75 (septiembre de 2008), cuando alcanza un punto de inflexión clave que pone fin a la trama central que había configurado la serie desde su inicio.

Iniciada en 2002, Fábulas es aún a día de hoy el emblema del Vertigo actual, como en su día lo fueron Sandman, Predicador o 100 Balas, el éxito de la serie ha permitido generar un spin-off (Jack of Fables) e incluso miniseries a su alrededor, su éxito se explica de forma muy sencilla, primero tenemos personajes fácilmente reconocibles por todos, salidos de los cuentos clásicos (Blancanieves, Caperucita Roja, el Príncipe Azul, Pinocho...), después tenemos la habilidad del guionista para situarlos en un entorno novedoso a la par que interesante: un poderoso Imperio ha ido conquistando a sangre y a fuego los distintos reinos de las Fábulas, muchas de ellas se han visto obligadas a exiliarse en el “mundo mundano”, donde además de hacerse pasar por simples mortales, tratan de aunar esfuerzos para hacer frente al Imperio y así poder volver a su mundo, a esto se suma un dibujo fantástico, desde las portadas de Jemas Jean hasta los interiores donde destaca sobre todo un magnifico Mark Buckingham, si a esto añadimos momentos brutalmente épicos (El ultimo Castillo, el Buen Príncipe) y le sumamos la casi plena libertad que otorga el sello Vertigo para hacer lo que sea necesario hacer, sin miedo a las consecuencias, tenemos como resultado una serie llena de fuerza y grandes momentos que se une al elenco de lo mejor de Vertigo.



11.- All Star Superman de Grant Morrison y Frank Quitely: Una obra auténticamente revolucionaria en el contexto actual, tanto o más que lo fueron Marvels o Kingdome Come en su momento, aunque su reivindicación es parecida: los héroes han de ser héroes, y para ello han de comportarse como tales, si no el genero mismo perdería su misma razón de ser.

Esta maxiserie de 12 números iniciada en 2006 y culminada a finales de 2008, supone una reivindicación de cómo deberían ser los comics de superhéroes en un momento en el que la alargada influencia de Authority y sus derivados (Ultimates, Crisis de Identidad, Civil War....) ha puesto en cuestionamiento lo que es ser héroe y lo han hecho desde el centro del mainstream como si la propia industria quisiera suicidarse al perder todo sentido de lo que son, Morrison plantea como suele ser habitual en él un comic complejo y de múltiples lecturas que pretende mostrar como las cosas se pueden hacer de otra forma y no solo tener éxito sino sembrar semillas para el futuro en lugar de arrasar el campo, a esto se añade un Quitely brillantísimo, que da toda una lección de narrativa a la par que realiza un trabajo visualmente poderoso y espectacular (la portada del número 1 es un clásico desde el mismo momento que salió a la luz).

Ah, y todo esto hecho con Superman, el héroe que lo inicio todo, el que debería iluminar el camino a seguir en los años venideros, esperemos que así sea.

sábado, 20 de febrero de 2010

Mega-actualización Comics Marvel Inéditos hasta 2004 XVI.

Llega una nueva actualización de la lista de comics inéditos Marvel en España, de nuevo gracias al curro del forero del Universo Marvel Chimov, destaca en especial lo referente a los inéditos del Marvel Fanfare y Marvel Comics Presents, dos colecciones señeras de Marvel, la lista completa de lo publicado y lo inédito en ambos títulos lo tenéis aqui de nuevo de la mano de Chimov, sin más lo que se añade es:

COLECCIONES GENÉRICAS

MARVEL FANFARE Vol.1

1 (3/82): 2.- DAREDEVIL (10p)
2 (5/82): 2.- MR. FANTÁSTICO (15p) vs Anhilus
3 (7/82): 2.- OJO DE HALCON, Águila. (11p)
4 (9/82): 2.- DEATHLOCK (6p). 3.- IRON MAN (5p)
5 (11/82) 2.- CAPITAN AMERICA (15p)
7 (3/83): 2.- DAREDEVIL (10p)
8 (5/83) 2.- JUNGLE BOOK (9p). 3.- Portafolio de Bill Sienkiewicz (5p)
9 (7/83): 1.- HOMBRE COSA (17p). 2.- JUNGLE BOOK (10p). 3.- Portafolio de Butch Guice (5p)
10 (9/83): 2.- JUNGLE BOOK (9p). 3.- Portafolio Brent Anderson (5p)
11 (11/83): 2.- JUNGLE BOOK (9p). 3.- Pinups varios (4p)
12 (1/84): 2.- Marvel Annfare (8p). 3.- Portafolio Rick Leonardi (5p)
14 (5/84): 1.- VISION, BRUJA ESCARLATA, 4 FANTASTICOS (22p)
15 (7/84): 2.- DAREDEVIL (10p)
16 (9/84): 1.- SKYWOLF
17 (11/84): 1.- SKYWOLF (19p). 2.- HULK (12p)
18 (1/85): 2.- Portafolio Kevin Nowlan (6p). 3.- Portafolio Terry Austin (5p)
19 (3/85): 1.- CAPA Y PUÑAL (29p en tres partes)
20 (5/85): 2.- Portafolio Vess Pocket (6p). 3.- Pinups Carl Potts (5p)
22 (9/85): 1.- IRON MAN (25p). 2.- Pinups Ken Steacy (7p)
23 (11/85): 1.- IRON MAN (26p). 2.- Pinups Ken Steacy (6p)
24 (1/86): 1.- WEIRDWORLD (17p + 2 pinups).
25 (3/86): 1.- WEIRDWORLD (17p). 2.- Pinups David Sim (5p). 3.- CAPITAN UNIVERSO (10 p + 1 pinup).
26 (5/86): 1.- WEIRDWORLD (17p).
27 (7/86): 1.- DAREDEVIL (20p). 2.- Pinups Nuevos Mutantes por Bob McLeod
28 (9/86): 1.- ALPHA FLIGHT (32p)
31 (3/87): 1.- CAPITAN AMERICA (22p). 2.- DR. EXTRAÑO (8p). 3.- DAREDEVIL (3p)
32 (5/87): 1.- CAPITAN AMERICA (22p).
33 (7/87): 2.- Pinups de Ian Akin (8p)
34 (9/87): Portafolio de los 3 guerreros Charles Vess (4p).
35 (11/87): 3.- Pinups de Bret Blevins (4p)
36 (1/88): 2.- HOMBRE COSA (10p)
37 (4/88): 3.- Pinups varios (4p)
38 (6/88):. 2.- DAZZLER / ROGUE (7p). 3.- Pinups Colleen Doran (4p)
39 (8/88): 1.- OJO DE HALCON (22p). 2.- CABALLERO LUNA (6p). 3.- Pinups Bob Layton (5p)
40 (10/88): 3.- Pinups (5p)
41 (12/88): 2.- Pinups Mike Machlan y Bill Reinhold (12p)
42 (2/89):. 2.- CAPITANA MARVEL (11p)
43 (4/89): 3.- Pinups (7p)
44 (6/89): 1.- IRON MAN (32p)
48 (12/89): 1.- HULKA (11p). 2.- HULKA (11p). 3.- VISION (11p)
49 (2/90): 1.- DR. EXTRAÑO (26p). 2.- DOS PISTOLAS KID (7p)
50 (4/90): 1.- FACTOR-X (28p). 2.- Pinups Mark Bagder (5p)
51 (6/90): 2.- PESADILLA (8p)
52 (8/90): 2.- DR. EXTRAÑO (8p)
53 (10/90): 2.- IRON MAN (8p). 3.- Pinups June Brigman (2p)
54 (12/90): 2.- LOBEZNO (6p). 3.- Pinups June Brigman (3p)
55 (2/91): 1.- POWER PACK, MAGIC, WARLOCK, NUEVOS MUTANTES (23p). 2.- LOBEZNO (8p)
56 (4/91): 1.- SHANNA LA DIABLESA (17p). 2.- HEROES VARIOS. (10p). 3.- Pinups Mike Vosburg (5p)
57 (6/91): 1.- SHANNA LA DIABLESA (17p). 2.- CAPITANA MARVEL (11p). 3.- Pinups Norman Breyfogle (5p)
58 (8/91): 1.- SHANNA LA DIABLESA (17p), 3 Pinups varios (3p)
59 (10/91): 1.- SHANNA LA DIABLESA (22p). 2.- GATA INFERNAL/HIJO DE SATAN (11p)
60 (12/91):. 2.- PICARA/MISTICA (15p). 3.- DAREDEVIL (8p).


MARVEL FANFARE Vol.2

1 (9/96): 1.- CAPITAN AMERICA y el HALCON (22p) “Fateful Choices”
2 (10/96): 1.- HULK / LOBEZNO (23p) “Instinto 1ª”
3 (11/96): 1.- SPIDERMAN / M. FANTASTA (22p) “Instinto 2ª”
6 (2/97): 1.- POWERMAN y PUÑO DE HIERRO (22p) “Second Chances”


MARVEL COMICS PRESENTS

1 (9/88)-12 (2/89).- HOMBRE COSA
13 (2/89)-37 (12/89).- PANTERA NEGRA
38 (12/89)-45 (4/90).- HOMBRE MARAVILLA
38 (12/89)-44 (3/90).-DR. EXTRAÑO & RINTRAH, PUMA
46 (4/90).- AQUARIAN, NAMOR
47 (5/90).- CABALLERO ARABE
49 (5/90).-GLADIADOR
50 (6/90).- CAPITAN ULTRA/DR. SAMSON
51 (6/90). IRON MAN, LE PEREGRINE
52 (6/90).- HULK
53 (7/90)-56 (8/90).- STINGRAY
54 (7/90)- 59 (9/90).- WEREWOLF
60 (10/90).-CAPITAN AMERICA
63 (11/90).-THOR
60 (10/90)-67 (01/91).-POISON.
64 (12/90).- BLADE
68 (1/91).- LOCKJAW
69 (2/91)-72 (03/91).- DAREDEVIL
70 (2/91).- DARKSTAR/STARLIGHT/VIUDA NEGRA
72 (3/91).-LOBO ROJO
73 (3/91).- NAMOR
74 (4/91).- CONSTRICTOR, HOMBRE DE HIELO/ANTORCHA HUMANA
76 (91).- DEATH’S HEAD, WOODGOD
77 (91)-79 (7/91).-SGTO FURIA/DRACULA
77 (91).- NAMOR
80 (7/91).- CAPITAN AMERICA, HIJAS DEL DRAGON
81 (91).- CAPITAN AMERICA, HOMBRE HORMIGA
82 (8/91)-87 (10/91).-FIRESTAR
82 (8/91).- POWERMAN
83 (8/91).- ANTORCHA HUMANA
86 (10/91).- PALADIN
88 (91).-VOLCANA
89 (91).- SPITFIRE
90 (91).- PESADILLA
93 (91).- DAREDEVIL/VIUDA NEGRA
95 (91).- HULK
96 (91).- SPEEDBALL
101 (5/92)-109 (09/92) JOVENES DIOSES
103 (92).-RINTRAH
105 (92).- LA COSA
106 (92).-GABRIEL CAZADOR DE DEMONIOS
107 (92).- LOBO ROJO
112 (9/92).- DEMODUENDE
113 (92)-118 (92) HOMBRE GIGANTE
114 (10/92).- CABALLERO ARABE
116 (92).- 2 PISTOLAS KID
117 (92).- RAVAGE 2099
118 (92).-DR. MUERTE 2099
119 (93)-120 (93).- CONSTRICTOR
121 (93).- ANDROMEDA
122 (2/93).-SPEEDBALL
123 (93).- MASTER MAN
123 (93)-126 (93) HULKA
127 (93).- SPEEDBALL
128 (93).- AMERICAN EAGLE
130 (6/93).- AMERICAN EAGLE
132 (7/93).- IRON MAN
135 (8/93).-VIUDA NEGRA
136 (9/93).- DAREDEVIL
137 (9/93).- LOBEZNO, HOMBRE HORMIGA, PUÑO DE HIERRO
138 (10/93)-142 (11/93).- LOBEZNO, SPELLBOUND
139 (10/93).- BATROC
140 (10/93)- 141 (11/93).- PUÑO DE HIERRO
146 (1/94).- DR. EXTRAÑO
147 (2/94)-149 (3/94).- VENGANZA
147 (2/94).- MASTERS OF SILENCE, HALCON
147 (2/94)-148 (2/94).- AMERICAN EAGLE
149 (3/94).- HIJAS DEL DRAGON, NAMOR
152 (4/94)-155 (5/94).- LOBEZNO, MAQUINA DE GUERRA, VENGANZA
152 (4/94)- 154 (5/94).- CABALLERO LUNA
155 (5/94)-158 (07/94) NAMORITA
156 (6/94)-158 (7/94).- SHANG CHI
156 (6/94)-166 (10/94) VENGANZA
156 (6/94).- DESTROYER
157 (6/94).- NICK FURIA
159 (7/94)-163 (9/94)- NEW WARRIORS
162(9/94)-165 (10/94)- TIGRA
159 (7/94)-161 (8/94)-OJO DE HALCÓN
159 (7/94).- NICK FURIA
160 (8/94)-163 (9/94).- MACE
164 (10/94)-167 (11/94).- HOMBRE COSA (“Behold The Man-Thing”)
165 (10/94).-MR. FANTASTICO
166 (10/94)-168 (11/94).- SPIDERWOMAN
167 (11/94)-169 (12/94).- VENGANZA/MAQUINA DE GUERRA,
168 (11/94).- VALQUIRIA
169 (12/94)-170 (12/94) FUERZA DE CHOQUE
169 (12/94)-CENTURY, IT-COLOSO VIVIENTE
170 (12/94).- SUZY ENDO, VENGANZA, LOBO ROJO
172 (1/95)- 174 (2/95).- LUNATIK
173 (2/95)-174 (2/95).- NICK FURIA
171 (1/95).- MAQUINA DE GUERRA, REGISTRADOR , NICK FURIA
172 (1/95).- USAGENTE, BRUJA ESCARLATA
173 (2/95).-STINGRAY
170-175 (12/94-3/95).- VENGANZA


ASTONISHING TALES

Astonishing Tales nº 8 (2ª) (Brothers Link)
Astonishing Tales nº 10 (Kazar)
Astonishing Tales 21,22 y 24 (It, el coloso viviente)

MARVEL SPOTLIGHT VOL I

Marvel Spotlight vol.1 nº 1 (Lobo Rojo) (11/71)
Marvel Spotlight vol.1 nº 25 (Sinbad) (12/75)
Marvel Spotlight vol.1 nº 30 (Los Tres Guerreros) (10/76)
Marvel Spotlight vol.1 nº 32 (Spiderwoman) (2/77)


OTRAS

Marvel Chillers nº 3 al 7 (Tigra) (1975, 7 números)

MARVEL GRAPHIC NOVEL

Marvel Graphic Novel nº 13: Starstruck: The Luckless, the Abandoned and the Forsaked (1984) (Reedicion de Heavy Metal Magazine 68 al 76)
Marvel Graphic Novel nº 20: Greenberg the Vampire (1985)
Marvel Graphic Novel nº 36: Willow, Movie Adaptation (3/89) (Reedicion de Willow 1 al 3 (1988))
Marvel Graphic Novel: Rick Mason: The Agent (1989)
Marvel Graphic Novel: Dreamwalker (1989)
A Sailor Story (Marvel Graphic novel 30 1987)
Marvel Graphic Novel: A Sailor's Story II (1989)
Marvel Graphic Novel: Who Framed Roger Rabbit (1989)
Marvel Graphic Novel: Rogger Rabbit: The Resurrection of Doom (1989)
Marvel Graphic Novel: Rio Rides Again (1990) (Western)
Marvel Graphic Novel: Dr. Who: Voyager (1985) (Reed. Dr. Who Magazine 88-89, -Marvel UK)
Marvel Graphic Novel: The Chronicles of Genghis Grimtoad (1990) (Marvel UK)
Marvel Graphic Novel: Abslom Daak: Dalek Killer (1990) (Reed. Dr. Who Magazine, Marvel UK)
Marvel Graphic Novel: Night Raven: The Collected Stories (1990) (Reed. Aventuras de Night Raven publicadas en Hulk Comic 1 al 20, Marvel UK)
Marvel Graphic Novel: Punisher: Bloodlines (1991)
Marvel Graphic Novel: The Punisher: G-Force (1992)
Marvel Graphic Novel: The Punisher: Die Hard in the Big Easy (1992)
Marvel Graphic Novel: The Punisher: Empty Quarter (1994)

Se ha añadido alguna cosilla más, pero lo más relevante es esto.

viernes, 19 de febrero de 2010

Daredevil Historia de un hombre sin miedo: Parte CXVII: Elektra Reinado Oscuro.

Miniserie de cinco números en los USA recopilada aquí en dos por Panini, la obra permite fijar el nuevo estatus de la asesina creada por Frank Miller en el Universo Marvel post-Invasión Secreta, saga en la que jugó papel indirecto pero clave.

Contextualizando brevemente esta miniserie, habría que decir que todo empieza en el Lobezno de Mark Millar y Romita Jr., cuando Elektra vuelve a ser asesinada, para luego ser resucitada bajo el control de la Mano, de la que teóricamente se convierte en su principal asesina, durante esta saga, Elektra lidera el asalto al Helitransporte de S.H.I.E.L.D donde mueren decenas de agentes de esta organización, más tarde se descubrirá que todo era una tapadera de Elektra y Lobezno para destruir la alianza entre la Mano e Hidra, y permitir a Elektra hacerse con el control de la Mano, conseguido el objetivo, Elektra ejercerá como líder de tal organización en varios comics (con especial importancia en la saga final de Bendis en Daredevil), hasta que termina enfrentándose con los Nuevos Vengadores, donde cae asesinada a manos de Eco, solo para descubrirse que se trataba de una Skrull infiltrada, que no había sido detectada ni por los supersentidos de Daredevil o Lobezno, ni por la magia del Doctor Extraño, a partir de ahí se inicia la paranoia y la desconfianza entre los héroes lo que llevara a la Invasión Secreta largamente planificada por los Skrulls, durante la misma Iron Man y S.H.I.E.L.D son fácilmente derrotados, y Norman Osborn se convierte en el nuevo héroe del los USA al ser él quien asesine a la reina Skrull durante la batalla final, tal circunstancia provoca que Osborn llegue al poder como líder de la seguridad superhumana y cabeza visible del Universo Marvel sustituyendo al caído en desgracia Iron Man, durante la Invasión Secreta, tras la derrota de los Skrull son rescatados múltiples miembros de la comunidad superpoderosa que estaban en garras de los alienígenas, entre ellos se encuentra Elektra.

Entrando ya en la miniserie, esta se encuentra guionizada por Zeb Wells (Daredevil: Battlin' Jack Murdock) y dibujada por Clay Mann(Daredevil, Fantastic Four…), Elektra: Reinado Oscuro, viene a situar con claridad la fecha en la que fue sustituida Elektra por su doble skrull cuya muerte desencadeno la Invasión Secreta.

Hace tiempo que se conocía que Elektra fue sustituida durante la etapa de Mark Millar y John Romita Jr. en Lobezno, quedaba por concretar el momento exacto en el que esto sucedió, y en gran parte este será el enfoque de una historia que bebe de principio a fin de la obra de Millar y Romita Jr.

Tal vez lo más destacado del comic sea lo bien que refleja el “cambio de régimen” del Universo Marvel, cuando Elektra es rescatada de las garras de los Skrull, cae en manos de S.H.I.E.L.D todavía dirigida por Iron Man que trata de ayudarla a recuperarse de sus múltiples heridas, sin embargo la llegada de Osborn al poder cambia totalmente la situación y Elektra empieza a ser torturada sin escrúpulos en busca de una respuesta clara sobre que buscaban los Skrull realmente en ella.

A partir de aquí los hechos se desencadenan cuando Elektra consigue escapar, Osborn manda a Bullseye (ahora con el traje de Ojo de Halcón) tras ella, mientras que unos antiguos agentes de S.H.I.E.L.D tratan de matarla en venganza por sus actos en la colección de Lobezno, a la par que este o Foggy Nelson hacen acto de presencia a lo largo de la miniserie (el reencuentro con Daredevil, de producirse, queda para adelante).

Wells realiza un buen trabajo a la hora de encajar la historia en la continuidad del personaje, asistido por un Mann cuya labor contrasta con lo impactante de las portadas de Lee Bermejo, Mann, realiza un trabajo más bien mediocre en el interior, con ausencia casi total de fondos y una planificación de pagina bastante manida.

El principal merito de Wells reside, en que consciente de la práctica imposibilidad de manejar un personaje como Elektra, hace que este se transforme en secundaria en su propia miniserie para mostrarnos las consecuencias de sus actos para con los demás, esto que en principio podía ser algo negativo, no lo es tanto en personaje como Elektra, a la que nadie, salvo su creador ha sabido tratar como realmente se merece, así Wells nos muestra una Elektra fría, dura, casi insensible, que en no pocas ocasiones parece al borde del autismo (algo que por otra parte, ya se podía ver en Elektra Asesina), una autentica maquina de combatir, consciente de su fuerza, que en ningún momento va a mostrar arrepentimiento por sus actos (en su momento solo Matt la hizo dudar), una Elektra mucho más cercana a sus orígenes, y por ello bastante distante a la que se nos ha venido mostrando desde su regreso en “Caída del Paraíso”.

Con todo esto, en Elektra: Reinado Oscuro nos encontramos con un bien hilvanado relato que encaja a la perfección en el contexto del Universo Marvel actual, y que fija la nueva posición de Elektra en el mundo, posición que en el fondo de nueva no tiene nada, pero que tal vez permita evitar los vaivenes que el personaje ha sufrido desde su regreso.

miércoles, 17 de febrero de 2010

De la tele al comic: Buffy y Angel.

El buffyverso ha bebido, desde sus mismos inicios del comic, no en van, sus referencias, sus narrativa, la manera de enfocar las historias tienen una clara raigambre en lo mejor del comic de superhéroes, por ello que su “continuación oficial” llegara en forma de comic, y más si Whedon estaba detrás parecía una buena idea, y sin embargo...

Llevamos ya varios volúmenes de la 8ª Temporada de Buffy (el quinto sale este mes) y si no me equivoco tres de la 6ª de Angel (aunque de esta solo he pillado el primero, los precios de Norma han terminado por alejarme) publicados en España, y lo cierto es que uno tiene una agridulce sensación de que nada es lo mismo.

Por un lado Angel pese a lo precipitación con la que se tuvieron que hacer los últimos episodios de quinta temporada, tuvo un final más que digno, con ese claro homenaje a “Dos hombres y un destino”, con Angel, Spike y compañía cargando sin opciones de éxito contra una marabunta invencible de enemigos; seguir a partir de ahí, por mucho que este Whedon este detrás, por mucho que se trate de dar “oficialidad” al tema, parece en cierta medida, una pequeña traición a un final tan trágico como épico, si a esto añadimos que el nuevo status presentado en el comic, (con Angel montando un dragón sobre un Los Ángeles apocalíptico, mientras Wesley ha regresado como un fantasma, Spike es la mascota de Illiria y Gunn se ha transformado en vampiro), no ha terminado de resultar convincente (sobre todo no parece que justifique el seguir adelante tras un final tan impactarte), han hecho que esta sexta temporada de Angel, (al menos para mi) sea más una suerte de What if? carente de interés, que una verdadera continuación de la serie de televisión allá donde esta quedo, supongo que debería comprar más tomos para ver como sigue la cosa, y lo hubiera hecho, no en vano Angel y Buffy son las series de TV que más me han marcado, pero como ya dije los precios de Norma terminaron de poner la puntilla a mis recelos.

En cuanto a Buffy la cosa es distinta, el final si permitía albergar la posibilidad de una continuación con un status totalmente nuevo, no en vano miles de potenciales cazadoras había despertado en todo el mundo y alguien (Buffy) debería ayudarlas, ya en la quinta temporada de Angel se dejo ver la suerte de organización internacional de cazadoras que Buffy y los suyos habían montado, y claro, ahí había una historia que contar.

Desde este punto de vista el discurrir de la "8ª Temporada" en comic (que entre otras cosas nos muestra las entrañas de esa organización) esta siendo más lógico y coherente con lo previamente narrado que en el caso de Angel, pese a todo el poso que hasta el momento esta dejando la serie es bastante desigual, por un lado la presencia de Warren (en Buffy, como en los comic de superhéroes nunca muere realmente nadie) y de Amy cómo villanos, resulta interesante, aunque tal vez algo gratuita por repetitiva y por buscar el impacto fácil en los fans de la serie, más interesante aún resulta esa misteriosa organización (tan propia de Whedon, y tan parecida a la Iniciativa de la cuarta temporada) interesada en controlar o acabar con las cazadoras, pero lo que no es ya tan interesante, es que en los 20 números americanos que llevamos (en España) apenas si se haya contado nada sobre el fondo de la trama que sustenta la temporada, ya que, si bien es cierto que ya en la TV la trama principal de cada temporada iba avanzando poco a poco y en segundo plano hasta su explosión final, en esta octava temporada el avance más que dosificado, ha sido nulo.

Independientemente de todo esto, las sensaciones finales que transmiten tanto la “Sexta temporada” de Angel, como la “Octava” de Buffy, es que no es lo mismo, no podía serlo por fuerza, pero supongo que si esperaba encontrar en las páginas de estos comics algo de la magia que pude vivir en la TV, no ha sido así, falta algo y es que algo es que, pese a sus influencia temática, la serie era otra cosa y el comic no ha sabido (o no ha podido) llegar ahí, al final todo es cuestión de feeling y aquí apenas si lo ha habido, otra vez será.

lunes, 15 de febrero de 2010

Prison Break, del cielo al infierno.

Michael Scofield (Wentworth Miller), superdotado ingeniero de brillante futuro decide de buenas a primeras cometer un atraco a mano armada para introducirse en la prisión de Fox River en la que su hermano Lincoln Burrows (Dominic Purcell) se encuentra encerrado en el corredor de la muerte en espera de su ejecución por el asesinato del hermano de la vicepresidenta, asesinato del que pese a tener todas las pruebas en contra, Lincoln se declara inocente, Michael que participo en su momento en el diseño de la prisión busca llegar a ella para en un minucioso plan (que pasa incluso por tener tatuado en su cuerpo los planos camuflados de la prisión) sacar de allí a su hermano.

Con este planteamiento que puede rondar tanto lo ridículo como lo magnifico, se iniciaba la serie, todavía recuerdo la sensación de ver la primera temporada adrénalitica, impactante, sorprendente y tramposa (pero con esas trampas que en el fondo nos gustan tanto), Prison Break era entretenimiento garantizado en una de las temporadas más adictivas que he podido ver jamás dentro de la televisión.

Cierto es que en cada episodio pasaba algo que fastidiaba el plan de Scofield, cierto es que por momentos aquello parecía un más difícil todavía enormemente exagerado en el que apenas si había salida, pero no lo es menos que los guionistas conseguían siempre que les siguiéramos el juego, lo que se estaba contando, por increíble que fuera, estaba tan bien contado, era tan interesante y te enganchaba de tal manera, que lo demás daba un poco igual.

Tal vez el principal problema de la serie fuera su mismo planteamiento, porque estaba claro que lo de fugarse de la cárcel no podía durar para siempre, antes o después o lo conseguían o los pillaban, no había otro camino, así la primera temporada acabo con la fuga y con uno de los continuaras más “jodidos” (y por ello bien llevado) que recuerdo.

Ante este panorama el tema parecía claro, en la primera temporada se fugan, en la segunda demuestran la inocencia de Lincoln, la cosa no daba más de sí; aún y pese a lo lógica de la existencia de la segunda temporada, lo cierto es que el nivel de exageración de esta dejo en pañales a la primera, la suspensión de incredulidad que la serie exigía casi desde el principio alcanzaba cotas demasiado elevadas en este segunda temporada, donde la conspiración dibujada en la primera, con la oscura compañía interesada en culpar a Lincoln, poco a poco cobraba más protagonismo: aún así la temporada tenia aciertos como la presencia de ese implacable agente del F.B.I llamado Alex Mahone (Willian Fichtner), todo un cerebrito a la altura de Socfield; implacable perseguidor de los hermanos, quien con un oscuro pasado a sus espalda estaba muy a su pesar en manos de la malvada y misteriosa compañía (esto de la misteriosa y todopoderosa compañía /organización es muy común a muchas series, Heroes, Lost, Ángel, Dollhouse…)

Pese a todo la segunda temporada marchaba por lugares lógicos hacía su teórico final (y el de la serie de paso), que en teoría pasaba por la exoneración de los hermanos, bajo mi punto de vista hubo un momento clave, en torno al episodio 20 de la segunda temporada, cuando la vicepresidenta de los USA en rueda de prensa parecía dispuesta a hablar de la conspiración y dejar clara la inocencia de Lincoln, había sido un buen final, habría sido lo que la serie merecía, sin embargo al final no fue así y todo se torció, los hermanos huyeron a Panana y allí Scofield (en lo que supuso tanto una vuelta a las raíces, como una huida hacia adelante) acabo de nuevo en una prisión de la que debía fugarse, solo que en este caso Fox River parecía un hotel de lujo frente a la nueva cárcel a la que había ido a parar Michael.

La tercera temporada (que por cierto coincidió con la huelga de guionistas y por ello fue bastante más corta), supuso un calco de la primera pero siendo todo aún más difícil, la adicción, la sorpresa y la adrenalina quedaron sin embargo muy atrás cuando la serie caía una y otra vez en lugares comunes, mientras que las trampas empezaban a resultar, ahora sí, molestas, la inevitable fuga, llevo a una cuarta temporada que (al igual que la tercera con la primera) fue apenas si un reflejo distorsionado de la segunda.

Decididos a acabar con la compañía, y perseguidos por todo el mundo, los hermanos y sus aliados (entre los que ahora estaba Mahone), se tornaron en una especia de Equipo-A (con furgoneta y todo) que al final llegan incluso a luchar por ¡salvar el mundo!, la huida hacia delante se había completado, la serie carecía de rumbo y la Fox (que siempre he sospechado fueron responsables en su momento de su prolongación artificial) decidió cancelarla permitiendo al menos a los responsables la posibilidad de darle un digno final, final en todo caso no muy distinto de lo que se adivinaba ya en la segunda temporada., y que mostraba a las claras lo innecesario y artificial de las otras dos.

Una serie que paso de lo casi sublime a la casi mayor de las ignominias en solo cuatro temporadas, un ejemplo de cómo se deben y de cómo no se deben hacer las cosas, todo en uno, y una muestra clara de lo que pasa cuando se prolonga artificialmente al vida de un proyecto creativo más allá de su lógico final.

viernes, 12 de febrero de 2010

Crisis Final, la batalla definitiva.

Compleja, densa y exigente, la lectura y relectura de Crisis Final se antoja como un reto para el lector, un reto complicado además por el torpedeo editorial al que la obra se ha vio sometida tanto aquí como en los USA, ahora que ya ha pasado tiempo suficiente de su final, y después de un par de relecturas, llega la hora de hacer un pequeño balance de la obra.

“Ha habido una batalla en los cielos, y la hemos ganado”

-Darkseid

La inesperada aparición del cadáver del Nuevo Dios, Orión desencadena los acontecimientos, un deicidio no es algo que se vea todos los días, algo ha pasado, algo grave, y la cosa se complica cuando Superman y Batman desaparecen mientras Hal Jordan es acusado del asesinato de Orión, el Cuarto Mundo ha llegado a su fin, pero Darkseid ha conseguido escapar, y ahora es él y solo él quien configurara el destino del Quinto Mundo, la batalla definitiva entre el Bien y el Mal ha comenzado...y parece que el mal ya ha ganado.

Este es el sugerente planteamiento que se esconde detrás de Crisis Final, la madre de todas las Crisis con la que Grant Morrison pretende configura la cara del nuevo Universo DC, una obra excesiva, estimulante y difícil que exige del lector algo más que una lectura placida, le exige pensar, Morrison considera a sus lectores personas inteligentes, y como tal les trata; partiendo para ello del no menos estimulante, grandilocuente y en definitiva genial, Cuarto Mundo de Jack Kirby, concepto que Morrison lleva donde nadie se atrevió nunca antes.

El principio de Crisis Final resulta ya de lo más atrayente, y es que al poco de empezar la Ecuación Antivida, en manos de Darkseid y sus súbditos (todas meras emanaciones suyas, y hasta ahora escondidos en cuerpos humanos) se ha expandido por todo el planeta, y pronto llegara más allá, mucho más allá, hasta infectar a todo el multiverso (concepto este del que Morrison saca partido como pocos han hecho antes), lo héroes están vencidos, la resistencia se antoja inútil, el paradigma moral ha cambiado, ayudar a los débiles, proteger a los inocentes es ahora el delito, y ya no hay nada por lo que luchar ni sitio donde esconderse.

Crisis Final resulta una lectura arrolladora y envolvente, su estructura circular (acaba como empieza), lo arriesgada (creo que algo así solo se ha visto en el comic de superhéroes en Watchmen, no existe el tiempo, todo sucede a la vez) de la narrativa de su séptimo y último número, el planteamiento conceptual de Superman Beyond, con Superman como fuerza absoluta y pura del concepto mismo del Bien, hacen que no estemos ante un crossover al uso, no se trata de una mera amenaza ante la que los héroes se unen/se pegan entre ellos para al final salir victoriosos, no, Crisis Final es otra cosa, y eso al final le termina perjudicando.

El grado de exigencia de una obra como esta en un mercado donde lo que triunfa son el Ultimátum de Loeb o el Dark Reign de Bendis, obras que independientemente de su (escasa) calidad no hacen más que contar lo mismo de siempre solo que a mayor escala, ha terminado por condicionar una percepción negativa de un comic nada acomodaticio.

Cierto es que a esta percepción ha contribuido el propio Morrison, caótico y excesivo como siempre, el soltar ideas a diestro y siniestro y dejar múltiples cabos sueltos es tanto marca de la casa como homenaje a Kirby padre de todo esto, sin embargo esto no hace si no que “sacar” al lector de la obra en no pocas ocasiones, el tener entre manos una situación limite, sin conseguir apenas sacarle partido épico es culpa del propio Morrison, de nadie más (más que nunca esta obra es responsabilidad casi exclusivamente de su guionista, como si de un comic de Vertigo se tratase), el adentrase en el corazón del Universo DC y querer jugar con sus juguetes más preciados, implica el riesgo de que la editorial quiera meter mano, Morrison debería saberlo, lleva mucho en esto, por otro lado sin duda lo ambicioso de su planteamiento, el subtexto que tiene la obra tal vez hubiese requerido de algo más de espacio, los nueve números (los de Superman Beyond son parte inequívoca de la obra) parecen quedarse escasos para todo lo que Morrison tiene que contar.

En fin, que si bien es cierto que Crisis Final tiene muchos defectos que impiden que se convierta en lo que por momentos roza (una autentica Obra Maestra), no es menos cierto que sus virtudes y su arriesgada apuesta hacen que sea el comic comercial integrado en la continuidad de los Universos Marvel o DC más estimulante, interesante y atractivo de toda la década, solo por su final, por esa clara apuesta por la luminosidad, por el regreso a las raíces, por el Quinto Mundo merece este calificativo, cierto es que su final, con los hombres tornados en Dioses (¿qué significa esto exactamente?) y con el triunfo total del Bien sobre el Mal deja poco espacio para seguir adelante con el Universo DC (¿qué historias se podrían contar partiendo de esa base?, seria interesante verlo), por lo que entiendo que por pura necesidad sus consecuencias más directas serán ignoradas (como en Born Again con Daredevil), pero espero que su mensaje, esa apuesta por la luz, por que los héroes sean héroes y actúen como tales (mismo mensaje que en el All Star Superman) si termine calando, ya va siendo hora.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Lex Luthor: Man of Steel.

Brian Azzarello y Lee Bermejo unieron sus destinos en 2005 para, en una serie limitada de cinco números (aquí recopilados en solo tomo) contarnos la visión del mundo del mayor enemigo del hombre de acero: Lex Luthor.

Partiendo de la reconstrucción que del personaje nos trajeron Marv Wolfman y John Byrne tras las primeras Crisis del Universo DC, Azzarello y Bermejo tejen un relato en torno a la figura del todopoderoso empresario y científico, autentico rey de Metrópolis...si no fuera por la presencia de Superman, el alienígena venido de las estrellas en el que Luthor solo ve un freno para la humanidad, alguien que le impide crecer al darles un ideal al que es imposible llegar, a Luthor le dan igual las buenas intenciones de Superman, ya que solo son eso, intenciones, solo tenemos su palabra de que quiere ayudar, pero ¿y si un día cambia de opinión?.

Contada en todo momento desde el punto de vista del villano, Lex Luthor: Man of Steel es una compleja obra de múltiples lecturas, en la que se nos muestra la obsesión de Luthor para con Superman en todo sus esplendor, una obsesión que va desde el plano físico (fantástico el trabajo de Bermejo en ese aspecto) hasta el moral, donde Luthor justifica sus brutales acciones por el bien de la humanidad, como mecanismo para que esta evolucione por si misma lejos de la influencia de un alienígena, al ser la obra contada desde el punto de vista de Luthor, el Superman que aquí aparece es más alienígena que nunca, distante, poderoso, y casi mudo, el Superman que ve Luthor esta lejos de ser el gran boy scout que todo el mundo parece percibir.

Convencido de que el verdadero poder de Superman estriba precisamente en esa visión que sobre él tiene la gente y consciente de su impotencia (nunca mejor dicho, la obra desprende sexualidad casi en cada página y las reacciones de las mujeres ante Superman exacerban el rencor de Luthor) para derrotarlo en el plano físico, Luthor emplea sus ingentes recursos para cambiar esa percepción (“no puedo cambiar el color de la hierba, pero ¿puedo cambiar como se percibe?”) sin tener en consideración que sus actos le tornan en un autentico monstruo, más lejos de la humanidad que dice defender de lo que nunca lo ha estado Superman.

Con Lex Luthor: Man of Steel, estamos ante la obra más compleja y rica en matices que Azzarello ha aportado al comic de superhéroes (y eso que “For tomorrow” no le anda lejos), una obra donde la voz del autor esta como siempre presente (de ahí ese cierto tono noir palpable a lo largo de todo el comic), pero en la que, al contrario que en otras ocasiones, no tiene la necesidad de adaptar a los personajes a su estilo, ya que el guionista americano parece haber nacido para escribir personajes como este Lex Luthor, personajes poderosos, cuya propia moral y principios sitúan por encima de la de los demás y cuyos visión del mundo están dispuestos a imponer por encima de cualquier otra consideración; Bermejo por su parte, realiza un trabajo de planificación de pagina, de puesta en escena verdaderamente notable, la fisicidad, la sexualidad a al que antes aludía, se deben sobre todo al trabajo de Bermejo que con un estilo realista en extremo, pero nada carente de habilidad narrativa, juega con la percepción del lector, “moviendo” el comic a su antojo y mostrando el Superman más frío (casi malvado) que recuerdo haber visto nunca.

En definitiva estamos ante una obra notable por parte de una pareja de autores que han dado varias obras notables al UDC (Joker, Batman/Detahblow...), un comic que en su momento figuro en mi top de 2006 y que pese a ello todavía carecía de reseña en el blog, como se suele decir más vale tarde que nunca.

lunes, 8 de febrero de 2010

No tan Heroes.

Corría el año 2006 cuando una serie empezó a llamar la atención de todo el mundo, la serie, Heroes, trataba de un grupo de personas que de repente descubrían que tenían poderes y no sabían muy bien como enfrentarse a ellos, como mar de fondo aparecía una misteriosa organización que conocía la existencia de esos seres y buscaba detenerlos, un malvado villano que quiere matarlos a todos y una bella y poderosa damisela en apuros, todo aderezado con intrincadas conspiraciones políticas y familiares.

Heroes resulto desde un principio una serie atractiva, para el gran publico por su interesante planteamiento, la belleza de sus protagonistas y lo intrincado de la trama, para los fans de los comics por que la serie era un indisimulado homenaje a los X-Men del primer Claremont, con detalles de la trama de Watchmen y multitud de referencias al mundo de los comics y su entorno.

La serie fue un éxito e incluso el “salva la porrista salva al mundo” (en referencia a la animadora interpretada por Hayden Panettiere, cuya vida, amenazada por el malvado Sylar, se antojaba como clave para la salvación del mundo), se convirtió pronto en una frase recurrente en la red, una red que al igual que sucediera con Perdidos empezó a convertir la serie en un autentico fenómeno, alimentado este tanto por personajes carismáticos (destacando en este aspecto el ya mencionado Sylar, interpretado por Zachary Quinto, un villano roba-poderes que daba miedo de verdad, Noah Bennet con Jack Coleman detrás, padre de la animadora y agente clave de la organización “caza-heroes” o Hiro Nakamura con Masi Oka como actor, autentico friki de los comics y cuyos poderes pronto serían un autentico quebradero de cabeza para los seguidores de la serie) como por capítulos auténticamente magistrales como el capitulo 20 “Five years gone”, lo más cerca que al “Días del Futuro Pasado” de Claremont y Byrne ha podido verse nunca en la televisión.

El decepcionante final, y la multitud de defectos que eran evidentes ya en la primera temporada no evito que la segunda fuera esperada con bastante expectación y que la serie fuese considerada como una de las más prometedoras dentro del entretenimiento televisivo.

La cosa no fue sin embargo como se esperaba, no lo fue ni de lejos, los defectos apreciados en la primera temporada (falta casi total de acción, demasiados personajes desdibujados, tramas en ocasiones un tanto inconexas y resueltas con demasiada simpleza), que en principio dado el éxito de la serie parecía fácilmente corregibles, se convirtieron en norma de la casa, la genialidad de “Five years gone”, se torno en mediocridad cuando se abuso una y otra vez del mismo esquema, las muertes y posteriores resurrecciones de demasiados personajes, los cambios de personalidad sin sentido y el desarrollo de una trama cada vez más rocambolesca hicieron que Heroes pasara de ser una serie prometedora y llena de potencial, a una serie aburrida, por momentos absurda y que no parecía tener rumbo.

El que la segunda temporada coincidiera con la huelga de guionistas, y que por lo tanto debiera ser resumida y condensada permitió que algunos todavía albergaran la ilusión de que todo fuera un bache, la llegada de la tercera temporada enterró cualquier atisbo de esperanza, la serie se empeñaba en obviar o sobré explotar los múltiples aciertos de la primera temporada mientras que caía una y otra vez en los errores que ya se atisbaban en esta y se confirmaron a lo bestia en la segunda, Heroes carecía de rumbo, y nadie parecía tener muy claro que se estaba haciendo.

A estas alturas ya en los últimos estertores de la cuarta temporada y todavía decidiendo si Sylar es bueno o malo, si se quitan de en medio o no a Hiro (cuyos poderes de viaje en el tiempo han sido uno de los grandes males de la serie, dado el continuo abuso de los mismos) y mientras vemos como un humano (Noah Bennet, probablemente el mejor personaje de la serie) pone en jaque a toda un comunidad superpoderosa armado con un simple rife, uno ya sigue la serie por mera inercia (y por que Hayden Panettiere esta muy buena, todo sea dicho) en espera de que todo acabe al menos de manera digna, mientras nos cuentan una nueva conspiración, mueren personajes que sabes que van a volver y surgen nuevas amenazas apocalípticas que por supuesto no nos permitirán ver un poco (solo un poco) de acción, en fin una lastima, la cosa daba para más, para mucho más.

viernes, 5 de febrero de 2010

¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado?

Neal Gaiman y Andy Kubert tras su colaboración en el 1602 marvelita, vuelven a unir sus fuerzas para narrarnos “el ultimo caso de Batman” en una historia que sirve en cierta medida de colofón al trabajo de Morrison en Batman R.I.P

Publicado originalmente en Batman 686 y Detective Comics 853 USA y recopilada aquí de manera un tanto innecesaria en un tomo y con un precio de lujo, ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado? (titulo producto del marketing, ya que pretende enlazar esta historia con la que Alan Moore escribió sobre Superman en los 80, pretensión tal vez justificada por formato, no así por el desarrollo y objetivo de ambas historias), supone un nuevo acercamiento de Neil Gaiman a un medio, el comic, del que cada vez se encuentra más alejado.

La obra narra el funeral de Batman que cuenta con la asistencia de prácticamente todos los personajes que han crecido a su alrededor con el paso de los años, el propio Batman asiste al funeral desde el “más allá” y trata de resolver su último caso buscando dar sentido a las diversas historias, contradictorias entre si, que sobre su final son contadas en el funeral, historias que el propia Batman afirma no haber vivido.

De esta forma, Gaiman y Kubert utilizan el relato como vehículo para homenajear a un personaje que con más de 70 años de historia a sus espaldas ha sufrido mil y una interpretaciones todas ellas validas y enriquecedoras para el mismo, el comic también deja claro que pese a todas esas interpretaciones dos hechos han permanecido siempre imborrables en cualquier versión: el callejón oscuro, el asesinato de sus padres ante los ojos de un inocente que nunca volverá a ser tal cosa, y su determinación total para, en una lucha que sabe imposible, evitar que tal cosa le pueda pasar a nadie más, convirtiendo Gotham en el escenario de su cruzada sin fin contra el crimen.

Por lo tanto en ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado?, tenemos ante todo una historia intima que pretende mostrar quien es y que significa ser Batman ahora que parece que el mundo se ha quedado sin él, todo en la obra esta pensado como homenaje a uno de los personajes más grandes que ha dado la ficción del siglo XX, desde el dibujo de Andy Kubert, dispuesto a imitar los estilos de las diferentes etapas por las que ha pasado por el personaje, hasta el guión de un Gaiman que muestra su enorme cariño al personaje en una historia modesta pero que trata de llegar a su misma esencia.

Al contrario que en sus ultimas obras en el medio, Gaiman, pone algo más de si mismo en este comic y no se le nota tanto el piloto automático puesto (aunque un Gaiman con el piloto automático sigue siendo superior a la media de lo que se puede leer hoy en día en el género), le gusta el personaje, es obvio, lo deja ver casi en cada página, y como sabe que tal vez no vuelva a escribirlo nunca más, trata de dejar huella en el mismo, sin embargo la brevedad y pretenciosidad del encargo hace que pese a momentos de brillantez (esa historia de Alfred...) el comic quede algo cojo, incluso empalagoso por momentos, y es que tanto homenaje hace que la historia en si acabe quedando en muy poco, perdiendo enormemente en la comparación (que el titulo obliga) con la obra de Moore ¿Qué sucedió con el hombre del mañana?

Pese a todo estamos ante un buen comic de Batman, donde una vez más se ahonda en las múltiples facetas del personaje para mostrar al final que Batman siempre es Batman independientemente del prisma bajo el que nos sea mostrado.